Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Death do us part

Death do us part

La cruz del slasher

death do us part

Ver ficha completa

  • Título original: Death do us part
  • Nacionalidad: Canadá | Año: 2014
  • Director: Nicolas Humphries
  • Guión: Ryan Copple
  • Intérpretes: Peter Benson, Julia Benson, Emily Ullerup
  • Argumento: Seis amigos van a una cabaña apartada del bosque para celebrar la despedida de soltero de dos de ellos. Sin embargo, alguien empieza a asesinarles uno a uno...
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 1.5/5

death do us part

Kennedy (Julia Benson) y Ryan (Peter Benson) deciden juntar sus despedidas de soltero en una única fiesta. Para ello, reúnen a sus amigos y alquilan una cabaña en medio del bosque donde, supuestamente, van a pasar un fin de semana de juerga desenfrenada. Sin embargo, el dueño de la cabaña, Bo (Dave Colletef) es la mar de siniestro, y no tardarán en sucederse las muertes…

La premisa no es gran cosa, lo sé, pero quien escribe siente debilidad por el slasher, y puesto que todos, absolutamente todos, tienen un planteamiento similar, valía la pena intentarlo, ¿no? El problema es que las esperanzas se desvanecen prácticamente en el plano uno.

Y, de hecho, vayamos al plano uno: la película comienza con una descripción de un entorno natural bastante idílico, solamente roto por la presencia de una mujer vestida de novia que camina, tambaleándose. Créditos. La siguiente escena comienza con la novia en la comisaría, con el velo por la cara, siendo interrogada por un policía. Con una voz susurrante, y en planos o muy cortos o muy generales, ella dice su nombre, y comienza a contar cómo ha llegado hasta allí en un estado casi de shock. No hay que ser el más avispado del mundo para darse cuenta de que algo sucede, desde el momento en que hacen lo que sea con tal de no enseñarnos la cara de quien habla.

Comienza el flashback que será el resto de la película: un coche, seis amigos, y minutos de conversación para que nos quedemos con sus nombres y la relación entre ellos. El momento no ayuda, desde luego, a que nos creamos el posterior desarrollo de la película. Primero, Kennedy y Ryan no parecen las típica pareja que quiera hacer una despedida de solteros conjunta: Kennedy, sin ir más lejos, lleva su vestido de boda en el maletero para enseñárselo a sus amiga. Vale, no es muy lógico, pero si lo pasamos por alto, ¿de verdad una chica que se lleva a su despedida de soltera su vestido, símbolo del día más importante de su vida, está dispuesta a saltarse alguno de los pasos que establece la tradición?

Junto a ellos van Emily (Emily Ullerup), la mejor amiga de Kennedy; Chet (Kyle Cassie), el mejor amigo de Ryan; Hannah (Christine Chatelain), hermana de Kennedy; y Derek (Benjamin Ayres), primo de Ryan. Lo de los mejores amigos a una despedida de soltero, vale; pero está por ver que sea una buena idea, si te importa tanto el día de tu boda, meterte en una cabaña con tu hermana con la que no te llevas bien y a quien guardas rencores de años atrás, y mucho menos con el primo del novio, que trafica con drogas, es conflictivo y no soporta a ninguna de las personas que van a ir el fin de semana. No es el mejor plan para una despedida de soltero; es todo tan forzado, que desde el primer momento te es imposible creerte nada de lo que pueda pasar.

Pero llegan a la casa en cuestión que, por cierto, ha reservado Chet, quizás el personaje más descerebrado de todos (¿en serio? ¿Le dejarían esta tarea a él?); el dueño de la cabaña, Bo, que dice vivir cerca, pero luego veremos que allí sólo hay bosque, es tan raro y tiene exigencias tan psicópatas (“no quiero fiestas en mi cabaña”) que quedarse allí a pasar la noche es una invitación a que nada bueno suceda. *Una cosa es insinuar que éste personaje pueda ser un asesino peligroso, y otra pasarse siete pueblos con las frasecitas inquietantes y sus irrupciones inesperadas en la casa. *

Aún así, si te gusta mucho mucho mucho el género, como es mi caso, puedes seguir avanzando: quizás los crímenes valgan la pena. Pero, hasta que llegue el primero, tendremos que seguir siendo testigos de qué tipo de relación hay entre estos personaje. Se agradece el esfuerzo, qué duda cabe, de que intenten que sus personajes no sean meras víctimas. Sin embargo, las tramas que les unen son bastante adolescentes, en el peor sentido de la palabra. Y lo de Emily, que cada vez que sale de la casa es para descubrir por casualidad algo terrible sobre Ryan, no tiene desperdicio…

¿Y los crímenes, maldita sea? ¿Están a la altura? ¿Levantan la función?

Casi una hora de película hace falta para que comiencen. Y el resultado no puede ser más decepcionante: mucho fuera de plano, mucho grito en la lejanía y corte de montaje justo antes de que se clave la herramienta de turno. Algún momento aislado hay, sí, y con suerte lo ves si te pilla con los ojos abiertos. No sólo eso: en la última media hora, que Death Do Us Part ha reservado para el terror (?), entra en una espiral absurda en que los personajes especulan sobre si los demás pueden o no ser los asesinos en términos ilógicos (¿Cómo sabes que se ha cometido un crimen, si yo no lo he mencionado?), herencia lamentable de la saga “Scream”. Al final sorpresa no se llega mal, reservando una última carta hasta el último momento. Pero, a esas alturas, la verdad es que la identidad del asesino nos importa más bien poco…

En resumidas cuentas, Death Do Us Part es la peor cara del slasher de serie B tirando a Z. Pobreza, pero sobre todo de ideas y de capacidad de crear suspense, ya no terror. Una vez más, señalar que no hace falta un argumento originalísimo para que este tipo de películas funcionen (ahí están Blood Runs Cold o las dos primeras entregas de la saga Cold Prey para demostrarlo), pero sí un mínimo mimo con el material que se maneja. Decididamente, yo no la recomendaría ni a los fieles del slasher, entre los que me incluyo.

Imágenes de la película

death do us part

death do us part

death do us part

Tráiler

Lo mejor: El lago junto a la cabaña es precioso.

Lo peor: Otro slasher que acaba siendo una pérdida de tiempo.

Vuestros comentarios

1. jun 27, 20:29 | Bafometh729

Jai pipol:

Puntuación: 05/100

Jjajajaj por belcebú Manu, ¿cómo podemos caer en tales bodrios?? Pues porque nos lo tragamos todo y de cabo a rabo. Das en el clavo plénamente pero 1.5/5 me parece exagerar la puntuación. Es una auténtica mier pinchada en un palo con malos actores, mal argumento, mal dirección, montaje y todo lo que se te ocurra. A evitar.

Un saludo. Si iu.
Bafometh729

2. jun 28, 15:08 | nina

No me lo puedo creer… últimamente nada mas que bodrios infumables… alguna película que merezca la pena por compasión????

3. jun 28, 20:45 | Bob Rock

Nina.- Honestamente, de lo que hay ahora en cartel poca cosa. Te recomendaría un clásico para que se te quede buen sabor de boca. Hace poco disfruté de Tower of Evil, uno de los primeros proto slashers del cine. Si no, puedes hacer caso a Manu y echar un vistazo a Cold Prey.

Un abrazo.

4. jun 28, 23:22 | nina

Bob, no vi ninguna de las dos (a pesar del tiempo que tienen), así que me pondré a ello, jeje.

Gracias por las recomendaciones!!

Ojalá haya más suerte próximamente y por fin podáis poner al menos un 4 a alguna película que sea nueva, porque ufffff…

Sobre todo, echo de menos el horror francés (Martyrs, L`interiour,Dads ma peau…) muchiiiiisimo.

5. jun 29, 22:49 | Mountain

Me encanta el Slasher, pero si destacas al súper truñazo “Blood Runs Cold” por encima de esta que comentas mal empezamos, no me acerco a ella ni de coña. “Cold Prey” sí que tiene un pase.

6. jul 2, 20:31 | Callus

Comparto lo que dice Mountain. Blood Runs Cold me pareció un coñazo. La 1 de Cold Prey me gustó.
Pues yo a esta, por el trailer, le tengo ganas un día q no quiera pensar mucho (nada).

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.