Estás aquí: Página de inicio » Noticias » Lung II

Lung II

No apto para todos los gustos

 photo Lung_2_interior_zpsxf0t8xe0.jpg

Un hombre sin nombre recorre la ciudad acompañado de un saco lleno de artefactos macabros mientras deja un rastro de cadáveres desollados. ¿Son sus cruentas alucinaciones un mensaje del pasado?

Reconozco que a estas alturas de la vida, donde casi me cuesta recordar mi rebelde adolescencia, el cine extremo ha dejado de interesarme. El placer de inundar mis retinas con fotogramas malsanos sin más sentido que verbalizar aberraciones físicas y dolor ya no es algo que me inquiete. Recuerdo la búsqueda, la típica búsqueda de los infames VHS de “Nekromantik”, “Premutos”, “Burning Night”, “Aftermath”, “Man behind the sun”, “Ozone”, “Darkness” y otras obras por el estilo. La verdad, con la distancia las veo como películas aburridas y llenas de un sadismo bajo el cual no me reconozco actualmente. También podría hablar de “Guinea Pig”, la quintaesencia de los bajos instintos dentro del cine de horror, pero prefiero no extenderme sobre el asunto, hace poco picoteé por encima la nueva versión americana y me pareció un fútil ejercicio de morbosidad barata. Entendedme, no voy a criticar con saña dichas obras, cubren un espectro malsano que, dentro de la ficción, atrae por lo prohibido y peligroso de sus imágenes (que no por ningún tipo de psicopatía); sin embargo, me siento lejos de la vertiente gore extrema, aunque en su día fui otro de los creyentes.
Pese a ello, me ha llamado la atención, porque uno siempre tiene ese puntito morboso, esta nueva cinta norteamericana llamada “Lung II” (no, no existe primera parte). Un proyecto de carácter cuasi experimental que nos sitúa dentro de una paranoia sangrienta a la que, por sus pringosas imágenes, podríamos calificar como pesadilla “splatter”. Ya veis que su misteriosa sinopsis sólo intenta ocultar la falta de argumento detrás de esta orgía de sangre en blanco y negro.

Mucho mal rollo, vicio, locura, soledad y gore explícito para esta oda a la muerte, esa entidad fascinante que, expresada a través de la lectura de entrañas, se erige como la reina de esta plato de intestinos llamado “Lung II”, ¡toma ya! Dirigida, escrita y protagoniza por Phil Stevens será estrenada el próximo 17 de febrero en formato doméstico. Amantes de las vísceras sin sentido: apuntad una más para vuestra búsqueda.

Imágenes de la película

 photo Lung_2_poster_zpswl0olq2q.jpg

Vuestros comentarios

1. dic 6, 01:35 | Dereks-Never-Run

A mi me ha pasado igual, y al igual que Bob no entro en moralinas ni nada: simplemente me ha dejado de estimular la violencia gratuita como lo hacía antes. Y eso no quiere decir que estemos a favor de la prohibición de una obra solo porque transgrede los límites de lo ético (Saw VI, Serbian Film).
Interesante aporte al blanconegrismo de opinión habitual. “¡¿Gore? ! ¡Sí, por favor!” ha dado paso a “¿Gore? Bueno… pero envuélvemelo bien”.

2. dic 6, 12:21 | Axalder

Pues es curioso, a mis 30 años sigo siendo tan fan del Gore extremo y gratuito como cuando era un adolescente, no me ha pasado como a vosotros.

3. dic 6, 16:37 | Sebastián Cabrol

honestamente hay lugar para que haya fans de todos los subgéneros posibles, lo comprendo, pero personalmente no caigo de que todo este material sea lo único que consumen ciertos aficionados. La violencia explícita me parece que impacta mas cuando se la usa con medida, en un momento justo. La sobreexposición de tripas y miembros que vuelan para todos lados al paso de motosierras parece mas un carnaval de verano que auténtico material shockeante.

4. dic 6, 20:00 | Joan Lafulla

A mí lo del gore extremo me va a temporadas. La mayor parte del tiempo pienso que ya no va conmigo… que me he hecho mayor para estas cosas. Pero de vez en cuanto siento que necesito mi dosis de gore salvaje y extremo… y normalmente coincide con momentos de cierta depresión o de bajón. Supongo que es por aquello de regocijarte en tu propia mierda.

Saludos

5. dic 6, 20:29 | Dereks-Never-Run

No quiero parecer pedante, me gustaría aportar el hecho que Dario Argento jugó mucho con eros/thanatos en su filmografía. Todos tenemos en nuestra retina esas manos enguantadas en negro acariciando con la punta el vientre de las pobres víctimas antes de penetrar en su carne… el cuchillo como símbolo fálico (y el asesino, el “porno-neng” extremo).
Hay algo magnético que no te deja apartar la vista aunque otra parte de tí así lo quiera. Como el público del Metropol en “Demons”, gente variopinta que se ve ansiosa de puñaladas falsas.
Algunos dirán que es morbo, otros que perversión, pero ni uno ni otro: es una pulsión humana.
Nada, sin remedio… al final soné pedante. A este paso pido h2o en las cafeterías.

6. dic 6, 22:12 | Haare

Parece txula, asi k me la apunto. El gore en blanco y negro queda bastante “artistico” cómo en THE BUNNY GAME. No serán grandes películas pero tienen su punto.

7. dic 6, 22:32 | Bob Rock

Joan.- Espero no encontrarme contigo en uno de esos días ;)

Haare.- El blanco y negro era otra de las facetas que me había llamado la atención de Lung II, le aporta cierta elegancia sucia.

Dereks-Never-Run.- Para nada has sonado pedante, ja ja ja. Bueno, si pides agua que sea Evian, así en plan finolis. Ja ja ja. Esa pulsación existe, es obvio y no podemos extraerla de la naturaleza humana (por eso la censura es tan odiosa). ¿Qué pasa cuando hay un accidente? El hombre es un voyeur y punto. Otra cosa es que satisfaga más o menos una película ultragore. Ya te digo que antaño si me motivaban estas burradas, pero con los cuarenta se me hacen cuesta arriba. Y creo que simplemente por aburridos, si no hay un mínimo de historia pierdo el interés.

Axalder.- Y bien respetable que es. Entonces esta Lung II seguró que te gustará. Y si quieres: por la red ya rula American Guinea Pig… muy bestia…

Sebastián Cabrol.- Estoy 100% contigo, la violencia es una gran herramienta en el cine de horror, pero usada con seriedad. Ojo, que algunos de mis mejores momentos los he pasado con splatters… no obstante, prefiero que exista algo detrás de toda esa violencia…

8. dic 7, 00:08 | Godsdog

Estoy contigo Haare. Y también contigo JoanLafulla, me hago mayor. Me interesan otras cosas… mañana voy de cabeza al cine a ver LOBSTER ;)

9. dic 7, 03:24 | Lady Necrophage

A mí me has dado de nuevo esperanzas…. ¡sí!

Un besito ^^

10. ene 9, 08:50 | Dan

Estoy con muchos de ustedes, el gore extremo o no, debe ser sutil… siento que es mejor cuando te agarra por “sorpresa”, no como “destino final” (para mi es una basura porque sabes que va a pasar y como), es mejor cuando no te lo esperas, como en “el descenso” SPOILER (cuando muere el esposo de la chica atravesado por un tubo) y no tiene que ser explicita mente gráfico para decir “OUCH”.

Yo también antes disfrutaba de tripas por todos lados, pero conforme pasa el tiempo… necesitas un poco de historia que te mantenga ahí, si no al final solo terminara siendo como una película porno… veras las escenas que necesitas y listo… la que sigue.

Saludos a todos.

11. ene 9, 18:31 | Eduardo J.

Llego algo tarde a la la crítica pero opino lo mismo que Joan. A estas alturas, a veces necesito ultragore, otras una historia que me satisfaga lo suficiente y otras que todo se conjugue de tal forma que el cocktail resultante cumpla todas las espectativas… al final, solo es posible viendo varias películas de índole diversa pero siempre esperando que el petardazo, esté por venir.

12. ene 14, 22:34 | Romanovichi Rebekah

pues a ver que tal… -si me gusta el gore, extremo, y pues a mi gusto personal., no me ha dejado de gustar.

13. ene 30, 23:34 | Mountain

Coincido con muchos de vosotros, de joven me encantaba buscar pelis burras, aquello ha quedado en el pasado, ya no me motivan nada. Me ha encantado el apunte de Dereks-Never-Run: “¿Gore? Bueno… pero envuélvemelo bien”, muy grande, totalmente de acuerdo contigo!

14. sep 21, 14:14 | unikitty!

segunda pelicula que veo de este director (phil stevens) luego de “flowers” y debo decir que a pesar de que la misma no para de mostrar muerte y degradacion a cada paso, no podia apartar la mirada.

sucede que este director muestra el gore de una manera brutal pero delicada a la vez y con fundamento para contar una historia que desde el principio parece ser una cosa para terminar siendo otra.

desde el comienzo observamos a un hombre erratico que no parece recordar quien es ni porque ve cadaveres descuartizados por todos lados. suponemos que es un asesino que parece que le empezó a remorder la conciencia y la culpa que lo atormenta ya no lo deja vivir tranquilo.

y digo suponemos porque no será hasta muy avanzada la pelicula que el director junta todas las piezas y las va amalgamando para que todo cobre sentido y no sea solo una pelicula hueca que te muestra gore porque si.

aun sin ningun dialogo, la pelicula se disfruta como una perturbadora obra de arte de lo extremo.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.