Estás aquí: Página de inicio » Críticas » White God (Dios Blanco)

White God (Dios Blanco)

Rape and revenge canino

white god

Ver ficha completa

  • Título original: White God
  • Nacionalidad: Hundría/Alemania | Año: 2015
  • Director: Kornél Mundruczó
  • Guión: Kornél Mundruczó, Viktória Petrányi
  • Intérpretes: Zsófia Psotta, Sándor Zsótér, Lili Horváth
  • Argumento: Hagen es un perro abandonado y separado de su joven ama que inicia un tortuoso camino que le llevará al límite de su aguante.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

white god photo white_god_5_zpsgl3w6ddz.jpg

Hace unas semanas comenté entre copas con amigos que la cinta Inteligencia Artificial (A.I. Inteligencia Artificial, 2001) era la primera cinta de terror para androides. Pues bien, salvando excepciones como Orca La Ballena Asesina, puedo decir que este Dios Blanco se acerca mucho a lo que sería una cinta de venganza vista desde la óptica de un animal maltratado. Como podéis imaginar un tratamiento desde semejante lugar no será del gusto de todos y por donde ha pasado este film ha polarizado las opiniones: por un lado los que ven en él un ejercicio de audacia estupendo y por otro los que ven una soberana estupidez. Sea como sea, aviso, desde ya, que los que busquen la versión canina de Los Pájaros —que es otro de los resúmenes simplistas con los que se ha abordado el film— se van a llevar una decepción mayúscula.

La joven Lili se ve obligada a pasar una temporada con su padre, Daniel, cuando su madre, que lleva un tiempo separada de su esposo, ha de acudir a un congreso. Padre e hija tienen una relación difícil que, para colmo, empeora al tener que hacerse cargo de Hagen, el perro de la niña. Ante la denuncia de una vecina y para no pagar un impuesto a los canes de raza mixta, en un ataque de ira el padre de Lili decide abandonar el perro, dejándolo a la suerte de la despiadada calle y la gente que en ella vive. Hagen comienza entonces un tortuoso camino que le llevará al límite de su aguante…

Tras una introducción que sería el comienzo de cualquier drama convencional, la narración se divide en dos: en primer lugar el crecimiento emocional y el paso de niña a mujer de la inocente Lili, que transcurre en el cinematográfico paisaje de la rebeldía adolescente; por otro lado el calvario de Hagen que, incapaz de comprender porqué ha sido abandonado, descubrirá el lado más oscuro de la naturaleza humana. Es en esta segunda trama donde el director húngaro Kornél Mundruczó carga toda su tensión narrativa y el acento del film. Los amantes de los animales, los defensores de sus derechos, sufrirán y epatarán con Hagen en su desventura; y será esta capacidad de entendimiento la que, en gran medida, haga que el espectador disfrute del último tercio de la cinta, en la que el director se vale del elemento fantástico de la rebelión animal para hacer su reflexión final. Desgraciadamente no puedo plantear esa reflexión aquí, pues tendría que contar el final para articularla y razonarla. Pero hasta que ese momento llegue, Hagen las pasará canutas entre torturas, hambre, frío y sobretodo la falta del calor humano que le proporcionaba su entrañable ama.

Kornél Mundruczó ya había jugado con las heridas de la inocencia y la capacidad sanadora del amor en la excelente Semilla de maldad, con un relato durísimo que también protagonizaba un adolescente. En esta ocasión el resultado es más irregular, sobre todo por lo extraño que se hace ver un film protagonizado por un animal… Y eso que Hagen es un perro estupendo con una capacidad actoral que ya quisieran para sí mismos muchos intérpretes humanos.

Puede que el principal problema de White God es que la poderosa imagen del comienzo, donde Lili recorre en su bicicleta la desolada ciudad mientras la jauría de perros le sigue los pasos, nos sugería una conclusión mucho más espectacular de la que finalmente se produce. También es muy posible que, acostumbrados como estamos a los apocalípticos despliegues audiovisuales del cine norteamericano, nos cueste sentir miedo al ver este ejercido de perros, la mayoría de razas abrazables, abalanzarse sobre los ciudadanos. El espectador se ve obligado a poner toda la tensión que le falta a la imagen para disfrutar de las escenas y eso resta enteros al resultado final.

Pero en cualquier caso White God aporta los suficientes alicientes para gustar en un primer visionado si se aborda sin complejos ni intención de ver en ella una película de terror. Aquí la fantasía es un recurso dramático, un ardid para que tratemos de observar nuestra relación con la naturaleza desde otro punto de vista. Su poético plano final será definitivo para la calificación del film. Para mí un notable, y eso que no soy muy de perros y dicen que ando de malas pulgas.

Imágenes de la película

white god photo white_god_4_zpsi7v9kh8s.jpg

white god photo white_god_3_zpsoyeevsyx.jpg

 photo white_god_1_zpszhemenci.jpg

Lo mejor: Audaz en su planteamiento. Ambos relatos son narrados con buen pulso.

Lo peor: No hay sensación de amenaza. A ratos parece un producto Disney escrito por un fumeta...

Vuestros comentarios

1. nov 17, 02:48 | Kanavals

No sea raro que Disney Monopoly si no hace un remake, podría hacer una film animado similar, allí medio copiando

2. nov 17, 18:04 | Pona

Un tanto off-topic, pero la temática de canes maltratados y el extraño título (no puedo sino pensarlo como homenaje), me hicieron acordar a la, para mí, muy buena White Dog (1982, Samuel Fuller). Aunque ésta iba más de metáfora del racismo y odio, y las consecuencias de ellos, el trasfondo pareciera similar. Me la apunto!

3. nov 17, 21:21 | Skalope

Puedo ver sin problema alguno, la película más extrema del mundo, del género que sea. Las únicas producciones que no puedo ver son las que salen animales pasándolo mal.
No pude ver nunca Hachiko, no podré ver nunca el documental Blackfish y me temo que Dios Blanco tampoco.
Eso sí, comentaros que a mi madre, casi cada día le pongo una película desde hace tiempo y hace como un mes le puse esta. Casi nunca me comenta nada pero, al día siguiente de ver White God, estaba superemocionada, le encantó. Tengo una lista en filmafinitty en la que coloco todas sus películas para no repetirlas y de casi 700 que le he puesto, esta estaría entre su Top 5 seguro. Un dato este que aporto poco interesante, pero me venía de gusto soltarlo.
Que raros somos los de esta página no?; seguro por eso que tenéis algún tipo de género que, no por que no os guste, sino porque os da como mal rollito, os deja tocados, dejáis siempre entre vuestros descartes.

4. nov 17, 21:44 | wapengo

Colega Skalope, entonces nunca vea “Africa Addio”………… los que la hayan visto, sabrán el por qué.
Yo personalmente nunca quise ver Holocausto Canibal, no por las escenas de canibalismo, sino porque leí que matan cruelmente animales, evidentemente para hacer la película, y no la ví.
Muchas pelis viejas, de los 80 para atrás, tienen escenas de maltrato animal, a veces breves, pero era algo que no se cuidaba entonces.

5. nov 18, 16:58 | MY

Pues antes de que saliera la reseña la vi con mi chico una tarde de domingo. Y fueron un par de veces las que me puso a caldo. Ya me había dado un toque cuando le puse “aquella de los mejicanos” (Undocumented) pero esta ya era la gota que colmó el vaso. Menos mal que lei el argumento y leí venganza perruna por algún sitio, porque sino no hubieramos acabado el visionado. Y eso no sólo va por él, que la menda recuerda llorar más que en Los Puentes de Madison jurando venganza por el hijo de Orca La Ballena Asesina. Así que empatizando con Skalope, (yo tampoco veré Black Fish), diré a favor que me gustó mucho. Muerte a sagre y colmillo.
Luego llamé a Bou y le dije, “esa del perro igual la pongo en mi lista de lo mejor del año, salga o no en Almas, para mí es terror, así que claramente la pongo”.
Saludos gente!

6. nov 18, 17:25 | donnie_darko

Para mi una de las mayores decepciones del año pasado, por dos motivos, el primero porque venía avalada por la crítica, y la segunda, porque como amante de los animales en general y de los perros en particular, me llenaba de orgullo y satisfacción que al fin se hiciera una peli con protagonista perruno y que no fuera dirigida al público infantil, y para colmo el protagonista llevaba a cabo una venganza contra los humanos que lo han maltratado… para mi una mezcla genial!

Pero luego llegó la hora de verla y con ello la decepción. La peli se parte en dos a la vez que los protas se separan, por un lado la historia de Lili y por otra la de Hagen el perro. Lili tiene que hacer frente a un padre amargado y desilusionado con todo, hasta con su hija, y Hagen tiene que lidiar con todo tipo de problemas y putadas por la que los humanos le hacen pasar desde el principio hasta que lleve a c abo su perruna venganza.

¿Cuál es el problema para mi? Pues que ni la historia de Lili ni la de Hagen consiguen conmoverte. La de Hagen sí que tiene sus momentos, como por ejemplo cuando pasa por el entrenamiento para convertirse en perro de pelea, donde sí que se te revuelve el alma viendo al pobre animal sufriendo (como paradoja habría que ver que reconocer que este “entrenamiento” es el que le confiere la fiereza suficiente para llevar a cabo su venganza), en este momento incluso se fueron algunos asistentes a la sala cagándose en los muertos del director (totalmente verídico…). Pero como indico, al menos para quien suscribe, salvo esos minutos, el resto de la película pasa ante nuestros ojos con una terrible monotonía, donde las desventuras de Lili y su padre te llegan a importar un pimiento, de hecho llega un momento en que al menos a mi la muchacha me empezó a caer gorda porque, no se si es un error de guión o no, comienza a olvidarse demasiado rápido del perro al que tanto amaba y se encebolla de mala manera con tonterías de adolescencia… tan anodinos son estos momentos como los personajes secundarios que la acompañan de fiesta en fiesta. Todo esto mezclado con una pelea tras otra con ese padre gris y amargado al que todo en la vida le supera.

Como digo, si el factor humano de la peli termina importándote bien poco, el animal casi tres cuartos de lo mismo. Es cierto que no estamos ante una película Disney, así que es probable que al señor Mundruczo no le interesase apelar a la sensiblería más facilona. Eso no debería ser obstáculo para que le hubiera imprimido algo más de “músculo” a las desventuras de Hagen, que a mi parecer, al ser realmente lo único interesante de la película termina adoleciendo de poca pegada.

Sin duda teníamos ante nosotros una idea muy potente, pero quizás se ha tirado demasiado por la frialdad y el distanciamiento con el espectador. Yo sin embargo (y ya digo que el problema puede ser mío debido a mi amor por los perros y sus penurias) necesitaba y esperaba una historia más violenta, que apelase más a los sentimientos (no necesariamente positivos) y que visto lo visto, hubiera dejado un plano muy secundario toda la historia de Lili.

En su favor hay que destacar lo bien llevadas que están las escenas realizadas con los perros, sobre todo las finales, y ese asi mismo, ese final agridulce que nos vuelve a recordar que los humanos somos los seres más “animales” sobre la tierra.

Saludos.

7. nov 18, 22:52 | Mr Zombie

Es lo que pasa cuando estas acostumbrado a comer patatas fritas aceitosas y hamburguesas recicladas, que cuando te ponen menu de restaurante te sabe raro.

Yo si me quedo con White God.

8. nov 19, 01:33 | tito Jesús

pona, white dog, la del perro adiestrado para atacar negros??? recuerdo esa película con emoción porque en su momento me dejo muy tocado. aqui hay ciertas metaforas sociales al discriminarse a los perros que no son de raza autóctona… también al transformar las perreras en una especie de campo de concentración… pero esas metáforas tampoco se explotarán a fondo.
skalope, me agotan y disgustan las películas tipo la matanza de texas. el horror de los calvarios nunca me casan con las construcciones de los villanos, casi siempre me parecen tan artificiosas que no me impresionan. por otro lado me fascina lo de tu madre pues creo que la cinta vista sin feedback ni datos previos aumenta el placer de verla y creo esta pensada para gustar más cuanto mas adulto es el espectador porque aborda sensaciones en las que de joven no solemos reparar. my lo que le hacen a la pobre orca no tiene nombre. yo os recomendaría blackfish porque me parece un documental aterrador mas por lo que cuenta que por lo que se ve y está narrado con mucha mucha delicadeza.
a donnie le gano el hype pero leyendote no me parece que te disgustase tanto… no se pero me da que en un tiempo le subiras la nota.

9. nov 19, 03:43 | Andrómeda

Me anoto con Skalope en esta… lo siento, así sea la mejor peli del mundo mundial no la veré. Ya el trailer me puso a llorar como una pava. Puedo soportar el gore y el torture porn más siniestros que se les ocurra, siempre y cuando sea con humanos. Donde intuyo que está por sufrir un animal, el que sea, pues vuela la peli y a otra cosa. Conozco mis límites…

10. nov 19, 16:41 | donnie_darko

Tito Jesús posiblemente caí en mi propio hype, no había oído hablar de ella en mi vida cuando el año pasado la programaron en el Fancine de Málaga, me puse a investigar sobre ella y leer críticas días antes de ir a verla y ciertamente me ilusioné. Por desgracia para mi no fue el peliculón que esperaba y es una lástima porque como digo la historia es potente pero a mi me ha resultado demasiado seca.

Mr. Zombie yo no digo que White God sea una hamburguesa aceitosa pero tampoco es el jamón de bellota que me querían vender, digamos que se queda en un solomillo al que al chef se le ha pasado un poco en la sartén, buena calidad del producto pero algo seco para entrar por el gaznate.

Saludos.

11. nov 19, 16:52 | tito jesus

coincido con donnie_darko en que se queda en mitad de ninguna parte. Sin quitarla calidad podría haber sido una joya. Y es cierto que la trama de la niña resulta fallida, termina redimiendo a los personajes de forma un tanto chapucera y poco realista y resta fuerza a las andanzas del can

12. nov 19, 17:47 | Pona

@Tito – Sí, exactamente esa. Tal vez técnicamente no sea la mejor, pero en cuanto a qué mensaje transmitir y cómo transmitirlo, creo que lo hace de manera excelente. Hasta recuerdo pensar que debía ser de visionado obligatorio en secundarios, junto con Bang Bang, You’re Dead (2002, Guy Ferland), como parte de una estrategia para encarar el bullying.

13. nov 19, 21:13 | Antonio

Hola, y enhorabuena por esta página gracias a la cual he conocido películas que de otra forma no habría visionado.
¿Os habéis fijado que los actores no cambian de ropa en toda la película?
Un saludo a tod@s.

14. nov 23, 21:37 | nina

Comparto varias cosas que se han dicho ya… una, lo de que, estando harta de ver vísceras, violaciones, torturas y demás lindezas sin inmutarme, me tenga que ver esta peli en 2 veces porque se me saltaban los lagrimones.

y otra, de la mano con la anterior, que la historia de ambos no es lo que me emociona, si no las desventuras del perro.

La protagonista se siente fría como un témpano (o por lo menos a mi me lo parece) casi sin expresión.
A mi me quitan mi perro de esa manera (o de la que sea…) y estoy agonizando iracunda por semanas.

A mi me ha dejado una sensación de frialdad en general, aún y todo del final revolucionario.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.