Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Neon Maniacs

Neon Maniacs

El terror de San Francisco

neon maniacs

Ver ficha completa

  • Título original: Neon Maniacs
  • Nacionalidad: USA | Año: 1986
  • Director: Joseph Mangine
  • Guión: M. Patrick Carducci
  • Intérpretes: Clyde Hayes, Leilani Sarelle, Donna Locke
  • Argumento: Un grupo de adolescentes descubre un grupo de violentos monstruos asesinos que habitan bajo el Golden Gate, pero cuando se los comunican a las autoridades, nadie les cree.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

neon maniacs

¿Qué no conocéis Neon Maniacs, de Joseph Mangine? No os preocupéis, la mayoría de seguidores del terror tampoco, pero ello no quita que sea material casposo de primera. Yo mismo estaba bastante ducho en películas de la Troma y otros estandartes de la serie Z antes de descubrir por casualidad (gracias a las letras de una canción de un grupo español, paradójicamente) un filme entrañable, que periódicamente disfruto y que me alegré sobremanera que nadie hubiese mencionado jamás en Almas Oscuras, para tener el privilegio de hacer esta reseña.

El tramo final de la decada de los ochenta parecía tener su propio aeropuerto para subproductos cinematográficos, desde el que despegaban modestas avionetas de corto alcance que contaban con una autenticidad y aplomo de ideas que cautivaban. La productora Troma lanzó en el año de Neon Maniacs (1986) Nuk’em High (en España, Mutantes en la Universidad), con el que las similitudes son claras y en ciertos casos hasta pasmosas (comparad por favor la escena de las motos en los pasillos). En 1987 y 88 veían la luz Street Trash y Slime City, otros clásicos del género si bien ya con un barniz gore mucho más grueso.

Justo debajo del Golden Gate de San Francisco resulta haber un almacén en el que conviven como si de las Tortugas Ninja se tratase una docena de montruos y maníacos, quienes salen a cazar en las noches del fin de semana, aprovechando la embriaguez de los cercanas juventudes en el Golden Gate Park. Cada uno con nombre de batalla que deja poco espacio a la especulación, un desdichado pescador descubre sus cromos -sí, cromos, como si fueran la pandilla basura-a la puerta del almacén, y poco tarda su cabeza en ser hendida por el hacha de Axe, quien, junto con Hangman, Biker, Doc, Slash, Juice, Samurai, Bobo, Archer, Soldier, Beast (más un cocodrilo cíclope cuyo nombre nadie parece saber en Internet o el trailer) forman el escuadrón mortal de los Neon Maniacs.
El esqueleto del guión ya empieza a mostrar sus carencias de calcio cuando se debe a no más que el citado descubrimiento de esos cromo/cartas que los maníacos prueben el sabor de la sangre y se abra la caja de Pandora. ¿Por qué no antes? Yo tampoco lo sé.

Sumarán víctimas hasta que una de ellas, la heroína ochentera de turno con su pelo cardado, se libre fortuitamente de la muerte, convirtiéndose en una obsesión para los maníacos que cruzarán a pie San Francisco hasta encontrarla.
La pobre será sospechosa del brutal asesinato de toda su pandilla mixta de amigos, y sólo su novio recién echado tras el incidente y una niña precozmente valerosa verán la terrible realidad que les acecha, sumando dos y dos entre líneas de diálogo en que el sonido de fondo va y viene como, ha de ser en toda peli Z que así se proclame.

Hasta aquí el argumento, porque me niego a estropear al lector el gozo de descubrir por sí mismo el talón de Aquiles de los Neon Maniacs, presentado hasta su revelación con una sutileza y genio que haría sombra al Shutter Island de Scorsese.

La magnificencia de un director superlativo persiste en muchos otros aspectos, como la elección de una banda sonora hiper-variada, que pasa de teclados estridentes, al más puro estilo de los Goblin en la nómina de Dario Argento; al glam-rock ochentero, sin olvidar pasajes en que uno cierra los ojos y jura estar viendo un episodio de Perry Mason.

Los personajes son geniales del primero al último…, los maníacos los primeros. Os invito a buscar vuestro favorito, aunque muchos ya lo habrán sleccionado de antemano al saber que bajo la máscarilla de cirujano de Doc se halla el ínclito Andrew Divoff de la saga Wishmaster. El mío, que conste, es Samurai, que gana sólo por una cabeza de ventaja a Archer.

Los buenos de la película rayan también a un buen nivel en el apartado de la plausibilidad; la heroína regresa al instituto un día después de ver a seis de sus amigos despedazados y el héroe es, por el día, el motivo de chiste del barrio y por la noche una fiera del escenario que vuelve loco a su público femenino.

Una película ideal para ver con amigos una tarde-noche de domingo, jugando a descubrir inconsistencias de guión y como muchas escenas se repiten en tantas otras ocasiones en diferentes ejercicios de la subcultura (por ejemplo la del metro).

Un aviso: las puntuaciones están dadas sobre la base de lo que se espera de un título de serie B, no en términos absolutos. ¡A disfrutar!

Imágenes de la película

neon maniacs

neon maniacs

neon maniacs

Tráiler

Lo mejor: Escoger tu maníaco favorito

Lo peor: El ingeniero de sonido se cogió el día libre

Vuestros comentarios

1. jun 20, 18:45 | Bob Rock

¡Un tremendo caspón cuyo ritmo sirve para combatir el insomnio crónico! Sólo apto para dementes!

2. jun 20, 21:14 | UPIRI

Joer, esta peli me encantó. Anda que no me dió pie a desarrollar mi imaginación esta peli! Tan mala era? Jajajaja. Estaba shula hombre, no era casposa!.

Había uno que llevaba un arco me parece que molaba.

Pido un remake ya, a ver si Michael Bay se anima. ;)

3. jun 22, 23:41 | Eduardo J. García

El problema de estas películas creo reside en su posterior visionado. Esta era una de esas joyas que estaban en las estanterias de los videoclubs de entonces junto a otras grandes de su género y, como ávidos adoslescentes sedientos de cualquier cosa que no fuese normal, alquilábamos mediante estupendos packs ecónomicos a la hora de cogerlas que no desaprovechábamos.
Tres por una, vamos que caian Neon Maniacs, The Lamp y Creepozoides por poner un ejemplo.

Pero claro, actualmente tenemos a nuestras espaldas miles de horas de visionado de películas y es imposible pretender volver a tener una opinión inocente en cierto sentido y menos crítica si la volvemos a ver. Algo totalmente normal.

Ah! mi favorito es Slash!

No la volveré a ver, porque como tú Mad, guardo un recuerdo maravilloso de esta película. Creo que cualquier aficionado al terror que tenga mi edad la conoce de sobras, pues ha existido una generación que devoró las estanterias cutres de los videoclubs, y que justamente, encontró titulos tan sugerentes como Neon Maniacs y otros tantos no tan resultones y conocidos pero igual de geniales.

4. jun 23, 00:44 | Bob Rock

Eduardo J. García.- Ya la volvimos a ver hará unos años y el efecto no fue el mismo, pero al menos nos divertimos. A mi me sorprendió los huevazos de los guionistas, que llevaban a los personajes de ida y vuelta al parquecillo extraño sin ningún tipo de pudor argumental…

a ver si volvemos a ver una de estas pelis, a pelo como los grandes…

5. jun 25, 00:35 | Eduardo J. García

Bob Rock.- Claro tio, ahí está la clave. Si después de pasados los años, uno las quiere ver con los ojos de cuando era un chaval, se encontrará con decepciones muy grandes como en mi caso fué Torok el Troll. Film que cuando ví por primera vez me encantó.

La razón de ser de volver a reencontrarse con estos viejos titúlos ha de ser justamente esa. Divertirse con algo que ahora es imposible que se vuelva a hacer, y, en todo caso si se hace, el porcentaje de que sea el triple de truñesco (o nos lo parezca) es mucho mayor!

6. jun 25, 22:10 | Bob Rock

Eduardo J. García.- Por supuesto tienes toda la razón, ¿recuerdas cuando vimos Torok? Resulta que ya eramos mayorcitos y yo no la había visto, tu me dijiste que eso no lo recordabas así y te quedaste un poco a medias. Sin embargo un servidor se lo pasó de puta madre (de hecho me sorprendió muy positivamente).

Lo que no quita que estas pelis que llamamos “caspas” o similares tengan algo. Por no hablar de la “crema”. Es decir, mira que ahora intentan hacer neogiallo y toda la pesca, pero ese rollo fuera de su contexto temporal pierde mucho significado y atracción. Vamos, tu sabes que Suspiria sólo hay una. Quizás los cineastas de ahora debería intentar ser menos hipsters diciéndonos “he visto esto, lo otro, estoy muy influenciado por el terror ochentero” y simplemente intentar contar algo con un buen estilo.

Un abrazo!!!

7. nov 14, 13:12 | Destornillador Caspiano

Lo mejor…. las pistolas de agua…. ya se sabe de dónde cogió ideas tarantino y su abierto hasta el amanecer.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.