Estás aquí: Página de inicio » Relatos de terror » Historia minima

Historia minima

Tomábamos el mismo colectivo cada día.
Cada día a la misma hora y lugar volvíamos a encontrarnos.
Un año pasó hasta que se animó a acercarse con un tímido: Y si te invito a tomar una café? Vos que me contestás?
Un rápido: “Soy casada” se me escapó sin pedir permiso y se fue de paseo con el “Yo también” que recibió como respuesta.

Uno, dos, tres, cuatro cafés temprano a la mañana en un bar lejos de miradas indiscretas bastaron para que en ambos nacieran unas irrefrenables ganas de estar piel a piel. Hacía tiempo que mi matrimonio estaba en crisis y según me contó el suyo también.

La primera cita fue fijada. Compré un hermoso conjunto de ropa interior blanco inmaculado, me vestí, peiné y maquillé con más esmero que de costumbre. Salí de casa 5 minutos antes de mi horario habitual, los chicos dormían, mi marido también. Me esperaba a mitad de camino en su auto. Emprendimos el viaje nerviosos, tensos, exhaustos ya de imaginarnos juntos. Llegamos al lugar elegido desvistiéndonos con la mirada, entramos a la habitación, cerramos con llave. La travesía comenzó suavemente, entre el temor y el reconocimiento. Suaves besos en mi cuello iban derribando la última barrera que había impuesto y empezó mi reconocimiento…

Espalda ancha, labios generosos, lengua inquieta, inquietísima, manos grandes y suaves…pero…y su sexo? Donde está?…de primera mano lo pasé por alto…los nervios me dije…y emprendí un segundo recorrido de búsqueda incesante mas…sólo encontré algo diminuto, erecto sí, pero diminuto como no había conocido en mi vida!

Y mientras él trataba de llevarme a un nivel de placer extremo, mi mente se fue…y para esto me levanté más temprano? Sus manos inspeccionaban cada cavidad de mi anatomía…cuánto gasté al final? A ver: depilación, ropa interior, peluquería…la puta madre! Casi $ 250!!! Para esto????

De repente perdí la noción del tiempo, ya no sabía si era noche cerrada o el sol me espabilaría en cuanto saliera a la calle. Sí estaba segura de algo: no permitiría que nadie más sufriera la desilusión por la que estaba pasando yo en ese momento. Tomé la almohada y la coloqué sobre su rostro, me senté sobre ella, no se opuso, pensó que era parte del juego, puse su sexo en mi boca y comencé a lamerlo, cuando estaba por acabar lo mordí, fuerte, más fuerte…y se lo arranqué!
Se lo escupí en el la cara de ojos desencajados que observaban sin entender hasta que cayó inconciente.

Me vestí, tomé de su billetera $250 y salí de la habitación colocando el cartelito de “No molestar” en el picaporte.

Tenía tiempo aún, así que en un bar lejos de miradas indiscretas bebí un último café a su salud.

Vuestros comentarios

1. mar 18, 02:31 | Elizabeth

Oh my god Natalia! Eso estuvo genial.
Una historia minima, atrapante, divertida y efectiva.
Me encanto! Felicitaciones.

2. mar 18, 03:12 | cristina

felicitaciones,naty,es una buena historia,espero que no sea real.

3. mar 18, 03:30 | Natalia

Joan, gracias por el espacio.
Elizabeth, gracias por tus comentarios, muchs gracias
Cristina: nunca lo sabrás…

4. mar 18, 03:30 | Gabriela

Natalia, me encantó! Es divertido y muy cruel, como me gustan. Felicitaciones!!
Espero que haya muchos mas!

Hola Joan! Tan pronto como nazca alguna idea en el baldío de mi cabeza, te prometo que te la hago llegar.

Saludos

5. mar 18, 05:49 | Jeremy

¡Oh dios!¡que cruel y brillante! ¡me encanta!
no paro de hacer exclamaciones… pero es que… ¡lo adoro! espero más __

6. mar 18, 09:33 | Almas Oscuras

Gran relato Natalia… y muy doloroso :-)

Qué bueno saludarte Gabriela. Espero no haberte puesto mucha presión al nombrarte en el post (no era mi intención). Es que no pude dejar pasar la oportunidad.
Vaya par de hermanas!!!

saludos

7. mar 18, 14:08 | Natalia

Gracias a todos por comentar. Espero que el próximo les guste también.

8. mar 18, 15:53 | Marcelo

Me parecio muy bueno,sintetico pero asi todo espere hasta el final para saber que pasaría.
Cruel. Avanti siempre avanti.

9. mar 18, 16:04 | Bob Rock

Ummmm, la crueldad de las chicas de Almas Oscuras me empieza a dar pavor. Tomo nota para próximas citas.

Muy divertido relato, enhorabuena Natalia!!

10. mar 18, 18:18 | Natalia

Marcelo gracias!
Bob Rock, si no tienes el problemita del protagonista, no hay porque temer…

11. mar 18, 22:36 | Missterror

Natalia,sí señor,me encantan este tipo de relatos!Sin tener que dar explicaciones,directos,duros,son lo que son y no hay más vuelta de hoja.

Felicidades

12. mar 18, 22:51 | lady necrophage

¿Y todo eso solo por tenerla pequeña? Mejor eso a no que la hubiera empalado por el tamaño…muy buen relato, me parecio gracioso…

13. mar 19, 13:16 | Giles

No puedo negar que el relato me ha gustado e inquietado a la par.

14. mar 19, 17:40 | Natalia

Una vez más, gracias a todos por comentar

15. mar 20, 21:03 | MaRiaNa

AWW!! the woman power contraataca¡¡¡ jaja
cuidado caballeros ..espero que no se identifiquen..jaja ;)
Divertido relato..

16. mar 21, 00:01 | Smith

Natalia excelente, me sentí atrapado desde el “yo también”. ¡Que peligroso es amarte! La almohada en la cabeza me recordo otra obra de la autora. Do you like a coffee?

17. mar 22, 00:05 | Natalia

Smith, soy casada…

18. mar 23, 20:36 | lady necrophage

Se me paso por la mente, durante un instante, que el tío tuviese entre las piernas un taladro a lo Tetsuo…y el resto lo dejo a vuestra calenturienta imaginación…

19. mar 23, 21:03 | smith

Sorry, me too.

20. abr 1, 12:30 | Agus

Te sobra para seguir escribiendo! como ya te dije: sencillamente y morbosamente justiciero! je

21. abr 3, 13:46 | Natalia

Agus: de esta historia mínima no sobro mucho que digamos…jajaja, pero igual ya encontrare más material, grcs!

22. may 5, 22:56 | MMH

No es posible. que historia tan mala!

23. may 10, 23:31 | Smth

Hay comentarios de gente muy afectada, ya sea por el tamaño propio o de su compañero. Don´t warry be happy.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.