Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Contagion

Contagion

Atrapados con el moco negro gigante

Contagion Review

Ver ficha completa

  • Título original: Contagion
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 2010
  • Director: John Lechago
  • Guión: John Lechago
  • Intérpretes: Vinnie Bilancio, Victoria De Mare, Ronnie Lewis
  • Argumento: Siete personas quedan atrapadas en un apartamento donde se ruedan películas pornográficas mientras afuera, en todas las paredes, ventilación, tuberías, acecha una masa bio-mutante obsesionada con absorber humanos.

56 |100

Estrellas: 3

Contagion grande

Un pequeño y viejo edificio en cualquier ciudad estadounidense de medio pelo. En su interior se oyen gritos de placer. Gemidos y jadeos se combinan lascivamente al machacón sonido de la cámara en funcionamiento: alguien folla, alguien rueda.
En las entrañas de la edificación, siete personas muy distintas son acosadas por una criatura amorfa y cambiante que quiere digerirlos. Atrapados en una habitación con solo una puerta y sin ventanas, la tensión es insoportable, el calor nubla los sentidos y los teléfonos móviles no funcionan… ¡vaya una novedad! En el exterior del edificio nadie oye los gritos de nuestros protagonistas. El tiempo corre en su contra porque la criatura va aprendiendo, sabe a cazarlos uno a uno. Tienen que diseñar un plan para salir de allí con vida y, si es posible, acabar con el vicioso ser.

En toda su justa medida Contagion, anteriormente conocida en Almas por Bio-Slime, es una cinta de Serie Z. Todo lo bueno y lo malo, del equivalente a las “hipotecas basura” en el mundillo del celuloide, se encuentra sintetizado milimétricamente en la hora y media de metraje de Contagion. Cierto es que en varios momentos llega a superar, con unas pinceladas de brillantez, las limitaciones de su condición de cine “underground”, pero aplicando la objetividad en el vistazo que, aun con todo, se merece justamente… sí, es una cinta de bajo presupuesto y se nota.

En un primer acercamiento uno ya se escama de la procedencia de su director, y más si se atreve a firmar sus títulos al estilo del cine de autor – o quizás imitando a un grande como Carpenter – con la consabida coletilla “…de [rellena el espacio con nombres de grandes directores]”. En este caso, Lechago no es un gran director y su carrera está basada en proyectos infumables, aunque con el merito de ser lo más personales que el “cash” permita, que navegan entre la mediocridad de encargo de Killjoy 3 (2010) hasta la atrevida, y fallida, idea de plasmar el universo de un juego de rol en Magus (2008). Todos los aficionados a los juegos de White Wolf sabréis de cual os hablo… y no, en absoluto merece la pena verla. ¡Todo un nuevo Charles Band, pero sin tanto olfato por lo que funciona dentro del cine obviamente casposo! En conclusión, si por el currículo del canadiense Lechago tuviésemos que juzgar a su criatura fungosa, no encontraríamos ganas ni de pulsar el “play” para verla.

Pero al Cesar lo que es del Cesar. Contagion funciona mejor que cualquiera de sus otros proyectos. Es más… funciona a un nivel sostenible. Se deja ver, entretiene y, puntualmente, sorprende – al menos a este impresionable plumilla que suscribe -. Si uno consigue ignorar voluntariosamente muchos de sus fallos – repito: la mayoría achacables a su condición de película independiente directa a DVD -, encontrará un homenaje conceptual en toda regla a la mítica The Blob (elijase año de la versión al gusto, pero yo me quedo con 1988). Dicho “tributo” se esgrime en pantalla con un toque robado a Species. Desgraciadamente, estas influencias acaban en una simplona y barata mezcla de erotismo y elementos de ciencia ficción, pero sin la inestimable mano de H.R. Giger animando el cotarro. Expresándolo “fisnamente”, diría que el erotismo es vulgar, no en vano la historia nos sitúa en unos apartamentos donde se ruedan películas porno baratas; y, por supuesto, no llega a ser ese el “leitmotiv” principal de la película. Aunque en las secuencias que se une el sexo al verdadero motor funcional de la película, sí que nos hará pasar un buen rato.

“Bueno Bob, ¿y qué diablos es lo que funciona?”, os preguntaréis. Pues justamente lo principal en: la negruzca criatura fungoide que podría pasar por un mal sueño lovecraftiano. La serie Z suele ir apurada en cuanto a la plasmación de ideas artísticas, duele a veces ver esa sangre por CGI; y eso a pesar de que los avances tecnológico habidos en el terreno de los efectos por ordenador han facilitado mucho el trabajo a los especialistas en FX. Curiosamente Contagion alimenta los ojos enfebrecidos de los fanáticos de la fantasía con efectos artesanos. ¡Y vaya si quedan bien! Supongo que la experiencia, tanto técnica como social, de Lechago en otras producciones del mismo corte han dado sus frutos y contando así con un equipo muy creativo que, con poco presupuesto, consigue recrear en pantalla “lo indescriptible”.

Es una gozada, en el más asqueroso de los sentidos, ver los legamosos chorros de proto-materia negra absorbiendo a sus victimas y provocando extrañas mutaciones tentaculares cuya carencia de forma y sentido habla de abismos más allá del tiempo y el espacio.
Todo un festín para los amantes del látex y las babas corrosivas que llega a su cenit cuando la más sexy del lugar cae rendida bajo el seductor influjo de la bestia. La chica elegida para representar a la amante del monstruo (bueno, su novia principal porque en una película de este estilo siempre existe variedad de bustos generosos a elegir) no es otra que Victoria de Mare, una de las “scream queens” más prolíficas de este siglo. Esta pelirroja se reparte junto a Tiffany Shepis la mayor parte del mercado doméstico “underground” estadounidense; cintas que me niego a enumerar, tanto por abrumadoras en cantidad como penosas en calidad. Donde la Shepis pone exuberancia, y mejores dotes interpretativas, de Mare aporta más sensualidad y siempre recurre a papeles picantes que, en este caso, destacan cuando el ritual de seducción lo lleva a cabo un ser bio-orgánico salido. En definitiva, Victoria es el segundo acierto de Lechago y creo que le saca un gran rendimiento.

Sin embargo, hasta aquí llegan los elementos positivos de Contagion, que se podrían resumir en un parco “aguanta el tipo “. Como os comentaba, estamos ante una serie Z en toda regla; nos hallamos en una galaxia a años luz de, por ejemplo, The Violent Kind y de lejos posee tanta personalidad como la pequeña joya The Taint. A nivel argumental se trata de un refrito de ideas anteriores, la edición propicia la confusión y no se esmera en ocultar los recursos técnicos y prácticos tan cortos. Especialmente son algunos fundidos en blanco que sonrojarían a estudiantes de primer grado de imagen y sonido.

Lo peor viene dado por los personajes, sus diálogos y acciones intrascendentes. Poco importa como haya llegado el ser limoso hasta el gris edificio, menos aun quien y como se salve de sus ataques: todas las conversaciones y acciones de los desdibujados personajes se caracterizan por la liviandad más absoluta. Menos mal que nuestro monstruito está acechando para hacer de las suyas, animando la función.
Se monta semejante mejunje de personajes intrascendentes que, al final, de tan mala planificación, se resultan hasta divertidas ciertas escenas. No tiene el encanto casposo de Corman, que tantas risas a proporcionado a los amantes del sci-fi/terror, pero se aproxima lo suficiente para que un grupo de amigotes pasen una noche entretenida al calor de las bebidas espirituosas. Todo merced a la dolorosa incapacidad de los actores para superarse a si mismos. De hecho, la gran mayoría son habituales de la serie Z y amigos de Lechago, a tenor de sus filmografías. Un bagaje que les permite no tomarse muy en serio su trabajo delante de la cámara y permite que sus escenas no sean un completo desperdicio.

Poco me queda que añadir, si Contagion fuese una hamburguesa, y lo es, sería una buena hamburguesa casera: un alimento fácil de ingerir y que a todos gusta, pero del que es mejor espaciar su consumo, aun siendo superior a las que nos sirven las cadenas especializadas. Serie Z por encima de otras cintas del mismo pelaje. Correspondiendo a su nacionalidad, un largometraje de grandes contradicciones que funciona cuando se esfuerza por enseñar un poco de carne rosada, légamo negruzco y mutaciones rezumantes; siempre sin tomarse muy en serio.
Ser conscientes de sus limitaciones porque tendréis que ignorar muchos fallos para conseguir divertiros; pero os aseguro que esperaba algo peor…

Lo mejor: La criatura-moco-alien, hay escenas muy logrados y una Victoria de Mare tan sexy como mala actriz

Lo peor: Las actuaciones - muy malas -, algunos efectos especiales - donde no daba el dinero para más - y el guión improvisado

¿Dónde conseguirla?
La Morgue Cinema: “Contagion” en VOSE (¡Gracias Eddie!).

Vuestros comentarios

1. jun 22, 17:33 | Blanch

Bueno Bob, por fín la he podido terminar de ver y no me ha defraudado. Como dices, lo mejor es la masa viscosa (yo también me quedo con la versión del 88 de The Blob, que por cierto hicé doble sesión la semana pasada junto a su versión del 58? y vaya taladro la versión del señor McQueen) y aunque es verdad que haya muchos fallos y los actores són malísimos la peli te pasa en un plis!

“…y una Victoria de Mare tan sexy como mala actriz.” Me ha hecho mucha gracia esto y lo secundo.

2. jun 23, 07:23 | MIssterror

Ay omá!!!No se si echarme a temblar o ponerme a buscarla como una loca!!!

3. jun 27, 06:07 | wolf

que creen hay una peli del mismo nombre pero con matt damon y varios actores ja

4. jun 28, 15:23 | Bob Rock

Blanch.- ¿Qué le hubieses dicho tu a Victoria cubierta unicamente por ese légamo? XD

Missterror.- ¡Uy! Creo que no te va a gustar nada-nada

Wolf.- Creo que incluso hay otra más del 2002. Se me olvidaba el típico consejo de “no confundir con…” XD

Un saludo

5. jun 28, 22:15 | Blanch

Primero, que se duchase. Luego ya veríamos.

6. jul 15, 01:09 | ana suyapa euceda hernandez

yop si miro esa peli es genial y me da escalofrio la mujer q los absorve bn chido

7. oct 27, 21:30 | MY

Era yo una pequeña dulce e inocente cuando me quedé pilladísima con la historia de La Balsa en Creppshow. Igual de fascinada o incluso más, me quedé cuando mi padre me hizo ver La Cosa. Seguro que existen mejores ejemplos de la mezcla de blandiblu negro, verde o de colores, con bichos de otro planeta. Pero Contagion no es uno de ellos. Es cierto, ahora la recuerdo con cierto cariño, pero es mala y con unos actores pésimos. Lo mejor el ambiente del porno, que haya cerca o no, una invasión extraterrestre, ahí sí que se manejan. Si no que se lo digan a Gia Paloma.

8. oct 28, 17:01 | Bob Rock

MY.- Viva el blandiblub, eres de las mías!! Bueno, tampoco estaba mal, mal del todo la peli, ¿no?

9. oct 28, 21:40 | MY

Jajajaja¡¡¡ Bob, viva el blandiblu y las marranadas pringosas de todo tipo… que ultimamente me da por las guarradas y me da por recordar a Cronemberg y he flipado con Excision. (Sigo sin encontrar Tanatomorfhose). La vi en un viaje sin tener ni puta idea de lo que me iba a encontrar con el de al lao alucinando al ver aquella seductora mujer tentacular. He ahí lo del recuerdo cariñoso.
Respecto a lo de una de las tuyas…… jajajajaja, ya me lo dirás… que acabo de ver To Kako, y no la puse precisamente bien que digamos. (Nota: no leas la crítica a EL Ultimo Fin de Semana)¡¡¡ (Coincidiremos alguna vez????, jeejjejeje))
Explorando ando.
Saludos Bob¡¡¡

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.