Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Dark was the night

Dark was the night

La fórmula King no funciona

Dark War the night Review

Ver ficha completa

  • Título original: Dark was the night
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 2014
  • Director: Jack Heller
  • Guión: Tyler Hisel
  • Intérpretes: Lukas Haas, Nick Damici, Kevin Durand
  • Argumento: En una pequeña comunidad del norte de Estados Unidos empiezan a desaparecer animales y personas, algo ha surgido del bosque buscando nuevos territorios.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2/5

 photo DWN_Interior_zpszrzngmtm.jpg

Aislada y amenazada, la pequeña ciudad de Maiden Woods se enfrenta a una fuerza misteriosa escondida dentro de los árboles de sus fríos bosques. Paul Shield, el sheriff de la región, se hará cargo del miedo de la gente del pueblo mientras intenta superar los demonios de su pasado, todo por amor a su trabajo y a los que lo rodean.

Pink Floyd cantaba: “another brick on the wall”, y es justo decir que “Dark was the night” terminaría el verso simplemente con un “another disappointment in horror genre”. Descarado intento de espoliar el legado literario de Stephen King, la cinta de Jack Heller (que tuvo un respetable debut con “Enter Nowhere” y ha demostrado cierto aprecio por el género produciendo obras menores como “Static” o “Bad Milo”) no acierta a plasmar en pantalla una historia de horror convincente. Alejada de cualquier sesgo cómico o excesos a los que otras series b se apuntan como medio para atraer al espectador más joven, la historia de la cinta intenta contar una historia de redención personal ambientada en los entornos fantasmagóricos de una pequeña ciudad al norte de Estados Unidos. El protagonista, siguiendo con la fórmula King moderna que tan mal funciona aquí, es un sheriff antaño feliz y que hoy en día lidia con la pérdida de un hijo a causa de una negligencia personal; serán unas criaturas surgidas del bosque la que reaviven sus ganas de luchar por la vida (¡me suena!). A su alrededor una serie de secundarios que van cumpliendo con los distintos clichés poblando las novelas del escritor de Maine: el compañero joven y bonachón, la esposa amante que se esfuerza por comprender a su oscuro marido, el camarero con sangre india y una historia sobre “el wendigo” siempre en la boca, los cazadores agresivos y poco respetuosos… en fin, un muestrario que no sólo peca de tópico, también lo hace de superficial. Aunque los intérpretes son rostros conocidos y valorados (por ejemplo Lukas Haas, “Mars Attack”, o Nick Damici, “Stake Land”) no evitarán la sensación de una dirección artística insuficiente.

Si una historia no tiene en su desarrollo nada nuevo que aportar al género que pertenece, entonces, al menos debería reforzar sus puntos de interés. Por desgracia, el intento dramático de ir construyendo un paradigma de tensión, donde tenga sentido el enfrentamiento del protagonista con unos demonios reales que representen los suyos personales, cae en la monotonía gracias a esa falta de riqueza y sorpresa en los personajes… por no hablar de unas interpretaciones bastante limitadas.

Tyler Hisel, guionista sin apenas experiencia, no ha sabido preparar el terreno para que, Kevin “de moda” Durand (“The Strain”, “Vikingos”, “Perdidos” y otros papeles secundarios en cintas comerciales como “Noé”) pueda mantener su papel de héroe con un mínimo de credibilidad. Su tormento es tedioso hasta decir basta, excediéndose de forma incomprensible en la peor faceta de su personaje: el hermetismo. Si ya es malo el alejamiento que provoca la personalidad de nuestro sheriff protagonista, el coctel termina por saber amargo cuando la resolución de la película, una que por momentos cuesta vislumbrar en el horizonte dado el perezoso ritmo de la cinta, se dibuja tan predecible como inocua. Durante todo el metraje se recalca la presencia de un extraño invasor en la vida rural del pueblo donde se ubica la trama, este depredador se nos pinta como una agresiva máquina de matar casi sobrenatural (a este respecto la película sabe oscurecer el origen de la criatura dejando un agradecido margen a la imaginación) la cual es muy difícil de ver todo en su esplendor. Bien, cuando el gran misterio de la película se descubre (unos dos minutos en pantalla) es inevitable verse decepcionado ante el penoso monstruo creado por CGI. Además, no se trata tanto de una cuestión de presupuesto (creo que es fácilmente perdonable que una película sea barata) sino de cómo está rodada la lucha final: torpe, estática, digna de un telefilme de sobremesa. Y creo que la propia película nos pide ser exigentes, pues toda la tensión se construye en base al gran enfrentamiento final. Puede ser satisfactorio para un joven inexperto en esto del terror, pero al resto de los aficionados les parecerá patético, goma recauchutada. Y me duele, me duele el doble porque la cinta se respeta a sí misma, se toma en serio y busca con esfuerzo presentarse como una alternativa de peso en el agotado panorama terrorífico actual. No lo logra, tremenda decepción pese a un epílogo que, mira por donde, se plantea como lo más gracioso de la cinta durando unicamente treinta segundos.

Otros aspectos, en concreto los técnicos, padecen de ese maquillaje forzado tras el que se esconde una película digna de una buena siesta. Como si Durand se hubiese llevado todo el presupuesto, por ejemplo, los efectos especiales rozan lo sonrojante en ocasiones. No obstante, la fotografía puntualmente nos regala paisajes preciosistas caracterizados por el uso de una paleta apagada que refuerza el tono dramático de la cinta; lo que no quita para que termine por lucir antinatural y cargante pasados los minutos, más, habida cuenta de que la trama no exigía tanto cuidado visual sino una dinámica activa.

Resumiendo, pues no me quiero alargar más de la cuenta, “Dar was the night” es una película olvidable de la que sólo se justifica su existencia para las nuevas generaciones que disfruten, por ejemplo, de historias alargadas de forma innecesaria, como “The Walking Dead”. Sólo ellos sabrán perdonar el exceso de clichés que pueblan cada minuto de esta hora y media perdida, aquí la inexperiencia del espectador juega claramente a favor de la cinta. Si eres un amante de Stephen King, no en el sentido literal, puede que sepas ver ese tono netamente americano que otro, un servidor, pudimos disfrutar en su momento, sabiéndonos manido en la actualidad.

Imágenes de la película

 photo DWN_1_zps1p9zurjz.jpg

 photo DWN_2_zpsttmgrhig.jpg

 photo DWN_3_zpslcjoqbis.jpg

Lo mejor: La fotografía, en ocasiones, y un arranque que parece decente.

Lo peor: Tan típica y predecible que sus demás defectos, y son muchos, parecen poca cosa.

Vuestros comentarios

1. ago 4, 17:07 | tito jesus

Pues yo creo que excepto por sus 20 minutos finales donde experimenta un bajón importante por lo cutre de su monstruo final (hubiera sido preferible no mostrarlo) la película es notable. Buena tensión dramática y buena interpretación de su protagonista. También un original planteamiento del cine de licántropos (en este caso wendigos pero casi iguales). en mi opinión está por encima del aprobado.

2. ago 4, 17:44 | MASP

El bicho parece realizado por un becario en “flash” y con prisas por aquello de que dicho formato está al borde de su extinción a manos del despiadado “html5”. Le falta algo de chicha y garrulismo a la historia. Eso del sheriff torturado por su pasado está ya muy visto, pero en todo caso sería asumible como un catalizador más del personaje si no resultara tan cansino y hubieran dosificado algo mejor la “acción” en vez de guardarla toda para ese final tan pedestre.

Este tipo de clímax dramático monocorde sólo suele funcionar en la literatura (como en “Insomnia” del mismo King y que aún así requiere cierta paciencia, o la mucho mejor equilibrada “Misery”), pero tratar de llevarlo al cine para que cope todo el metraje puede resultar un intento fallido como este caso.

En todo caso se agradece contar con la presencia del “pequeño” Lukas Haas para al menos comprobar que no todos se convierten en juguetes rotos (Corey Haim que estás en los cielos…)

Buena reseña.
Saludos!

3. ago 4, 18:28 | Bob Rock

Tito Jesus.- ¿Licántropos? ¿Qué es casi lo mismo que los Wendigos? ¿Buena tensión dramática? ¿Buena interpretación? ¿¡Original!? Decididamente he visto otra película…

MASP.- Ya lo digo: he sido duro porque si la película se toma tan en serio que ofrezcan algo de peso, no una historia vista mil veces (tu apunte literario es cierto, la linealidad se paga cara en las distancias cortas). De todos modos mejor tu reseña de Devoradores, un gran libro pero es que Crichton es un grande… por cierto: viva el HTML5!!! Un abrazo!!!

4. ago 5, 01:35 | Carlos Cubo

La vi en el Nocturna, y casi me duermo. Horrible bodrio.

5. ago 5, 02:24 | JMarple

Es la segunda opinión que subo al blog, y , como la anterior, es distinta a la tuya, Bob, lo que me da cosa porque todavia no tengo mucha confianza . La película no me desagradó para nada, Kevin Durand a mi si me hizo empatizar con él y los monstruos no me parecieron tan mal, para ser la película de tan bajo presupuesto.
A mi siempre me gustaron los Wendigos (desde el famoso cuento de Algernon Blackwood), lástima que no desarrollaran más la idea, porque es mi monstruo favorito. El “verdadero” Wendigo está relacionado con el canibalismo y la gente que pasa varios días abandonada en los bosques del norte de América del Norte.
De ninguna manera me parece que la hora y media haya sido perdida, a mí me entretuvo, tampoco es nada del otro mundo, pero me parece que tu crítica es demasiado dura.
Este género es así, hay películas para todos los gustos!

6. ago 5, 12:06 | mimosin

Pues le tenia ganicas a dicha pelicula. Lo mejor sera verla y ver quien de vosotros tiene razon.

7. ago 5, 18:01 | Bob Rock

JMarple.- Bueno, ya ves que tenemos gustos distintos. Es tan simple como eso, lo bueno del cine es que hay una película para cada persona. Como seguro que alguien dijo: la película no se proyecta sobre una sábana sino sobre una mente. Es decir, cada uno disfruta y opina sobre las cosas a su manera. En cuanto a Dark was the night, se me hizo eterna, no pasa especialmente nada, y todo “suena” de otras películas o libros. ¿Wendigos? Aquí usaron el nombre de relleno, otra prueba más de que el guión no es nada sólido, pues nada tiene que ver el argumento con la leyenda extendida por el norte de Estados Unidos y Canadá.

Por otro lado, siéntete libro de opinar lo que quieras, esta es tu casa. Además eres una persona muy educada y no puedo más que quitarme el sombrero ante eso.

Por último el monstruo [lagrimita]. Mira, fíjate en que hoy he subido tres cortos para ver desde la página. Mira el primero, independientemente de gustos (que yo soy muy de terror sobrenatural cafre), no me negarás que el diseño de los efectos está muy logrado. Estoy convencido de que lo que costó el bicho de “Dark was the night” (CGI) es más del triple de lo que ha costado el corto. Honestamente, no se ve muy bien, ni técnica ni artisticamente.

Un fuerte saludo!

8. ago 5, 20:13 | JMarple

Bob: no creo que tengamos gustos distintos, he coincidido muchas veces contigo! Aunque no hay participado antes, hace años que sigo el blog. Voy a ver los cortos que subiste. Un saludo!

9. ago 5, 23:29 | JMarple

Bob: te concedo los de los monstruos, en realidad a mí lo que me gustaron fueron las patas tipo caballo (para hablar con más propiedad, de macho cabrío!), me hizo acordar al diablo en El día de la bestia de Alex de la Iglesia! jajaja

10. ago 6, 15:19 | Karol M Alvarez

Cuánto crítico de cine suelto, Jajaja A mi si me a gustado la película. . Kevin Durand.

11. ago 7, 19:12 | Bob Rock

JMarple.- Te reconozco que el tema de las patas y pezuñas de macho cabrio era un detalle curioso y acertado. Una pena que luego se quede en poca cosa. Pues espero que en la próxima reseña coincidamos. Ahora está ya por ahí Harbinger Down, a ver que tal, tiene una pinta interesante!

Un abrazo!

12. ago 7, 21:19 | Dani3po

Los primeros 5 minutos y los últimos dos segundos (por lo inesperado y absurdo) son lo único interesante de la película. El resto parece un melodrama de Lifetime o algo así.

13. sep 12, 11:40 | Andrómeda

A mi me gustó… hasta que nos muestran al bicho en cuestión =(
Me gustan las historias lentas, me gustan los pueblecitos, los personajes torturados y herméticos, Kevin Durand, el paisaje, todo. Menos el monstruo, tan mal hecho que daba lástima, y el “detallito” del final. Creo que esas dos cosas me tiraron abajo todo lo que la película había tratado de construir antes.
Para mi fue un 3.5/5.

14. oct 29, 18:15 | Bafometh729

Jai pipol:

Puntuación: 50/100

Empieza bien, aumenta el interés con el paso del metraje, se empieza a hacer aburrida hacia la mitad, coge algo de fuerza hacia el final y se queda en un pluf con el monstruito de marras. Un quiero y no puedo en toda regla.

Un saludo. Si iu.
Bafometh729

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.