Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Cosecha Maldita

Cosecha Maldita

El delirio mesiánico de James Hong

Cosecha Maldita Reseña

Ver ficha completa

  • Título original: The Vineyard
  • Nacionalidad: Estados Unidos, Canadá | Año: 1989
  • Director: James Hong, William Rice
  • Guión: James Hong y otros
  • Intérpretes: James Hong, Karen Lorre, Michael Wong
  • Argumento: Un centenario necromante se mantiene joven cultivando un vino muy especial.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

 photo Cosecha_Maldita_Interior_zpsuhbhxfjq.jpg

El Dr. Elson Po es uno de los productores de vinos más famosos del mundo. Él posee una poción mágica que lo ha mantenido joven y atractivo, es un decir, durante siglos. Sin embargo, últimamente la magia que le rejuvenece parece ser cada vez menos eficaz. Como proyecto paralelo realiza películas, así que invita a un grupo de jóvenes actores a su isla privada para una fiesta, en la creencia de que la joven actriz Jezabel puede ser su nueva fuente de vida.

Reina de la serie B de madrugada, muy adecuada para una doble sesión propia de “Noche de Lobos”,esta “Cosecha Maldita” (“The Vineyard”) es una obra megalómana que reúne los peores/mejores ingredientes de la caspa propia de los ochentas – interpretaciones tercermundistas, mezclas de géneros imposibles, erotismo barato, un guión escrito bajo el influjo de las drogas – al servicio de un solo hombre: James Hong, actor norteamericano de ascendencia china que ha participado en más de cuatrocientas películas y series de televisión (“Ninja III”, “Blade Runner”, “El Equipo A”, “El Chico de Oro”, etc).
En lo personal, siempre destacará por haber interpretado el genial y romántico villano de “Golpe en la Pequeña China”, David Lo Pan, una influencia que afecta seriamente a “Cosecha Maldita”, donde Hong vuelve a ese papel, heredero de Fu Manchú, que sería el de exótico científico maquiavélico, aunque con un toque mucho más bestial que en la película de Carpenter. En esta ocasión nuestro científico anda muy metido en lo sobrenatural mediante pociones de la eterna juventud, maldiciones ancestrales “made in china”, zombies con camisas de cuadros y dolorosas transformaciones de la carne que nos proporcionaran momentos merecedores de un cubo grande de palomitas.

Tras dirigir un par de películas intrascendentes en los setenta, Hong acumula parte de sus ahorros para realizar una cinta de horror donde todo gire a su alrededor, terror adolescente cuya pretensión es vivir a la sombra de la omnipresente saga de “Pesadilla en Elm Street” y el cine fantástico que llenaba las salas comerciales por la época. Para ello co–escribe, co–dirige, produce y protagoniza esta oda a las malas actuaciones y el sinsentido en pantalla, donde en un solo instante tenemos erotismo “softcore” para pasar, sin apenas pestañear, a zombies paletos o torturas propias del peligro amarillo, genial reinterpretación de esto último con un sótano lleno de gimientes doncellas vejadas y humilladas.
Puro e inofensivo pulp, en concreto “weird menace”, que a finales de los ochentas se mostraba datado, gracias a también a una capacidad técnica y artística muy limitada, pero que a día de hoy resulta refrescante entre tanto proyecto trascendente que nos bombardea el cine de género. Volvemos a las andadas, “Cosecha Maldita” es cine basura en la plena acepción del término, una obrita de la que jamás podrás presumir entre tus amigos cinéfilos con espesas barbas mientras tomáis una hamburguesa japonesa en el nuevo “Sosopa”. Esto es cine de papas bravas y madejas, vino de “tetra brik” para beber en el parque con los desahuciados de la ciudad.

Pero, ¿por qué de esa megalomanía que citaba un par de párrafos antes? Bien, es cierto que un artista tiene derecho de realizar obras diseñadas a su medida, pero es que si algo caracteriza al personaje de Hong, además de su faceta como genio del mal, es su estilo de playboy con olor a naftalina. Ejerciendo un poder de seducción de dudoso origen, aunque siendo un rico terrateniente y experto bodeguero todo es posible, se dedica a rozar con todas y cada una de las actrices que participan en la película. Y no lo hace de forma sutil, tras la máscara de un carácter crápula y retorcido, abusa de todas las chicas, de muy buen ver, por cierto, hasta límites hirientes. ¿Mereció ser atacada y censurada “A Serbian Film”? Probablemente no tanto, como la sádica y gratuita “Cosecha Maldita”, que tiene un grado de machismo bastante peligroso, aunque es imposible tomársela en serio, llegando a prevalecer su fuerte espíritu naif.

Un grupo de jóvenes llenos de clichés y una percha digna “Hombre, mujeres y viceversa”, llegan hasta la isla del Dr. Elson Po, un millonario famoso por la marca de vinos que dirige. Nuestro simpático y vicioso anfitrión, con la excusa de estar organizando una productora de cine, vive a todo pasto junto a sus sicarios, una exótica camada de mastuerzos dispuestos a matar a jovencitas con tal de satisfacer a su amo. También con ecos de la genial “Isla del Doctor Moreau”, Elson Po experimenta con la sangre de sus invitadas para desarrollar un brebaje que le otorgue la vida eterna sin depender del antiguo amuleto que le ha permitido llegar hasta los quinientos años de edad. Los machos de las comitivas que lo visitan tienen otro destino, enriquecer con sus restos el sustrato de los viñedos de la isla, para dar lugar a unos caldos que se venden por miles de dólares la botella. ¿Qué como efecto secundario los cadáveres pudriéndose junto a las viñas cobran vida? Bueno, nadie dijo que ser un genio del mal no tuviese sus pequeños contratiempos.

Como podéis ver, un argumento tan desopliante como divertido. Si bien es cierto que el desarrollo resulta más tedioso de lo esperado, por aquello de su aspecto de telefilme, “Cosecha Maldita” se nutre de un humor involuntario muy intenso y agradecido; como no podía ser de otra forma, las actuaciones rozan tantas veces el ridículo, gran contraste entre los jóvenes y patéticos actores (la gran mayoría no volvieron a trabajar en cine) y el excesivo James Hong, que el jolgorio está asegurado a poco que se acceda sin pretensiones.
Además, el montaje es tan confuso, geniales escenas de un kung–fu digno John Liu, como los efectos especiales caseros y entrañables, mucho látex y rayos de colorines, convirtiendo a esta producción en un caballo ganador durante reuniones de amigos borrachos o eventos casposos, como la noche de Halloween.

¡Un brindis a la salud de James Hong!

Imágenes de la película

 photo Cosecha_Maldita_1_zpsvlqyfqne.jpg

 photo Cosecha_Maldita_2_zpsvbouqiwn.jpg

 photo Cosecha_Maldita_3_zps8e08tcx1.jpg

Lo mejor: La bochornosa y divertida mezcla de zombies, científicos locos, terror asiático y erotismo barato.

Lo peor: Se lo disputan las interpretaciones y el montaje, pero si no dejaría de ser una caspa movie.

Sé el primero en comentar esta entrada.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.