Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Dredd 3D

Dredd 3D

Se empieza a hacer justicia

Dredd

Ver ficha completa

  • Título original: Dredd 3D
  • Nacionalidad: USA | Año: 2012
  • Director: Pete Travis
  • Guión: Alex Garland
  • Intérpretes: Karl Urban, Olivia Thirlby, Lena Headey
  • Argumento: Dredd tiene que hacer un examen de acceso a una joven aspirante. La prueba del día será realmente dura.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

Dredd 3D

En 1995, el hoy resucitado Sylvester Stallone protagonizó la primera aproximación al mítico Juez Dredd en la pantalla grande. La cosa no salió demasiado bien. Incluso la misma estrella comunicó, años más tarde, que aquella producción puede considerarse una “oportunidad perdida”. Y lo fue, no tanto como película de acción/ciencia ficción entretenida, sino como adaptación del cómic en que se basa. Con todo podría haber sido peor, pues se dice que Stallone quería una calificación PG-13 (mayores de 13 años) y no la lógica R (mayores de edad y menores acompañados) que al final se llevó, pese a contener violencia de andar por casa. Han tenido que pasar 17 años para que alguien se propusiera limpiar el nombre de Dredd. ¿Lo han conseguido? Como suelo decir, vayamos por partes.

Dredd (I): Un poco de historia

Nos hallamos en el siglo XXII. En Estados Unidos, la tecnología ha evolucionado de forma inversa a la calidad de vida de los habitantes. Hacía 2070 se produjo la Tercera Guerra Mundial o Guerra Atómica, que ha convertido gran parte del planeta en un desierto en el que la supervivencia es muy difícil. La población debe aglutinarse en megalópolis, ciudades gigantescas en las que se esconden de la llamada Tierra Maldita. La megalópolis a la que más atención se presta es Mega-City One, que (aunque en algunos cómics, según el autor, difiere la situación) supone una vasta extensión de terreno que abarca Toronto, Washington y Miami, con Nueva York como centro neurálgico. La gente vive en torres de cientos de metros, el paro campa a sus anchas y los conflictos sociales y delitos son cosa del día a día. La única manera de detener, en lo posible, tamaña situación, responde a la creación del Cuerpo de Jueces.

Para mayor agilidad en la resolución de casos, estos jueces están legitimados para ser al mismo tiempo policía, juez, jurado y verdugo. Entre ellos tenemos a Dredd, el juez más temido de Mega-City One. De nombre Joseph, no se trata de un humano normal, sino que fue creado como un experimento en busca de conseguir el juez perfecto, utilizando para ello ADN del Juez Supremo, Fargo. Sin embargo, el experimento se duplicó, y aparte de él fue creado Rico, su hermano, más inteligente aunque también mentalmente inestable, despiadado y corrupto.

Dredd (II): Aniquilando en viñetas

Dredd 3D

El Juez Dredd nació en el segundo número de la publicación 2000 A.D, el 5 de marzo de 1977. Creado por John Wagner y Carlos Ezquerra, tuvo tal éxito que se convirtió rápidamente en una figura representativa del cómic británico, además de un símbolo cultural. Un dato tan original como sorprendente es la forma en la que se ha ido publicando: desde 1977 hasta la actualidad, y de forma ininterrumpida, cada año en el cómic supone un año en la vida real. Así, la acción de la primera historia nos situó en 2099, mientras que las últimas van por el 2135. Obviamente, Dredd ha envejecido, está cansado y sufre un cáncer.

La idea y concepción partieron de la mezcla de habilidades y enfoques de sus principales creadores: Wagner, guionista, era experto en tramas policíacas y detectivescas, mientras que Pat Mills, editor que merece crédito en el periodo inicial, mostraba interés en desarrollarlo un formato de terror, idea que relativamente fue desechada. Wagner había trabajado con el español Ezquerra en Batlle Picture Weekly, también de IPC, una serie de historietas bélicas. Pese a desestimar la idea del enfoque terrorífico, el sub-director de la revista, Kevin Gosnell, propuso mantener la oscuridad y la sonoridad en el nombre del personaje, aunque del inicial Dread pasó al hoy conocido. Pese a todo, los primeros números, obra de Wagner y Ezquerra, no vieron la luz hasta años más tarde, debido a su nivel exagerado de violencia explicita y lo complejo del mundo tecnológico propuesto, así como la nula introducción para conocer al personaje. Ocuparon el hueco el escritor Peter Harris y el dibujante novato Mike McMahon.

Dredd (III): Una oportunidad perdida

Como apuntaba en la introducción, hace nada menos que 17 años tuvimos oportunidad de ver al personaje en los cines. Aquella superproducción de 70 millones de dólares (bastante para la época) y un reparto estelar formado por, entre otros, Armand Assante, Max von Sydow, Diane Lane, el citado Stallone o el cómico Rob Schneider, en el que recae gran parte de la culpa de la debacle artística, no fueron capaces de llamar la atención de los espectadores: 113 millones de taquilla alrededor del mundo.

Con todos sus defectos, Juez Dredd siempre me ha parecido un digno divertimento para ver si más pretensiones que eso. También hay que tener en cuenta que por aquella época, lejana pre adolescencia, no conocía nada sobre el personaje y cualquier cosa en la que el bueno de Sly saliese repartiendo leches me hacía disfrutar como si no existiese mañana. Vista hoy, con mayor capacidad crítica, ingenuidad, inocencia perdida y conocimiento del cómic, sigo pensando que es entretenida, pero entiendo que a muchos les resultase un insulto. Y es que no dejaba de ser un caro producto para el lucimiento personal de su estrella, que contrariando la esencia del personaje, enseñaba el rostro durante el 90% de la película. Luego podríamos hablar del poco jugo que le sacan a la Tierra Maldita y, sobre todo, a la familia Angel, selectos habitantes de tan amplio erial, o de lo poco desarrollado del personaje de su hermano, Rico. Pero lo peor, lo inadmisible, lo imperdonable, es el añadido del típico, tópico y cansino payaso para, presuntamente, animar la función: cada uno de los minutos que está en pantalla Rob Schneider te entran ganas de repasarte el libro del suicidio.

Dredd (IV): El regreso del aniquilador

Dredd 3D

Antes de nada, hay que aclarar que Dredd no es un remake ni una secuela de la de 1995. En realidad responde a lo que conocemos como reboot o reinicio. O también podríamos describirla como una nueva adaptación del cómic. En cualquier caso, no tiene nada que ver, ni siquiera un guiño o cameo, con la de Stallone. De hecho, estamos, por así decirlo, ante el reverso oscuro de aquella: de superproducción hemos pasado a producción más o menos pequeña (45 millones de dólares); de una aventurilla cuasi familiar con algún ramalazo de violencia y muchos chistes malos, hemos pasado a un golpe directo a la mandíbula, seco, sin pizca de humor y no para todas las edades ni tipos de espectadores; de la violencia descafeinada e ingenua hemos pasado a un arsenal de plomo y cuerpos agujereados que no dejan hueco a la imaginación; lo que antes era buen rollo, ahora es mal rollo. En definitiva, hemos pasado de un tipo al que pretendían llamar Juez Dredd a un tipo que se llama Juez Dredd.

La esencia del personaje está perfectamente representada a los lomos y casco de Karl Urban. Esta vez parece que han oído a los fans y no le han quitado el casco en toda la función. Punto a favor. El intérprete británico es capaz de dotar al Juez de su carácter implacable, serio y poco amigo de las dudas. Su inseparable compañera, la novata Juez Anderson, no desentona con el rostro frágil pero decidido de Olivia Thirlby. Y sobre todo, han clavado la mala hostia e instinto sanguinario de la villana Ma-Ma, genial Lena Headey, que sin embargo hubiese merecido un desenlace coherente a la altura del peligro que supone.

Donde flojea este Dredd es en el guión. Cierto que va directa al grano, es rápida, contundente y entretenida. Sin embargo, el universo Dredd, tratándose de un reboot, daba para mucho más que una puesta al día futurista de La jungla de cristal (1988) o una réplica casi exacta, cambiando artes marciales por tiros de todo tipo, de Redada asesina (2011), más conocida como The Raid: Redemption. Más que una adaptación propiamente dicha del universo del cómic, es “un día en la vida de Dredd”. No se habla sobre su pasado, ni sobre su hermano, y la Tierra Maldita únicamente se intuye en tomas aéreas. Me sentí como si abriese uno de los cómics por alguna página aleatoria: por mucho que dicha página sea en esencia todo lo que espero de Dredd, te quedas con ganas de conocer algo más.

Claro que, la simplicidad de la historia se suple con contundencia en el resto de apartados. Visualmente es efectiva, muy efectiva. Se nota que es una producción de presupuesto más ajustado de lo habitual. Así, el director elegido, Pete Travis – *En el punto de mira (2008)- y el guionista y principal instigador del proyecto (se llegó a decir que hubo lucha legal para que apareciese como co-director) Alex Garland –*28 días después* (2002) o Sunshine (2007)- se las arreglaron para crear un ejercicio de acción minimalista que precisamente, gracias a renunciar a presupuestos elevados, huye en casi todo momento del mainstream más obvio y se deja las concesiones para otro día. De hecho, salvando las distancias, hubo momentos en los que la atmósfera me recordó al Carpenter de los inicios: imágenes poco estilizadas (salvo aquellas impresionantes set pieces en slow motion provocadas por el efecto de una droga), así como el uso sin prejuicios de la violencia explicita. Es por ello que, sin ser una película de terror, y al igual que sucedía en la citada Redada asesina, el terror está presente en la composición de planos, el malestar de las situaciones, la desesperanza en el mensaje, lo sucio de los métodos. Es una de acción de tiros “a pelo”, en la que los balazos se sienten y somos testigos del lugar por el que entran y, si lo hacen, por el que salen. La sangre muy digital a veces, eso sí.

Pues nada, amigos, como veis, podréis daros un banquete de mala leche, litros de hemoglobina, cuerpos triturados por balas y despellejados por machetes y caras de pocos amigos. No esperéis más, pues el arco argumental amplio lo han debido dejar (si es que hay, pues la taquilla está siendo escasa) para la secuela, y ahí entra la salida a la Tierra Maldita o la explicación sobre los personajes más allá de conocer su efectividad en el cumplimiento de la ley.

Imágenes de la película

Dredd 3D

Dredd 3D

Dredd 3D

Dredd 3D

Tráiler

Lo mejor: Violencia grafica sin concesiones, conseguida atmosfera de mal rollo, Lena Headey y que, ahora sí, Dredd es un juez temible.

Lo peor: Guión excesivamente simple que no aprovecha el rico universo creado en los cómics.

Vuestros comentarios

1. oct 8, 18:56 | Juan

Yo disfruté muchísimo viendola. Me quitó el malísimo sabor que me dejó su predecesora y me hizo estar todo el tiempo pendiente de la pantalla. Claro que el guión es mejorable, pero para ver acción y entretener cumple al 100% con su cometido. Sobre su originalidad, a mi me recordó mucho a “Redada Asesina” (The Raid), otra grandísima película de acción que ya recomendastéis en su día.

2. oct 9, 11:18 | UPIRI

No se, no la he visto aún. La del Stallone creo que fue una verdadera pena. Stallone para mi es perfecto para el personaje pero el tono de comedieta que le dieron fue fatal. Solo de pensarlo me sale humo de la cabeza… Gigolo meet Dreed!!!. Aunque viendo lo bizarro del personaje tampoco es tan descabellado.
Y fue una pena porque el diseño de producción (ciudad, vestuario,…) era acojonante, la banda sonora de las mejores y más épicas que recuerdo (creo que me vi más veces los titulos de crédito que el resto de la peli). UN dinero tirado la verdad.
Espero que esta esté bien, por lo que he visto no me atrae pero viendo vuestra reseña me animo más.

3. oct 10, 09:07 | korvec

Son varios los que me han recomendado esta película, comparándola incluso con la última de “The Punisher” (a la que la crítica puso a parir pero dejó satisfechos a los fans del personaje).

Sin duda la veré aunque sea en DVD.

un saludote

4. oct 10, 10:20 | Bob Rock

Recomendable, muy recomendable. Eso sí, toma la parte seca de los comics sin hacer mucho hincapié en los elementos fantásticos (dinosaurios, extraterrestres, mutantes extraños) o en el humor negro de los tebeos. Es importante señalarlo para que nadie se llev una diea equivocada. Se trata de acción de serie b (de corte alto) muy directa y lograda. En el cine había un andaluz que le puso el toque. Cada vez que salía Mamá (algo que ver con Futurama?) decía: “pero que hijaputa de mala er la tía eza”… una anecdota, je je je!

5. oct 10, 11:47 | UPIRI

Si al final van a tener razón los de la peli del Stallone, y el Dreed necesita un contrapunto humoristico (Ya sea Gigoló o este andaluz..).

Lo dice uno de Cádiz ;)

6. ago 9, 00:02 | Deathpile

Aprovechando k la dan x la tv, la estoy revisionando y desde luego les quedo bordada. Como peli de superheroes o de accion es 100% recomendable. Nada que ver con el zurullo que protagonizo Stallone hace 20 anos, y mejor aunque menos comercial que la mayoria de titulos de accion con que nos bombardean cada dos x tres. Un 10

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.