Estás aquí: Página de inicio » Críticas » I Am Not a Serial Killer

I Am Not a Serial Killer

Cuanta testosterona perdida

Im not a serial Killer review

Ver ficha completa

  • Título original: I Am Not a Serial Killer
  • Nacionalidad: Irlanda, UK | Año: 2016
  • Director: Billy O'Brien
  • Guión: Christopher Hyde, Billy O'Brien
  • Intérpretes: Laura Fraser, Christopher Lloyd, Max Records
  • Argumento: John es un adolescente atormentado, cree que dentro de él se oculta un asesino en potencia, que se enfrenta a una serie de asesinatos en su pequeño pueblo.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2.5/5

 photo INASK_Interior_zpsaehddnyq.jpg

John Wayne Cleaver es un adolescente peligroso, y él lo sabe. Está obsesionado con los asesinos en serie, aunque no quiere convertirse en uno. Terribles impulsos le tientan constantemente; así que, por su propio bien y el de los demás, se somete a rígidas reglas para mantenerse dentro de la “normalidad”. Sin embargo, cuando un psicópata sobrenatural aparece en su ciudad, tiene que abandonarlas con el fin de detener los crímenes. Pero sin sus reglas para mantenerse bajo control, John podría ser más peligroso que el monstruo que está tratando de atrapar.

Vaya por delante que no he catado la novela de Dan Wells en que se basa este proyecto cinematográfico, traducida en España por Planeta. Viendo los resultados en pantalla sí me ha quedado claro que algo bueno me estoy perdiendo: como suele pasar con las adaptaciones cinematográficas de novelas, “I Am Not a Serial Killer” de Billy O’Brien, director de la infravalorada “Isolation”, deja la sensación de enfrentarnos tan sólo a la punta del iceberg de algo grande, oscuro, profundo… y jugoso. No en vano, la saga que tiene como protagonista a John Wayne Cleaver, gracioso nombre, va ya por su tercera entrega, todas traducidas al castellano. Con lo cual resulta obvio que el universo de “I Am Not a Serial Killer” no puede reducirse a una sola película.

Lo que ya no tengo claro es si la adaptación me ha gustado o no. Se trata de una película diferente, auténtica e independiente, con lo cual ya se ha ganado mi simpatía, pero también resulta un proyecto en tierra de nadie. ¿Terror adolescente? ¿Stephen King? ¿Drama psicológico? ¿Ray Bradbury? ¿Thriller sobrenatural? ¿Richard Matheson? Un servidor se la juega a la carta de “disección de los desbocados impulsos adolescentes, que entroncan con la tercera edad en cuanto a la falta de voz en nuestra rígido orden social, a través de una fábula con el horror, amor y asesinato como telón de fondo”. ¡Toma ya!
Dicho lo cual, como amante del terror fantástico, es normal que esta película me haya dejado frío si dejamos las emociones fuertes a un lado para centrarnos en la alienación púber. Algo a lo que también apuesta su ambientación: Situada en una pequeña localidad del medio éste norteamericano durante los meses de otoño e invierno, los paisajes helados de los que presume terminan por filtrarse en el distanciamiento con que son representados los hechos. Quizás lógico si tenemos en cuenta que todo el metraje se desarrolla desde la perspectiva de nuestro protagonista, un joven que se cree candidato a engordar las listas de asesinos en serie en un futuro no muy lejano. Su obsesión por la muerte es puesta a raya a través de unas reglas auto impuestas para evitar descontrolarse. Sin embargo, esta afición morbosa es alimentada a su vez gracias al trabajo de su madre y su tía, sus tutoras a falta de padre. La familia Cleaver regenta la funeraria del pueblo, y John echa una mano entre las sesiones de terapia con su psicólogo y su cuidadoso estudio de los más famosos psicópatas de la historia.

El detonador del cambio, que toda historia necesita, sería la sucesión de de unos asesinatos donde las víctimas son desprovistas de alguno de sus órganos. El interés de John no se hace esperar; aunque en todo momento, y esto es un grave error de la narrativa, sabemos que nuestro intrépido protagonista desea parar la matanza antes que unirse a ella. ¿Dónde están sus tortuosos procesos mentales, las reglas que vamos conociendo de forma anecdótica? John pasa a convertirse en una especie de Sherlock Holmes adolescente mientras multitud de personajes secundarios desfilan a su alrededor sin profundidad alguna.
Aquí se nota la larga influencia de la obra escrita, pero no el análisis incisivo al que se presta un libro. La acción, escasa, no puede alejarse de John, convirtiendo a los secundarios en figuras de cartón piedra. De hecho, todos estos caracteres, como los típicos abusones del instituto, no aportan nada a la panorámica general, alargando los minutos de forma agónica. La película bien podría durar ochenta minutos, en lugar de los más de cien que dura, y hubiera contado lo mismo, pero ganando en dinamismo.

Una de las mejores herramientas para disfrutar mínimamente de “I Am Not a Serial Killer” es desconocer todo lo posible de su argumento. Aunque en este aspecto la cinta termina haciéndose trampas a sí misma: a mitad de metraje se desvela la personalidad del misterioso asesino. Entonces, cuando ese personaje debería haberse convertido en la némesis oscura, o quizás tutor, de nuestro confuso protagonista, la trama sigue obstinada en centrarse en los silencios y la ignorancia de John. Lo que el espectador gana con esto es una molesta sesión de tedio. Por suerte, en cuanto a fotografía y dirección, realista y natural, compensamos el amargo trago con una atmósfera de cuento de hadas moderno
Alcanzado casi el final de la cinta es cuando O’Brien, co escritor de esta adaptación junto a Christopher Hyde, decide desarrollar el personaje del villano de la función. Demasiado tarde, ya es imposible entrar en el juego que nos propone, uno que tenía un potencial enorme. Mirad un ejemplo (ALERTA DE SPOILERS): el enemigo de la John es un monstruo cuyo gran error es sentir el amor igual que un humano, mientras que su contraparte es un simple humano incapaz de lidiar con la empatía, ¡ni siquiera hace caso a una linda jovencita que va descaradamente detrás de él! (FIN DE LA ALERTA DE SPOILERS)

Un tremendo recetario para hablar del paso de la infancia a la madurez, de la madurez a la vejez y de la vejez a la muerte – un tema tan interesante como eterno – que se desperdicia de una forma torpe, cediendo al desequilibrio y a la falta de sensibilidad. Estamos ante una pieza que un director más experimentado hubiese convertido en una pequeña obra maestra.

En otro ámbito, la banda sonora cumple de sobra con su cometido, diría que es muy responsable del escaso éxito que llegue a acumular esta producción. Lo que no ayuda para nada a la atmósfera son unos efectos especiales, por fortuna pocos, que desentonan con el aura melancólica de la producción. Casi hasta su conclusión “I Am Not a Serial Killer” intenta esquivar lo explícito, las únicas muestras de “carnaza” vienen a través de las disecciones que practica la familia Cleaver. Como es lógico, momentos construidos alrededor de prótesis y látex que contrastan negativamente con esa escena anti climática final debido a unos efectos digitales deficientes.

Para el final me reservo la participación del gran Christopher Lloyd, junto a Max Records el principal puntal de “I Am Not a Serial Killer”. No podrían haber elegido otro actor para semejante papel, una pena que se le haya robado complejidad; sin embargo Lloyd aporta levedad y solemnidad a partes iguales avisándonos del error de ignorar a un currante de casi ochenta años. Y ese mensaje tan interesante, ”nuestros mayores no están ahí sólo para cuidar a los nietos si no que tienen mucha vida por disfrutar”, es responsabilidad exclusiva de Lloyd. Por otro lado, verle tan mayor me apena, marca el paso de los años con una crueldad insoportable.

Una cinta peculiar. Todo lo que tiene de original se desvirtúa debido a las tendencias contemplativas de su director, desaprovechando una novela de base que disponía de un personaje poco convencional, y más adulto de lo que parece a simple vista, a explotar con éxito asegurado. Quizás hubiese venido bien revisar y alargar ciertos diálogos, atrapar al espectador usando el carisma de los personajes más interesantes, Crowley está muy, muy desaprovechado.

No es terror, es tristeza… y otra sensación que sólo se puede encontrar en el fondo de una copa de alcohol.

Imágenes de la película

 photo INASK_1_zpsawljo1u4.jpg

 photo INASK_2_zpsgy9xnv1n.jpg

 photo INASK_3_zpsbgaxkvja.jpg

Lo mejor: Christopher Lloyd y Max Records cumplen con soltura dentro de una ambientación idónea para profundizar más en la historia.

Lo peor: Pobre definición y desarrollo de todos los personajes que no son John.

Vuestros comentarios

1. ago 31, 13:51 | Vael

Se me esta haciendo muy cuesta arriba. Llevo dos noches intentandola acabar y aun no lo he conseguido. Pero hasta donde he visto me resulta muy anodina, como bien dices, los personajes posiblemente tienen la mayor culpa, los encuentro muy planos y no me generan ningun interes.

2. ago 31, 22:19 | Mr Zombie

Aun la tengo pendiente de ver. Habia leido cosas muy buenas de ella, pero por aqui no parece haberlas. Habra que ver porque de ese patinazo.

Ya me estoy viendo venir algo parecido con The Neon Demon, muchos palos , pocos aplausos.

Dos de las mas esperadas este año en Sitges recibiendo de lo lindo…

¿Gato por liebre o empacho de golosinas?.

3. sep 1, 20:40 | Bob Rock

Vael.- Todo se centra en Juanito. No me hubiese parecido mal si su entorno fuese algo más “activo”. Es duro acompañar a este adolescente, pero la historia de fondo, la reflexión sobre los cambios de edades en el hombre, siempre es agradecida.

Mr. Zombie.- Bueno, a “I am not a serial killer” ni palos ni aplausos. La pobre lo intenta pero creo que no sabe manejar el material argumental que posee.
Sin embargo “The Neon Demon” es otra cosa. Unos la encumbrarán como una obra maestra y otros dirán la verdad: el cine no es sólo un reflejo en movimiento del arte pictórico. Existen unas mecánicas de narrativa que sólo te las puedes saltar o manipular si eres un puto gran genio (i.e. Buñuel). Estoy alucinando con los que ven hasta un nuevo cine a partir de The Neon Demon. Creo que si no adoras a su director no estás en “el clan”. En breves la reseña, que tampoco es por despedazarla, es la leche visualmente pero… nada más. (y un poco aburrida para el que suscribe, muchas veces se me iban los ojitos a todas partes menos a la pantalla).

Eso sí, no puedo resistirme a esta parte de una crítica que he leído hace poco sobre The Neon Demon. ¡Menuda humareda para una fogatilla!

Con su informe transparencia, atentando contra toda norma de procedimiento fílmica, Refn erige su dramaturgia sobre una banda de Moebius: sin forma definida, sin posibilidad de ser orientada o seguir unos patrones establecidos, y sorprendentemente dinámica en cuanto a las innumerables posibilidades de movimiento, alcance y actuación

4. oct 12, 01:24 | Reverendo

ATENCION SPOILER
Creo que con la aparición de la palabra “sobrenatural” se está haciendo un pedazo de spoiler brutal. Tanto tedio y lentitud ayuda a que se vea al asesino como un viejo psicópata, un ser decrépito pero que mantiene su frialdad y crueldad. Pese al sadismo con los órganos, poco deja entrever lo que es realmente. FIN SPOILER

Coincido que es un pena que los personajes no estén más definidos. Porque, si la historia es algo más que una versión más sádica de “Verano de Corrupción”, ante la (relativamente) poca acción, podría haberse centrado más en desarrollarlos. Sobretodo si hay continuación. Eso sí: un fantástico Lloyd.

5. ene 12, 21:23 | Andromeda

SPOILERS

La vi recién anoche. Me resultaba medianamente interesante hasta que pega el giro sobrenatural. Eso me hizo perder interés de inmediato, lo cual es raro en mi, pero sinceramente era una historia que rendía más como psicópata joven vs psicópata viejo… no Niño Emo vs Abuelito Planta…
Aún así la terminé de ver sin pena ni gloria… excepto el efecto del final que parece sacado de The Muppets Show =(
Si hacen continuaciones a mi no me cuenten…

6. nov 4, 09:01 | Cuervo

Joder, mira que la cosa pintaba bien, un chico lidiando con sus demonios, algo muy normal, si, pero por eso (…) ¡y que lo agan tan mal!

Encima, con ese final, tan fuera de lugar (…) el giro (…)

Puntuación: ★★ (sobre 5)

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.