Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Dark Souls

Dark Souls

Petroleo, el desayuno de los campeones.

Dark Souls Poster

Ver ficha completa

  • Título original: Mørke sjeler
  • Nacionalidad: Noruega | Año: 2010
  • Director: César Ducasse, Mathieu Peteul
  • Guión: César Ducasse, Mathieu Peteul
  • Intérpretes: Morten Rudå, Kyrre Haugen Sydness, Ida Elise Broch
  • Argumento: Un padre se embarca en un viaje a través de recuerdos perdidos, conspiraciones, zombies y petróleo, encontrando las oscuras explicaciones al negro abismo que se ha llevado a su hija.

45 |100

Estrellas: 2

Dark Souls Grande

Johanna Ravn sale de casa para su “footing” mañanero, encontrándose en las afueras de Oslo con un hombre embutido en su mono naranja que solo desea saludarle el cráneo con un taladro eléctrico. Una vez saludada y enfundada en su nuevo traje modelo “bolsa para cadáveres”, decide abandonar la morgue que el estado noruego le ha concedido para saludar a su padre.

”Ring, ring”. “Sí, diga”. “Su hija, Johanna está muerta”… “¿Cómo? Pero si acaba de llegar a casa y ahora está chateando en el “feisbuk” ese”. Vaya día lleva el señor Ravn, por si fuera poco duro ser padre viudo, ahora le dicen que su hija está muerta. ¡Con el buen aspecto que luce! Miradla que maja, vomitando petróleo y con el encefalograma plano.

Parece que Oslo se llena de casos similares a los de Johanna. Alguien, o un grupo de dementes, están atacando con taladros a la población y llenando su cabeza de un espeso líquido negro. Las autoridades están tan desbordadas que el señor Ravn decide buscar sus propias respuestas al estado de su hija. La verdad lo llevará hasta algo peor que el fin del mundo.

Experimentos sí, pero con Coca-Cola.

Dark Souls supone un experimento arriesgado: desayunar varios litros de petróleo, por supuesto no refinado, y salir a la calle para reinterpretar la realidad con semejante viaje de crudo en el estómago. El resultado no podría ser otro que acabar en el hospital con la enfermera pechugona de turno regañándote por semejante estupidez. Este sería un buen resumen de la película si nuestras vidas fuese una “sitcom”, pero desgraciadamente el día a día es más banal y simplemente estamos ante una película con un planteamiento diferente, surrealista, original e intrigante, resuelto de la peor manera posible: sin desarrollarlo y a través de un melodrama algo apagado por la ausencia de acción y de explicaciones lógicas. Bueno, no todo es tan surrealista como nos propone su loca sinopsis. El final, donde se resuelve el meollo del asunto y descubrimos que hay detrás del hipnótico petróleo y sus distribuidores de naranja, nos da una pincelada bastante común como respuesta a todas las dudas que nos vamos planteando a la par que el metraje se desliza parsimonioso, justo como una sustancia negra aceitosa, hasta su repentino y desabrido final. Y creedme, las dudas serán constantes y molestas, no siendo recompensada la atención del espectador, que probablemente se sienta estafado con el rumbo que va tomando la película y su fría forma de mostrarlo en pantalla.

¿Pero de que nos extrañamos? No en vano estamos ante una producción noruega con dos expatriados galos, los desconocidos César Duchase y Mathieu Peteul detrás de las cámaras y el guión. De nuevo entramos en el terreno del experimento, porque el estilo cinematográfico del norte de Europa siempre ha estado marcado por unos tiempos más reflexivos, en esta ocasión olvidaos de pequeñas joyas como Dead Snow o la saga Cold Prey, y el cine galo por la búsqueda de un “sello de autor” que diferencia su cine de cualquier otro, chauvinismo cinematográfico, que dirían algunos. Si a todo ello le añadimos un presupuesto escaso, para nada enfocado hacia la representación gráfica de lo “extraño”, lo “morboso”, lo “macabro”, no podemos sorprendernos de que el resultado final sea un batiburrillo con dejes de originalidad que empalidece debido a una falta de dirección aplastante: un plato de cine fusión preparado con cariño pero sin el más mínimo criterio a la hora de mezclar ingredientes tan dispares, y, además, servido sobre un mantel de papel… ¡hombre, a este restaurante yo no vuelvo!

Cine Fusión: Añádale 50 gr. de salsa Fulci

Se publicitaba, tras su premiado – mediante sobornos pagados con barriles de petróleo – paso por distintos festivales especializados, que Dark Souls intentaba recorrer el camino abierto previamente por cineastas del (anti)prestigio de Lucio Fulci. Bueno, algo de explotation italiana se esconde entre líneas; tal vez por la mezcla de subgéneros a la que asistimos (“slasher”,”revenge”,”zombies”), pero sobre todo por la falta de presupuesto y la falta de estilo (otros dirán “vergüenza”) que muestras sus directores a la hora de lanzarnos cabos sueltos a la cara, como si fuesen cacahuetes y nosotros, el público, monos de feria. También refuerza este aroma a peperoni el profuso uso de sintetizadores en la banda sonora, siendo, probablemente, uno de sus mejores apartados. Sin embargo no os llevéis a engaño, la película se balancea sobre la cuerda del tedio y la sombra de un divertimento casposo se esfuma tras un prometedor arranque, dando paso a un lento melodrama que intenta repuntar al final pero sin las herramientas necesarias para despertar al espectador adormiladito en su sofá.
Esos interesantes quince primeros minutos plantean de manera minimalista, sin datos adicionales, un misterio tan atractivo como insólito: unos señores vestidos con un mono naranja entretienen sus ratos libres repartiendo por todo Oslo trepanaciones gratuitas que realizan con un taladro eléctrico; luego los trepanados, en lugar de quedarse tranquilitos en su bolsa para cadáveres, se alzan como peleles viviendo idiotizados y sin otra afición que vomitar oro líquido. “¡Ah! Que la película no es de zombies entonces.”, pensaréis algunos. Pues ya os digo que si es de zombies, aunque los primeros compases de la cinta no apunten exactamente en esa dirección. Como ya os digo, tras el impacto inicial de una hiperrealista fotografía, clara deudora de la citada italoexplotation y por ello bastante onírica, así como de lo raro de la historia inicial, nos encontramos un melodrama cargado sobre los hombros de un padre, el de Johanna que se toma la justicia por su mano y comienza a investigar por su cuenta, así como a cuidar a la chiquilla, las razones para que su hija se encuentre en ese estado semivegetativo incapaz más que de escupir petróleo. Y eso que mucho hablar de las bondades de la sanidad del norte de Europa, y son incapaces de tratar a una mujer que vomita crudo, ¡sí eso se cura con un miserable Gelocatil!

La cuestión es que el lento nudo de la película, está integrado de forma casi exclusiva por este drama – reconozco que con algún momento emotivo y con cierto aire simpático a una película cutre (ejem) de Charles Bronson – y más ataques por parte del ejercito de butaneros, convirtiéndose en un peñazo gracias a la falta de pulso, y de medios, para rodar con gracia ni siquiera una escena. Ya se empieza a revelar el percal, estamos ante una tomadura de pelo que no podrá ni resolver su conclusión. ¿Seguro? Mira que igual metiendo zombies de golpe, todo se torna más interesante… ¿los metemos? ¡Venga, sí! ¡Los metemos!

Así que al final era una película de zombies.

Está claro que César Duchase y Mathieu Peteul querían contar algo. No obstante no me preguntéis porque no me ha quedado claro del todo. Estaba luchando contra el insidioso sopor que me provocaban el drama de Padre Coraje, los asesinatos de “los butanitos” – a cada cual peor rodado – y los repetitivos vómitos de sus victimas, cuando algo sucede en pantalla. ¡Una explicación! Y no una cualquiera, ¡la madre de todas las explicaciones! ¡Ah! ¿Era eso? ¿Y era necesario empaquetar todo el metraje con tanto misterio y añadirle un toque humano merced a los desvelos del papi de Johanna? ¿Y ese señor mayor coleccionando líquido cefalorraquídeo? ¿Y de repente en Oslo…? Vale, vale. Ya vemos que nuestros queridos franceses, siempre tan cachondos, nos han dejado unos detallitos superfluos pensando que son las perlitas de todo trabajo de autor que se precie. ¡Pues sepan ustedes que a mi me parece que no tienen ni idea de explicar sus argumentos!

Todo lo comentado anteriormente, y como ha sido expresado, ralla la broma porque francamente esas son las sensaciones que transmite Dark Souls. No acaba de casar ese estilo de filmación tan norteuropeo, lento y frío, con la bizarra historia que se nos quiere vender, volviéndose hasta paródica. Ciertas decisiones que, obviamente, se tomaban en un principio en pro de dotar de más tensión y humanidad a la narración se convierten en elementos cómicos a causa del poco estilo para tratarlos. Así, el protagonismo del padre de Johanna en vez de convertirse en una fuerza (resulta potente alejarse de los clichés de otras cintas protagonizadas por actores más jóvenes y guapos) se transforma en un gag cuando asistimos a sus desventuras por la fabrica donde se revela todo el percal. A su vez, la traca final donde el elemento zombie por fin se airea, también resulta cómica por lo escueta, lenta y contenidamente que se retrata otro Apocalipsis de los muertos vivientes, y van…

Un proyecto fracasado, que merece la pena ver por lo curioso de su propuesta inicial, la forma de romper algunos clichés del cine de terror y la desvergüenza con que se trata el último tercio de una película independiente que tiene como gran enemigo el presupuesto, resultando sus efectos especiales escasos para lo que se quiere transmitir. El resto de factores, actuaciones principalmente, simplemente son funcionales, no aportando nada de valor a la ecuación. El mensaje ecológico me lo he dejado para el final, porque… ¿existe cierta metáfora pro-ecológica dentro del guión de Dark Souls? Me atrevería a decir que sí, pero tan mal acotada que todo queda en un mero “quiero y no puedo” que solo podrán degustar aquellos que agonicen por ver algo diferente que no mejor. Sí, mucha referencia cinéfila por aquí (The Driller Killer 1979 y por allí (The Stuff 1985), mucho tributo al estilo visual setentero de Brian De Palma pero poquito que rascar una vez desvirgada la insólita propuesta de sus quince primeros minutos…

Lo mejor: Una surrealista idea de base y sus sugerentes quince primeros minutos.

Lo peor: Una narración sin fuerza y un desarrollo inexistente de la idea base.

Vuestros comentarios

1. oct 23, 18:20 | Greb

A mí la primera media hora lo cierto es que me gustó bastante. Esa parte donde aún no se sabe muy bien que pasa y tiene aires de típico thriller escandinavo. Durante el comienzo tenía la sensación de estar ante una película claramente low budget, pero bien hecha e interesante.

Y luego empieza el festival del absurdo, en el peor sentido de la palabra. Con momentos absolutamente WTF como, por poner algunos SPOILER cuando descubre al asesino a base de pasearse aquí y allá con el coche hasta que le ataca un butanero en medio de la calle (¿?), o ir a la policía con una tía muerta en una habitación y las fotos del asesino y que se dediquen a hacer chistes (¿mande?), o descubrir todo el misterio… preguntándole al primer hobo que encuentra FIN DE SPOILER. En cuanto final no es que tenga momentos absurdos. Es que es absurdo por completo.

Por cierto, hablando de thrillers escandinavos, al que le interese le recomiendo una serie de películas que no son muy conocidas en España pero son una gozada.
es.wikipedia.org/wik…

2. oct 23, 19:56 | Missterror

De acuerdo con Greb,al principio,bueno la cosa parecía que iría por buen camino,pero nada mas lejos de la realidad,estas “almas oscuras” tiran por un camino negro y pegajoso,por el del aburrimiento y el sinsentido final.

Se me hizo eterna!!!Totalmente olvidable,unapena,porque con ese título yo empecé a verla con una sonrisa psicópata.

saludos

3. oct 27, 01:03 | Machete

Pues yo en los primeros minutos ya vi lo que me iba a tocar soportar. Un plomizo producto con factura amateur.

4. oct 27, 20:01 | Bae

Yo la denunciaba por ponerle ese nombre a la película, es una falta de respeto que una película tan mala tenga el nombre de esta comunidad!

5. oct 28, 09:40 | Bob Rock

Hola Almas Oscuras.

Veo que no he sido el único decepcionado, bueno, mejor quedarse con las dos ideas interesantes que tiene y olvidar el resto…

Un saludo

6. oct 28, 13:58 | Thomas

Pensaba que alguno me iba a decir que la película era una apuesta arriesgada y vanguardista y todas esas cosas que se dicen cuando se intenta justificar una castaña pilonga como Dark souls. Pero veo que coincimos todos los que la hemos visto. Añadir a lo ya dicho, mi estupefacción por la escenita de la fábrica…¿cómo calificarla? creo que diciendo que es ridícula ya queda todo dicho. Dos butaneros que se taladran uno al otro mientras el padre en medio esquiva los golpes, el policía que muere sin el más mínimo glamour, el padre que llega al final de la cola de los butaneros para que le den su ración de petróleo y luego al llegar al anciano que lo suministra se da la vuelta sin más y huye entre los hombres de naranja…uff. Para olvidar desde ya.

7. oct 29, 13:33 | Blanch

Igual que todos aunque yo no he tenido narices de terminarla de ver. Por dos veces lo he intentando pero una vez el hombre está en la fábrica….ahí ya no pude más. Como dice Greb que se encuentre así de golpe al asesino….pfffff

Vaya decepción.

8. oct 29, 14:12 | Mr Zombie

Peli que tenia dudas de bajarla o no, y duda disipada. Ya se que lo sensato es verla y opinar por mi mismo, pero a veces cuando dudas tanto es que algo malo ronda y la peli me sonaba mal.

Me la ahorro, un saludo.

9. oct 29, 22:31 | ameba-del-terror

tardé dos interminables noches en verla terminar… dios mio!!!! ¿Cómo se puede haber llevado 6 premios de festivales??

lo siento por los que participaron el la realización pero me ha parecido un truñako bien gordo: aburrida, incoherente, insípida, con cero de originalidad…

10. oct 31, 15:46 | B. Campbell

No estoy de acuerdo. Esta es una película muy interesante.

11. oct 31, 18:56 | Machete

¿Y en que te basas?. Estaría bien que explicaras lo que te ha gustado.

12. oct 31, 21:05 | B. Campbell

Me recordó a Kyoshi Kurosawa. Con un poco de B. Muy divertido y original! y más inteligente de lo que parece

13. nov 1, 15:10 | Machete

Me alegro por tí. Yo lo encontré muy amateur, además de aburrida.

14. dic 29, 19:35 | Luis hector

Totalmente de acuerdo con los comentarios anteriores, una buena idea desaprovechada.
Lo que me intriga es saber por que se ríe el policía todo el tiempo (es de madera)

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.