Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Mega Python vs. Gatoroid

Mega Python vs. Gatoroid

Estrellas del pop Vs Animales grandotes

Mega Python vs Gatoroid

Ver ficha completa

  • Título original: Mega Python vs. Gatoroid
  • Nacionalidad: USA | Año: 2011
  • Director: Mary Lambert
  • Guión: Naomi L. Selfman
  • Intérpretes: Deborah Gibson, Tiffan, A. Martínez
  • Argumento: Una fanática defensora de los derechos de los animales, libera serpientes exóticas de las tiendas de mascotas, que son importadas ilícitamente. Son pitones que luego comienzan a adquirir mega-proporciones.

40 |100

Estrellas: 2

Mega Python vs Gatoroid

De la mano de Mary Lambert, directora de Cementerio Viviente y su secuela, nos llega una película producida por The Asylum para la cadena SyFy. Bueno, más que una película sería una reunión de amigos que quedan para hacer algo juntos y pasárselo pipa. Los protagonistas de la película, aunque del título se desprenda que son los monstruos, son en realidad dos cantantes pop (ambas chicas) más preocupadas en enfrentarse entre sí que en luchar contra los propios bichejos. A una de ellas la conocemos todos por su participación en Mega Piraña: Tiffany. La otra es Deborah Gibson, cantante y compositora pop que, al igual que Tiffany, empezó de manera muy precoz en esto de la música, siendo la artista más joven en escribir, producir e interpretar una canción que alcanzó el número 1 en los EEUU, Foolish Beat. Si a esto le sumamos el cameo que lleva a cabo el cantante y batería de The Monkees, Micky Dolenz, ya tenemos a tres viejas glorias reunidas y dando guerra… bueno, unas más viejas que otras.

Unos activistas en pro de los animales deciden entrar en unas instalaciones donde hacen pruebas a las serpientes para liberarlas y así devolverlas a su hábitat natural, los pantanos. Allí empezarán a crecer a tal tamaño que se comerán a la fauna autóctona de la zona, los caimanes. La sheriff del lugar, para poner fin a tal masacre, tiene la genial idea de administrar hormonas de crecimiento a los caimanes para que así puedan defenderse. A priori la cosa funciona, pero cuando los caimanes empiezan a poner huevos y estos son devorados por las serpientes, empieza un círculo de crecimiento por parte de las dos especies imposible de parar. Si es que a veces es peor el remedio que la enfermedad.

Nos encontramos ante otra de esas pelis de malos actores, escenas que invitan a exclamar “madre de dios”, diálogos de besugos y algunas de esas situaciones divertidas que últimamente tanto me gustan, aunque eso sí, sin alcanzar ni de lejos el humor tronchante de Mega Piraña.

Aquí los personajes humanos cobran más importancia que los mismos monstruos y se dibujan un poco más que en otras películas, que optan por otorgarle todo el protagonismo a las bestias dándoles a estas un toque más realista o intentando que parezcan ser la rehostia de terrorícias con el fin de asustar a los presentes. De esta manera a parte de las dos estrellas del pop y del batería de los Monkees - ¡por Dios, que alguien le diga a este señor que no salga en más películas… tiene menos carisma que una estatua de piedra! – , nos encontramos con personajes bastante graciosos y a la vez aborrecibles: los ayudantes de la sheriff, el doctor indio (jejeje, muy buena su presentación), los cazadores rednecks… Hay un par de escenas donde te sacan alguna carcajada, pero nada más. El resto es pura visión hipnótica-embobada.

Los bichejos salen poco, pero cuando salen ocupan toda la pantalla; y cuando parece que por fin las mega serpientes y los mega cocodrilos se deciden a pelearse, unen sus fuerzas para comerse a los humanos. ¿Y qué hace entonces la directora? Pues desvía toda nuestra atención hacía la pelea que mantienen las dos mega estrellas del pop para dilucidar a cuál de ellas le asiste la razón a la hora de explicar lo sucedido. Dura tanto la escena que estás más pendiente de si se quitan la ropa y empiezan a follar que de cualquier otra cosa. Pero no, al final también acaban uniendo sus fuerzas para intentar acabar con los bichos en cuestión.

Como viene siendo habitual en las producciones de Asylum, el final es estúpido. Con feromonas atraen tanto a cocodrilos como a serpientes hacía un lugar concreto para hacerles explotar, no sin antes pasar por medio de la ciudad y causar algún que otro desastre. Y durante el trayecto Mary Lambert intenta dotar de dramatismo a algunas escenas y de esta manera encoger el corazón del respetable, eso sí, sin conseguirlo. Es más, dichas escenas lo que provocan es vergüenza ajena.

Peli cutre, no recomendada si no eres muy fan de Asylum o quieres pasar un rato con el cerebro desconectado… pero bien desconectado. Aún así yo me lo he pasado bien. ¿Será que de tanta caspa mi cerebro ya no encuentra la manera de reconectarse? Pues espero que siga así oigan, que prefiero mil veces esto a coger una mala leche terrible con remakes estúpidos u otras barbaridades que gracias a Dios nunca veremos asomar la cabeza por Almas Oscuras.

Lo mejor: Su poca seriedad y credibilidad como película, convirtiéndose en un vídeo de amigos para ver en sus fiestas privadas.

Lo peor: Que los bichos que nombran en el título quedan tan solo en un segundo plano.

Vuestros comentarios

1. feb 7, 14:02 | ulises2000

Blanch!! aprecio tu labor, de verdad!! hay que tener mucho cariño al fantastico ,para incluso darle un visionado a esto!! te lo digo de corazon invertir tu precioso tiempo ( que es lo mas valioso que tenemos a parte de los seres quer,idos )a un subproducto asi y encima hacer una reseña!!, Xapo!!

2. feb 7, 14:14 | Blanch

Muchas gracias Ulises2000, en verdad le tengo muchísimo cariño al fantástico y he de decirte que me lo paso el doble de bien con estos subproductos que por ejemplo la última que he visto, Contagio, que me quedaría sin palabras insultantes para describirla.

En verdad que disfruto con estos subproductos al verlos e incluso más haciendo las reseñas y me alegro que alguien las lea.

Saludos.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.