Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Hell

Hell

¡Mucho sol y poca sombra!

Hell Póster

Ver ficha completa

  • Título original: Hell
  • Nacionalidad: Alemania, Suiza | Año: 2011
  • Director: Tim Fehlbaum
  • Guión: Tim Fehlbaum, Oliver Kahl
  • Intérpretes: Hannah Herzsprung, Stipe Erceg, Lars Eidinger
  • Argumento: El mundo se ha terminado como lo conocemos, extremas y continuas tormentas solares han desbaratado la civilización. Sin agua, sin alimento, un pequeño grupo de supervivientes, a este cálido Apocalipsis, intenta seguir adelante.

63 |100

Estrellas: 3

Hell Grande

Marie viaja con su hermana y con Phillip por las viejas carreteras quebradas. La temperatura del planeta fue subiendo, y las tormentas solares han acabado con la mayor parte del ganado y la agricultura. No llueve, no dan frutos los árboles y el futuro es incierto para Marie. Quizás al otro lado de las montañas puede haber agua, manantiales que los vuelvan a hacer sentir humanos. Desgraciadamente, el camino es duro y malos encuentros están esperándolos.

No sabemos el por qué, desconocemos las causas, pero la cuestión es que Hell nos presenta un mundo calcinado, donde la temperatura ha subido diez grados y la vida resulta casi imposible a plena luz del día. Un thriller postapocalíptico en toda regla que intenta tratar con dramático distanciamiento los últimos días de la humanidad. Verdadera hija de su patria, Alemania, la cinta de Tim Fehlbaum, un jovencísimo y desconocido cineasta alemán cuya filmografía anterior no merece ningún comentario especial, retrata con fría pasión unos paisajes calcinados bajo la sobresaturada iluminación del despiadado astro rey. Sobre estos tristes escenarios, un grupo de personas cuyo pasado se ha borrado y su situación actual parece difusa, van dando tumbos sin un rumbo claro. Esa falta de pasión intenta convertirse en su mejor arma, erigiéndose como directora de la función. Incluso lo pausado de su ritmo, que finalmente provoca un ligero hastío, busca reforzar esa sensación de absoluta desesperanza que acaba empapando al espectador que termina despreocupase por lo que sucede en pantalla. Una pena que el único solaz a esta falta de contenido sean las tan bellas como desérticas postales que ofrece este nuevo mundo ambarino.

Los seres humanos están agotados, desconfían unos de otros, la escasez de lluvias y alimentos frescos convierten a los protagonistas de nuestra historia en simples espectadores de un cuadro desolador. Que no exista apenas una presentación de personajes se puede entender, que las relaciones entre ellos y sus personalidades estén desdibujadas por una intensa claridad cegadora es comprensible. Lo que resulta difícil perdonar a sus guionistas, que incluyen al mismo director Fehlbaum, es la ausencia de una historia motriz con un mínimo peso. El argumento, resumido en cuatro líneas, contiene todo, absolutamente todo lo que ocurre durante la hora y media que dura Hell.

Como ya decía, su origen alemán se hace patente desde el primer minuto dado el marcado desinterés que las relaciones entre los protagonistas presentan. Supongo que sus responsables han forzado ligeramente su genuino nihilismo, para reafirmar que el mundo de Hell está muerto tanto a nivel físico como sentimental. Una jugada arriesgada que a mi entender les ha salido por la culata. Si bien el inicio de la cinta promete una intensidad post-apocalíptica digna de Mad Max, al poco metraje la falta de carisma de todos los personajes, así como su inutilidad emocional, terminan por provocar la antipatía hacia ellos. Como ya pasase en otro ejemplo postapocalíptico alemán reciente, Toxic Lullaby, es imposible que como público nos importen las aventuras y desventuras de un grupo de personas que son únicamente nombres sobre un papel. Aun más pecado tiene Hell, cuando ni siquiera se ha buscado alguna vuelta de tuerca en ese deambular de Marie, la actriz protagonista, en busca de su hermana secuestrada tras un pequeño descuido. Incluso el giro final, que considero parcialmente deudor de La Matanza de Texas, se ve venir mucho antes siquiera de empezar la película. Teniendo un escenario perfecto para el dramatismo intenso, para crear un survival descorazonador, como así lo fuese The Road, la cinta se preocupa más en no romper la estampa solar que contar un relato épico de supervivencia.

No me entendáis mal, existen pinceladas muy suaves que sitúan a Hell dentro de los parámetros del survival más despiadado, la cuestión es que dan vueltas y vueltas sobre ideas previamente destripadas hasta la saciedad, solo que más densas, estáticas y faltas de verdadera emotividad. Quizás a esta sensación de vacío se una en parte la labor de los actores. No conozco mucho a los profesionales alemanes, pero siempre me parecen actores eficaces aunque poco sensibles. El elenco de Hell cae dentro de esa idiosincrasia: ningún actor se sale de su marca, todos realizan su trabajo con una austeridad escalofriante. No es para menos, el mundo se ha ido al cuerno y el cuerpo no está para bromas; no obstante resulta cansado ver piedras, en lugar de seres humanos, durante hora y media. Gran eficacia profesional, poca cercanía con un público, como el que suscribe, más apasionado y, reconozcámoslo, poco aficionado al género survival en el cine.

Lo que brilla con luz propia – chiste fácil al que da pie el mismo título de la obra, puesto que lejos de significar “Infierno”, “Hell” en alemán viene a significar “brillo” – sería la fotografía. Se nota que el esfuerzo real de sus productores se encaminaba a la perfección estética, una pena que por el camino se haya perdido la dirección artística y el guión. Más que merecido el premio en el pasado festival de Sitges a la mejor fotografía. El dominio de la iluminación, de la sobre exposición de las lentas y del procesado de la saturación lumínica pueden presumir de ser totalmente magistrales. Además, ninguno de estos esfuerzos tendría sentido sin nada que mostrar. Aquí Hell también se muestra muy bien acabada: los escenarios nos trasladan de un plumazo al mundo devastado que Fehlbaum tenía en mente. Solo pondría una pega al manejo de cámara, y es que en ocasiones tiende a esa filmación naturalista y nerviosa que impide ver claramente lo que sucede. No llega a las cotas epilépticas de otras producciones más enfocadas a la acción, pero esa perdida de claridad incrementa el desapego del espectador por la narración.

En definitiva, una película bien planteada técnicamente, muy consciente de que otras películas del subgénero marcaron un antes y un después. A este respecto se muestra muy cauta a la hora de romper moldes, y prefiere situarse en lo tópico, ofreciendo una historia que a nadie sorprenderá por su novedad, siquiera por su profundidad o forma de narrarla. Elemento, el del tedio, que se amortigua por una fotografía capaz de mantenernos pegados a la pantalla como unos niños jugando con un calidoscopio. De noche, de día, la forma que tiene Hell de manipular la iluminación natural hará babear a más de un aficionado a la fotografía. Otra cosa es que el discurso y las palabras estén equilibrados, siendo esa falta absoluta de equilibrio una barrera para el disfrute real de una cinta que no desmerece el género, pero que no se sitúa como una imprescindible del mismo. De agradecer es el realismo que se ha conseguido – detalles como el periodo de Marie o los efectos de la deshidratación –, pero ni siquiera profundiza en los efectos de un sol desmedido sobre el ser humano (¿no deberían haber estado todos los actores exageradamente morenos por la luz ultravioleta indirecta?). Así mismo, su final resulta demasiado predecible y rápido, quizás hasta mal rodado – no parece que Fehlbaum se desenvuelva bien con las escenas de acción –, terminado por cuajar una mala sensación que solo salvan esos bosques de árboles muertos, esas montañas desérticas, esos túneles ennegrecidos, los campos agostados, la tonalidad gris y áurea de una gasolinera abandonada… paisajes evocadores para una historia muy floja.

Lo mejor: Su espectacular fotografía y postapocalípticas localizaciones.

Lo peor: Lo poco que cuenta, finalmente se vuelve algo tediosa por su falta de profundidad.

Vuestros comentarios

1. jun 9, 19:05 | Elizabeth

No pude ver el final porque me quede dormida…
o estaba muy cansada, o la peli es un embole…

Saludos

2. jun 10, 01:36 | karlexus

yo la vi hace poco y tiene cosas rescatables, la produccion no es pobre, la fotografia es muy buena pero no se, el “giro” argumental como que no termina de enganchar y pues con la propuesta que se hace se habia podido establecer un escenario mucho mas… hmmm retorcido. comentarios finales… no hay que verla con sueño, no hay que armarse de muchas espectativas pero supera de lejos a muchas cintas post-apocalipticas que he visto, en pocas palabras, se deja ver…
PD: ver a la protagonista en underwear pago el resto de la pelicula.

3. jun 10, 12:24 | jpamplo

yo la encontré floja floja, me da que bajo el empaque visual, que además me resulto muy cansino queda poquito que ver.

4. jun 10, 20:18 | tomas rodriguez

Yo también la vi hace poco…
Se nota mucho, muchísimo la influencia de “La carretera”. Está bien realizada y coincido contigo en lo de la fotografía.
Me pareció… te diría que entretenida, pero si que por momentos parece que avanza a impulsos.

Saludos.

5. jun 12, 06:15 | rodrigo

Todo excelente menos la trama a partir de la mitad de la pelicula.El resto genial. Hubiese sido una gran pelicula .
5/10

6. abr 30, 23:18 | MY

Coincido con la mayoría. Hubo momentos demasiado lentos y no excesiva emoción. Eso sí, el sol parecía que salía de la tele¡¡ Ya podía, con el día de perros lloviendo chuzos que hacía¡¡¡
Saludos gente¡¡¡

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.