Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Bombshell Bloodbath

Bombshell Bloodbath

Reanifulci

bombshell bloodbath review

Ver ficha completa

  • Título original: Bombshell Bloodbath
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 2014
  • Director: Brett Mullen
  • Guión: Brett Mullen, Sky Tilley
  • Intérpretes: Alex Elliott, Ed Ricker, Rob Springer
  • Argumento: Un científico esparce una plaga zombie mientras intenta resucitar a su esposa. Por el camino, su deliciosa hija pequeña se ve infectada.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2.5/5

 photo BB_Interior_zpst9e0loau.jpg

Cuando acaba expuesta a los intentos experimentales de su padre por reanimar a su esposa, Cara debe encontrar una manera de proteger el secreto de su familia, mientras que poco a poco se adentra en el mundo de los muertos vivientes.

El debut de Brett Mullen nos cogió a todos por sorpresa el año pasado, desde sus primeras imágenes se convirtió en una preciada presa para aquellos amantes del italozombie y las emociones fuertes. Tanta fue la ansiedad asociada a su espera que su estreno durante el festival de Sitges se vio cubierto de problemas técnicos, los cuales impidieron disfrutar al personal, bastante cabreado al respecto, de esta particular visión del cine zombie de Lucio Fulci y Umberto Lenzi, como reconoce abiertamente su creador. No obstante, a aquellos que ya estéis prestos a buscarla como sabuesos infernales, me gustaría advertiros: como llevo diciendo bastante tiempo, no basta con recuperar estética y modismos de una época y basar todo un proyecto sobre sus cualidades visuales, más si dichas cualidades ya sufrían altibajos en la época. Creo que también es necesario preocuparse por la historia e intentar añadir algo propio, ese deje personal tocado de arte que, precisamente, hizo inmortales “El Más Allá” o “La invasión de los zombies atómicos”; y cuidado, porque esa inmortalidad reside tanto en sus aciertos como en sus flamantes carencias, haciendo que el tributo irreflexivo peque en avaricia y no en lujuria – como querría el que suscribe –.

“Bombshell Bloodbath” es un claro ejemplo de cómo la superficie intenta desviar la atención de un núcleo desprovisto de alma alguna. Entiendo el bajo presupuesto, comparto la obsesión enfermiza de Mullen por el cine de Fulci, pero de él es la decisión de lastrar la última media hora de su ópera prima. ¿Cómo? Perdiendo cualquier rumbo narrativo, y no precisamente en pro de un surrealismo hilarante, a causa de unas prisas que sólo se justifican debido a problemas radicales con el presupuesto. De semejante manera echa por tierra la ambientación de pesadilla que tan bien se construía durante su primera mitad, unos cuarenta minutos de auténtico delirio para los que sabemos disfrutar de la serie Z depravada y alucinógena.

“Bombshell Bloodbath” nos trae el origen de una epidemia zombie desde una perspectiva sucia y onírica en ocasiones. Con un arranque lleno de fuerza y gore, que también marcará el resto del metraje en orgiástica sinfonía de rojos y amarillos, la magnífica música se adueña de las imágenes y propone un viaje genuinamente nostálgico, lleno de sensaciones electrónicas, a la par que intenso merced a una estridencia deudora de la loca edición de audio que caracterizó al cine italiano de los ochenta. Esta increíble banda sonora se la debemos a “Umberto”, artista que lleva años en esto del “giallo disco” y del que no debéis perderos sus trabajos (especialmente “Prophecy Of The Black Widow”).

Así pues iniciamos el viaje de la mano de un científico bastante extremo, enseguida chiflado, que viviendo en una casa junto al cementerio (ejem) intenta desesperado resucitar a su esposa muerta. Esta será la premisa troncal alrededor de la cual surgirá la creación de un ejército de muertos vivientes que conquistará la tierra… el resto de la historia queda en manos del espectador que no del guión. Más allá de otros elementos accesorios, como es la presencia de una hija infectada que conserva su inteligencia durante el proceso de transformación, el argumento no sabe ir más allá de la locura que va imbuyendo a sus personajes, eso sí, complementada con escenas intrascendentes más propias del cine amateur que de una producción con ganas de triunfar entre el público exigente. Así nos movemos entre un local de striptease, unas cuantas casas alejadas de la ciudad y… para de contar, ni el presupuesto da para escenarios faraonicos ni hubiese casado con el aire retro de “Bombshell Bloodbath”. Esto no se plantea como un problema en sí, la verdadera pega surge cuando uno contempla ciertas escenas que no aportan un mínimo al desarrollo de la trama. ¡Hey! Genial ver a una parejita siendo acechada en medio del cementerio, pero… ¿para qué? Por suerte, la propia torpeza a la hora de exponer las situaciones permite al propio espectador componer un cuadro que, si es buen conocedor de lo que se cocía durante la explotación italiana, le resultará de lo más enriquecedor.

No todo es malo o artificial como pudiera parecer por los párrafos anteriores. Como os decía la energía de las imágenes desborda en ocasiones la pantalla, alcanzado esa atmósfera de pesadilla que viene directamente robada de los grandes (anti)maestros italianos. Con dicho libro de estilo, Mullen convierte las escenas plagadas de muertos vivientes, dentro de un área claustrofóbica, en un festín purulento de maquillajes artesanales imposibles de no aplaudir. Precisamente ese sería el fuerte de esta producción junto a su banda sonora: los efectos especiales prácticos, que acompañados junto a algún plano creativo, aunque siempre excesivamente cerrados para el que suscribe, nos deparan las mayores alegrías por aquello de su abundancia y el mimo y cariño con que se han producido: El diseño artístico de los zombies es de los mejores que he visto en la última década, y su presencia siempre inquietante gracias a unos efectos sonoros gráficos y desagradables.

Desgraciadamente, las actuaciones no forman parte del balance positivo, dejando bastante que desear en líneas generales y, en el caso de algunos secundarios, rompiendo cualquier magia onírica gracias a su inutilidad. No quiero hacer más sangre, pero entre la definición voluble de unos personajes que no sabes si van o vienen y la ineptitud de sus intérpretes, la película va tomando una cuesta arriba que cuesta superar en ocasiones. En concreto, esperaba bastante más de Alex Elliott, la guapa pelirroja que interpreta a Cara, la hija infectada del “mad doctor” y de cuyo personaje esperaba los mejores momentos y no los más ansurdo. Aun con todo, las viñetas estáticas benefician a la belleza natural de la Elliot, hábil en la tarea de posar, consiguiendo imágenes eternas para completar nuestros sueños provocados por la ingesta masiva de Jagermesiter.

Siendo claro y conciso: “Bombshell Bloodbath” no es una buena película ni intenta serlo. Su revestimiento de homenaje funciona siempre que no rompamos la superficie cubierta de filias y obsesiones de su director, un artista que sabe lo que le gusta, pero al que le falta capacidad narrativa por toneladas. No obstante, si como él (y como yo) te atrae el italozombie como la roña a las moscas, es el momento de dejarte llevar por una producción que, con sus glorias y miserias, retrata con bastante honestidad una época que le viene grande. Mejor guión la próxima vez y a seguir desconfiando de lo que digan los gurús modernos de la crítica de sofá…

Imágenes de la película

 photo BB_1_zpsjvepi2dq.jpg

 photo BB_2_zpsp273o7t0.jpg

 photo BB_3_zpst2zib570.jpg

Lo mejor: Unos efectos de maquillajes soberbios. A la altura de la banda sonora (gracias "Umberto")

Lo peor: Actuaciones por debajo, incluso, de lo que ofrecía la explotación italiana de los 70/80

Vuestros comentarios

1. oct 21, 21:25 | Mr Zombie

Aun la tengo en la recamara, pero estoy viendo otras cosas, y despues de la review de Bob desinfla un poco el interes. Seguramente la vere un dia u otro, pero ya sin mucho interes.

Lucio solo hay uno, imitadores no , please.

Saludos.

2. oct 22, 09:03 | Bob Rock

Mr Zombie.- Le puedes echar un tiento, como digo tiene buenos hallazgos…

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.