Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Gritos y Susurros

Gritos y Susurros

Vincent Pulp

Gritos y Susurros Reseña

Ver ficha completa

  • Título original: The Offspring
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 1987
  • Director: Jeff Burr
  • Guión: C. Courtney Joyner, Darin Scott, Jeff Burr
  • Intérpretes: Vincent Price, Clu Gulager, Terry Kiser
  • Argumento: Un historiador muy especial nos narra cuatro historias macabras sobre un pequeño pueblo de Tennessee, Oldfield.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

 photo GyS_Interior_zpsyyzstbge.jpg

Considerada como una antología de cuentos terroríficos menor, “Gritos y Susurros” denota el paso del tiempo con una crueldad evidente. Sí, su aspecto ha quedado completamente desfasado. Las limitaciones de su presupuesto, un millón de dólares, la relegaron a los rincones más oscuros de los vídeo clubes españoles en su día, ahora todavía resulta más cutre y barata a ojos del espectador sagaz. Pero igualmente posee el encanto naif de las revistas escritas en pulpa durante principios del siglo XX. Sus explícitas referencias a Lovecraft y Poe no son casualidad, pues el entretenimiento popular y directo es el único objetivo de esta peliculita, decidida a usar el terror sobrenatural con una ligereza casi infantil. También, sin duda, encontramos una fuerte influencia de los comics americanos de la era pre-code, exhibiendo una afición por los bajos instintos, aquellos que no tienen justificación en este oscuro mundo, que resulta refrescante en esta aburrida época donde toda maldad debe tener una lógica.

Rodada en 1987, supone también una de las últimas apariciones como actor del gran Vincent Price, que aquí se viste de maestro de ceremonias para la ocasión, aun sin estar muy convencido, con tal de darle un empujoncito a su director, un novel Jeff Burr que acabaría rodando secuelas de baja estofa como “La Matanza de Texas 3”, “El Padrastro 2”, “Pacto de Sangre 2” o “La Venganza de los Muñecos 3”… ¡genio y figura!
Supongo que el declarado amor de Burr por las míticas colecciones de la británica ”Amicus” fueron el detonante para que Price, muy envejecido, nos ofreciese otro de sus recitales de expresividad y mala uva. Él mágico actor ejerce de anfitrión a una reportera que busca investigar los orígenes de una asesina en serie que acaba de ser ejecutada. Price es el tío de la criminal, el bibliotecario de un recóndito pueblo llamado “Oldfield”, una localidad sumida en el misterio y la abominación. Así lo relata Price durante cuatro historias a cada cual más macabra, intentando hacerle ver a su visitante que las tierras que ocupan “Oldfiel” están malditas desde la noche de los tiempos, reclamando un nuevo asesino con el paso de los años. Aunque las apariciones del anciano intérprete estén dosificadas al máximo, resulta un lujo inigualable escucharle hablar de piel humana escrita con sangre con el aplomo y presencia que tuvo hasta el día de su muerte.

“Gritos y Susurros”, también conocida como “Gritos en Oldfield” y, originalmente, como “The Offspring” o “From Whisper to Scream”, me recuerda a los “bolsilibros” que en España editó Editorial Bruguera desde finales de los setenta hasta mediados de los ochentas. Historias exentas de profundidad alguna pero llenas de morbo y un divertimento unicelular imposible de criticar. Podrán gustar más o menos, pero la inocencia de este tipo de productos es lo que actualmente los tienen en boca de todos. No obstante, se trata de una simplicidad natural, esa misma que llevaba al Guardián de la Cripta a hablar de adulterio y decapitaciones como quien habla de los distintos sabores de un helado. El alto contenido en sangre, sexo e imágenes macabras sitúan a esta antología a la altura de los “Shudder Pulps” de los años treinta, publicaciones que exaltaban la sal gruesa del terror. Lo importante no es construir una historia profunda adornada con cientos de filigranas técnicas, todo lo contrario, “Gritos y Susurros” aboga por el shock de vía fácil. ¿Es eso un problema? No en el caso de buscar escapismo, sabiendo que nos enfrentamos a estos parámetros, es imposible no evadirse con esta media hora que, aun yendo a la zaga de “Creepshow”, “Los Ojos del Gato” o “El Gato Infernal”, colocaría muy alto en mi lista de películas de segmentos favoritas.

Todo es cuestión de perdonarle los defectos de los que hace gala con una falta de vergüenza también encomiable. Quizás uno de los más graves sean sus actuaciones. A pesar de contar con un casting muy bien elegido, la credibilidad de los personajes tiende a cero, principalmente por culpa de una dirección artística dudosa y, no menos importante, por unos actores secundarios poco afortunados. Entre los principales nombres del reparto encontramos a Clu Gulager (“El Regreso de los Muertos Vivientes”, “Hidden”, “Pesadilla en Elm Street 2”, la trilogía “Feast”) ejerciendo de psicópata enfermizo y desagradable con bastante energía pero sin resultar todo lo extremo que el papel requería; al veterano Cameron Mitchell (“Llegan sin avisar”, “La Isla de los Hombres Peces”, “El Enjambre”) haciéndose pasar por un sargento cabrón y sin escrúpulos durante la guerra civil, obviamente recibirá su recompensa; a Terry Kiser (prolífico actor de televisión que fue “un muerto muy vivo”) como un estafador de pacotilla capaz de una avaricia tal que perderá el secreto de la vida eterna.
Como podéis ver, un buen número de actores sólidos que no acaban de cuajar, y es que Blurr poseía más entusiasmo que talento, como así demuestra su carrera.

Con todo, una película que se pasa en un suspiro gracias a la truculencia de su propuesta y la ligereza de sus cuentos, un entretenimiento rápido y directo que nadie debería ignorar de estar metido en el terror sobrenatural de toda la vida: fetos “from hell”, necrofilia, pociones vudú, traga cristales, mujeres serpientes, canibalismo, venganzas de todo tipo. ¿Podéis rechazar semejante menú?

Brother Dearest

Un apocado hombre vive junto a su hermana cuando se enamora de una compañera de trabajo descubriendo por el camino su afición al asesinato y al sexo de cementerio.

Una historia sórdida y enfermiza, aun sin ser explícita da bastante mal rollo, que podría estar perfectamente firmada por Robert Bloch, de no ser por su giro final, una vuelta de tuerca que a pesar de casposa funciona genial con el ambiento sucio y decadente que posee esta historia. Bien construida, termina siendo la de mayor duración, se le agradece especialmente que ignore el humor como añadido. Ya sabéis que las antologías de terror actuales, a la menor ocasión, introducen elementos cómicos que quizás estén fuera de lugar.

Swamp Renewal

Un avaricioso pillo es salvado por un anciano negro que vive en una cabaña de los pantanos. ¿Tendrá aquel viejo el secreto para la vida eterna?

Aunque sus dos protagonistas terminan por sacarte del relato, su conclusión podría ser de lo mejor de la película. Digamos que es de los pocos destellos de genuino genio artístico por parte de su director. Un cuento muy corto sobre los peligros de la avaricia y la magia negra, su imagen final se quedará grabada en nuestra retina durante setenta años.

Of Glass And Pins

Una jovencita se enamora del miembro de un circo de fenómenos, el comedor de cristales. Pero ese amor estará muy mal visto por la dueña de la feria, una bruja que usará sus poderes para vejar a la pareja de enamorados.

Quizás la peor historia a pesar de tener mucho potencial gracias a ubicarse su trama en “La Feria de Extrañezas de Lovecraft”. No obstante, posee una secuencia llena de sangre y carne reventada que, pese a desfasada actualmente, funciona perfectamente como anti moraleja, pues la venganza en esta ocasión tiene un tono más cínico de lo habitual.

Children Of The Civil War

La Guerra Civil norteamericana ha concluido y un cuarteto de norteños se aproxima a “Oldfield” para expoliarla sin moral alguna. Sin embargo, encontraran que los únicos habitantes del pueblo, niños, son la creación más horrible de la guerra.

Cuento flojito por falto de tensión, aquí todo lo predecible de la película adquiere cotas muy exageradas. Con toques de “Los Niños del Maíz”, nos quedará disfrutar de los juegos macabros a los que se abandonan los niños de “Oldfield”, terribles refundadores en base a una serie de preceptos que llevarán al protagonista de la historia, un sargento cabrón que se merece su destino, enfrente de una genial creación: “el juez”.

Imágenes de la película

 photo GyS_1_zpskejzhwiy.jpg

 photo GyS_2_zps5omo4rhy.jpg

 photo GyS_3_zpsfn7ofhbh.jpg

Lo mejor: Su descarado espíritu pulp.

Lo peor: Excepto Price, las actuaciones son bastantes deficientes. Lo que unido a unos recursos muy ajustados le dan un aspecto cutre que no se merece.

Vuestros comentarios

1. ago 14, 05:45 | Juan Bendeck Cordero

Excelente reseña. De inmediato recordé la serie de cuentos de terror Tales From the Crypt. En serio cómo extraño los videoclubes de vecindario, donde nunca faltaban joyas como ésta.
Y usted tiene mucha razón, antes las cosas se hacían con más entusiasmo que talento o que dinero. A veces es lo que hace falta en estos días de tecnología, internet, y un cada vez mayor apego al dinero. En 1987 yo era diez veces más pobre que hoy, pero era más feliz, lo tengo que decir. Hoy, la tecnología, el acceso a lo material, en la proporción que cada quien lo tenga, nos han hecho tener más recursos, pero no más talento, y creo que nos ha quitado el entusiasmo.
Cada quien que busque su felicidad y que corrija su rumbo, pero creo que precisamente el buen cine como el que ustedes reseñan, es uno de los ingredientes. Saludos!

2. ago 14, 11:53 | Yann

Joder, por un momento pensé que habiais empezado a hacer reviews de películas de Ingmar Bergman…

3. ago 15, 11:04 | Bob Rock

Yann.- Ja, ja, ja! No, no tiene nada que ver, obviamente, con la película de 1972. Esa es bastante mejor, cine de peso. Pero la esta, la de Burr, es divertida, lo que no es poco.

Juan Bendeck Cordero.- Bueno, tenemos que intentar ser felices con lo que la vida nos va poniendo por delante. Yo soy un claro nostálgico, por ejemplo cuando hablo de “tales from the crypt” se me iluminan los ojos, pero hemos de reconocer que el avance de la humanidad trae cosas buenas. Lo importante es avanzar también en espíritu. Los que ya tenemos una edad no podemos dejar de mirar nuestra infancia/adolescencia con un cariño, a veces, exacerbado. Le pasa a cualquier persona, supongo que nuestros padres pensaran que nosotros lo hemos tenido todo y por eso somos menos felices. Sin embargo, si observamos a los niños actuales veremos que dentro de ese mundo que nosotros pensamos que es más complicado ellos también son felices. Ahora bien, en cuanto a la creación artísticas, intento ser lo más objetivo posible, se ha retrocedido en cuanto a inocencia, y eso provoca productos menos naturales y frescos. Ahí queda el cine para mostrar que el camino de la taquilla se está forzando. Pero eso no quita para encontrar artistas genuinos.

Un saludete!

4. ago 15, 11:27 | Wiman

Recuerdo haber visto esta película hace miles de años…
Pero como bien dices, es imposible olvidar el final del segundo relato. Verdadero terror… La mejor historia del conjunto.
Además, conservo un vago recuerdo de la primera historia, pero nada de las dos ultimas…
Hacia años que quería recuperarla, pero ignoraba el titulo de la antología…
Gracias por el aporte…
A ver si ahora soy capaz de encontrarla por internet…

5. ago 15, 17:47 | Cuntgrinder

La ví hace un par de años y me gustó bastante. Tiene un tono malsano y de pelis de post-medianoche que se pasaban en la tele de los 80’s.

6. ago 16, 17:59 | Bob Rock

Wiman.- La tienes en diferentes formatos en la Mulita, merece la pena porque está a muy buena calidad. En cuanto a las dos últimas historias, no están a la altura del final de la segunda, pero seguro que pasas un rato entretenida.

Cuntgrinder.- Aunque visualmente ese tono malsano también se debe a su escaso presupuesto, es lo que a la vez le da enteros (aunque ciertas partes han envejecido regular, como su cuarta historia)

Un saludete!

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.