Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Dismal

Dismal

Cuando el terror no tiene ni puñetera gracia

Dismal

Ver ficha completa

  • Título original: Dismal
  • Nacionalidad: USA | Año: 2009
  • Director: Gary King
  • Guión: Bo Buckley
  • Intérpretes: Lydia Chandler, Tim Morris, Bill Oberst
  • Argumento: Un grupo de jóvenes estudiantes acuden a los grandes bosques cercanos al pantano de Dismal con la intención de recoger muestras para la clase de biología.

25 |100

Estrellas: 2

Dismal

Cuatro universitarios, una prostituta y un joven profesor de ciencias, viajan al corazón del gran pantano de Dismal con el objetivo de recoger muestras para sus clases de biología. Pero la hospitalidad no es el punto fuerte de los lugareños y el goteo de víctimas será inevitable.

No os podéis ni llegar a imaginar la pereza que puede llegar a ocasionar, a estas alturas, describir con palabras el argumento de una película como Dismal. Así que por una vez, y sin que sirva de precedente, dejadme ser más políticamente incorrecto de lo habitual en mí y presentaros Dismal con otras palabras que utilizaré a modo de terapia de choque particular: “adolescentes gilipollas de acampada cuyo destino es ser asesinados uno tras otro… se lo merecen”

Dismal es lo de siempre. Es la misma película que hemos visto en decenas (cientos) de ocasiones: presupuesto escaso, aspecto casi amateur, actores de segunda, argumento trillado y resolución esperada (llegados a este punto ya no hay lugar para la sorpresa). Pero en realidad culpar a Dismal por ser un cromo repetido, en mi opinión, no tiene demasiado sentido. Un servidor sabía perfectamente, de antemano, a lo que se enfrentaba. Sabía que las probabilidades de que Dismal fuera una pésima película eran elevadas. Que las posibilidades de que Dismal no ofreciera ni una sola toma que se saliera de lo estrictamente previsible eran también altísimas. Y sin embargo, pese a que todas estas presuposiciones rondaron mi cabeza desde el mismo instante que supe de la existencia de Dismal, nada ni nadie (especialmente yo mismo) me impidió saciar la curiosidad y echarle finalmente un vistazo a la película.

Por desgracia la cosa salió mal. Efectivamente mis peores presagios se hicieron realidad y Dismal acabó siendo una película triste, aburrida, insustancial… y sin un ápice de originalidad (el único giro de guión supuestamente inesperado se ve venir a kilómetros y kilómetros de distancia). Una producto de saldo surgido del material de deshecho de películas como Wrong Turn, La Matanza de Texas o Las Colinas tienen Ojos.

Todo en Dismal sucede de manera monótona, tediosa. Las muertes, lejos de ser el necesario aliciente que justifique el visionado de una película como Dismal, son el peaje que el espectador debe pagar para llegar al final de la misma. Son unas muertes poco inspiradas, nada memorables, y apuntilladas con unos terribles y vergonzantes efectos digitales de estar por casa. Además todas las muertes son parecidas entre sí, lo cual, unido al hecho de que no hay ni un solo personaje de la película cuyo destino me importara una absoluta mierda, elevaron las cuotas de aburrimiento a niveles realmente alarmantes.

No hay prácticamente nada que destacar en Dismal. Así que la pregunta, llegados a este camino sin retorno, parece evidente ¿por qué coño, si sabía que existía una alta probabilidad de que Dismal fuera un auténtico fiasco, me decidí finalmente a verla? Os responderé: no tengo ni idea. Pero también os diré algo: no me arrepiento de haberle dado una oportunidad a Dismal.
Sinceramente creo que el aficionado al cine de horror está hecho de una pasta especial… y os lo digo con toda sinceridad. Conocemos el valor que puede llegar a tener una mala película. Podemos ser cómplices, incluso entusiastas, de una “película barata, de aspecto amateur, mal interpretada, argumento trillado y resolución esperada”, calificativos todos ellos que he dedicado a Dismal al inicio de esta misma reseña. Y en cualquier caso siempre acabamos aceptando el riesgo que supone enfrentarse a este tipo de películas. Creo que todos nosotros somos capaces de nombrar así, a botepronto, un par o tres de títulos de esos que sabemos perfectamente que, de manera más o menos objetiva, caerían dentro del saco de las pésimas películas; pero que sin embargo logramos disfrutarla en su momento e incluso nos atrevemos a recomendar a riesgo de poner en peligro un par o tres de buenas amistades.

Y por esta misma razón, por que siempre existe la posibilidad de dar con esa película supuestamente mala que logra hacerte pasar un rato agradable, es por lo que me decidí a ver Dismal. Pero la suerte, en esta ocasión (como en tantas otras), no estuvo de mi lado. Dismal es una película para olvidar. Mala suerte. Pasamos página y proseguimos nuestro camino. ¿Y cuál es ese camino? Esperar a que una nueva película supuestamente barata, de aspecto amateur, mal interpretada, de argumento trillado y resolución esperada, vuelva a picar nuestra curiosidad y acabemos dándole una oportunidad; siempre manteniendo firme la esperanza de toparnos con algo que realmente valga la pena. Y así hasta que podamos escapar de este maldito torbellino de malas películas y lleguen tiempos decididamente mejores.

Lo mejor: La prisa que tiene una de las chicas (la prostituta) por quedarse en mitad del bosque tal y como su madre la trajo al mundo.

Lo peor: Seguimos metidos en este torbellino de pésimas películas del que resulta complicado escapar.

Vuestros comentarios

1. may 3, 00:20 | Alarma

Simplemente mas de lo mismo…

2. may 3, 03:02 | MaestroYoda

Comprendo perfectamente lo que comentas sobre esos “placeres culpables” de darle la oportunidad a ciertas (muchas) peliculas con la esperanza de encontrar una pepita de oro dentro de la montaña de estiercol; donde invariablemente se fracasa en dicha busqueda, ahhh pero que bien se siente encontrar una que valga la pena. Tengo una que !que barbaro! no puedo olvidar haberle dado la oportunidad “Zombie Wars” malisima, malisima, malisima… Todavia de vez en cuando busco algun comentario positivo de ella ( masoquista el tipo), sigo buscandolo, jaja.. Saludos!

3. may 3, 08:52 | joan@almasoscuras.com

Alarma – así es…

Maestro Yoda – en realidad creo que de alguna manera hay que justificar, hacia nosotros mismos, esa especie de masoquismo del que hablas y del que hacemos gala muchos de los aficionados al cine de horror.
Yo sabía perfectamente que Dismal tenía todos los números para ser una mala película… y sin embargo ahí estaba yo, dispuesto a darle una oportunidad a la película. Y no es una actitud nueva para mi, ni tiene nada que ver con llevar este blog… en realidad es un comportamiento que me ha acompañado desde mi adolescencia.

Seguiremos buscando…

saludos

4. may 3, 18:38 | tokig

- Yo creo que eso es algo innnato a nosotros la busqueda de la peita de oro como tambien lo dice SK, lo que para unos es mierda para otros puede llegar a ser bueno. En esta búsqueda hay que literalmente tragarse muchos bodríos pero a veces da frutos. A mi me gustan los slasher aunque sean de mala caliad en su mayoria, pero este se ve malo de verdad, de pronto algun dia lo veré..

saludos

5. may 3, 20:33 | MIssterror

cierto que debemos ser de otra pasta,porque “Dismal” la tengo en “cuentas pendientes para ver” dede hace mucho tiempo y aunque olía extremadamente mal,algo me impedía borrarla.Pero chico,una vez leída tu reseña y pensando que ya uno se va haciendo perro viejo,“Dismal” va a “delete” pero YA!

gracias por la reseña Joan

6. may 4, 18:39 | Mr Zombie

Mi sexto sentido zombiano me dijo en su dia que no la descargara y por lo visto acerte.
Un saludo.

7. may 6, 02:57 | Killer_Diller

Bueno, a mi no se me hizo pesada, me distrajo, es mas de lo mismo pero se puede ver no como muchas de zombis ( soy fan desde los 6 años de los zombis no es que les tenga mania jaja) o mucha mierda que solo en ver la portada y la sinopsis ves la basura que es, no se creo que la has puntuado muy poco yo le pondria un 5 raspado

saludos

8. may 9, 12:03 | Samdra

Pese al fiasco, se agradece que hayas hecho el esfuerzo de redactar la reseña, Joan. La sensación de tiempo perdido que te invade cuando pillas una peli con más o menos ganas y te topas con una mierda de proporciones bíblicas es desesperante. En estos dos últimos días me ha pasado con dos thrillers asiáticos que prometían. Qué rabia!! Pero bueno, para eso está Almas Oscuras, una guía que ayuda a descartar y elegir lo que vale la pena, gustos a parte.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.