Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Dabbe: Cin Çarpmasi

Dabbe: Cin Çarpmasi

Horror kebap

Dabbe 4 Review

Ver ficha completa

  • Título original: Dabbe 4
  • Nacionalidad: Turquía | Año: 2013
  • Director: Hasan Karacadag
  • Guión: Hasan Karacadag
  • Intérpretes: Elcin Atamgüc, Sabriye Günüç, Sultan Köroglu Kiliç
  • Argumento: Una psicóloga y un maestro exorcista intentan desentrañar un caso de posesión por jinn en la Turquía rural
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

 photo dabbe4_Interior_zps7vd6nfh9.jpg

Una psicóloga y un maestro exorcista emprenden un viaje hasta la Turquía rural con objeto de curar a una posesa. ¿Realmente existen los “jinn”, los demonios aullantes del desierto? “Cin Çarpmasi” es el documento que intenta dar respuesta a este misterio.

La saga Dabbe, de Hasan Karacadag, ha ido atrayendo más atención tras cada entrega, convirtiéndose en un pequeño fenómeno fuera de su Turquía natal. Estando su sexta parte pendiente de estreno, uno se pregunta donde radica la clave de su éxito, de su capacidad para atraer al público de las nacionalidades más distintas. Sin ser un experto, pues esta cuarta parte (“Cin Çarpmasi”) supone mi primera y afortunada experiencia en el horror turco moderno, diría que el acierto de Karacadag es presentar un argumento basado en las leyendas y folclore de su pueblo, pero con la sensibilidad del cine occidental, más concretamente expoliando los aciertos de Oren Peli y su “Paranormal Activity”, aunque, por desgracia, heredando algunos de los vicios de los “mockumentary”. También me gustaría hacer notar otra de las firmes influencias occidentales se deja notar con muy buena nota durante las más de dos horas de metraje: “El Exorcista”, de la que ya hubo en su día risible versión turca. “Cin Çarpmasi” presenta un caso de posesión “jinn”, los particulares demonios de la religión islámica, desde un prisma rural muy interesante, por aquello de adentrarnos en una cultura apasionante y muy distinta a la nuestra. Este factor de exotismo y misticismo no está reñido con el sentido del ritmo y el espectáculo que occidente lleva exportando durante décadas a través del cine de terror. Fijaos que la cinta dura más de dos horas y en ningún momento se vuelve incómoda o aburrida, eso se debe a la acertada construcción de una tensa atmósfera.

Así la cinta arranca con un exorcismo a manos de un maestro musulmán. Nos encontramos de buenas a primeras con unas creencias, una estética y una filosofía personal que destellan vivas en pantalla. Lejos de querer trasladar una trama occidental a Turquía, “Cin Çarpmasi” se hace fuerte en su propia particularidad, en no bajar la mirada cuando ha de tratar conceptos islámicos o delicados preceptos morales dentro de una de las religiones más malinterpretadas del planeta. Es esa intensidad la que convierte a la primera hora de metraje en un apasionante viaje por las leyendas ocultas de una cultura que no se diferencia tanto de otras allende al Mediterráneo, por ejemplo la española. No obstante, lo que Karacadag pone sobre la mesa, con ojo para el puro espectáculo, sería el enfrentamiento entre ciencia y misticismo, y lo hace de la mejor forma posible, presentándonos dos personajes, de gran química entre ellos, adalides cada uno de la racionalidad y la religión: la activa psicóloga protagonista que desea grabar todo el proceso de exorcismo, buscando siempre la evidencia de un engaño, y el tranquilo maestro cuya fe podría mover montañas. Una vez superado ese arranque, ese primer exorcismo que ya desvela buena parte de la iconografía macabra que “Cin Çarpmasi” guarda en su interior, el argumento nos dirige hasta un pequeño pueblo donde una joven, antigua amiga de la psicóloga, lleva años bajo una extraña maldición provocada por los “jinns”. La doctora convence al maestro exorcista para documentar sus rituales con esa muchacha, y demostrar así el fraude… o no.

Es durante estos segmentos – el inicio del viaje, los trayectos nocturnos en coche por carreteras desiertas, los rituales iniciales, la grabación de una boda, los encontronazos con algunos locales poco dispuestos a ayudar – que la película obtiene sus mayores logros. Obviando algún efecto especial venido a menos, solventado con la odiosa cámara epiléptica de siempre, esta primera mitad destaca por su naturalidad, las reacciones de los secundarios son totalmente creíbles, y por la exposición de tradiciones y leyendas apasionantes. El cauce de la investigación sobre qué puede haber condenado a la joven hasta ese estado, que unos llaman esquizofrenia y otros posesión, es lo mejor de la película. Uniendo fuerzas, psicóloga y exorcista forman un dúo imparable que cuestiona acertadamente lo que el espectador ve en pantalla; a lo que tenemos que añadir ese saborcillo rural de pueblos semi abandonados que pone los pelos de punta.

Por desgracia, es cuando la película dirige su mirada hasta otro viejo pueblo, de donde supuestamente surgieron todas estas maldiciones, que “Cin Çarpmasi” inicia su descenso a los errores comunes del “mockumentary” actual, perdiendo credibilidad paso a paso, con unas tomas forzadas hasta el límite, y derrumbando la trama con errores de bulto, fallos de guión que terminan rompiendo el hechizo terrorífico que escenas puntuales – como el descubrimiento del “hechizo de la letrina”, estomagante – habían logrado con tanta veracidad. Además, la caída en esos errores incluye el principal cáncer de este formato tan sobreexplotado: el abuso de los movimientos epilépticos de cámara. Todos entendemos que son una herramienta útil para inquietar, ocultar deficiencias presupuestarias y aportar una pizca de realismo… pero de ahí a torturar al personal durante cinco minutos seguidos con difusas estelas de luz en pantalla hay un trecho. Una pena pues el montaje es espectacular – se notan los años que pasó Karacadag formándose en Japón -, así como la fotografía, pues si de otra cosa puede presumir “Cin Çarpmasi” es de unos apartados técnicos bien acabados.

En cuanto a los actores se resume así: la pareja protagonista devora literalmente nuestra atención. Karacadag ha logrado lo que pocas cintas actuales de género consiguen, que nos preocupemos por el destino de los personajes principales. Luego vosotros decidiréis si los giros de la historia consiguen convenceros o no, hasta cierto punto pudieron conmigo en todos los sentidos.

Resumiendo, merece la pena salir de nuestra comodidad cinematográfica para disfrutar de la interpretación que se tiene del género en otras industrias menos habituales; más si cabe cuando la globalización nos las pone al alcance de la mano como un producto fácilmente digerible a pesar de contar con un fuerte sabor propio. Salvando las altas expectativas, pues “Cin Çarpmasi” adolece de muchas carencias, bajo una fina capa de efectismos y pecados propios del “mockumentary”, podemos encontrar una obra plagada de momentos macabros, mucha acción y destellos enriquecedores de otras culturas. Además no os tenéis que preocupar por la continuidad, cada parte es independiente, sólo teniendo en común las breves alusiones a la red del mal (“dabbe”) que asola el mundo moderno.

Gracias a Bloghorror y a JMarple por la necesaria difusión de esta saga y sus subtítulos.

Imágenes de la película

 photo dabbe4_1_zps2dtsxesc.jpg

 photo dabbe4_2_zpseknhhuqi.jpg

 photo dabbe4_3_zpsidpdscak.jpg

Lo mejor: La primera mitad es absorbente, potenciada por una credibilidad y química genial de la pareja protagonista.

Lo peor: La segunda mitad va degenerando en los mismos tópicos efectistas del peor mockumentary, además deja al aire demasiados fallos de guión.

Vuestros comentarios

1. sep 21, 16:51 | Fhercho06

Excelente crítica Bob.
Hay que agradecer en demasía a JMarple, ya que, gracias a ella he podido visionar estas respectivas cintas con los subtitulos correspondientes.

Saludos.!

2. sep 21, 19:28 | Bob Rock

Fhercho06.- Efectivamente, esos subtituladores desinteresados son merecedores de una estatua. Un abrazo y gracias por pasarte!

3. sep 21, 22:57 | Rago

Esta reseña si que me ha llenado de curiosidad e interés. Sabes tu Bob en donde se puede acceder a esta cinta, mira que en mi natal México DF no la he visto anunciada en cartelera, vamos ni siquiera con los dealers piratas, que casi siempre están mas adelantados con los estrenos. Un abrazo.

4. sep 21, 23:10 | Bob Rock

Rago.- Bloghorror, en ese blog encontrarás mucha información sobre esta saga. Además, una nota que se me ha olvidado: curiosamente las tradiciones turcas sobre demonios, por su macabra intensidad, me han recordado a sus homólogas latinas. Con sus lógicas diferencias, la pasión con la que mexicanos y demás hermanos latinoamericanos vivís vuestras leyendas, os emparenta con la tradición de oriente próximo antes que con el espíritu de la vieja Europa, agotado en la creencia de la magia. Bueno, es meramente mi opinión… eso sí

Gracias, por pasarte.

5. sep 22, 01:17 | JMarple

Gracias a todos, es verdad que yo las traduje, pero si no hubiera sido por Monoblock de Bloghorror, que las llevo al blog a pesar de que todos desconfiaban, hubiéramos todos tardado un poco más en conocer esta nueva vertiente del cine de terror que, según parece, está creciendo cada vez más.

6. sep 22, 13:47 | Vael

Desde ya voy a seguir de cerca las producciones turcas en cuestion de terror. Esta me ha gustado mucho; sobre todo ese enfoque cultural con el que no solemos estar familiarizados la hace muy interesante.

Gracias por dar a conocer esta saga y gracias a JMarple por los subtitulos ;)

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.