Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Bloodsucking Bastards

Bloodsucking Bastards

Vampiros como alternativa al ERE

bloodsucking bastards

Ver ficha completa

  • Título original: Bloodsucking Bastards
  • Nacionalidad: USA | Año: 2015
  • Director: Brian James O’Connell
  • Guión: Ryan Mitts y Dr. God
  • Intérpretes: Fran Kranz, Pedro Pascal, Emma Fitzpatrick
  • Argumento: ¿Qué hacer con un grupo de empleados cuya implicación en la empresa es nula y se dedican a jugar a videojuegos y apostar?
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

bloodsucking bastards photo bloodsucking_bastards_3_zpsz8oujuy6.jpg

Aviso importante para todos los trabajadores ociosos: Bloodsucking Bastards es la película que todos vuestros superiores quieren ver. No la recomendéis si queréis seguir con vuestra rutina de escaqueo y desidia laboral, si vuestra máxima preocupación a las ocho de la mañana es comprobar la cafetera; evitad comentarla cerca de ellos si pretendéis revivir el “Chiringuito de jugones” de anoche con vuestros compinches de oficia. En caso contrario y si creéis mínimamente en los vampiros yo, por si acaso, empezaría a llenar la oficina de crucifijos, ajos y agua bendita.

Los artífices de esta comedia sangrienta son los desconocidos Brian James O’Connell, Ryan Mitts y el grupo cómico Dr. God (del cual también forma parte O’Conell). Para el realizador estadounidense supone su primera incursión en el género fantástico después de sus dos primeros largometrajes, el found footage Killer View en 2009 y dos años más tarde la comedia Angry White Man. Cuenta en sus filas con actores poco conocidos pero con currículum en el género como Fran Kranz (The Cabin in the Woods), Joey Kern (Cabin Fever) o Emma Fitzpatrick (The Collection) además de un jefe de lo más cabrón, Pedro Pascal, genio y figura de esta empresa que después de perder la cabeza en Juego de Tronos aparca sus artimañas como Víbora Roja para vestirse de elegante y letal vampiro.

La película arranca con unos llamativos títulos de créditos que nos avisan de lo que nos espera, un corta y pega de imágenes cotidianas en una oficina salpicadas de sangre al son del “trallero” tema The Rising del grupo Five Knifes. Evan (Fran Kranz) es el típico cafre que pasa de tener una vida estable a entrar en un bucle de pérdidas, empezando por su novia (Emma Fitzpatrick) y jefa de recursos humanos, seguido de un ascenso, un despacho y para colmo sus compañeros de trabajo que empiezan a transformarse en chupasangres. Enfrentarse a sus fantasmas del pasado será el único modo de redimirse para recuperar lo que ha descuidado por el camino y todo pasa por enfrentarse al malvado Max.

A parte del aire fresco dentro del género vampírico que supone esta cinta (incluida en una maratón nocturna durante Sitges 2015), la gran baza con la que juega Brian James O’Connell es con el uso de los espacios, por no decirlo en singular si no fuera por dos escenas exteriores. La acción transcurre básicamente en la oficina, pero sabe sacar provecho de esa limitación. Fuera claustrofobias, en ningún momento se siente necesidad de apagar los LEDS y abrir ventana, nos da lo mismo lo que ocurra fuera del horario laboral, aquí hemos venido a comprobar cómo un grupo de vagos se la meten doblada al jefe y cómo éste decide convertirlos en lacayos eficientes empleados del mes.

La pega… Una peli como Bloodsucking Bastards, alejada de los circuitos comerciales, podría haberse permitido el lujo de no escatimar en gore para teñirnos más de rojo, y eso es algo que eché en falta. La sangría de no muertos que explotan en la cara de nuestros protagonistas únicamente se da cita en los últimos quince minutos de metraje durante la batalla final. Eso sí, el bajo presupuesto de la cinta no ha afectado a los maquilladores que han transformado a algunos personajes en auténticos vampiros de Transilvania.

La mayoría de cintas vampíricas que nos llegan son dramas, romances de quinceañera o presidentes de los Estados Unidos en labores de Van Helsing. llegando a un punto en que los vampiros han dejado de asustarnos. Incluso películas que pretendían hacernos saltar de las butacas se han convertido en parodias de ellas mismas. Si no te atreves a asustarme al menos ten la decencia de invitarme a una fiesta privada donde pueda reír, bailar y ser mordido por unos (malditos) bastardos chupasangres.

Imágenes de la película

bloodsucking bastards photo bloodsucking_bastards_2_zpsb0tgvdzp.jpg

bloodsucking bastards photo bloodsucking_4_zpssl0tq1zh.jpg

bloodsucking bastards photo bloodsucking_bastards_1_zpsw9vt96gr.jpg

Lo mejor: Pedro Pascal señor del mal y la puntilla cómica de Joey Kern.

Lo peor: que la mujer de la limpieza no tendrá demasiado trabajo para limpiar.

Vuestros comentarios

1. sep 15, 23:31 | Nojodas

Es mala no, ¡lo siguiente!, y mira que visiono mierdas, pero esta es de lo peorcito que he visto últimamente

2. sep 16, 10:10 | M.A.

Estoy de acuerdo. Tostonazo importante. Yo también esperaba bastante mas cafrería. Y no me hizo demasiada gracia. Suspenso

3. sep 19, 22:59 | amets

Bueno, a pesar de los comentarios me arriesgare a perder el tiempo viendola.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.