Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Hybrid

Hybrid

Un calamar con llantas de aleación

Hybrid Poster

Ver ficha completa

  • Título original: Hybrid
  • Nacionalidad: Estados Unidos/Alemania | Año: 2010
  • Director: Eric Valette
  • Guión: Benjamin Carr
  • Intérpretes: Shannon Beckner, Oded Fehr, Ryan Kennedy, Melanie Papalia
  • Argumento: Chicago, un depósito de coches desahuciados. Un viejo auto negro es llevado tras un accidente y, para sorpresa de los empleados del turno de noche, tras su carrocería se oculta algo monstruoso.

43 |100

Estrellas: 2

Hybrid Grande

Unir terror y vehículos – asignándoles un protagonismo principal – en la gran pantalla no es algo nuevo; incluso la Dirección General de Tráfico hace uso de elementos macabros, mundanos obviamente, en sus trabajados anuncios.
Bien sea conducidos por un psicópata o con voluntad propia para arrollar indefensos transeúntes, todos recordamos con cariño pequeñas joyas del calibre de Christine (más por su original literario que por el acabado final aportado por Carpenter), El Diablo sobre Ruedas (genial debut televisivo de Steven Spielberg), Yo compré una moto vampiro (igual de imprescindible que británica), The Wraith (con un ligeramente sobrio Charlie Sheen) o la descacharrante Monster Man (la cual recomiendo encarecidamente a los amantes de la serie b casposa).

Hoy le toca el turno a Hybrid (o Super Hybrid si necesitáis más octanaje), que, como ella misma se intenta vender, viene a ser la reinvención moderna de todas esas películas sobre coches asesinos que se prodigaban antaño. ¿Y es cierto semejante estamento? Desgraciadamente, no. Otra triste cinta, diría “de serie b” pero se ajusta más a la realidad “incompleta”, condenada a quedar aparcada en una estantería olvidada del video-club, en la infame sección de terror fantástico, más por su falta de esencia, de alma, que por su propio diseño: dentro de unos parámetros adscritos al cine independiente se mantiene a flote técnicamente y, sin embargo, acaba aburriendo hasta al adicto a la basura fílmica más recalcitrante.

Hasta un depósito de coches, ubicado en Chicago, es llevado por la policía un vehículo destrozado tras un brutal accidente donde, curiosamente, el conductor del auto ha desaparecido. Los mecánicos y gente variopinta, que pueblan el enorme taller, descubren mientras rumian contra el maldito turno de noche, que el automóvil siniestrado es más de lo que parece, en concreto un depredador asesino con gusto por la carne humana. Empieza en ese momento la caza del monstruo a través de las plantas del depósito: el hombre contra una máquina de matar capaz de tomar la forma de cualquier coche.

El motor de Hybrid queda totalmente gripado tras la secuencia inicial de créditos que, lamentablemente, resulta casi lo mejor de la película. Al fin y al cabo, es solo durante los cinco primeros minutos cuando podemos mantener ciertas expectativas y creernos ante un buen espectáculo de acción, terror y coches asesinos de “vaya usted a saber donde”: Mentiras, engaños y subterfugios baratos…

¿Qué parte de culpa de esta avería le corresponde al director? La verdad que me resulta duro cargar las tintas contra Eric Valette. No porque su labor tras las cámaras sea buena, de hecho su dirección es bastante ramplona y no transmite ninguna energía, si no porque su largometraje debut me gustó y sorprendió a partes iguales. A dicha cinta, Maléfique (2002), le han llovido sapos y culebras de una forma algo exagerada; sinceramente se trataba de un buen terror carcelario, bastante distinto merced a la dosis adecuada de mística lovecraftiana. Incluso contaba con un marcado acento europeo, no en vano se trata de una producción francesa, que ojala se hubiese mantenido en éste, su último proyecto editado. Pero ningún resto de decadentes vapores, emanados desde las alcantarillas de nuestro anciano continente, queda dentro de Eric Valette tras su travesía atlántica buscando fortuna, materializada en el ridículo “remake” de “One Missed Call”. Para ubicarnos resumidamente y sin hacer mucho desprecio al cineasta francés: Hybrid está por debajo del dichoso “remake” y a años luz de Maléfique.

Sin duda, gran responsable de la mediocridad del film es el guión firmado por Benjamin Carr. Más que un guión al uso, podríamos definir el libreto como un compendio desangelado de ideas sueltas, siendo el principal reclamo la idea de un coche asesino y… nada más. Es cuando llega el coche al depósito, poco después de la citada secuencia aérea de títulos de crédito, en que se revela la dejadez y el poco esfuerzo con el que de ha desarrollado la historia principal y única. Toda la trama se desarrolla dentro del garaje y se enfoca hacía la caza del auto carnívoro por parte del tedioso personal de las cocheras, obviando el potencial que ofrecía el propio automóvil. Si además a esta parquedad de localizaciones le tenemos que añadir un origen del vehículo asesino rocambolesco y rancio a partes iguales (SPOILER Sí, el coche es un calamar evolucionado más que un Pokemon dejado al sol tres días FIN SPOILER), tenemos como resultado un argumento y desarrollo nulos y, peor todavía, aburridos.
No es de extrañar encontrarnos con un guión facilón en manos de Benjamín Carr, este prolífico escritor es la mente detrás de las últimas entregas, directas al mercado doméstico, de las sagas Puppet Master y Hellraiseraunque para mi no es ese su mayor pecado. El señor Carr, bajo seudónimo, firmó uno de los peores finales, para una cinta de fantasmas, que he visto en mucho tiempo: 13 Fantasmas.

Tampoco es pródigo el libreto a la hora de dar sustancia a los personajes; increíble que centrando un largometraje tan solo en cinco personajes, estos sean tan-tan-tan planos, especialmente la heroína principal, que no solo es intrascendente si no también repelente. Y esto si que es realmente un problema: sin poder solazarnos con la tensión y miedo provocados por un coche asesino en toda regla – ya os dijo que al final da pena el animal –, encima tener que aguantar diálogos entre cascarones vacíos.
Ver el miserable espectáculo es cargante, pero les tuvo que resultar igual de adormecedor a los actores puesto que su ánimo está bajo mínimos delante de la cámara.

Pero existe una excepción que confirma la norma: Oded Fehr (The Mummy o las últimas entregas de Resident Evil) interpreta acertadamente al repelente jefe del depósito. La verdad que sus borderías son lo único que anima a terminar Hybrid; pese a todo, el personaje está bastante desaprovechado y eso que su afición a la caza mayor resulta muy consecuente con la orientación final del film.

Nada que reseñar a nivel técnico, los efectos especiales son escasos pero están diseñados decentemente aun sin haber sacado provecho a la capacidad mutante del vehículo: amantes de los coches de carreras, época o diseño abstenerse con Hybird.
La banda sonora, sonido, fotografía, edición e iluminación acordes con un proyecto de mínimo presupuesto. Elemento coherentes pero repetitivos dado lo reducido de la ubicación física donde transcurre el metraje.

En definitiva, una pena que no se haya sacado partido de una historia que en su simple planteamiento y la resurrección del subgénero (¡¿pero cuántos hay?!) de los coches asesinos, podría haber dado mucho de sí. Sobre todo contando con un director, que considero tiene mucho que contar todavía, y un guionista cuya sola experiencia a la sombra del terror de serie b, bien podría haberle ensañado ya lo que funciona y lo que no. Película sin pulir (y casi sin terminar) solo recomendable para aquellos que sepáis poner mucho empeño a la hora de ver cine basura y a los fanáticos de motores que se alimentan con sangre;

Yo al menos le tomé cariño al coche de marras (”¡Mata a esos peleles! ¡Mátalos a todos!”).

Lo mejor: El coche asesino de las profundidades abisales

Lo peor: Personajes planos interpretados por actores sin carácter

Vuestros comentarios

1. jul 27, 19:42 | Pliskeen

Pues yo la ví en Sitges y no me disgustó. Serie B de monstruitos para pasar el rato. El guión a ratos es insostenible, pero entretiene. Yo no la considero cine basura, calificativo que le otorgaría a películas mucho peores que ésta.

En cambio, Malefique sí me pareció un pestiño de cuidado. Mortalmente aburrida, además de absurda.A su lado, Hybrid me parece un peliculón.

Saludos ;)

P.D:: “13 fantasmas” tampoco me disgustó, aunque para ser sincero, no me acuerdo mucho del final, lo que quiere decir que tampoco me entusiasmó lo suficiente para dejarme huella y poder acordarme.

2. jul 27, 19:44 | Pliskeen

P.D.2: Reflejos de Aja está en mi podium de los peores finales para una película de fantasmas. No cuela ni con vaselina.

3. jul 27, 20:20 | Bob Rock

Piskeen.- ¿Qué tal amigo? Me voy dando cuenta de que disfrutamos del mismo cine pero con gustos distintos. Lo cual no solo me parece genial si no enriquecedor, estimo bastante tu opinión así que intentaré repasar Hybrid en mi cabeza con algo más de perspectiva.

Para pasar el rato tira que te va – en el ambiente de un festival seguro que la hubiese interpretado más festivamente; no obstante, en casa solo y viendo a esos personajes… buf! se me hizo hasta un poco pesada; pero reconozco que no es cine basura – igual ha dado la impresión en mi reseña -, más bien lo decía así en el sentido positivo del termino… o mejor, “cine sin pretensiones” ;)

¿Qué decir de Malefique? A mi me parece que tiene un sello de autor, algo que en Hybrid no he visto. Aunque ya es de dominio público que me pirra Lovecraft y con las referencias adecuadas gozo como un gatico arrimado a la estufa (salvo con La Herencia Valdemar, cuyo segundo macro segmento es lo peor que he visto y veré este año)

En cuanto a finales de fantasmas… je je je… es difícil acabar una película de fantasmas sin caer en el ridículo o en la monotonía. Se hecho, pocas mantienen el tipo fuera de oriente en los últimos años. No, el cine actual español de fantasmas infantiles + mujer madura rubia me da dentera. Quizás Insidious? No sé, estoy abierto a sugerencias pero sin cámara en mano por favor.

13 Fantasmas acababa con la dichosa maquina de cortar jamón fantasmal… un momento de histeria que jamás lograré entender. Claro que he mentido vilmente: Si he dicho que 13 fantasmas tenía “el peor” final ha sido por reseñar una película del mismo guionista; diría en realidad que es el segundo peor final.

Siendo el primer puesto (o el último según se mire) para (tachaaaaan!!) House on haunted hill remake. Pero esto es muy personal, no sabes con que ilusión la estaba viendo en el cine… y el final… jo… no tengo palabras para definir tal infamia… y admiro muchísimo al Sr. Malone…

Un saludo

4. jul 27, 20:50 | Pliskeen

Insidious me sorprendió gratamente (aunque sea un pseudoremake de Poltergeist con pinceladas humor negro ), pero precisamente su final es lo peor de la película. No nos vale como ejemplo.

Te podría decir que del final de “House on haunted hill” tampoco me acuerdo, pero te mentiría a medias porque realmente no me acuerdo prácticamente de nada de la película. Sólo me quedó el recuerdo de que no me gustó, y con eso mi memoria se basta (mejor dejar espacio para las buenas películas, que son las que se lo merecen)

Y no deja de ser curioso que ambos mencionemos, precisamente, remakes… Y ojo, que los ha habido de buenos, pero no precisamente dentro del subgénero fantasmal (bastante sobado y a la vez maltratado)

Y bueno, lo de no coincidir es, con toda seguridad, más divertido que coincidir. Al menos cuando se puede debatir con total libertad y buen rollito como hacemos siempre aquí. Otro día ya si eso hablamos del pésimo cine de terror asiático que se puso tan de moda hace unos años, y que intuyo a ti te gusta más que a mi xD

Saludos ;)

5. jul 27, 22:29 | Mr zombie

No he visto hybrid, no voy a hacer ninguna intencion de verla. Mr zombie se pierde la pelicula y no creo que se arrepienta de ello.

Con el nombre del director y del guionista es reflejo fiel y contundente que nada bueno saldria de ello y por lo que contais no me equivocaba.

Un saludo.

6. jul 27, 22:47 | Luis Trad

No se porque, pero me han dado ganas de verla. Aunque sea un bodrio de aquellos.

7. jul 28, 21:25 | Sebastián

¿Lo de “yantas” es a propósito?

8. jul 29, 08:44 | Bob Rock

Sebastián.- No, es una lamentable falta de ortografía.

9. ago 5, 17:38 | UPIRI

Floja peli que al comienzo pensé que podia se mas chula (buena fotografia de un tal Leonetti, que tiene el mismo apellido que el conocido fotografo (La Jungla de Cristal…)) pero que no deja de ser pura serie B. El punto de inflexión fue la tremenda explicación que realiza el primo de la protagonista acerca de lo que es el coche… joe tio ni se lo piensa.. me llevé el resto de la peli riendome. Que alguien me explique como ese bicho se convierte en un coche… no me cuadra.

10. ago 26, 16:45 | jpamplo

Otro de los alicientes de verla en sitges era que la peli estaba en 3d y eso aportaba algunos enteros

11. sep 24, 10:58 | Bafometh729

Jai pipol:

Puntuación: 05/100

Debo de ser tonto porque me la he vuelto a tragar por segunda vez, ¡es que no me acordaba de nada! Bodriete total con pésimos Fx digitales y ni una reconstrucción tipo Christine. ¡Me ha vuelto a decepcionar!

Un saludo. Si iu.
Bafometh729

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.