Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Wind Walkers

Wind Walkers

Confusión en Florida

Wind Walkers Review

Ver ficha completa

  • Título original: Wind Walkers
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 2015
  • Director: Russell Friedenberg
  • Guión: Russell Friedenberg
  • Intérpretes: Glen Powell, Zane Holtz, Rudy Youngblood
  • Argumento: Unos amigos se van de caza, pero acabarán siendo cazados por un virus muy particular.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 1.5/5

 photo Wind_walkers_interior_zpshf3tajxp.jpg

¡Por fin se terminó! Ocho películas para impulsar al control de la natalidad, si este es el futuro del cine de terror yo no quiero tener descendencia que lo vea. ¡Qué se abran los cielos y caigan great balls of fire! ¡Qué arrasen con las oficinas del After Dark! No hay suficiente tsunami para arrastrar toda la suciedad con que este festival ha mancillado mi mente y, si tuviera, mi alma. Películas malas a rabiar por lo general y, peor aún, que sintetizan todos los errores del cine de terror independiente moderno: diseños de producción inexistentes, falta de riesgo, actores de segunda fila, prisas y buenas ideas vertidas a la basura para hacer caja rápida en el mercado doméstico. Vaya, sé que suena como el grueso de la producción ochentera, tan venerada a día de hoy, pero esos míticos VHS tenían algo especial, pues el After Dark 2015 se eleva a la total intrascendencia, y es que el juego ya lo ganaron los italianos hace más de treinta años.

Así pues, hemos revisado unas cuantas “obras de arte”, por aquello de estar a la altura de los cuadros de macarrones que hacen mis sobrinos, desde slashers experimentales a monsters movies, con más movie que monster, pasando por zombies futuristas y posesiones venéreas que, si te descuidas, te dejan la longaniza a medio cocer. La lista hasta la fecha estaría compuesta por Suspension, Lumberfuck Man, Unnatural, The Wicked Within, Re-Kill, Bastard y Murder in the Dark, completándose hoy con “Wind Walkers” el apoteósico final, la extraordinaria y vibrante guinda de un proyecto imperecedero que ha reafirmado el importante papel del cine independiente de terror como catalizador de los miasmas y tragedias de una sociedad envuelta en su propio cinismo y… y… y… no, “Wind Walkers” es otra cagada a la altura de las zurraspas de Mariano Rajoy, confusas y chorreantes.

Lo primero que destaca es la idea de base: la reinterpretación de un apocalipsis vírico desde una perspectiva antibelicista, dramática, haciendo uso de una buena dosis de folclore indio que alude al canibalismo, entroncando de esta forma con el cine de zombies gracias a las tradiciones indias que hablan sobre el wendigo. Claro que tanto el proceso de infección como la inteligencia que muestran algunos de los afectados, emparenta a “Wind Walkers”, también, con el cine de vampiros, aunque diurnos para el caso. Una mezcolanza que sobre el papel estaba muy bien, más si añadimos las principales influencias que citaba su director: “La Cosa” y “Depredador”, cintas muy presentes a lo largo de todo el metraje. Sin embargo, dicha mezcla necesitaba un buen equipo técnico, un guión cuidado y mucho carisma tras la cámara como para ser llevado con acierto a la pantalla. Es decir, con John Carpenter y sus típicos actores fetiches hubiese sido otra cosa, en el caso de Russell Friedenberg se queda en una confusa forma de pasar hora y media tal y como si oyésemos una radio emitiendo ruido blanco.

Gran culpa de esta confusión la tiene un montaje que es lo más parecido a dejarle a vuestro perro, durante un buen rato, un par de bobinas de celuloide para que juegue con ellas, y luego, con pegamento y tequila, intentar reparar el desastre. ¡Vaya lío! Dando saltos temporales hacia delante y hacia atrás sin ningún aviso y sin motivo aparente, la narrativa se dispara como un puño cerrado para golpearnos la base de la nuca. Un “donkey punch” en toda regla que probablemente os deje con el calcetín rosa por fuera. A uno se le queda la misma cara que al abuelo indio que abre y cierra la película con sus ominosas leyendas: arrugada.

Así, según he podido entender, seguimos la llegada de un ex marine, Sean, tras combatir en Afganistán, a su pueblo natal, una pequeña comunidad de cazadores y demás catetos. El muchachico ha vuelto un poco tocado de la cabeza, con secuelas mentales, siendo la peor la culpabilidad por la desaparición de un buen amigo, un indio cuya familia es muy cercana. De dicha familia, el padre y el hijo menor se embarcan en una jornada de caza con el soldado y otros amigos, yendo hasta la típica cabaña aislada donde pronto se enfrentarán a la paranoia. Esta paranoia se va construyendo a través de breves notas de radio donde se anuncia la propagación de un extraño virus por todo el planeta; además, una fuerte tormenta asola los marjales como enfado, eso dice el padre indio, de los “wind walkers”, los espíritus que sus ancestros convocaron para acabar con el hombre blanco.
Finalmente, esa paranoia detona cuando el padre indio y su hijo desaparecen estaban a solas con el soldado, que muy trastornado habla de un disparo en la lejanía, de unos jabalíes destripados y de su puta madre. A estas alturas, y llevamos sólo veinte minutos, todo es bastante espeso y lento, eso sí, plagado de armas de fuego, pues “Wind Walkers” es una oda al uso de la pólvora como remedio a todos los males. Bueno, pues una vez la partida de caza ya está mosqueada con Sean, descubren el cuerpo de un cazador perdido que parece infectado con algún extraño virus sanguíneo. Y es cuando el ex marine revela que en Afganistán varios hombres comieron carne humana en mal estado, escena merecedora de chupitos de ayahuasca. Al poco aparecerán los indios, pero aquí no está el general Custer para imponer orden. Por un lado, el padre y el hijo menor aparecen mostrando síntomas de infección, pero es que no tarda en asomar el otro hijo perdido, que una vez llegado de Afganistán, parece que se decidió por convertirse en una especie de Depredador, pero algo más guapete. Y todo, todo este batiburrillo contado con absoluta pereza, detona en nada, la nada absoluta de personajes que van huyendo entre caras de alienación y escenas ensambladas con los dedos de los pies.

Básicamente, una experiencia aburrida y tediosa gracias a la forma de desaprovechar unas buenas ideas que podrían haber dado como resultado hasta una película original. Además, el presupuesto no era del todo limitado, dos millones de dólares daban para una mejor fotografía, aprovechada en los pasajes naturales, horrible en las escenas de escasa acción; y no justifica unos efectos especiales feos y escasos. Sí encontramos un poco de gore, bienvenido cuando además la historia alude continuamente a lo visceral, a los instintos humanos de supervivencia, que a su manera es una interpretación interesante tanto de la figura de los zombies como del wendigo. En fin, me alegra terminar mi particular colonoscopía, lo que no me ha gustado ha sido hacerlo con otro bodrio, no sabéis cuanto deseaba que, como todas las ediciones anteriores, el After Dark albergase una sorpresa o dos. ¡Error!

Imágenes de la película

 photo Wind_walkers_1_zpspfz7xreu.jpg

 photo Wind_walkers_2_zpsjacdsxjk.jpg

 photo Wind_walkers_3_zpspsyvqip5.jpg

Lo mejor: ¡Se acabó el After Dark 2015!

Lo peor: Un montaje como para ir a la cárcel de los montadores.

Vuestros comentarios

1. dic 12, 18:07 | Raspoutin

Buena trascripción de otra reseña que leí no se donde.

2. dic 12, 18:42 | Celtor

¡Ah dios! Siento que hayas tenido que pasar tan mal rato viendo semejantes bodrios pero al menos y gracias tus reseñas me has hecho llorar de risa, que los malos recuerdos del Afterdark se esfumen cuanto antes y gracias por tu trabajo, un saludo Almas Oscuras.

3. dic 12, 20:03 | Bob Rock

Raspoutin.- Otra cosa no, pero ni se te ocurra acusarme de copiar las reseñas de otros, porque toda esta mierda sale de mí y ya me molesta invertir más de media hora en semejantes bodrios como para que tú me tires mierda encima, y si haces acusaciones pon la reseña que dices que he transcrito.

Si su director nombra a “La Cosa” y a “Depredador”, los wendigos, etc, yo me haga eco de sus palabras, pues claro.

Un poco de respeto, por favor. Llevo casi 300 reseñas y jamás, repito, jamás se me ocurriría copiar de ningún lado. Si quieres dime que son malas, pero son mías.

Celtor.- Gracias por el apoyo, espero que el año que viene no haya After Dark, malas películas, mucho tiempo perdido que espero haya sido reaprovechado sacando sonrisas a gente como tú.

Un saludo Celtor.

4. dic 12, 21:47 | Andrómeda

Vaya mierda, pensar que a esta le tenía cierta fe… Y más lo siento pos vos, Bob, heberte tenido que tragar 8 mierdas de corrido, es para rayar a cualquiera. Y para que encima venga un Juan de los Palotes a llamarte plagiario, manda huevos!!!
Un besote, y un consejo… el año que viene huye, huye del After Dark y no mires atrás!!!! xD

5. dic 13, 00:31 | Bob Rock

Andrómeda.- Bueno, al final la experiencia ha merecido la pena por terminarla. Es como si me hubiese quitado años de encima. Ja ja ja ja. La película tiene buenas ideas, pero acaba por no ir a ningún sitio, con todo, tiene destellos que a lo mejor te motivas, espera a que salgan subtítulos.

Lo del plagio ya no lo entiendo, tampoco es que me haya matado diseccionando la película, pero no sé que se gana difamando.

Un saludo.

6. dic 13, 12:02 | Joan Lafulla

Hombreeee… afirmar que la reseña es la trascripción de otra reseña para después mencionar que la leiste “no sé donde”… eso no vale. Es como no decir absolutamente NADA. Mal.

Estoy con Andromeda, yo también le tenía algo de fe a este Wind Walkers… lástima.

Y también estoy con Celtor, lo mejor del After Dark de este año son las reseñas de Bob :-)

Saludos

7. dic 13, 13:52 | Bob Rock

Joan Lafulla.- Gracias por el apoyo Joan, yo tampoco lo entiendo.

En cuanto a la película, pues lo de siempre: sobre el papel un proyecto interesante que se va a la basura por incapacidad de sus creadores. Les quedan unas cuantas películas para conseguir experiencia.

Un saludo.

8. dic 15, 18:12 | Rago

Heroico tu paso por todas esos horrores, y conservar cordura para reseñárnoslas con tan buen humor. Merecidas unas buenas vacaciones, y vaciar la cava del Papá Rock (me lo imagino en bata de seda fumando habanos cubanos).
Un abrazo Maese Rock

9. dic 16, 18:54 | Bob Rock

Rago.- Estas Navidades veremos a papá Rockl a ver si todavía me habla, me voy a congracias con él regalándole una edición coleccionista de las obras de Arthur C. Clarke… y cuando se descuide… pondré otra película de mierda… muahahahah

Fíjate que iba a tomar descanso un tiempo de reseñar, pero creo que simplemente me lo voy a tomar más relajado y dados mis gustos, seguro encontraré más bazofia por el estilo.

Un abrazo, caballero!

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.