Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Game of Assassins

Game of Assassins

Sobremesa en la mazmorra

Game of Assassins Review

Ver ficha completa

  • Título original: Game of Assassins
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 2013
  • Director: Matt Eskandari
  • Guión: Adam Lawson
  • Intérpretes: Bai Ling, Warren Kole, Dustin Nguyen
  • Argumento: Cinco extraños despiertan en una mazmorra para verse atrapados en un cruel juego de supervivencia.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2.5/5

 photo GOA_Interior_zps24420ca3.jpg

Cinco extraños despiertan en una mazmorra, sin recuerdos, ocultando un trágico pasado que los pone en el punto de mira de un juego infernal: tendrán que ir avanzando los diferentes niveles de esa húmeda prisión, enfrentándose a dilemas morales y acertijos que pondrán a prueba su fuerza, valor y… capacidad para el asesinato.

“Game of Assassins”, conocida en sus inicios como “The Gaunlet”, es una de esas películas que apesta a alquiler desesperado por cada uno de sus fotogramas. Sorprendentemente, una vez superado su engañoso tráiler, que promete mucha más acción de la que realmente ofrece, y su apestosa carátula, que nada tiene que ver con el contenido real de la película; es entonces cuando este “directo a vídeo” se convierte en la salvación inesperada de una aburrida tarde de domingo. Y es que supera las bajas expectativas de su entrada inicial para ofrecer un relato inofensivo pero lo suficientemente divertido como para superar un rato tonto. Aunque insisto, asumiendo en todo momento la baja calidad en general, una calidad deficiente que es debida simplemente a su bajo presupuesto, antes que a la carencia técnica de los implicados, los cuales, empezando por los actores, se esfuerzan bastante dentro de los parámetros de un subproducto digno de las cadenas digitales de sobra conocidas. De todos modos, se notan aprovechados los recursos, jugando como gran baza la presentación de unos decorados de cartón piedra que, plagados de detalles macabros cutres, alegrarán la vista a los amantes de “Historias de la Cripta” y otros horrores típicos de Halloween.

Su primer acierto es el buen ritmo que plantea desde el inicio, la consabida presentación de los personajes se realiza entre la acción y el discurrir del escaso argumento del que dispone “Game of Assassins”, que recuerda en demasía a una especie de “Saw” o “Mentes en blanco” de baratillo. Su duración es perfecta dada la escasa profundidad argumental, ochenta minutos para la ocasión que sirven, como de si del capítulo de una serie cualquiera se tratase, para el entretenimiento rápido que buscamos. Esta coproducción entre China y Estados Unidos no busca sorprender desde luego, pero al menos no usa un discurso pedante, aunque propicia una buena dosis de diálogos trillados y situaciones comunes robadas a otras películas. Como decía, la cinta arranca con una situación bastante explotada de forma moderna: cinco desconocidos que no recuerdan como han llegada a una mazmorra llena de trampas y decisiones morales de dudosa finalidad. Por supuesto, todos tienes un secretillo, bastante inocuo, que esconder. Es en el pasado de los personajes que la cinta se torna ligeramente casposa, aunque todo se resuelve por una vía mínimamente digna gracias a su segundo acierto:

Si bien los actores no poseen relumbrón alguno, poseen suficiente bagaje, o al menos ganas, como para superar la bidimensionalidad de sus personajes y el vacío entre diálogos superfluos. Destacan entre estos cinco hombres y mujeres, pocos actores más veremos en pantalla, Warren Kole y Bai Ling. El primero, además de por ser el verdadero protagonista de la historia, por su carrera televisiva y en títulos tan recomendables como “Mother’s day”, un típico guaperas hollywoodiense que hace bien su trabajo e impone una fuerte presencia física. La segunda, una señora estupenda para casi rozar los cincuenta, por ser una estrella china francamente ignorada pese a su buen trabajo en cintas de género como “The Gene Generation”; actualmente vive apegada a la serie b, pero aquí se revela como una actriz competente capaz de desplegar un mínimo de credibilidad para, quizás, el personaje más casposo de la cinta.

Entonces, son los actores, junto a los decorados tan resultones por los que se mueven con reducida desenvoltura, uno de los puntos fuertes de “Game of Assassins”, desgraciadamente no podemos ir mucho más allá. Una vez rascada la superficie y observado el juego que nos plantea – habitación cerrada, una trampa, un acertijo y una prueba moral con discutibles resultados/efectos – nos tenemos que quedar con su pobreza argumental como defecto casi insuperable. Ni siquiera los detalles sangrientos que se nos regalan, ni muy subidos de tono ni merecedores de saña crítica, pueden hacer algo por la repetitiva dinámica de la cinta. Todo queda supeditado a la resolución final, a la consabida revelación que lleve la historia hacia algún sitio coherente. Lamentablemente, la resolución argumental, y su forma narrativa, aproxima de nuevo a la cinta al peligroso territorio del telefilme de media tarde; si es que alguna vez se había alejado. Sin entrar en spoilers, comentar que el final es poco menos que una patochada, eficaz y consecuente con la historia hasta sus últimos compases, no obstante un servidor agradece el aire pulp que desprende (¿sectarios encapuchados? ¡Compro!), esa sensación de encontrarse ante una revisión de weird menace moderna: thriller de conspiraciones, peligro amarillo y demás parafernalia que encantaría a Fu Manchu.

Nada que reprocharle a su director, Matt Eskandari, que para debutar se maneja con un estilo directo muy bien arropado por el resto de elementos técnicos, como la correcta iluminación y una banda sonora que anima la función. En todo caso se podría haber pedido más acción, aquella que se nos prometía en el tráiler, un esfuerzo adicional en cuanto a muestra de artes marciales y menos latrocinio para con la saga “Saw”. Por suerte supliremos la falta de caldo con carne, pues tendremos el gusto de ver continuamente empapada a la espectacular Bai Ling, principal reclamo para el público objetivo que, siendo sinceros, es el aficionado masculino de treinta años que se encuentra aburrido frente al televisor.

En definitiva, una producción funcional que no maestra, muy capaz dentro de sus propias limitaciones, principalmente presupuestarias y de ideas frescas, poseedora de un ritmo animado y unos actores dedicados. Si dejamos a un lado las exigencias formales, y desde luego la intelectualidad, si nos olvidamos por un momento del terror y queremos que una tarde antes de trabajar se haga más amena, incluso si contamos con la compañía de amigos de gracia fácil, hallaremos un caramelo que ha pasado bajo el radar de muchos aficionados, quizás por el desastroso póster exhibido. Muy en la línea de producciones del tipo “Xena” o “Hércules”, aunque superior en truculencia como buen thriller que es, gustará a los admiradores de las mismas. ¡Los domingos pueden ser muy largos!

Imágenes de la película

 photo GOA_1_zpsf8b0477f.jpg

 photo GOA_2_zpsb76c3b41.jpg

 photo GOA_3_zps1e991bb7.jpg

Tráiler

Lo mejor: Un ritmo y una ambientación entrañables: entra por los ojos, ideal para un domingo por la tarde.

Lo peor: Lo predecible de su propuesta: puro telefilme que además nos engaña, pues de acción va justita.

Sé el primero en comentar esta entrada.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.