VOD

Has filtrado por categoría: Página de inicio | Relatos de terror

Juniperus Menstruo

Otro relato extraño de Jorge P. López

 photo Juniperus_zpse5xc1ruc.jpg

Siguiendo la tradición que me condena a escribir un breve relato para Halloween, como un espectro poseyendo una sábana o un sectario sidoso, he decido escribir algo chirriante sin motivo alguno. No es autobiográfico, tranquilas, damas del pañuelo lila, pero refleja mi eterna obsesión por las relaciones de pareja. Se podría decir que es el cuento que hubiese escrito Tony Jiménez si le hubiesen pedido escribir un relato de cien palabras. Por supuesto, atenderé los miles de comentarios que a buen seguro me brindaréis, ¡gracias!

Me cansé de verla arrastrarse por la vida como una cucaracha avergonzada y compré ese espejo para que pudiese contemplarse en toda su gloria. Era lo más próximo a materializar mis recuerdos sobre una superficie pulida, los momentos iluminados por anocheceres de ensueño lucen bien cuanto más falsos parecen. Pero el tiempo pasa, el típico vendedor cetrino y misterioso hizo poco hincapié en los efectos secundarios, endosándome la mercancía con la sutileza de los relatos góticos. Seguir leyendo…

Aterrizaje en el nido

Un terror espacial de Jorge P. López

 photo Nido_zpsu7jopizw.jpg

Aprovechando la ocasión, y como contrapunta a la reseña de “Horizonte Final” publicada hoy mismo, os ofrezco uno de mis cuentos inéditos cuya razón de ser es experimentar con el terror psicológico en un ambiente clásico de ciencia ficción. No es ninguna maravilla, apenas revisado, pero, como no es una temática habitual para un servidor, le tango bastante cariño.

Aquella masa de escombros metálicos, pedazos de fuselajes y montañas de virutas de acero se difuminaba en la pantalla de la consola. Los motores iónicos funcionaban a medio gas, haciéndome temer por la seguridad de los estabilizadores. Consecuencia directa de la escasez de energía, activada la monitorización de emergencia, una interfaz verde fosforescente donde las coordenadas eran reducidas a la mínima expresión numérica. Tendría que ser suficiente para posarme con éxito sobre el satélite. Seguir leyendo…

Breve visita a la lavandería

Otro relato macabro de Jorge P. López

 photo Breve-visita-a-la-lavanderiacute_zpsusg9iny9.jpg

Para mi tradicional cuento de Halloween no he podido evitar volver a las líneas marcadas por mi admirado Ligotti. Horror extraño con tantas lecturas como queráis darle. No sabría deciros a ciencia cierta que se esconde tras estas confusas palabras, pero creo que los chicos listos sabrán mantenerse alejados de la estancia de abajo. Los que no sepan contener su curiosidad pueden despedirse de su cordura. ¡Espero vuestros insultos!

Muchas eran las áreas que estaban vetadas a los novatos bajo amenaza de más sesiones de lectura en la sala de castigo, una asfixiante habitación dominada por el olor a hongos y humedad, un sudado conglomerado de ladrillos capaz de provocar pesadillas sólo con la mención de su existencia. La institución se nutria de un severo orden donde los estratos de poder eran reservados a nuestras educadoras, mujeres tan toscas que costaba distinguirlas unas de otras, poseedoras de unas risas parecidas a cloqueos antes que a sonidos de origen humano. Hirsutas, bigotudas, achaparradas, simiescas, jorobadas… las matronas eran las encargadas de guiar disciplina, con la punta de sus romas reglas, a través de nuestras gargantas siempre resecas a causa del terror. Seguir leyendo…

Gárgola

Un relato de Tito Jesús

 photo GARGOLA-PORTADITA_zpscnlwpcyb.jpg

Nuestro colaborador y amigo Tito Jesús se destapa con su primer relato para Almas Oscuras. Todo un placer y un privilegio descubrir esta nueva faceta artística tuya, querido Jesús. El título de la obra… Gárgola.

Hay dos acontecimientos en la vida de una persona que le hacen ser consciente de manera inexorable, al menos a mi entender, de su naturaleza finita; dos acontecimientos que suponen un misil, un ataque a la línea de flotación de nuestra personalidad, del que ya es imposible recuperarse. El primero lo marca la pérdida de un padre, de una madre o de ambos. Es ley de vida: los hijos han de sobrevivir a sus progenitores al igual que ellos desaparecerán antes que su descendencia… así es como tiene que ser, como dicta la naturaleza. El segundo también es inexorable, como todo o casi todo lo que hay en el universo que conocemos, pero es una norma que suele permanecer oculta al pensamiento durante gran parte de nuestro devenir; es algo en lo que no queremos o no podemos pensar no sea que se rompa, como de hecho sucederá, la frágil cúpula que hemos creado con el fin de engañar a nuestra consciencia en favor de una felicidad que, por momentos, se nos puede antojar eterna. Este hecho es la primera pérdida de un amigo; de ese ser querido que no viene impuesto por la genética sino que ha sido elegido, de manera consciente, por afinidad, por experiencias y por amor mutuo. Seguir leyendo…

La cajita china

Un relato de Francesc Marí

la cajita china photo La-cajita-china_zps86tmuv9x.jpg

El profesor Mark Shepherd estaba frente a la puerta del apartamento su colega, Martin Shade. Desde que había presentado sus descubrimientos respecto a la tercera carabela a un reducido grupo de personas, unas semanas atrás, tanto él como sus compañeros se habían sumergido en una curiosa búsqueda de sucesos extraños que pudieran estar relacionados con lo que le había sucedido a la nave desaparecida. En ese mismo momento, bajo su brazo, llevaba una carpeta con los respectivos informes de sus colegas, desde la enigmática historia del abuelo del doctor Martínez, a la extraña muerte de un monje en un monasterio español, que estaba investigando la doctora Towers. Todos habían aportado su granito de arena. Todos, excepto Shade, del que ninguno de ellos tenía noticias desde hacía días.

Al no responder al teléfono, ni a los mensajes, ni a los correos electrónicos, Shepherd había decidido dirigirse a su casa, con la esperanza de encontrarlo a él o, como mínimo, alguna evidencia de su paradero. Seguir leyendo…

Solve et coagula

Un relato de Ladynecrophage

Solve et coagula photo eliphas1_zpsjwz3ncyt.jpg

Más de seis decenios revelaban su iniquidad sobre aquella frente protuberante y surcada de pliegues apergaminados, síntomas de la traicionera senectud que había comenzado a encorvar su otrora imponente figura. Cuajado de flacidez, el amplio rostro abrigaba la luz de una mirada inquieta y desafiante, inextinguible reflejo que testimoniaba la realidad de su perseverante y aguerrido carácter. Contraídos en una mezquina mueca, sus labios se fruncían hasta casi desaparecer entre la cenicienta foresta que se extendía a lo largo de aquel mentón prominente. Descaradas, las adversidades de la vida cebaban el peso de los años en la persona de Alphonse, hombre de intenso temperamento que prefería aceptar con dignidad los estragos propios de la inevitable vejez.

Anclado desde su niñez en el impulso vocacional de sus inquietudes religiosas, el incombustible Alphonse había luchado en pos de encontrar un sustento en su completa entrega a la fe, vocación que había logrado satisfacer aún a pesar de la dificultad devenida de la humildad de sus orígenes. Aceptaba la religión como una parte incorruptible e ineludible de su ser, pues apreciaba en ésta la iluminación que había tornado sus creencias en una nueva y confrontada visión de las debilidades competentes a la raza humana. Seguir leyendo…

"Regalo del Egeo"

Un terror social(¿?) de Jorge P. López

 photo Egeo_Imagen_zpswy3eezxf.jpg

No se trata de un relato excesivamente original, y, hasta cierto punto, se muestra un poco oportunista, pero en mi tradicional cuento de Halloween no he podido evitar fijarme en la realidad más de lo que suelo hacer. El resultado es, obviamente, bastante deprimente y nihilista, aunque espero que lo suficientemente bien escrito como para satisfacer vuestros apetitos. ¡No os amontonéis a la hora de enviar vuestras apreciaciones! Estaré igual de agradecido si echáis un tiento a mi última antología: Cuervología Nº 13, quizás podáis comprarla aquí. ¡Muerte a la humanidad!

Emergió de las aguas con la misma pereza que usaban las olas para arrastrarlo, noche casi cerrada, marea alta y aguas en calma con reflejos de verano. Cuando por fin alcanzó la orilla se sintió confundido, cansado y, a la vez, lleno de una energía cuyo origen sólo podía ser la esperanza. Lejos quedaba el frío, dueño de sus venas, que lo recibió tras la zambullida contra la superficie índigo del Egeo. Las duras ondulaciones de la arena seca le hicieron tropezar arropado por el gemido ahogado que emitió de forma involuntaria, fue la señal de salida para el riachuelo de vitriolo que clamaba libertad desde su estómago. Distante, así nacía su curiosidad frente al fino reguero de inmundicia: ¿algas deshilachadas, barro, salitre, pequeños peces? Nada que le importase en demasía; su único objetivo, su obsesión, era alcanzar la libertad de la tierra prometida, un paraíso vallado al que se rendía con tal de escapar de la guerra, esa hiena que se había ensañado con su gente. Seguir leyendo…

La Tercera Carabela

Un nuevo relato de Francesc Marí

la tercera carabela photo tercera_carabela_zpsfoj6j1ab.jpg

A las 7 de la tarde, justo cuando el viejo reloj de la facultad hacía repiquetear las campanas indicando que era la hora punta, la última de las cuatro personas citadas por el profesor Mark Shepherd entró en su despacho en el departamento de Historia Naval de la Universidad de Miskatonic. El recién llegado era el joven profesor Shade, que recientemente había sustituido a su difunto tío en el departamento de mitología. Sentados en torno a una pequeña mesa redonda, esperando a que Shade ocupara su lugar, estaban la hermosa doctora Towers, especialista en historia de la baja edad media; a su lado el profesor Vasilikov, todo una eminencia en el campo del folklore europeo; y a su lado, el mejor amigo de Shepherd, el doctor Martínez, profesor del departamento de Historia Militar, pero ferviente amante del mar, el misterio y de todo lo que su amigo quisiera contarle.
Frente a cada uno de ellos había un pliego de papeles. Una cuantas hojas escritas a ordenador sin poner el menor reparo en la forma.

—Muy bien, Mark, ¿por qué nos has reunido aquí? —preguntó Martínez.
—¿Y a estas horas? —concluyó Vasilikov, en parte molesto y en parte intrigado.
—Tengo que explicaros lo que he descubierto en mi reciente viaje a Sevilla.
Los otros cuatro lo miraron expectantes. Seguir leyendo…