Estás aquí: Página de inicio » Críticas » La noche del baile de medianoche

La noche del baile de medianoche

Recomendaciones cutres para Halloween, parte 3

Midnight Hour Review

Ver ficha completa

  • Título original: The Midnight Hour
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 1985
  • Director: Jack Bender
  • Guión: William Bleich
  • Intérpretes: Lee Montgomery, Shari Belafonte, LeVar Burton
  • Argumento: Un grupo de jóvenes invocan sin querer a los muertos y demonios de su pueblo mientras se preparan para la noche de Halloween.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

 photo LNDBDM_Interior_zpseujafmxx.jpg

La recomendación que hoy nos ocupa es bastante más suave que las dos anteriores, “Noche de Graduación 3” y “La Noche de los Demonios 2”, aunque no por ello menos genuina para lo que una maratón de cine casposo requiere en La Noche de Brujas. Gatos, adolescentes… todo eso corretea por las calles envueltas en las pegajosas y sintéticas telarañas de Halloweem, pero también demonios, zombies, vampiros y hombres lobo. Resulta evidente, ¿verdad? A pesar de la campaña que el Santo Oficio Católico está realizando este año, el 31 de Octubre es un día reservado a los aparecidos. No se trata de paganismo, pensad que cualquier cosa es pagana para los del Vaticano, se trata de una celebración dedicada a las abundantes cosechas y a dar la bienvenida al crudo invierno. ¿Os imagináis a los seres humanos hace mil años frente a las nevadas y la creciente oscuridad? Hasta el niño Jesús saldría disfrazado de conde Drácula si fuese menester para disfrutar la última gran juerga antes de que se le helasen los mocos.

“La Noche del Baile de Medianoche”, tenebrosa traducción de “The Midnight Hour”, viene a refrendar el tono festivo de Halloween desde la perspectiva de una “tv movie” inocentona y muy propia de mediados de los ochentas “made in USA”, no tanto tradición pagana como evento comercial donde los únicos vampiros son los grandes comerciantes. La verdad que esta obrita transmite muy buen rollo a pesar de su larga lista de carencias. No hay nada como llenar la pantalla con criaturas nocturnas, guapos jovencitos y un poco de humor para constatar que las tradiciones meramente cristianas pierden por goleada en el casillero de la diversión.

Con el éxito de “Jacko” (R.I.P.) al son de “Thriller”, David Bowie (R.I.P.) viviendo una segunda juventud y la cultura popular en general dopada hasta las cejas, 1985 se presentaba idóneo para estrenar una película de terror sencilla y sin pretensiones, del gusto de los más jóvenes. Supongo que, durante su debut pensada para mayores de dieciocho años, hoy la sabrá disfrutar muy bien un chaval de trece o catorce años, un complemento cuasi familiar para bajar el ritmo de las sesiones cinéfilas más canallas.

La situación no podría ser más digerible: Una pequeña ciudad de Estados Unidos donde cinco jóvenes despiertan sin querer a todos los muertos y seres de ultratumba que permanecían dormidos en el cementerio local, merced a una maldición fechada en tiempos coloniales, marcados por la brujería y el racismo, entre otras perlas.
Esto servirá de excusa para hora y media de canciones, de muy buen gusto por cierto; disfraces de todos los pelajes, cutres pero entrañables; alguna escena con ínfulas terroríficas pero más bien risibles hoy en día; diálogos superficiales que arrastran, como no, el ritmo por los suelos; un número musical que es la cima casposa de todo el metraje; una buena sarta de monstruos, entre los que destacan un zombie enano, cuya función es intentar algún gag propio de primaria, y un hombre lobo bastante cochambroso… sandeces que combinan a la perfección con una gran frase soltada al principio de la cinta: “en Halloween todo el mundo hace locuras”. Desde luego, algunos hasta disfrazarán a sus hijos de santos, esos hombres y mujeres que fueron usados como marketing de ocupación para cada puñetero día del año.

No encontrareis nada espectacular, más si tenemos en cuanta sus humildes orígenes televisivos. Que “La Noche del Baile de Medianoche” ha quedado datada hasta la médula es una obviedad viendo cualquiera de sus imágenes, pero no es menos cierto que representa de manera bastante genuina lo que se cocía en Estados Unidos durante aquella época ya legendaria. La cual, honestamente, en España no vivimos ni mucho de menos de una forma tan colorida y feliz, quizás por eso la nostalgia desmedida de la que hacen gala algunos treintañeros, engañados por sus propios recuerdos. Dejando a un lado la melancolía, nos hallamos ante un film verdaderamente recomendable. En especial, en lo que a un servidor respecta, por su equilibrada mezcla de humor tontorrón, romance, terror y, especialmente, música disfrutable. Donde destaca, como no podía ser de otra forma, una adecuada “The Midnight Hour” del gran Wilson Pickett. Tampoco se queda corta la inclusión de un fragmento de la majestuosa “How soon is now” de The Smiths, ¡qué grupazo, señores! Precisamente es esta última canción la que ambienta una de las mejores escenas en cuanto a atmósfera se refiere: el ataque de la abuela de “Blackula”, ver para creer y disfrutar.
Otro de los mejores momentos visualmente hablando, y se nota cierto presupuesto para nada desaprovechado, sería un paseo por el pueblo que realiza nuestro protagonista, una vez corrompidos los ciudadanos por el contacto con los “demonios”. Un fragmento espectacular, será mi filia con la niebla artificial, que justifica el resto de la película, bastante ligera como corresponde a un producto televisivo.

A los mandos un Jack Bender que siempre se ha mostrado activo en televisión, por ejemplo en “Lost”, saliendo ocasionalmente del medio para enfrentarse a bodrios menores como “Muñeco Diabólico 3”. A su lado, no menos intrascendente, William Bleich, autor de la injustamente olvidada “Pasaje para un coche fúnebre”, ese fue su mayor logro. Pero no debe atraer atención el equipo técnico, la dirección en muy genérica y se adapta tristemente a una emisión por satélite cualquiera; son sus actores, malos en general, divertidos en puntos concretos, los que ofrecen cierta dimensión a esta historia, por otro lado, muy naif.
La hija del cantante Harry Belafonte, Shari, ejerce de tataranieta de la bruja que maldijo a la ciudad, lo hace sin mucha gracia en sus diálogos pero demuestra que lo suyo es el baile y el jolgorio en esa escena musical donde se desmelena para vergüenza y escarnio de los más serios de la casa. Su novio en la película, LeVar Burton, terminaría perdido en los espacios siderales junto a la tripulación del “USS Enterprise”. Otro dato curioso, meramente anecdótico, sería la presencia del tierno Macaulay Culkin haciendo de extra, ¡mamando de las mieles del éxito! Menos anecdótico es el papel secundario, como juez gruñón, del solemne Kevin McCarthy (“La Invasión de los Ultracuerpos” entre más de doscientas películas). Ya en otras áreas, por ejemplo el rol de heroico protagonista, nos cuesta hallar nombres reconocidos, así que tendréis que conformaros con sus interpretaciones livianas de adolescentes atolondrados.

¿Es “La Noche del Baile de Medianoche” una buena película? La respuesta resulta más evidente que los comentarios de nuestros Trols oficiales: ¡no! Pero al igual que leyendo las tonterías escritas por esos gañanes, te lo pasas bastante bien viendo las desventuras de una fiesta de Halloween que provoca cierta envidia a la vez que deseos de arrancarte las amígdalas. Las contradicciones del cine de terror birrioso, que le vamos a hacer.

¡Baile o trato!

Imágenes de la película

 photo LNDBDM_1_zpsypwlxt5g.jpg

 photo LNDBDM_2_zpstpvdualj.jpg

 photo LNDBDM_3_zpssfcmymzw.jpg

Lo mejor: La banda sonora y su inocencia.

Lo peor: Una dirección plana salvo ligeros destellos.

Vuestros comentarios

1. nov 1, 03:26 | paulcrosnier

No es que sea una obra maestra, ni nada por estilo, es un telefilme y tiene muchos fallos, pero hay que admitir con todas las de la ley, que mas de una película le gustaría tener el final que tiene La noche del baile de media noche, tiene un extraordinario y hermoso final,que mas de un film de esos que al hacerlo gastan millones de millones, le encantaría tener, esta película le tengo cariño que jode, para mi si es buena con todo sus defectos.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.