Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Atrapados en Chernobyl (Especial)

Atrapados en Chernobyl (Especial)

¡Nuclear sí! ¡Por supuesto!

Chernobyl Diaries Póster

Ver ficha completa

  • Título original: Chernobyl Diaries
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 2012
  • Director: Bradley Parker
  • Guión: Oren Peli, Carey Van Dyke, Shane Van Dyke
  • Intérpretes: Jesse McCartney, Jonathan Sadowski, Ingrid Bolsø Berdal
  • Argumento: Un grupo de jóvenes estadounidenses van de excursión extrema a Pripyat, ciudad fantasma cercana a la central de Chernobyl. Por supuesto, no estarán solos cuando caiga la noche...

50 |100

Estrellas: 3

Chernobyl Diaries Grande

Seis jóvenes entran en la ciudad de Pripyat, hoy una ciudad fantasma por el desastre de Chernobyl, para pasar una tarde de aventuras extremas. La tarde se hace noche y con ella llega el horror.

Iniciación al desastre

Atrapados en Chernobyl (Chernobyl Diaries en su Estados Unidos natal y Terror en Chernobyl en países latinoamericanos) es un producto frustrante. Y digo “producto” de una forma muy consciente. Creo que sería ensalzar mucho Atrapados en Chernobyl si la tratase como película. Para que me entandáis, esta producción es una de tantas que equivale al séptimo arte lo mismo que grupos como Backstreet Boys o las Spice Girls representaron para el gran mundo de la música. Sí, saben menear el culo, lucen bien, bailan decentemente y hasta entonan, pero sin una pizca de “alma”. ¡Parad los fanáticos de dichos grupos o los amantes de esta producción! Ojito que hasta un servidor ha meneado su tubo de cubata al son del taladrante “Wannabe” y se lo ha pasado teta con otros productos como Lockout. La industria y el arte están más que mezclados, a veces de malas maneras, y me entusiasma que se realicen películas “revientataquillas” tanto como ver paranoias amateurs rodadas en 16mm. No obstante, Atrapados en Chernobyl además de no tener la mínima intención de asustar, entretener o emocionar al espectador, es frustrante por estar ubicada en el entorno idóneo para un terror de altos vuelos.

El desastre

La historia “detrás” del producto es mucho más fascinante que su propia existencia. En el terreno más real y tangible tenemos una ciudad, Pripyat, que fue desalojada en 1986 debido al trágico accidente de la central de Chernobyl. La urbe, que actualmente es una ciudad fantasma en toda regla, se abandonó a toda prisa – aunque por desgracia no en primera instancia –, con graves daños sufridos sobre la población. “La muerte silenciosa” llaman a la muerte por exceso de radiación. Los ecos de la catástrofe aun resuenan en la actualidad, no en vano se trataba de una ciudad dormitorio bastante poblada que bajo un régimen autoritario fue tratada como un corral de ovejas, las consecuencias fueron miles de muertos, fetos deformados y un área donde una simple hortaliza puede contener esa temida “muerte silenciosa”. Hoy en día, un viaje a Pripyat nos mostraría una ciudad moderna – en su día era considerada una de las mejores muestras del poderío técnico de la Unión Soviética – polvorienta, llena de símbolos soviéticos, poblada de animales salvajes y con un aureola a “bebé muerto”, a proyecto por nacer, que encoge el corazón igual que otros lugares negros de la historia de la humanidad, como por ejemplo Auswitch.

Puesto que el ser humano está condenado a olvidar su pasado cíclicamente, reciclándolo para la maquinaría económica global, se están poniendo de moda las visitas a todos estos “lugares negros”. Turismo extremo lo llaman algunos, por mi parte me parece algo tan natural como nuestra forma de ser y, aunque nace de cierta morbosidad vergonzosa, tampoco creo que haya que clamar al cielo porque los jóvenes quieran visitar estos parajes teñidos con el manto de la desgracia. Así, Pripyat puede ser visitada aunque no fácilmente, no en vano está ubicada en pleno centro de una enorme área de exclusión. Los niveles de radiación no permiten la vida continuada, pero ciertas zonas pueden ser transitadas sin problemas, siempre que el visitante lleve cuidado y unas pastillas de yodo dentro de la mochilla.

Una visita que podemos realizar cómodamente en casa, yo al menos no me veo por esa zona hasta dentro de varios cientos de años, gracias a los cientos de fotografías que Internet alberga de la metrópolis. O mejor aun, podéis realizar un tour virtual: tenéis desde webs especializadas o incluso una miradita con las herramientas de Google. Aunque si un servidor se tuviese que decantar por una forma de conocer la urbe, recomendaría jugar al imprescindible S.T.A.L.K.E.R., más en concreto su ampliación ”Call of Pripyat”. Un magnífico “shooter” con una ambientación oscura y macabra muy indicado para aquellos que buscan “algo más” en un videojuego, en concreto salirse de la rutina de disparar por disparar. Un acierto seguro para aquellos que disfrutasen de obras maestras del videojuego como Bioshock.

El desastre de Oren Peli

La cara más visible del producto llamado Atrapados en Chernobyl es el realizador israelí Oren Peli. Aunque aquí su nombre solo destaque en tareas de producción, también es coautor del guión. La pluma de Oren es prolífica, tanto que para algunos de sus proyectos, como este, busca directores jóvenes que pueda manipular a su antojo. Aunque Bradley Parker, no es precisamente un novato (su larga carrera como diseñador de efectos especiales se remonta hasta 1998), aquí debuta al único servicio y lucimiento de su productor, con una fórmula que demuestra muy poca personalidad, y es que hasta para ser un experto en efectos, Atrapados en Cehrnobyl no puede presumir de contar como atractivo este apartado.

Antes de nada, estoy dando por supuesto que conocéis al bueno de Oren Peli. En caso contrario, dejadme deciros que hablo de la mente pensante detrás de la saga Actividad Paranormal. Una serie de películas que, además de haber puesto en boga el género de los falsos documentales y metraje encontrado, han dividido a la crítica del fantástico. Los que seguro están de acuerdo con la mirada de Peli, en cuanto al cine de terror, son los espectadores. Actividad Paranormal es una apuesta segura y cada una de sus partes se lleva un buen pellizco de la taquilla. Aunque ni siquiera dirija Peli las secuelas de su impactante debut, solo se encarga de los guiones y tareas de producción cuando su fantasmagoría ya va por la cuarta entrega y él se entrega a otra película de inquietantes similitudes (Área 51), no os equivoquéis: Oren es la mano en la sombra que mueve los hilos y tiene muy claro que quiere seguir exprimiendo al público sin importarle el método. No creáis que le tengo una inquina especial a este sabio del marketing moderno. De hecho, su opera prima me parece un acierto en muchos aspectos y un entretenimiento perfecto aunque poco terrorífico. Lo felicito por haber sacado provecho de los viejos sustos infantiles, más propios de un hermano mayor que de un cineasta, pero no puedo aguantar la dirección que ha tomado una saga que nunca debió serlo. Prefiero, aunque me equivoque, buscar otros abrevaderos donde los conceptos del cine fantástico puede que no se renueven, pero al menos parten de miradas distintas y con destellos más personales que los ofrecidos por Peli.

Así que la idea de Atrapados en Chernobyl nace del director israelí. Y para que negarlo: una idea genial. Usar Pripyat como escenario para una película de terror no es algo descabellado, pero este señor ha tenido a bien desenroscar el tarro de las esencias con semejante producto. Desgraciadamente, la película no se pudo rodar realmente en Pripyat (se usó infografía, decorados y localizaciones parecidas en otras ciudades ucranianas) debido a los impedimentos de las autoridades locales a causa de unos trabajos de reconstrucción. Y no obstante, Peli se emperra y consigue una falsa Pripyat más auténtica que la original. Un punto para él, máxime si añadimos a la idea un gasto muy adecuado en promoción, antes que diseño de efectos especiales, que pone en boca de todos un tráiler e imágenes muy misteriosas y cuidadosamente seleccionadas, para atraer a los espectadores que se han pasado a la religión de Actividad Paranormal.

¿El resultado? Una producción que se rumorea costó tan solo un millón de dólares y ya lleva recaudados dieciocho solo en Estados Unidos (y a falta de que sea oficialmente estrenada en otros países, como por ejemplo España el próximo 28 de Septiembre). Otro punto para Oren, lo que no quita para que la historia que finalmente se nos cuenta sea un auténtico bodrio de dos líneas de guión máximo, y rodada como un pelele por Bradley Parker, como si el propio Peli le sujetase la mano que empuña la cámara y decidiese que estilo darle a la filmación. Hay tamaña diferencia entre algunas secuencias, unas reposadas y abiertas frente a otras cerradas y epilépticas, que uno quiere pensar cruelmente que la parte de la película más confusa pertenece íntegramente a Peli, el cual siempre me ha parecido un director confuso – aunque con solo una cinta en su haber sea difícil de juzgar –.

El desastre final

El producto arranca como si se tratase de un falso video doméstico. Pero solo se trata de una introducción que probablemente esté introducida para justificar el título original (“los diarios de Chernobyl”). Podemos ver como los futuros protagonistas están en pleno viaje de placer por Europa, estadounidenses como son no pueden evitar rodar unas chorradas vergonzosas, que desgraciadamente se han exportado al resto del mundo. Que el tema más conocido de Supergrass suene de fondo no debería hacer más que intentar cerrar nuestros ojos para una agradable siesta. El problema de hacerlo sería que nos perderíamos la parte más interesante del metraje, en concreto la que se comprende entre el minuto diez y el treinta. Una vez pasada la media hora, podéis dormiros si queréis, no os vais a perder nada.

Curiosamente, y a pesar de ese inicio que augura un nuevo “mockumentary”, resulta que Atrapados en Chernobyl no usa ese recurso. La vista subjetiva pertenece a la cámara y por ende al espectador, no tenemos acceso a ninguna imagen grabada por los viajeros o cámaras de vigilancia. Lo cual resulta doblemente curioso, ¡por qué la forma de filmarla es exactamente igual a la de una película cámara en mano! The Tunnel viene en seguida a la mente cuando los bamboleos del objetivo comienzan a crispar nuestros nervios ópticos. No sé si será por influencia de Peli, por abaratar costes, por darle un estilo más realista sin perder la posibilidad de sacar planos preciosistas de la ciudad de Pripyatsea la razón que sea, no me ha parecido mal usar este estilo híbrido. Bueno, no me hubiese parecido mal si la película hubiese funcionado y no se hubiese perdido en un segundo acto aburrido, tedioso y mareante.

Pasada la clásica presentación de los personajes y su entorno ya nos damos cuenta de que el guión no va a ser lo fuerte de la cinta. Plagada de tópicos pronorteamericanos, simplona, infantil, rancia, se ve acompañada negativamente por unos personajes planos como pocos. Tal vez esta ausencia total de personalidad se deba a un intento por parte de sus autores por aportar verosimilitud al invento, y aquí uno se pregunta si la realidad funciona trasladada al séptimo arte. Desde luego, por los resultados aquí uno tendría que soltar un rotundo no, aunque por supuesto no estoy generalizando. Aunque un servidor no se había dado cuenta lo mucho que puede añorar algo odioso que de repente desaparece, la única nota positiva es que no os enervarán los arquetipos del cine de terror adolescente (la ligera de cascos, el gracioso, el cachas, la siniestra, etcétera) porque no existen. Nada achacable a unos actores jóvenes pero que se notan centrados en sus marcas, con el material que tenían poco más se les puede pedir a Jonathan Sadowski (Viernes 13, 2009) o la guapa Ingrid Bolsø Berdal (Cold Prey I y II).

Sin embargo todo toma un cariz más interesante cuando nuestro grupo de intrépidos turistas se internan en Pripyat acompañados de Uri, su guía y ex-soldado. Pero este repentino interés no proviene ni del guión, ni de los planos rebuscados con un gran angular, ni por parte de los actores, nada, que va. Es más, aquí no faltan las típicas frases vacías y redundantes, así como las reacciones poco naturales o ilógicas. Incluyendo el “ataque” de un oso que está rodado con cualquier parte del cuerpo menos con la mano, y eso que el oso queda potente en pantalla, pero solo porque es un oso enorme. Lo interesante es ver Pripyat, los escenarios elegidos transmiten todo lo que os contaba sobre la ciudad fantasma unas cuantas líneas más atrás. Uno, que es un fanático de las ambientaciones siniestras, cree que la única razón para aprobar el dichoso producto son estos veinte minutos de una belleza cruel e hipnótica. Sí, impresiona y mucho, incluso alguna toma pone los pelos de punta, tan solo con una localización con “alma”.

La que no tienen Oren y sus muchachos cuando insertan ese pequeño giro – tan pequeño como los cables del motor de una furgoneta – que intenta convertir Atrapados en Chernobyl en la película de terror de moda. Ya os comentaba que aquí se trataba de vender un producto, de poder tener material para un buen tráiler y lo demás… lo demás se va al garete porque Bradley Parke no tiene el menor interés por narrar nada. A lo mejor con un guión más claro y desarrollado hubiésemos podido ahorrarnos casi una hora de jóvenes corriendo sin saber a donde, disparando a la oscuridad y en general una cámara cuyo operador bien podrían ser las tetas de Sabrina cuando bailaba y cantaba aquello de “boys boys boys I’m looking for a good time”. ¡Que mareo! ¡Cuanta oscuridad! ¡Que falta de sentido tiene todo! ¡¿Qué diablos ataca a los protagonistas?! En seguida establecemos que no se trata de un horror sobrenatural, como muchos pensábamos, por mucho que beba de las influencias de Actividad Paranormal y similares. Lo que de verdad nadie conseguirá hacerme entender es por qué dirigiendo un técnico del mundillo de los FX nunca lleguemos a ver claramente el peligro. “Mejor sugerir que mostrar”, sí Oren, eso ya lo decía el abuelo Lovecraft, pero se trata de un lujo que te puedes permitir cuando tienes una historia detrás que sustente esa falta de detalle, o al menos unos personajes bien definidos y que magneticen al espectador. Nada puede justificar esa parte central tan aburrida y liosa cuando sus propios creadores eliminan de un plumazo al único personaje interesante que ofrecía una serie de contrastes nada desdeñables. Pero claro, desarrollar esos contrastes requiere un esfuerzo y un tiempo que no se ve invertido en Atrapados en Chernobyl.

En conclusión: un producto que no sirve ni para su cometido. Esa falta de claridad y profundidad de la que os hablaba no va a impactar ni a un niño de seis años, por lo que como película de terror – tan llamativa que la han querido vender en sus carteles y promos –, incluso para un público adolescente, falla estrepitosamente. Además le puedes añadir una historia inexistente, unos personajes vacíos y, por si fuera poco, un pequeño epilogo donde definitivamente Peli pierde los papeles e introduce un guiño al terror de serie B, guiño innecesario y algo ofensivo contra la inteligencia del espectador.

Pero claro… –y aquí como en una cinta de intriga suelto la principal pista que me he estado guardando –, ¿nadie se ha fijado en los nombres de los coguionistas? ¡Ja! ¡La sombra de The Asylum es más alargada de lo que parece…

Una nueva genialidad en marketing, un producto frustrante.

Tráiler

Lo mejor: La ambientación que proporciona Pripyat, algunas escenas funcionan solas gracias a la sensación de peligro que aguarda en la ciudad fantasma.

Lo peor: El último tercio, su desenlace, es bastante aburrido, confuso y poco emocionante. Amén de un giro final que habla muy mal del estilo del guionista: efectismos sin eficacia.

Vuestros comentarios

1. jul 8, 17:44 | CamBurges

Malisima. Todavía estoy esperando entero que paso en el final

2. jul 8, 18:18 | Tyler

Una oportunidad de rodar una buena película en un escenario poco menos que brutal tirada totalmente por tierra, es como poco un despropósito. El presupuesto es bajo y los beneficios estaban asegurados, ¿a qué le tenían miedo exactamente para arriesgar un poco y hacer algo decente con semejante emplazamiento entre manos? La atmósfera es lo único minimamente conseguido y el mérito es 0, pues es parte del propio lugar (hipnótico, triste y fascinante a partes iguales) y aún así está totalmente desaprovechado (el ir y venir por las mismas localizaciones varias veces huele un poquitín, máxime cuando dejan claro que no tienen ni puta idea de ubicarse sin un mapa, aunque no molesta demasiado) y ese tour final es para mear ácido.

Oren Peli está entre mediocre y barriobajero (Paranormal Activity acierta en cuanto a planteamiento de cámara y efectismo, el resto es un desastre piramidal, y The River mejor ni hablamos…), pegó un braguetazo más por suerte que por talento y han perdido una oportunidad, otra, tanto él como el director, de hacer un producto realmente entretenido y que no ofenda al espectador medio. Es de esas pelis donde lo que ves en el trailer, es lo más interesante de la película en sí misma y en este caso si me apuras, más todavía…

Para darle dos guantadas a todos los responsables… ¡vergüenza ajena coño!

PD – los efectos especiales, de baratillo no, lo siguiente, ni eso se molestaron en cuidar. Y dado que aunque el producto seguramente no ha vendido lo que se esperaba (coletilla típica de productores y cuatreros desde hace años) no me extrañaría nada que hiciesen más del palo directo a DVD, en este caso, la calidad visual no se notaría en absoluto y el lugar puede darles para varios guiones (de mierda seguramente) más sin problemas.

3. jul 8, 21:18 | Bob Rock

Cambugues.- Amén, poco hay de que enterarse… je je je

Tyler.- Re-amén. Comparto tu sensación aunque de forma más relajada. Perdono un poco la película por esa ambientación gratuita. Ahora, ya comentaba en la reseña que la película es un éxito a nivel de taquilla… ah! y sí, que esto lo estrenen en cines… mecagüen, lo que es el marketing…

Bueno, es lo que hay… esperemos que algún avispado productor retome la idea con respeto hacia el espectador (macho, los paseos de la última media hora son un peñazo cósmico)

Un abrazo amigos!

4. jul 8, 21:47 | Lester

“disfrutasen de obras maestras como Boishock.”

¿Boishock?

¿Es la próxima canción de Xuxa? xD

5. jul 8, 22:02 | Bob Rock

Lexter.- Sí, es su nuevo xingle. Va a petar las radiofórmulax.

Un xaludo.

6. jul 8, 22:29 | John Trent

Películas como esta que no pasan por los cines, las hay a montones. En Almas Oscuras hemos hablado de varias de ellas. A veces son mejores, a veces peores. El caso es que, de no ser por Oren Perli, seguro que Atrapados en Chernobyl hubiese sido carne de directo a video. De hecho, al principio de verla anunciada me daba la sensación de ser una producción de video club. De todos modos, no la he visto todavía, así que no puedo opinar sobre su calidad…

Ya que habéis citado la serie The River, solo diré que me he quedado en el primer episodio. Menudo tostón.

7. jul 9, 07:36 | Krueguer

Definitivamente tenian una joya entremanos y me refiero a joya de oportunidad para explotar una idea sumamente original y establecer un renacer en el cine de horror, pero por desgracia aqui se establece mas que nunca que no solo basta con tener una idea sublime sino hay que saberla aplicar y aqui la aplicacion recaia en el un guion digno de dicha idea cosa que no sucedio… Simplemente decepcionado con esta pelicula que habia levantado expectativas mayores a con las que realmente podria satisfacer y como su cuasi homonimo de Zombies diaries quedara como la pelicula “Que pudo ser un clasico pero el guionista metio la pata”

8. jul 9, 15:25 | UPIRI

Si la veo por ahí seguro que la veo. Pero la verdad que a diferencia de vosotros no me interesa para nada Chernobil como germen de terror. Esto de la camara en mano ya cansa un poco, pasa lo mismo que con los zombies.

9. jul 9, 18:35 | Arbor

Esta película me hace evocar a un clásico impresionante: STALKER de Tarkovski, ambientada a su vez en la novela ‘Picnic junto al camino’ de los hermanos Strugatski, una auténtica joya.

Existe también otra película mediometraje, de orígen uruguaya, cuyo título es ‘Stalker: Monolith’s Whisper’ que bebe de éstas influencias y del grandioso juego para Pc STALKER: Shadow of Chernobil. Quizá os gustaría echarle un ojo…

10. jul 9, 18:40 | Bob Rock

Arbor.- Me apunto ‘Stalker: Monolith’s Whisper’, no la conocía y suena interesante. Procedo a informarme. Gracias.

aunque Chernobyl Diaries está muy lejos de las sensaciones del videojuego, es una película bastante aburrida muy vendida para recaudar en taquilla, poquito más.

Un saludo

11. jul 10, 23:15 | telmo

una lastima, pudo ser una exelente pelicula.. pero como siempre la falta de creatividad para desarrollar una buena historia, chernobyl de por si mete miedo por lo fantamasgorico que esa emblematica ciudad abandonada y por la radiacion, una pena la hubieran hecho tipo stalker o directamente no hubieran mostrado a los supuestos “zombies” o el guia se la hubiera tirado a la rubia y descuageringaba (descuartizaba) a los otros por causa de la radiacion.. pero me decepciono.. una porqueria.

12. jul 10, 23:58 | FrankBeer

Somos libres de opinar si es así puede decir que la pelicula me gusto para un domingo en la noche sin tener nada que ver es excelente sobre todo ambientanda en ciudad Pripyat Chernobyl

13. jul 14, 02:55 | Tetsuo

¿Exito en taquilla? ¿Se va a estrenar en cines? De vergüenza. Me encantan las ruinas y los edificios abandonados pero el resto es muy malo. Digo esto usando un lenguaje políticamente correcto, si dijera lo que pienso….

14. jul 17, 23:05 | Pablo

Muy buena crítica, no podría estar mas de acuerdo. Me quedó una sensacion de frustración importante que la resumiste en “por estar ubicada en el entorno idóneo para un terror de altos vuelos”

15. jul 19, 03:15 | John Trent

No es que haya sido un éxito de taquilla en el sentido estricto del termino. En realidad, ha recaudado en Estados Unidos bastante menos de lo que esperaban, y en el resto del mundo no se llegará a estrenar en cines en unos cuantos países. Lo que sucede es que estas películas, que suelen tener un presupuesto entre el 1 y 10 millones de dólares, a poco que recauden dan beneficios. Y aunque no recaudasen nada, con las ventas a TV y un poco del DVD y Blu Ray tendrían el negocio resuelto.

Hablando de lo mismo pero con otro ejemplo, ¿nadie se ha preguntado porque actores de cine de acción B como Van Damme, Steven Seagal, Chuck Norris o actualmente Jason Statham, hagan películas como churros, incluso en sus peores etapas taquilleras? Es muy simple: es un cine de presupuesto ajustado con un público asegurado, si no en cine, sí en casa. A poco que se alquilen posteriormente sus películas, se vendan algunos DVD y pasen los derechos a TV, compensa su producción. Por esa misma razón, tendremos Atrapados en Chernobyl 8, Paranormal Activity 15.

16. ago 30, 11:44 | Giles

Quizás me arriesgue a ver esta película. No lo sé. Aún estoy valorando si merece la pena hacerlo.

Gracias,

17. oct 1, 01:37 | Alarma

Mejor de lo esperado,,,

18. oct 5, 23:08 | elena

horrorosa, cosa mala

19. feb 3, 14:21 | Draghann

Mira que la vi anoche con las expectativas bajísimas esperando que, así, me entretuviera un rato. Verla la vi, pero el entretenimiento apareció menos que Rajoy por las ruedas de prensa.

El caso es que el emplazamiento daba para cosas muy interesantes pero se ve que al que escribió el guión lo habían lobotomizado sin querer en una revisión de próstata. En fin, es lo que hay…

Un saludo!

20. feb 3, 14:36 | Bob Rock

Draghann.- Ya lo dije, es una pena que solo se pueda aportar sobre la cinta: “es una pena”… que lamentable redundancia! Bueno, vendrán cintas mejores, ¿quién sabe? A lo mejor abre las puertas a una cinta “relacionada” muy superior. Venga! ¿nos atrevemos con una adaptación de Metro 2033 güena-güena?

Un abrazo.

21. feb 3, 17:15 | Draghann

Bob Rock, si no me equivoco ya confirmaron hace algún tiempo la peli de Metro 2033… mientras no la dirija Boll aún nos quedará esperanza.

un saludo!!

22. feb 14, 14:51 | Giles

No me esperaba nada de esta película y es que por eso que tampoco la encontré tan soporífera, aunque no por ello se pueda decir que es una buena película. Digamos que es de esas películas en las que esperas que pase alguna cosa y que cuando acaba el metraje aún estás esperando que algo suceda para que no sea una pérdida de tiempo.

Es una lástima que se desperdicie un escenario tan lúgubre como el de la supuesta ciudad fantasma, y que los personajes no despierten simpatía alguna. Posiblemente el personaje más interesante es el del ex-soldado ucraniano pero el guionista lo desaprovecha del todo.

Paso de hablar del final pues aún no me he enterado que sentido tiene.

Vamos, que pudo ser una buena película y se ha quedado en un subproducto de serie z.

Saludos,

23. feb 14, 22:42 | caro romero

Aburrida, mala, no pierdan su tiempo viendo ésta basura

24. jun 18, 00:16 | MISSYAYA

Aceptable, digamos que para pasar el rato aunque le queda perfecto el 50/100 o incluso el 40/100

Saludos.

25. jul 7, 04:03 | Wapengo

Mala, mala, la única escena que me hizo pegar un salto fué la del oso.

26. jul 25, 08:21 | Andrómeda

Ay, la estoy viendo esperando que sea algo como Las colinas tienen ojos en el Soviet, pero estoy leyendo las críticas y va a ser que no, verdad?
Coño, con lo que hubiera molado…. =(

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.