Estás aquí: Página de inicio » Libros » Cuando Susanah llora

Cuando Susanah llora

La difícil travesía del superviviente

Cuando Susanah LloraHe empezado a escuchar las primeras voces críticas con la línea Zombi de la editorial Dolmen. Son críticas dirigidas a la discutible calidad de algunos de los títulos publicados. Es cierto que han sido más de una veintena de obras dedicadas al género en un espacio de tiempo relativamente corto y que, a estas alturas, da la sensación de que Dolmen está jugueteando peligrosamente con la posibilidad de saturar incluso al aficionado más acérrimo a los muertos vivientes. Pero sinceramente creo que la iniciativa de Dolmen, en términos generales, nos ha ofrecido (y sigue haciéndolo) títulos en su gran mayoría interesantes, algunos ciertamente extraordinarios, y unos pocos - muy pocos – que quizás no estén a la altura.

A título más personal, la línea Z de Dolmen me ha servido para descubrir a algunos autores a los que sin duda valdrá la pena seguirles la pista. Algunos de ellos se han adentrado por primera vez en el territorio zombi, como J.A. Álamo. Otros han logrado el reconocimiento popular, como Carlos Sisi y su exitosa saga de Los Caminantes. Otros, gracias a la iniciativa de Dolmen, han tenido la oportunidad de publicar su primera obra con resultados más que recomendables (Alberto Bermúdez, Sergi Llauger…).

Y todos ellos, en mayor o menor medida, han proporcionado una mirada fresca, audaz, valiente y, en ocasiones, autóctona, a nuestro idolatrado género zombi. Cuando Susanah llora no es una excepción.

J.J. Castillo, autor de la novela, erige una portentosa obra coral en la que el superviviente, y no el monstruo, deviene protagonista casi absoluto de una trama en la que se entremezcla el drama, el amor, la esperanza, la resignación y el horror.

Cuando Susanah llora cuenta la historia de Rotten, una pequeña población que ha sobrevivido al enésimo holocausto zombi gracias a la fuerza y la colaboración de sus vecinos, a un muro de contención que cumple su cometido a la perfección; y sobre todo gracias a Susana, una niña cuyo llanto previene a los habitantes de Rotten de la amenaza de los muertos vivientes.

La novela se estructura en capítulos que, en su gran mayoría, responden al nombre de uno de los personajes. Son supervivientes. Y gracias al buen hacer de J.J. Castillo, a su narrativa ágil y directa, resulta tremendamente sencillo empatizar con cada uno de estos personajes. Sentir de cerca sus inquietudes, sus miedos, sus esperanzas… Comprender la forma en que reaccionan, su modo de comportarse y las decisiones que toman bajo circunstancias desesperadas. Algunos lucharán hasta el final para salvar sus vidas, o para reunirse con sus familiares, o incluso para mantener viva la esperanza de un nuevo mundo, un nuevo comienzo. Otros se quedarán en el camino. Sucumbirán.
J.J. Castillo nos empuja a meternos en la piel de cada uno de ellos, y eso en algunas ocasiones tiene su recompensa; pero en muchas otras resulta doloroso. En Cuando Susanah llora nadie está a salvo. Nadie tiene garantizada la supervivencia, nadie tiene asegurado el final feliz, y por esta razón puede acabar siendo una novela dura, áspera.

Al principio de esta reseña señalé que el hombre, el supervivinte, era el auténtico protagonista de Cuando Susanah llora; pero J.J. Castillo demuestra ser también un autor hábil y, en última instancia, pragmático. A pesar de ser una novela coral, J.J. Castillo no pierde de vista que Cuando Susanah llora es también una historia de zombis. Quizás ellos no tengan en esta ocasión el protagonismo principal, pero cuando su presencia se deja notar en la novela, J.J. Castillo vuelve a acertar de pleno. Ese estilo ágil y directo que os comentaba funciona a la perfección también en los pasajes de acción y horror, que si bien no son numerosos sí resultan tremendamente efectivos y, en muchas ocasiones, impactantes.

Tan solo un par de reproches de una importancia muy relativa. Por un lado algún defectillo de forma que supongo se hubiera evitado con una segunda corrección del texto (un ligero tirón de orejas para los chicos de Dolmen). Y en segundo lugar la inevitable sensación de que, al tratarse de una novela coral con un elevado número de personajes, algunos de estos quedan algo huérfanos. Nos quedamos con las ganas de saber alguna cosa más sobre alguno de los personajes, mientras que quizás otros no acaban de captar nuestra atención como desearíamos.
Pero como digo se tratan de reproches que tampoco debéis tener demasiado en cuenta. Dolmen a vuelto a acertar. Cuandoh Susana llora es una gran novela. Intensa, entretenida y con calado emocional. Y desde luego J.J. Castillo se une a la generosa lista de escritores surigdos de la línea Z de Dolmen a los que habrá que seguir la pista muy de cerca.

Vuestros comentarios

1. dic 13, 17:10 | Ignacio Cid

Tenéis que leer la novela de mi compañero y amigo Darío Vilas, Instinto de Superviviente, también de la línea Z de Dolmen, y que supondrá una trilogía de lo más interesante.
Si alguien está interesado en leer mi opinión sobre ella, dejo aquí el enlace:
carab.net/cultura/re…

2. dic 13, 23:43 | Pedro Pomar

Sí, hay libros extraordinarios. Diario de un zombie vale mucho la pena (llega al lector con fuerza), y la saga de Apocalipsis Island no deja de sorprenderme (los personajes protagonistas evolucionan, la trama es entretenida, el origen ‘natural’ de la plaga me parece de lo más acertado…). Y tantas y tantas obras dentro de esta línea por descubrir!!

3. dic 14, 01:19 | Joan Lafulla

Ignacio Cid – gracias por tu recomendación. Le echo un vistazo a tu reseña…

Pedro Pomar – Cuando Susanah llora me ha parecido muy bueno. Y ahora mismo estoy leyendo Tom Z Stone y también estoy disfrutando de lo lindo.

saludos

4. dic 14, 22:57 | Pedro Pomar

Tom Z, lo tengo pendiente, pero otro libro con grandes reseñas. Te recomiendo los citados de Apocalipsis Island y el de Antirresurrección del gran Biedma

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.