VOD

The Scopia Effect

Mi mente hecha trizas

the scopia effect

Ver ficha completa

  • Título original: The Scopia Effect
  • Nacionalidad: UK | Año: 2015
  • Director: Christopher Butler
  • Guión: Christopher Butler
  • Intérpretes: Joanna Ignaczewska, Louis Labovitch, Akira Koieyama
  • Argumento: la hipnosis no solo ha traído de vuelta el tortuoso mal de la infancia de Basia, sino también el de sus vidas pasadas ocultas en su mente.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 4/5

scopia effect

Arriesgada propuesta de fantasmas del debutante Chris Butler, con reminiscencias a la decepcionante I am a Ghost, y a Origines - ganadora del premio a la mejor película en la pasada edición del Festival de Sitges – que intenta abrirse paso con un filme mucho más ambicioso y mejor orquestado que el de Mendoza, e igual de original que el de Mike Cahill.

Basia, una joven oficinista, decide someterse a una terapia de hipnosis con el fin de curar su estado depresivo, sin embargo durante la hipnosis se abre una puerta en la mente de Basia que no solo trastoca su oscuro pasado, sino también el de sus vidas pasadas. De manera que Basia comenzará a revivir todas y cada una de sus vidas hasta llegar a un punto en el que no será capaz de reconocerse ni a si misma, ni el tiempo-espacio que la rodea.

Sin duda alguna, el mayor handicap de The Scopia Effect es que requiere, por parte del espectador, de “una mente abierta”, dispuesta a adentrarse, sin reparos, en un juego peliagudo, debido, fundamentalmente, al montón de conceptos abstractos que se van adheriendo a la historia. Una historia, sin embargo, la mar de reconfortante y agradecida, pues una de las peculiaridades de The Scopia Effect es su desquiciante narrativa caleidoscópica, notoriamente heredada de la opera prima de Mendoza (I am a Ghost), y curtida de secuencias aceleradas, flashbacks que nos trasladan a diversos rincones del mundo, espacios imaginarios y cortes bruscos continuados. Seguir leyendo…

Lo mejor: una joyita, buena dirección y clímax.

Lo peor: el tono cómico comentado y las ganas de tocarle los huevo al espectador con tanto flashback innecesario.

Circle

mejor muerto que mal acompañado

 photo Circle_Exterior_zps9pnm1xyf.jpg

Cincuenta desconocidos despiertan atrapados en una cámara enorme sin tener ni idea de cómo han llegado hasta allí. Dispuestos en círculo y si posibilidad de moverse, descubren que cada dos minutos uno de ellos debe morir ejecutado por un extraño dispositivo colocado en el centro de la habitación. Al poco se dan cuenta de que sus conversaciones y opiniones influyen de alguna manera en la persona elegida para morir por la máquina; entonces empieza un juego maquiavélico donde los valores de cada uno de los prisioneros será puesto a prueba.

Unas gotitas de “Saw”, la dosis adecuada de “Cube”, paralelismos con “Exam”, reminiscencias a “Mentes en blanco” y hasta algo del anime “Gantz” conforman el cocktail llamado “Circle”. Un nuevo thriller donde se exponen las debilidades y miserias de las relaciones humanas cuando somos puestos bajo presión. Vamos, un tema universal de nuestras sociedades, una trama que por otra parte causa un poco de pereza debido a la sobrexposición a la que se ha visto sometida, pues en los últimos años han sido muchas, quizás demasiadas, las películas que han puesto sobre la mesa aquello de enfrentar al hombre a su propia humanidad. Al fin y al cabo, y con unos cuantos años a las espaldas, dicha reflexión me parece pamplina muy trillada cuando se presenta como lo hace “Circle”. Ojo, no me entendáis mal: creo que estos thrillers suelen quedar bastante resultones en pantalla siempre que el empaque visual acompañe con un poco de tensión atmosférica, mirad sino la patata llamada “Game of Assassins”. Seguir leyendo…

Let us prey

Predicando en el desierto

Let us prey Review

Ver ficha completa

  • Título original: Let us prey
  • Nacionalidad: Inglaterra, Irlanda | Año: 2014
  • Director: Brian O'Malley
  • Guión: David Cairns, Fiona Watson
  • Intérpretes: Liam Cunningham, Pollyanna McIntosh, Bryan Larkin
  • Argumento: Un extraño llega a una comisaria que vigila un pueblo fantasma, tras su llegada se desatará el infierno en la estación de policía.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2/5

 photo LUP_Exterior_zpsxmanmqx9.jpg

La comisaria de una pequeña población se prepara para una noche cualquiera, patrullan las calles desiertas y vigilan al único recluso. Antes de la medianoche una de las agentes, una recién llegada, presencia un atropello y lleva al perpetrador hasta las celdas. Al poco, aparecerá el atropellado que resultará ser un misterioso hombre que conoce todos los secretos de los presos y los policías. Pronto, bajo la manipulación del extraño, la noche se tornará carmesí cuando los pecados de los presentes les obligan a sacar al monstruo que lleva dentro.

“Let us prey” es sin lugar a dudas una decepción, supongo que tanto para el espectador medio como para sus propios realizadores. Se adivina una intención interesante detrás de su equivoca parafernalia: la intención de narrar una historia de visos clásicos sobre la influencia que el pecado ejerce en los seres humanos, narrada desde una perspectiva cristiana pero haciendo uso del lenguaje del terror y el gore, esta última parte bastante favorecida en pantalla. Sin embargo, esta digna pretensión queda en entredicho a causa de unas actuaciones tanto o más lamentables que los personajes interpretados, y es que los pecados del guion, el cual merecería una visita de “6”, no se limitan a unos diálogos pretendidamente místicos – llenitos de citas bíblicas – sino que tampoco funciona a la hora de narrar la parte troncal de la trama. Resumiendo, en ningún momento parece que la película se dirija hacia un punto concreto, más allá de una sucesión de escenas truculentas faltas de cualquier justificación. Pecado doble cuando el núcleo de la historia es bastante simple, y hasta predecible, lo que daba para un desarrollo más profundo sobre todo en los caracteres, que para eso eran sólo ocho. Seguir leyendo…

Lo mejor: Maquillajes y gore.

Lo peor: Actuaciones y narrativa.

Attack of the Lederhosen Zombies

Forfait al terror

 photo Alpine_Exterior_zpsbyqkdbva.jpg

Steve es una estrella de snowboard venida a menos que se gana la vida trabajando en una estación de esquí austriaca de mala muerte como artista freestyle para divertimento de grandes y pequeños. A punto de abandonar su monótono trabajo y a su novia, le llega una última oferta para formar parte de un equipo de deportes extremos, pero antes de ver realizado su viejo sueño se enfrentará a un problemilla menor: una invasión zombie. Los experimentos del dueño de le la estación por crear una nieve artificial más duradera, tendrán como consecuencia la transformación de los turistas en muertos vivientes. Desmembrarlos y salvar a sus amigos serán las última tareas en la estación si Steven quiere alcanzar una carrera de éxito.

Creo que no fue hace mucho cuando hablaba de las “zombimedies”, comedia + muertos vivientes, quejándome un poco de su abundancia pero alabando su capacidad para entretener siempre que el presupuesto y la historia acompañasen: ahí quedan, nada menos, “Zombies Party”, “Zombieland”, “Cockneys Vs. Zombies”, “Zombibi” o “Dead Snow 2”. Pues bien, “Alpine Zombie Project”, también conocida como “Attack of the Lederhosen Zombies” (los “lederhosen” son los pantaloncitos cortos típicos de los tiroleses), llega desde Austria para continuar de forma directa con la tradición de todas las cintas mentadas, especialmente la saga de Wirkola por aquello de la nieve. Y lo hace con efectos especiales prácticos (¡gracias!), un humor inusual en cierta medida (dada su nacionalidad) y un buen presupuesto que soporte una estética digna (casi dos millones de euros). Seguir leyendo…

The Final Terror

Nostálgicos, bienvenidos

the final terror

Ver ficha completa

  • Título original: The Final Terror
  • Nacionalidad: USA | Año: 1983
  • Director: Andrew Davis
  • Guión: Jon George, Neill D. Hicks
  • Intérpretes: John Friedrich, Adrian Zmed, Rachel Ward
  • Argumento: Un grupo de guardias forestales de las montañas tendrán que enfrentarse a un despiadado asesino.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2/5

the final terror

Siento predilección por Andrew Davis. Sé que no es un Martin Scorsese o un Quentin Tarantino, pero a mí es uno de esos directores que me llaman la atención. Me atrae que de la misma cabeza hayan podido surgir películas de Steven Seagal (Above the Law, 1988; Under Siege, 1992), Chuck Norris (Code of Silence, 1985), y también cine más “comercial” y más generalista, como “The Fugitive” (1993) o el remake hitchcockniano “A Perfect Murder” (1998). En medio de esta maraña de corrección y pasión – en serio, nadie se cocina tantas pelis de acción si no es por devoción – , hay dos películas que parecen fuera de lugar en su filmografía. Una es “Holes”, de 2003, un ejemplo para quien escribe de lo que tendrían que ser las películas juveniles: apasionantes aventuras con un mensaje de fondo muy serio… para los adultos. La otra es la que nos trae aquí hoy, “The Final Terror” (1983), su segunda obra.

Un grupo de vigilantes forestales organiza una suerte de excursión con un grupo de chicas para despejar una ruta en la alta montaña. Ignoran que se meten, de lleno, en el área de actuación de un psicópata, que irá acabando uno a uno con ellos… Seguir leyendo…

Lo mejor: La cabaña del bosque.

Lo peor: Es un slasher más de los ochenta.

Dude Bro Party Massacre III

¡Descerebre multiplicado por 3!

 photo DBPM_Exterior_zpsatljakei.jpg

Brent Chirino se une a la fraternidad Delta Bi Theta, pero no como cualquier iniciado, Brent tiene un legado con la fraternidad y un misterio que resolver: el asesinato de su hermano gemelo. Hará cualquier cosa por resolver el crimen, aunque eso incluya realizar la broma más atrevida de todos los tiempos, una que causará el choque entre dos aviones comerciales y, como consecuencia más inmediata del accidente, el castigo de la hermandad a pasar un fin de semana de reclusión en La Vieja Casa del Lago, donde no serán los únicos habitantes. Una psicópata llamada “Motherface” acecha cerca, ella sabe de los miedos más profundos de los hermanos y los irá aprovechando para ir liquidándolos uno por uno…

No mentiré a nadie diciendo que una de mis debilidades cinematográficas son las “teen movies”, o lo que es lo mismo: películas de universitarios (aprox.) descerebrados persiguiendo chicas ligeras de ropa y poniéndose de cerveza hasta las trancas. Y tampoco creáis que le hago ascos a las que son malas, es más, mi favorita siempre será “Los Rompecocos”, cinta que recomiendo para todo aquel que desee navegar en las infamias del cine para encefalogramas planos. El hecho es que mezclar “teen movies” y terror no es algo novedoso, especialmente en el formato slasher, ya en los ochentas tuvimos las cintas de bajo presupuesto “Student Bodies” o “Pandemonium”, ambas muy recomendables, y en los 90 me atrevería a decir que la saga “Scream” tiene algo de esa mezcla, aunque no gira tanto hacia la comedia como la presente. La norteamericana “Dude Bro Party Massacre III”, como su propio nombre indica, es una chorrada como un piano. La tercera parte de una saga inexistente pero simpáticamente recreada en su descacharrante tráiler, el cual os ruego no os perdáis. Seguir leyendo…

Out of the dark

La casa de los niños fantasmas

out of the dark

Ver ficha completa

  • Título original: Out of the dark
  • Nacionalidad: USA/Colombia/España | Año: 2014
  • Director: Lluís Quílez
  • Guión: Javier Gullón
  • Intérpretes: Julia Stiles, Stephen Rea, Scott Speedman
  • Argumento: Sara, su hija y su marido, se alojan en una villa colonial habitada por la presencia de unos extraños niños.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2.5/5

out of the dark

Poco misterio en este caso… La película que traigo hoy muestra sus cartas desde el minuto 3: un grupo de niños espectrales, que pueden resultar letales, deambulan por una parcela en mitad de la espesura colombiana. Como suele pasar en estas historias el cómo han terminado allí y que es lo que buscan será el pretendido motivo de suspense y el motor de la acción; sobre todo cuando la vida de otra niña, hija de un matrimonio norteamericano que ha alquilado la casa, corra peligro y la resolución del enigma, a contra reloj, se antoje como el único remedio para traerla de vuelta a la normalidad. Por desgracia las respuestas, a poco que el espectador preste atención y tenga experiencia en estas lides, saltarán a la vista. Una historia típica, con una dirección cargada con los convencionalismos del género que pasará sin pena ni gloria por nuestras retinas y nuestras neuronas pero que contiene, no obstante, algunos elementos interesantes para los incondicionales del género que trataremos de indicar en estas líneas.

Sarah (Julia Stiles) acude a Colombia junto a su hija y su marido Paul (Scott Speedman ) para ayudar a su padre (Stephen Rea) en la dirección de su empresa papelera. Se alojan en una villa colonial , preciosa en apariencia, habitada por la presencia de unos extraños niños. Mientras el matrimonio va haciéndose a su nueva vida y conociendo la sórdida historia local, estas presencias parecen acosar, cada con más fuerza, a la más débil del grupo: la pequeña hija del matrimonio Hannah (Pixie Davies). Anclados en su pragmática mentalidad moderna, les resultará muy difícil asimilar que lo que está ocurriendo traspasa los límites de lo explicable de manera racional y que sus vidas corren peligro… Seguir leyendo…

Lo mejor: Buen empaque visual, y unos niños fantasmales terroríficos aunque desaprovechados

Lo peor: Terror de muy baja intensidad con una historia predecible y que se decanta por los caminos más explotados del género.

Bastard

Asesino descarnado

 photo Bastard_Exterior_zpsq7yghsof.jpg

Cinco extraños – dos asesinos en serie recién casados, un policía suicida y un par de hermanos fuera de control – se convierten en sospechosos y víctimas cuando un asesino enmascarado hace acto de presencia en el aislado pueblo de montaña donde han ido a cobijarse.

La sombra del slasher es alargada, y bien lo sabe mi querido compañero Manu, la silueta del asesino implacable que, enmascarado o no, se encarga de das matarile a jóvenes víctimas, alcanza hasta la fecha actual con multitud de homenajes o reinterpretaciones modernas. Con humor, sin humor; con gore, sin gore; con patatas, sin patatas… Y la norteamericana “Bastard” viene a unirse a tan extraña hermandad utilizando una estética retro en todos sus aspectos; desde la música a la fotografía, hasta ese guion tan desapasionado que no oculta la parte fuerte de la cinta: la figura del asesino y sus tejemanejes. Quizás por estética no esté a la obsesiva altura de obras tipo “The Sleeper”, que recreaban los setenta con bastante pulso, pero sin duda juega fuerte su baza macabra gracias a esos martillazos y golpes que resultan muy interesantes, habida cuenta de lo que busca el aficionado al slasher. Seguir leyendo…