Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Excess Flesh

Excess Flesh

¡Mastica con la boca cerrada!

excess flesh

Ver ficha completa

  • Título original: Excess Flesh
  • Nacionalidad: USA | Año: 2015
  • Director: Patrick Kennelly
  • Guión: Sigrid Gilmer
  • Intérpretes: Bethany Orr, Mary Loveless, Wes McGee
  • Argumento: Jill aspira a ser como Jennifer, pero Jennifer no para de provocarla con comida, así que ésta decide hacer exactamente lo mismo...
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 4/5

excess flesh photo excess_flesh_1_zpswcgd8ttn.jpg

“En última instancia la película es una cárcel consigo mismo”
Patrik Kennely (director de Excess Flesh).

Excess Flesh es la típica película por la que me pelearía con mis compañeros de Almas Oscuras por reseñar. Concebida como “Una mezcla fashionista entre Starry Eyes y Excision, catalogada de “repulsiva y desagradable” y recién salida del SXSW de este año; llega una propuesta de lo más ignominiosa, grotesca, vomitiva y fascinantemente dirigida que, por contrariedades de la vida, ha quedado absolutamente relegada por acomodadas producciones mucho más irregulares y escandalosamente ovacionadas por la crítica como We are still here o He never died. Tanto es así que es probable que muy poca gente tuviera la intención de invertir ni el más triste penique de su monedero en algo como Excess Flesh (reconozco que el póster y el tráiler no han sido muy justos con el contenido tan provocativo de la película). Así que os aconsejo que anotéis bien el título anexo o, de no hacerlo, os estaréis perdiendo una p*** joya.

Al igual que sucede con filmes de terror/thriller psicológico como la mencionada Excision, Cisne Negro o Sé quién me mató, la historia de Excess Flesh trata sobre una lucha dicotómica, pero con un añadido mucho más complejo y provocativo que los habituales contrastes alegóricos a la ya tan obvia confrotación de chica buena contra chica mala. Pues existe una gran diferencia física entre la inocente y amable Jill y la pelandrusca descomunal de Jen. Jill es una mujer con “exceso de carne”, es decir, de una figura achaparrada y mucho más “voluptuosa” si la comparamos con Jenny, una modelo enjuta, esbelta, y hedonista perteneciente a una elite a la que Jill aspira pertenecer en un futuro no muy lejano. Pero, en realidad, Jill está cada más lejos de cumplir su sueño debido, en gran parte, a que la arpia de Jen no para de engullir comida basura, instando a la pobre Jill a continuar con su insaciable gula de alimentos ricos en grasas saturadas. Una dieta totalmente prohibitiva para Jill si lo que desea es modelar su oronda figura. Lo que le sigue a esta introducción es una amalgama de vómitos, baja autoestima, sexo, anorexia, venganza, bulimia, comida, suciedad y ositos de gominola en el escenario de una gran industria del cine que, en muchas ocasiones, peca de unas exigencias físicas completamente insanas, y de unas consecuencias patológicas que pueden llegar a trastocar los confines de nuestra mente de manera irreversible.

Quizás lo único que penaliza, en este caso, es lo mismo que hace de Excess Flesh una genialidad: sus abigarrados excesos. Claramente es una película pasada de rosca (y a su vez tremendamente entrañable), pero se decanta por una conclusión final que, sin soltar ningún spoiler - que no es nada sencillo – diré que nunca llega a ser lo suficientemente satisfactoria. La química conseguida entre Jill y Jennifer es tan jodidamente buena que duele ver como algo tan “ambiguo” como la conclusión de la película consigue su zozobra en cuestión de menos de un sesquiminuto. No obstante, antes de apedrear al guionista, existen una serie de apuntes en dicha revelación final completamente inesperados y de un carácter marcadamente moral, ideados para envilecer a cualquiera y que merecen ser tenidos muy en cuenta, ya que consiguen darle un sentido completamente nuevo a lo acontecido al revelar el verdadero punto neurálgico del desorden alimentario de Jill (que en un principio era solamente consecuencia del maltrato infligido por la malvada Jen… mierda, esto empieza a sonar como un spoiler). Pero la gran falta de huevos de Kennelly durante este sprint final empaña bastante el resultado y esclarece bien poco. De todos modos hay una apreciación interesante que podemos extraer, y es que al final todos tenemos la obsesión de ser una versión perfeccionada de nosotros mismos, olvidándonos de que lo que realmente somos quizás sea lo suficientemente bueno como para no requerir de tantos excesos.

El tema de las arcadas en la película es muy particular. Para seros sincero, Excess Flesh revolvió muchísimo mi estómago, me incomodó y me produjo alguna que otra arcada recíproca arduamente olvidable, debido a ese modo tan sórdido en el que Kennelly ha dirigido y coreografiado el delirio mental de Jill. No sé hasta que punto me afectó el brutal calor de estos días, pero sin duda hay mucho acierto en esta prodigalidad de excesos. Asimismo, pese a que últimamente el personal esté más que extenuado de tanta atmósfera videoclipera llevada al límite en multitud de películas, en especial, de bajo presupuesto, como pueden ser Another u Horsehead, Kennelly consigue recrear de manera similar a Eat una atmósfera muy solvente, angustiante y continuamente punzante con ese incómodo y peculiar “slow motion” que consigue que te fijes hasta en el trozo más diminuto de vomitona saliendo escopetada al interior del retrete. Apoteósico y repelente…, no quiero ni imaginar el montón de kilos de comida que han malgastado para recrear todo este exceso.

En cuanto al reparto, he de reconocer que la señorita Orr se marca la actuación del año… de lejos. Un icono demente y meloso similar a May del que es casi imposible no compadecerse (principalmente porque este tipo de desórdenes alimenticios están a la orden del día). Y lo mismo digo de nuestro “cisne negro”, Mary Loveless, que aún lejos de alcanzar las cotas de Orr, no deja de dar vida a un personaje repulsivo, vital, odioso y, a la par, de lo más encantador, al que gocé viendo como mataban de hambre; y cuando eres capaz de gozar algo así, es porque directamente esto es inmejorable. ¿Y qué decir de la banda sonora? Pues a pesar de ser una estridente composición extrañamente similar a Starry eyes - casi que me atrevo a decir que son la misma… – he de admitir que su ejecución es sensacional; principalmente por todo lo dicho hasta el momento: porque el firme trabajo y la peculiar personalidad de Kennelly tras las cámaras, logran que la música se convierta en una maravilla precisa y necesaria que nos proporciona una historia más violenta e intensa, si cabe.

Excess Flesh ha conseguido sacarme un par de arcadas y taladrarme el cerebro con una sutilidad admirable, por lo tanto debo advertiros que no se trata de un producto creado para estómagos sensibles y mucho menos para los acérrimos al telefilme convencional o derivados. Es indudable que solo si estás dispuesto a aceptar sus condiciones - vómitos, inmundicia y comida por doquier – podrás disfrutar como es debido de un bello cuento mordaz, asfixiante, angustiante y aterrador, que hará realidad una pesadilla dotada de un final apoteósico que es imposible sacarte de la cabeza. Una buena película de terror. Visionado obligatorio para amantes de la comida rápida. Que nadie se la pierda.

Imágenes de la película

excess flesh photo excess_flesh_2_zpszj6z71jr.jpg

excess flesh photo excess_flesh_5_zpsrvnqupso.jpg

excess flesh photo excess_flesh_4_zpsgiovpfew.jpg

Lo mejor: el exceso de carne.

Lo peor: el exceso de carne.

Vuestros comentarios

1. ago 20, 20:53 | Celtor

Bien bien, pinta muy bien, saludos y gracias Almas Oscuras.

2. ago 21, 16:27 | Jorge Guateque

Saludos.
Se nota que es bastante fuerte.
Gracias por esta reseña

3. ago 21, 17:44 | Vael

Menuda pinta tan cerda, hay que verla si o si!

4. ago 21, 23:49 | Carakuero666

Saludos!!!! que ganas de verla, tiene una pinta excelente, SITGES please!!

5. ago 23, 16:25 | kike kaos

Como fan del vomit gore, creo que la dare una oportunidad, pero no creo que me sorprenda muho.

6. sep 7, 05:20 | Dengue

aun no sale? ya salio? quiero verla!!!

7. mar 8, 02:48 | Zalomero

Pues tanto Starry Eyes como Excision me fliparon bastante. Esta la había descartado porque el trailer me parecía muy pobretón y se me antojaba como una de esas pelis de “vomit o lo que sea” que salían en la peli aquella de “S&man” que reseñásteis aquí. Para nada mi género. ¿Es provocación? ¿Asco por asco? ¿Merece la pena?

¿Alguien me orienta? (no quiero leer mucho de la reseña)

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.