Estás aquí: Página de inicio » Críticas » El Más Allá

El Más Allá

El legado zombi de un maestro del horror

El más allá

Ver ficha completa

  • Título original: E tu vivrai nel terrore
  • Nacionalidad: Italia | Año: 1981
  • Director: Lucio Fulci
  • Guión: Lucio Fulci, Dardano Sacchetti, Giorgio Mariuzzo
  • Intérpretes: Catriona MacColl, David Warbeck
  • Argumento: El sótano de un viejo hotel está construido encima de la puerta al más allá donde deambulan los zombies. Una joven hereda el hotel y decide renovarlo, pero terribles "accidentes" ocurren durante las obras.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 4/5

El más allá

L’Aldila (El Más Allá 1981, AKA: The Beyond, Seven Doors of Death) es, sin ningún lugar a dudas, la obra maestra de Lucio Fulci. El cineasta concibió este trabajo, en 1981, como un tributo personal a su ídolo de toda la vida, el poeta Antonin Artaud, una de las grandes figuras del movimiento surrealista del siglo XX. Originalmente el director había planificado El Más Allá como una trilogía titulada Gates of Hell que, sin embargo, nunca llegó a completar.

Antes de filmar El Mas Allá, Fulci había realizado la película Miedo en la Ciudad de los Muertos Vivientes (Paura Nella Città Dei Morti Viventi), que constituía el primer titulo de una serie de películas sobre las siete puertas del infierno. El Libro de Eibon tenía que ser la conexión entre los films, pero los problemas de salud de Fulci, unido al hecho de que tanto La Ciudad de los Muertos Vivientes como El Más Allá fueron un fiasco internacional (sobre todo al otro lado del Atlántico), acabarían dando al traste con el ambicioso proyecto.

Es interesante conocer un poco sobre el porqué Fulci utilizó El Libro de Eibon como estandarte sobre la cual debía basarse la trilogía de las puertas del infierno. Os contaré algunas cosas sobre dicho libro:

El Libro de Eibon es uno de los tantos grimorios imaginarios de la literatura Lovecraftiana. Al igual que el Necronomicón, el Cultes des Goules y De Vermis Mysteriis, El libro de Eibon surgió en la serie de cuentos de los Mitos del Cthulhu, escritos entre 1926 y 1935 por Clark Ashton Smith, gran amigo de Lovecraft durante el último periodo de su vida. Lovecraft utilizaría este libro imaginario en varios de sus relatos.

Conforme al universo Lovecraftiano, Eibon era el nombre de un mago de Hiperbórea — una antigua tierra perdida según la mitología griega —, que escribió este libro de más de 500 páginas donde habla sobre religión y hechicería propias de Hiperbórea. Habla también de razas antiguas que poblaron la tierra mucho antes que los humanos, como El Pueblo Serpiente de Abhoth, el Gusano de Hielo y otros, por lo que se ha ganado el sobrenombre de el libro más antiguo del mundo. Cuando Hiperbórea fue destruida se dice que el manuscrito fue conservado durante milenios por un culto secreto. Ha contado, al menos, con cinco traducciones, incluyendo la versión latina Liver Ivonis de Caius Phillippus (entre 800 y 900 a.C), que es la más famosa y antigua de cuantas se tiene conocimiento.

Volviendo a la historia que nos cuenta El Mas Allá, vemos en el desarrollo de la misma como se trata de incorporar el aspecto de la brujería y el satanismo en una primera secuencia que recuerda a las típicas cazas de brujas, con tortura del acusado y su posterior muerte. El mago logra conjurar su maldición antes de perecer, y el lugar queda clausurado con el objetivo de guardar tan atroz secreto. Veamos qué historia acaba resultando después de dicho prólogo.

La historia da inicio en Louisiana, 1927, cuando una turba enardecida se reúne en las afueras del hotel Siete Puertas, decididos a asesinar a un artista llamado Schewick (Antoine Saint-John), acusado de practicar la brujería. Schewick es brutalmente crucificado y como resultado de tan atroz acción, una de las Siete Puertas del Infierno se abre. Las puertas conectan el mundo de los muertos con el de los vivos, por lo que los habitantes del pueblo deciden sellar el sótano, esperando contener en su interior a las fuerzas del mal. Cincuenta y cuatro años después de la muerte de Schewick, una joven llamada Liza (Catriona MacColl) llega desde Nueva York tras haber heredado el hotel Siete Puertas. Liza tiene planes de reabrir el hotel, pero los trabajos de restauración reactivan el portal que comunica con el Infierno y pronto empiezan a ocurrir extraños accidentes. El Dr. John McCabe (David Warbeck) acude al Hotel para atender a un trabajador lastimado y acaba entablando amistad con Liza. Ambos se enfrentarán a las fuerzas del mal que han cruzado el portal, y su única ayuda vendrá de una extraña mujer ciega (Sarah Keller) que parece conocer algunos detalles de lo que está ocurriendo.

Volviendo al prólogo, debemos decir que depende de la versión a la que se tenga acceso, éste queda incluido o descartado de la película. Es decir, que la versión censurada no incluye la escena mencionada al inicio de la reseña; y sin embargo la versión Uncut sí la incluye. Una manera fácil de saber si se ha visto una u otra versión consiste en fijarse con atención en la tonalidad de color de la escena que incluye la tortura y lapidación del artista. Si prestáis atención os daréis cuenta de que en la versión Uncut, dicha escena esta filmada en un tono diferente de color al resto de la película. Se utiliza un tono muy sepia, tirando al blanco y negro típico de las películas antiguas; y en cuanto la escena uncut finaliza, el film pasa al tecnicolor propio de la época. Realmente no sé cuáles fueron las razones que llevaron a censurar dicha escena, que por otro lado no es precisamente de las más brutales de una película que cuenta con varios momentos bastante más explicitos que el del prólogo.

Basada en una historia del afamado escritor italiano Dardano Sacchetti, El Mas Allá es una película imperfecta a nivel de guion. Fulci era un director que enredaba mucho sus guiones, hasta el punto de que en ocasiones era complicado seguir el hilo de sus historias porque, simplemente, éstas carecían de sentido. El guión de El Más Allá es, sin duda, la parte débil de esta, por otra parte, extraña película. Se dice que el final se lo sacaron directamente de la manga porque ya no les quedaba dinero para rematar un guión con algo más de coherencia, y de hecho acabaron contratando a gente sin techo de la calle como figurantes en dicha escena final a cambio de una simple botella de vino… o de cualquier otra bebida alcohólica. Las actuaciones tampoco resultaron como para tirar cohetes. Los secundarios no dieron la talla e incluso los principales, exceptuando a Catriona Mccoll, tampoco lo hicieron mucho mejor.

Hasta aquí tenemos expuestos los principales argumentos en contra - que no los únicos – que podemos achacar a una película como El Más Allá. Sin embargo el cúmulo de virtudes y argumentos a favor es tan amplio que, sin duda, inclina la balanza hacia, no solo una película de horror aceptable, si no todo un clásico del cine de terror y, a mi gusto, la película más redonda de Lucio Fulci.

¿Qué tiene El Mas Allá para que, a pesar de un guión poco sólido y unas flojas interpretaciones, sea considerada por algunos como la obra maestra de Fulci - y para otros, simple y llanamente, una mala película – ? Dejo a un lado mi impresión sobre el porqué muchos la pueden catalogar de innecesaria catástrofe y, postulándome como firme defensor de la película, me ciño en comentar las razones por las que considero que sale a flote un barco que, a priori, parecía ir a la deriva.

Si algo sabe hacer Lucio Fulci en sus películas es dotarlas de tensión, crear atmósferas opresoras y construir imágenes de decadencia. Todo el material malsano y cruel que rezuman sus películas se tornan en escenas siempre tan impactantes y escabrosas como atrayentes para el espectador. No solo por lo efectista de la imagen o escena en si misma, si no de igual manera por combinar a la perfección con el intenso toque gore que Fulci sabía imprimir a todas sus obras.

El Más Allá es una película con una atmósfera absolutamente increíble. Se puede equiparar a la atmósfera de la que sin duda es una de las mejores películas de terror de todos los tiempos: El Exorcista, de William Friedkin. Desde el mismo inicio ya entra en escena ese ambiente malsano y opresivo. El lúgubre hotel con habitaciones fantasmagóricas, sótano aterrador y puertas que no invitan a nadie a abrirlas. El hospital, que combina el aspecto blanquecino de sus paredes y suelos con el vivo color de la sangre, más brillante y alborotadora que nunca gracias a un magnífico contraste de colores y brillos. La casa de la chica ciega, oscura y tétrica, donde el poder fantasmal campa a sus anchas y demuestra, a la mínima ocasión, su poder agónico y cruel.

Estos son algunos ejemplos de la combinación de ambientes, colores y localizaciones que se dan cita en la película y que persiguen, al unísono, un objetivo común: infundir temor e inquietud en el espectador. Por otro lado tenemos una carga gore al límite, de lo más brutal que una mente pueda imaginar y plasmar en pantalla. La combinación de atmósfera opresiva y ultragore es perfecta para alcanzar el ambiente malsano y terrible que al día de hoy sigue ostentando El Más Allá; y esa victoria hay que apuntársela a Fulci.

Vamos a destripar (ATENCIÓN SPOILERS) gran parte de las escenas gore creadas por el maestro de los f/x artesanales, Gianetto De Rossi:

Se dan cita en la película varias escenas muy truculentas y de gran impacto visual. La escena de las arañas, por ejemplo, es absolutamente brutal y demencial. Siendo realistas, una araña no corta en trozos a su presa para ingerirla, si no que succiona como lo haría un parásito; pero la sola idea de Fulci, con esas arañas que desgarran y laceran, es visceralmente apoteósica.

Tenemos también la secuencia del sótano, donde el fontanero mira el agujero a través del cual se filtra barro y agua, cuando una mano surge del mismo y, de manera muy explícita, le saca los ojos de las cuencas. La escena es tremenda, esta muy bien diseñada y realmente asusta.

Otra escena salvaje es la que muestra el disparo a quemarropa a una niña que se acaba de convertir en zombi. El disparo acierta en la cabeza y le arranca medio cráneo. Sin duda Fulci buscó una imagen demoledora que incluyera la muerte de una niña o una joven de corta edad. Ni se lo pensaron…, aquí matamos a niños y lo que sea necesario, faltaría más.

Una escena que personalmente me gusta mucho es la de la bañera que se está vaciando y la ama de llaves contempla como el vaciado de agua deja entrever que dentro hay un zombi con muy malas pulgas. Por supuesto la sirvienta acabará mal parada, con un clavo enorme atravesándole el globo ocular y alcanzándole el cerebro.

Recuerdo también la escena de la muerte de la madre de la joven en la sala de autopsias, donde su difunto marido, junto al zombi del artista y otros zombies con poderes de ultratumba, le derraman en la cara un líquido que le derrite la carne. Otra escena brutal, aunque en esta ocasión no la vi ni tan cuidada ni tan bien resuelta como las anteriores. Cosas de Fulci.

Hay varias más, pero estas son las más brutales. Al margen de las secuencias más gore, también tenemos otras muy bien llevadas y logradas como la huída en el hospital por parte de los protagonistas ante una multitud zombie. Opresiva.

El final es, tal vez, lo mas extraño de El Más Allá, aunque a mi nunca me disgustó. Siempre me pareció una solución cuanto menos curiosa ver como los protagonistas quedan atrapados en esa especie de limbo sin salida y perdidos para toda la eternidad. No se sabe muy bien como llegan ahí tras cruzar la puerta situada entre el hotel y el hospital; y en realidad toda esa parte de la película se muestra caótica y mal desarrollada. Pero la escena final en si, desarrollada en ese extraño submundo, resulta muy agobiante y claustrofóbica.

Otro de los elementos destacados de El Más Allá es, sin duda alguna, su banda sonora. Los temas compuestos por Fabio Frizzi para la orquestal de la película son geniales y casan perfectamente con el ambiente. En mi opinión una de las mejores bandas sonoras creadas para una película de terror. El tema Voci Dal Nulla es, directamente, un escándalo por lo bien que se integra en una trama fantasmagórica del estilo que plantea El Más Allá. Repito que es un soundtrack inolvidable y de magnifica composición que casa a la perfección con el estilo narrativo del film y dota al desarrollo de la historia de un mayor nivel de angustia.

Al margen de la música, también son destacables los efectos sonoros. Estos son sencillamente geniales y contribuyen, decididamente, a lograr esa sensación de terror que desprenden las escenas más truculentas de la película. Sollozos, llantos y sonidos guturales como, por ejemplo, los que produce el zombi en que se convierte el fontanero y que se asemeja al gruñido de un perro, consiguen un resultado siempre inquietante.

Decorados, diseño de interiores o attrezzo están bien resueltos. Como muestra de ello el magnífico hotel abandonado, con sus rincones oscuros, puertas desgastadas cerradas o telarañas en las lámparas. Las excelentes localizaciones llevadas a cabo en New Orleans sin duda ayudaron a configurar esa atmósfera de decadencia de la que antes os hablaba.

Toca hablar del estilo fulciano. De cómo rodaba sus películas el maestro italiano. Un estilo en el que estaría inmerso El Más Allá. Fulci es un director visceral que recurre habitualmente al primer plano. Mantiene largos primeros planos de los rostros de las personas para enfatizar su estado de ánimo. Para meternos de lleno en la vivencia del horror de cada uno de los personajes utiliza, casi abusivamente, primeros planos muy centrados en los ojos. Tenía cierta obsesión en filmar la emotividad de los ojos, y esa obsesión ocular se trasladaba a la multitud de escenas gore que tenían a los ojos como protagonistas. En El Mas Allá tenemos la escena antes mencionada de la mano que arranca los ojos de la víctima, extirpándolos de sus cuencas. Pero la escena mítica y la más recordada de toda la filmografía de Lucio Fulci se produce en Nueva York bajo el terror de los zombies, donde a una joven le atraviesan el ojo con la astilla de una ventana, en una de las imágenes más violentas y escandalosas de la historia del cine de horror.

A titulo complementario, y un poco fuera del contexto de El Mas Allá, me gustaría indicar que Lucio Fulci, pese a la fama que tenía, en algunos círculos, de mal director, logró también buenas películas alejadas del horror, el gore y la truculencia, género que sin duda le proporcionó fama internacional gracias a títulos como Aquella Casa al Lado del Cementerio o City of the Living Dead. Dentro de la extensísima filmografía de Fulci figuran algunos buenos giallos, thrillers o spaguetti-westerns.

También el slasher tuvo un papel destacado en su filmografía, con títulos como las olvidables Manhattan Baby o El Descuartizador De Nueva York. Mejor se le dió el género zombi, con la muy entretenida Zombi 2 o Nueva York bajo el Terror de los Zombies, que recogía el legado de George A. Romero y lo enmarcaba dentro de una ambientación étnica y exótica cuya estela seguirían otros miembros destacados del italozombie como Marino Girolami en Zombie Holocausto o Bruno Mattei en Apocalipsis Caníbal.

Para finalizar, volver a destacar que entiendo a todos aquellos que tildan a El Más Allá de película imperfecta. Su guión no está todo lo pulido que debiera estar. Pero personalmente me encanta la película y de hecho la sitúo entre las tres mejores películas de género zombi, junto al clásico de Romero, La Noche de los Muertos Vivientes, y el titulo español de Jorge Grau, No Profanar el Sueño de los Muertos.

Ya quisieran muchos de los films actuales tener la atmósfera y la ambientación de El Mas Allá, una película rodada a principios de los años 80. Gran parte del cine actual de género carece de el principio que todo film de terror debiera incorporar de serie: simplemente el dar miedo; y de eso El Mas Allá va sobrado. Por ello tiene mi admiración incondicional.

Imágenes de la película

El más allá

El más allá

El más allá

Tráiler

Lo mejor: La atmósfera que impregna la película. El gore es brutalmente explicito. Los zombis.

Lo peor: El argumento cogido con alfileres. Algunas interpretaciones básicas.

Vuestros comentarios

1. nov 13, 02:01 | Nelson Lombardo

No mucho más que… AWESOME :)

2. nov 13, 17:07 | Joan Lafulla

Pues quizás se me tendría que caer la cara de vergüeza… pero el tema está en que creo que no la he visto. Y después de tu reseña no me queda otra que hacer lo posible por verla. Genial Horror Revival Mr. Zombie.

Saludos

3. nov 13, 18:35 | dreamfear

No la conocia.
Que ganas de verla, tenia ganas de mas pelis Zombies.
MEA CULPA no conocerla
SALUDOS Joan

4. nov 14, 14:21 | Mr Zombie

Hombre, es una peli de principio de los 80, es normal que gente mas joven no la conozca. Pero vista hoy en dia luce bastante bien aun, a pesar de que se nota el paso del tiempo en ella.

Al comentario 2 no puedo responder, por que ya le dije que estaba ignorado. Cambiar el nombre no sirve, cuando se va en el mismo plan.

5. nov 15, 15:34 | jpamplo

pues yo soy de eso que no entienden el éxito de “el más allá” y mucho menos el de “Nueva York bajo el terror de los zombies”. El principal fallo del terror italiano es la despreocupación por los aspectos de guión en pro de una construcción de escenas artificiosa y macabra que, en mi caso, interesa mucho al comienzo pero resulta imperdonable al final.
Lo mismo que a Fulci le pasa a Argento, Lamberto Bava y en menor medida Mario Bava. (un claro y reciente ejemplo es la lamentable “Dracula 3d” donde el guión son unos pocos alfileres que contatenan escenas de muertes cafres)

“el más allá” contiene una buena (genial) factura técnica y escenas realmente bien planteadas, pero bajo ese empaque no hay gran cosa

6. nov 15, 16:57 | Mr Zombie

Buen comentario Jpamplo. Gracias por pasarte por el hilo.

7. nov 15, 17:18 | JRR

Esta peli la “descubrí” el año pasado en Sitges 2011 (sesión Grindhouse de Phenomena) y la disfruté como un enano. No la conocía y me encantó. Muy de acuerdo con lo de “lo mejor y lo peor”, pero en fin, la peli mola mucho y merece la pena. Un clasicazo!

8. nov 16, 13:06 | korvec

Fulci era muy grande a la hora de crear atmósferas, si ya encima hubiera llegado a ser capaz de darles un poco de coherencia ya hubiera sido “la leche y el turrón fritos”.

Para mi esta película se queda en un quiero y no puedo. Tiene una gran ambientación, algunos momentos muy logrados… pero en conjunto queda demasiado confusa, ojo para lo que es mi gusto.

9. nov 19, 21:32 | Mountain

Recuerdo ver en el cine “Nueva York Bajo el Terror de los Zombies” y no dar crédito a lo que veían mis ojos, que brutalidad! Siempre le he tenido ganas a “El Mas Allá” y después de leer esta peazo reseña no he podido hacer otra cosa que comprármela, he pillado la versión Uncut, espero que esté enterita.

10. nov 21, 15:31 | Mr Zombie

Mountain, la version que edito en castellano Manga Films hace unos años era la uncut. No se si esa edicion esta ya descatalogada o la has cojido por otra edicion. Se que habia otra que no incluye esos primeros minutos, aunque no recuerdo si fue editada o fue la que llego al video alquiler en los 80.

Hay alguna edicion en ingles con making off y comentarios, si no recuerdo mal. Pero lo mismo esta ya todo eso descatalogado, no sabria decirlo.

De todas maneras la peli mas brutal de Fulci fue El descuartizador de New York, es uno de los slasher mas bestias jamas rodados con escenas de gore muy por encima de El Mas Alla o Zombie 2 (Nueva York bajo el terror de los zombies), pero como pelicula era mala a rabiar.Hace mucho que no la he vuelto a ver, por que recuerdo que era muy mala, pero aun me acuerdo de las escenas con la Guilette y se me revuelve el estomago…

Un saludo y gracias a todos por comentar.

11. nov 21, 16:36 | Mountain

Yo la que he pillado es una versión uncut en inglés, igual es la que dices tu con el making off y demás. Ya veremos si vienen o no esos minutos iniciales.

12. nov 29, 00:52 | Mountain

Pues si que venían esos minutos iniciales o sea que tengo la versión Uncut. Me he divertido, me ha gustado, pero no he encontrado esa obra maestra de la que algunos hablan. Es una película que hay que ver si se es fan del género, el gore es muy bruto y explicito y tiene algunas escenas muy macabras y conseguidas, la ambientación es muy tétrica y algunas muertes son espectaculares. Yo la recomiendo pero con reservas.

13. nov 29, 15:39 | Mountain

Ayer tenía mucha prisa y no pude terminar del todo mis impresiones, me faltaba algo imprescindible. Despues de leerla parece mentira que no me convenciera del todo no? Claro, se me olvidó decir que por momentos se me hizo aburrida, y eso es clave para que no me haya convencido del todo. De todas formas insisto, hay que verla.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.