Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Sint

Sint

Estas Navidades carbón y cabezas cortadas

Sint Póster

Ver ficha completa

  • Título original: Sint
  • Nacionalidad: Holanda | Año: 2010
  • Director: Dick Maas
  • Guión: Dick Maas
  • Intérpretes: Huub Stapel, Egbert Jan Weeber, Caro Lenssen
  • Argumento: Cada 5 de Diciembre, si hay luna llena, el cadáver viviente, que es el verdadero “Sint Niklas”, se presenta por las calles de Ámsterdam para repartir sus particulares y sangrientos regalos.

66 |100

Estrellas: 3

Sint Grande

5 de Diciembre, luna llena, Ámsterdam, nieve. Y cuando todos los ciudadanos esperan la llegada de Santa Claus y sus regalos… ¿Todos? No, todos no. El detective Goert es el único que conoce, y de primera mano, la terrible maldición que se oculta tras la bucólica leyenda del gordo de rojo. Pronto las calles se tiñen de sangre, ni siquiera los niños están a salvo y es que el peaje por los pecados de la ciudad es un precio caro de pagar.

Sint representa el curioso regreso, al cine de terror, de uno de los escasos directores holandeses que se ha arriesgado sin prejuicios con el género. Estamos hablando de Dick Maas, un cineasta con clara vocación comercial y cuyos productos siempre han tenido los tres ojos puestos en la internacionalización. No en vano es responsable de la película de terror holandesa más exportable: Amsterdamned (1988), cinta que merece una revisión aunque solo sea por lo extraño de su desarrollo. Pero esa capacidad para crear obras terroríficas aptas para el público variado no se detiene aquí, Maas está detrás de otra obrita menor, pero nada desdeñable, como El Ascensor (1983) y la infame saga cómica de Los Flodder, un raro subproducto de paletos holandeses conocido a lo largo y ancho del planeta.

Como veis estamos ante una figura peculiar por su tendencia natural a realizar malabarismos tanto con el terror como con la comedia, incapaz de olvidar que el cine es negocio y que la patria vive en la sangre: creo que es destacable la influencia de los paisajes urbanos de Ámsterdam dentro de su filmografía, y Sint no es una excepción, es más, la famosa ciudad holandesa se convierte en parte integral de su avance siendo el “personaje” más destacable junto al cadavérico San Nicolás. Tampoco es un dato menor que el propio Maas se encargue de la redacción del libreto, de la banda sonora, de producir y de muchas cosas más; dándole esa obsesión por el control un remoto tono de autor, casposo – eso sí –, a todo el metraje.

Su regreso, tras años dando tumbos en proyectos intrascendentes, si bien no supone una salida triunfal por la puerta grande, representa una alegría y raro divertimento para los aficionados descerebrados y más apegados a lo que sería la serie B clásica con claras influencias de “la era del video-club”. Producto de consumo rápido que se nos vende como una comedia negra cargada de gore y humor ácido pero que finalmente se queda en una película de terror adolescente marcada por unos altibajos en el ritmo importantes.

No obstante, destaca la realización cuidada de Maas, muy enfocada de cara a la galería; entendiendo el cine de terror como un entretenimiento sangriento alejado de conceptos trascendentales o lecturas idólatras. Porque cuando destaca Sint, y únicamente lo hace en estos momentos, es cuando se centra en representar gráficamente los asesinatos y horrores que trae, cual presentes navideños, nuestro macabro “Papá Noel”; atrocidades hilvanadas a través de los consabidos interludios, bastante descafeinados y caóticos, protagonizados por jovencitos imbéciles, un detective atormentado y policías que de incrédulos resultan más tontos que los universitarios (¿?) a proteger. Y aunque se deje notar el humor ácido que tanto se ha publicitado, o bien no funciona o está tan plagado de tópicos (atención a ese final “conspiranoico”, ¿alguien se ha reído?) que de previsible aburre.

“Sint” (“Santo” en holandés) se titula la cinta que nos ocupa, en clara referencia a su figura principal: “San Nicolás”, que como muchos sabréis es parte fundamental, y origen, del mito (o como quieran venderlo las grandes corporaciones) de “Santa Claus”. En resumidas cuentas, no vaya usted de viaje turístico a Ámsterdam por Navidad y, tras salir de un “coffeeshop”, toque las narices a los lugareños señalando lo poco que se parece la figura de San Nicolás a la de Papá Noel. Y así, en base a este personaje histórico (acudan a su wikipedia más cercana para información adicional), Maas reinterpreta la leyenda aportándole los ingredientes necesarios para justificar la creación de una cinta de horror a la antigua usanza: Nuestro querido Santo ya no es el obispo que ayudaba a los pobres, si no un tipo con traje de prelado, eso sí, truculento y casi con tendencias pedófilas, el cuál junto a sus compinches españoles – los “hombres negros”… ¡pero cómo te lo fumas Dick! – se dedica a arrasar aldea tras aldea hasta que a unos pueblerinos medievales estándares se les hincha la aorta y deciden achicharrarlo, junto a sus alegres españolitos, dentro del barco pirata desde donde perpetra sus ataques a los poblados. Pero el mal no se erradica tan fácilmente, y la pira humana es solo el principio de una maldición que nos devuelve a San Nicolás, más cabreado a medida que pasan los siglos, cada 5 de Diciembre que hay luna llena.

Y tras la soberbia presentación de esta premisa, y un sub-prólogo, no menos soberbio, narrando la causa de la amargura que atenaza al detective Groer, nos encontramos con “otra película más de terror”. Esta frase aparentemente inocente esconde la verdad y nada más que la verdad de la serie B que hoy nos ocupa. Como ya comentaba previamente, casi todas las escenas donde los “hombres negros” (no afiliados a ninguna franquicia de Will Smith) o Sint Niklas no son los protagonistas, en primer plano u “off the record”, son bastante aburridas, todo gracias a unas actuaciones acordes con los personajes perpetrados por el guión: cartón piedra risible. Bueno, siendo justos no voy a negar que los actores maduros realizan interpretaciones acordes a su bagaje, siendo Bert Luppes (el detective Groer) uno de los pocos que de la talla por mucho que su personaje se vaya volviendo tan exagerado que pierda cualquier viso de realismo.

Así vivimos nuestra aventura en Ámsterdam: una breve escena de sádico asesinato /loca persecución/chimenea amenazante que entretiene lo suyo – gracias a un puesta en escena hábil y unos efectos especiales que comúnmente destacan para bien, a pesar de contener mucha infografía – para continuar con otra escena, desgraciadamente más larga, donde se intentan desarrollar unos personajes “indesarrollables” o avanzar la investigación de la policía o dar unas respuestas, de juzgado de guardia, a la presencia de nuestro “Papa Noel” cabreado. Todo esto hasta su inevitable conclusión, que afortunadamente llega bastante rápido dado lo ajustado del metraje, que en la más fiel tradición de la serie B resulta cutre y divertida a partes iguales, abonando el terreno para segundas partes.

No nos engañemos, Sint funciona porque el diseño de los malos de la función ha dado en la diana (para darle de comer a parte es lo del barco pirata, pero como forma parte de la leyenda de Sint Niklas, un servidor no dirá nada más al respecto) y porque los nudos de la trama se desenredan con decisiones dudosas o justificaciones tan traídas por los pelos (vale, había prometido no decir nada más, pero insisto en el explosivo desenlace náutico) que a los devoradores de basura fílmica nos es imposible no simpatizar con la propuestas de Maas. Amén de otros detalles de producción que están a la altura aun sufriendo altibajos constantes: ocasionalmente la dirección parece del propio David DeCoteau y, sin embargo, otras es espectacular (atención a la persecución que se marca Sint Niklas y su séquito de raperos… digo de “hombres negros”). Altibajos extrapolables a la música, la fotografía y hasta decorados.

Por todo lo comentado cuesta pronunciarse y recomendarla abiertamente, e imposible es definirla como una buena película; pero tiene algo: un desenfado, un malo cabrón al que se echa de menos en más escenas y eso que él y su “troupe” dejan victimas por doquier (decisión argumental acertada porque la dosificación de su figura la hace más especial), unos personajes principales ridículos (y graciosa carne de cañón por ende), una ambientación interesante (gracias a la de por si interesante Ámsterdam), la dosis suficiente de burradas y algún toquecillo de humor (anticristiano, por supuesto) que anima descaradamente el cotarro. Pero que nadie se deje engañar, el regusto agridulce es la sensación que nos deja al concluir su metraje.

En su sentido más amplio sería imposible aprobarla, pero su misma superficialidad la hace apetitosa desde el primero momento. ¿Qué más dan sus fallos arguméntales? Estamos ante una serie B, señores, y el séptimo arte se pervierte para un divertimento que hará las delicias, sin duda, de los afortunados que la puedan visionar en pantalla grande. Desde luego, frente a cintas de parecida intencionalidad, (a bote pronto diría – aunque os parezca cogido por los pelos del bigote – “Sé lo que hicisteis el último verano”) sale ganando sin lugar a dudas.

PD: No os preocupéis por los niños malos que han “desaparecido” a manos de San Nicolás. Según la leyenda, tiene planeado llevárselos a España, para lavar sus pecados en la próxima conferencia episcopal.

Lo mejor: Sint Niklas y sus "hombres negros made in Spain"

Lo peor: Un ritmo que sufre demasiados altibajos y unas actuaciones demasiado malas hasta para ser graciosas.

Vuestros comentarios

1. oct 10, 22:07 | Greb

Yo la vi en pantalla grande y la verdad es que la fotografía es espectacular, y el personaje de Sint tiene gancho. Pero en general la película deja que desear.

Por cierto, los holandeses no llevan muy bien eso de que llamen ‘Santa Claus’ a Sinterklaas, ya que según ellos es la versión americana y desnaturalizada que no tiene nada que ver con la auténtica ;-)

2. oct 10, 22:46 | KarraS

A veces hago cosas tan raras como ver películas simplemente porque me gusta el dibujo de la portada como el fue el caso de ésta. Mereció la pena por la generosidad de sangre en algunas escenas gores bastante bien hechas… pero ni el guión, ni las actuaciones, ni los escenarios ni nada más me parece destacable… bueno… el arma de “Sint Niklas” que mola :D… un peli para pasar un rato divertido sin mayores pretensiones. Salu2.

3. oct 11, 00:11 | Joan Lafulla

Le tengo ganas… ¿es comparable a Rare Exports? ¿Entre Sint y Rare… con cual te quedas querido Bob?

saludos

4. oct 11, 08:26 | Bob Rock

Joan.- No es comparable. Parten de una premisa parcialmente parecida (por eso de San Nicolás y provenir – más o menos – del norte de Europa) para ser algo totalmente distinto. Rare Exports es mejor película y más constante, dejando mejor sabro de boca. Pero los picos gamberros de Sint son muy satisfactorios. Yo me quedo con Sint pero es una serie b de cojones, solo que el aire infantil de Rare Exports no tiene nada que hacer con los ratos gores de Sint.

No sé si te he sacado de dudas ;)

5. oct 11, 08:34 | joan lafulla

Sí… me sacaste de dudas. Mi pregunta venía originada precisamente por esa premisa parecida. A mí Rare me encantó… y la verdad es que este Sint también me llama la atención. Me esperaré un par de meses para verla. Creo que será ideal para combatir el empalagoso espíritu navideño :-)

saludos

6. oct 11, 08:54 | Gandalf12

Regulera, regulera… momentos gore disfrutables pero muuu infantil y simplona en general…
Saludetes…

7. oct 11, 12:21 | UPIRI

Pues me entretuvo bastante. Terror puro ochentero con sus virtudes y defectos. No es una gran película, es irregular está claro, pero es divertida y, al menos y dentro de lo que nos vemos, resulta fresca y original. Por cierto, la primera parte de la peli me recordaba a Halloween (la presentación en el instituto de los protagonistas, el paseo de los mismos hasta su casa, el policia obsesionado con el malo y la fecha de su regreso…) pero nada que ver eeeh!.

8. oct 11, 21:25 | sol

Una sola aclaracion a la peña…es arteria aorta, no vena aorta.
Me encanta la pagina!!!!

9. oct 11, 22:45 | Bob Rock

Sol.- gracias por tu amable corrección… aplicada de forma salomónica…

Un saludo

10. oct 12, 08:04 | Krueguer

espere un año para ver esta pelicula, volvere cuando la vea :D tratare de no ver spoilers y atenerme a la critica y a la calificacion, espero valga la pena, promete por su originalidad en contexto pero ya veremos, saludos!

11. oct 13, 10:56 | tetsuo

Otra que me apunto, a ver si aguanto un par de meses como apuntan por arriba para contrarrestar el efecto navideño.
Una amiga belga me contó que “santa nicolás” viaja a su pais desde Madrid en un barco de vapor y que tiene un ayudante llamado “pichanegra” (asi tal cual) que es el que se lleva a los niños para trabajar en sus minas de carbón. Luego un holandés dió su versión que básicamente es la misma. Por cierto cuando explicamos a la chica el significado de “pichanegra” no se lo creia y tras usar un diccionario se quedó un poco traumatizada.
Gracias por la excelente reseña, que haria yo sin almas… (pues perderme muuuchas peliculas por desconocimiento)

12. oct 20, 00:58 | Jesus pamplona

La peli toma muchas cosas de 2 filmes miticos de Carpenter, halloween y la niebla, hasta tenemos un particular doctor loomis en el personaje del poli, los mezcla bien y adereza con una persecución y alguna muerte escsbrosa, curiosamente cuando se aleja de las ideas de estos filmes es cuando baja enteros pues pierde mucho gas. Una pena, si hubiese mantenido la acción como en los primeros 40 minutos, la cinta habría sido muy recomendable.

13. oct 22, 14:29 | Samdra

Muy fan de la postproducción.

14. nov 26, 20:06 | MY

He visto la película y me doy cuenta de cuán inculta soy¡¡¡ No tenía ni puta idea de que este menda era el Santa holandés, que encima viene un día 5, en vez de en Navidad (qué por cierto ¿quién va a Holanda el 25 el lechero? , ¿y el 6 de Enero el cartero?) y que encima es un Obispo Españolllll¡¡¡¡ Me quedo muerta¡¡¡ Pero cómo no va a dar pavor, pánico, terror…. un obispo español¡¡¡ Si es que se me ponen los pelos de punta sólo de pensarlo. Encima los guajes y los chavales se los trae pa España… Tendrá razón Bob, que vendrán de monaguillos (que ya no abundan), aunque me dan más pena los jovencetes, que ya de estar, cuánto mejor se escapaban y se iban de timba a vengarse pecando a Ibiza.
No obstante aunque me mole la historia, por más ambientación que tenga, la peli es mala.
Pero en fin, alucinada me quedo, lo mismito que el año pasado, con el papá noel privated vasco, el OLENCHERO¡¡¡ (Molaba una peli de este también…me mondo)
Un saludo gente.
PD: Ah, que prefiero Rare Exports.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.