Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Nerve

Nerve

Activity Viral Nerve

nerve

Ver ficha completa

  • Título original: Nerve
  • Nacionalidad: USA | Año: 2016
  • Director: Henry Joost, Ariel Schulman
  • Guión: Jeanne Ryan, Jessica Sharzer
  • Intérpretes: Emma Roberts, Dave Franco, Juliette Lewis
  • Argumento: Una estudiantese encuentra inmersa en un juego online de "verdad o acción", donde cada movimiento resulta manipulado por una comunidad anónima de "observadores".
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

 photo nerve-2_zpspyalfawg.jpg

La carrera de los directores Henry Joost y Ariel Schulman, antes de dirigir Nerve, era muy poco relevante, con títulos nada provechosos como las entregas tercera y cuarta de la cada vez más aburrida saga de Paranormal Activity o Viral, una película que hemos tenido la oportunidad de ver recientemente tras su distribución online (VOD) y de la que un servidor tampoco se llevó una buena impresión. Nerve es el último proyecto de esta pareja de directores, que en esta ocasión se alejan del horror de fantasmas y zombis para entrar de lleno en el terreno del thriller, con una película que versa sobre un tema tan actual como son los juegos que se graban en video para después colgarlos en plataformas como YouTube y que sean vistos por miles (millones) de personas. Juegos en los que arriesgar implica la oportunidad de ganar dinero, perder significa olvidarte de la pasta y rendirte significa, no tan solo despedirte del dinero, sino también la posibilidad de acabar perdiendo muchas más cosas… como veremos más adelante.

Cada vez están más de moda los videos donde una persona —o varias— gastan bromas a desconocidos en mitad de la calle. Realmente no es una práctica en absoluto novedosa, se lleva años perpetrando; pero no sé si notáis que el riesgo que se asume es cada vez más alto. Es decir, antes teníamos al típico chico que se acercaba a una chica, le plantaba un beso en los morros y salía corriendo ante la cara de estupefacción de su víctima; que lo mismo se enfadaba, se sorprendía o acababa tomándose la situación a risa. Una situación que en principio es bastante liviana comparada, por ejemplo, con el hecho de que una persona se acerque a otra y le baje los pantalones o le suba la falda, un acto que ya empieza a tocar más las narices.

El varemo de riesgo asumido en estas bromas puede ser muy distinto, pero el hecho de cada vez subir más la apuesta en este sentido puede dar lugar a situaciones potencialmente muy peligrosas. La víctima puede responder propinándole un puñetazo al bromista de turno o, peor aún, sacándole una pistola y plantándola delante de sus narices —sobre todo en paises como EE.UU, donde las licencias para armas no parecen difíciles de conseguir—. Los llamados Prank Vídeos son la punta del iceberg de estas bromas grabadas en vídeo que rápidamente pueden convertirse en virales y circular por la red a una velocidad de vértigo.

Nerve va más allá, mostrando un futuro donde existe un juego viral que nadie controla —aparentemente— y en el que el jugador gana grandes sumas de dinero exponiendo cada más su pellejo ante situaciones cada vez más complicadas. Un juego peligroso que, en la actualidad y de manera muy probable, estaría prohibido en nuestra sociedad y provocaría la intervención inmediata de las autoridades —en la película esta posibilidad se trata de manera algo ambigua—. No parece lógico que el mundo entero decida callar cuando la cosa se pone peligrosa. Es posible que una gran mayoría de los observadores, repartidos alrededor del mundo, asuman el juego de una manera muy sectaria y cierren sus bocas con el objetivo de, incluso, llegar a ver una muerte en directo; pero cuesta creer que nadie, absolutamente nadie, llegara a denunciar algo así. ¿Hasta tal punto podemos acabar convertidos en voyeurs de la violencia, del peligro, del desafío…? ¿Realmente puede una persona viciar sus hábitos de una manera tan extrema? Una vez más, el ser humano acaba siendo el monstruo protagonista de la historia…

Como podéis observar el tema es bastante interesante. Se trata de una moda real en la cuál todavía no se han cruzado algunas fronteras —aunque tal vez se hayan cruzado y no lo sabemos— He visto algún que otro video que, sin duda alguna, parece transgredir lo que vendrían a ser unas normas básicas de aceptación social; pero ¿dónde están la fronteras que, supuestamente, marcan esas normas? Circulan cada día por la red videos virales que muestran cosas que no deberíamos ver. Ya no son las típicas bromas tontas y con un puntito de inocencia que nos arrancan una sonrisa… Se trata de bromas extremas y de mal gusto que suelen derivar en sucesos violentos o que incluso pueden acabar en tragedia. Esos vídeos siguen ahí, día tras día; y cuando alguno se borra suelen transcurrir apenas unos minutos hasta que alguien los vuelve a subir a la red. Las autoridades competentes parece que no dan abasto, de otra manera no se explica cómo estos contenidos, que en muchas ocasiones rozan la ilegalidad, pueden estar al alcance de cualquier persona —incluídos menores— en plataformas aparentemente tan protegidas como YouTube o similares.

De esta manera Nerve, sin ser una gran película, acierta al afrontar una temática polémica. Explora un futuro, no tan lejano, que nos pone sobre aviso sobre el peligro real de la violencia cibernética incontrolada… Un futuro que, como digo, no nos resulta demasiado extraño.

Nerve es el nombre que recibe un juego para dispositivos móviles en el que se compite por dinero con otras personas, los llamados “jugadores”, a la vez que estos son vigilados por los llamados “observadores”. La mecánica del juego consiste en superar pruebas cada vez más complejas y peligrosas. En la película, —de la cual no haré grandes spoilers y tan solo mencionaré algunas situaciones muy concretas— la primera prueba es tan aparentemente inocua como besar a un desconocido en un bar. Una vez superada la primera prueba el juego se complica y el reto consiste en robar un vestido en una tienda y salir de ella con él puesto. La cosa se acaba poniendo tan peliaguda como que en una de las pruebas finales tengas que conducir una moto con los ojos vendados y siendo guiado por tu compañero copiloto o atravesar una escalera apoyada entre las ventanas, situadas a gran altura, de dos edificios colindantes. ¿Tu harías eso por dinero? —Yo no—. ¿Que está en juego? —Tu propia vida— ¿Te arriesgarías hasta ese extremo por una gran cantidad de dinero… o te “rajarías”? Es cierto que en la vida real existen personas que se juegan la vida en sus trabajos, y en ocasiones es más por una cuestión de pasión por lo que hacen que por dinero. Pienso en el trapecista de una circo, que puede caer del trapecio y romperse el cuello. O en el bombero que se juega la vida apagando un incendio. O incluso en el piloto de carreras de Fórmula 1, que se juega la vida a unas velocidades de infarto. Algunos de ellos cobran mucho dinero… pero lo arriesgan todo. Y aquí es donde quiero ir a parar… ¿Hasta qué punto asumirías el riesgo de perderlo todo por la oportunidad de ganar algo; dinero, fama, gloria… qué se yo?

Pero ahora me gustaría dejar a un lado el mensaje de la película y centrarme en otros aspectos, como las actuaciones. A Emma Roberts ya viene siendo frecuente disfrutarla en el panorama fantástico, ya sea en series como American Horror Story, o en películas como February o, anteriormente, Scream. Parece que se siente muy a gusto combinando comedia con terror/fantástico, y lo cierto es que es una actriz que desde siempre me ha gustado. Es cierto que no siempre ha elegido bien sus proyectos; tiene en su haber muchas películas intrascendentes o directamente olvidables, aunque también ha participado en una de las comedias más divertidas de los últimos cinco años: Somos los Miller. February también es una película muy destacable y lo cierto es que, al margen de si los proyectos en los que ha participado son mejores o peores, la Roberts siempre ha demostrado tener mucho feeling con la cámara. Sin ser una de las actrices más guapas de su generación, sí es cierto que tiene una atracción… un “algo” especial. A mí, personalmente, sí me parece una chica muy guapa, y los mohines que realiza con la boca siempre le otorgan un cierto aire a colegiala eterna. En Nerve lleva a cabo una actuación muy creíble y meritoria. Está fantástica, no así su compañero de reparto Dave Franco que, sin ser la suya una mala actuación, no es ni de lejos tan creíble como la que realiza su partenaire. El resto de secundarios, curiosamente, sí lo hacen francamente bien, por lo que en general la película queda agraciada con un reparto de lo más competente, del que sobresale la figura de Emma Roberts.

El guion es tal vez el apartado más renqueante en ciertos tramos de la película. Hay pasajes que no quedan tan bien resueltos como el resto, aunque afortunadamente la película disfruta de una sorpresa final que es de las más agradables que he visto en mucho tiempo y que me ayuda a darle el aprobado a pesar de que, como señalo, existan ciertas situaciones que no me acabaron de cuadrar. Como en esta ocasión no quiero hacer spoilers de ningún tipo, no me aventuraré a describir o hacer incapié en dichas situaciones; tan solo señalar que están ahí y deberéis comprobar por vosotros mismos hasta que punto pueden llegar a lastrar el desarrollo de la historia.

La película no quiere ser aparatosa; no trata de cómo la gente pierde la vida por algo así. No esperéis ver muertes desagradables, sangre o gore…, nada de eso. Se trata más bien de advertir el peligro de la situación. Tiene algún momento en el que te hace dudar de si alguien va a morir o no; y en este sentido me gustó el hecho de que morir no sea tan fácil y que los protagonistas puedan tener la habilidad de salvar sus vidas en momentos muy comprometidos. Ni siquiera los secundarios son simples bultos que mueren a la primera de cambio; algunos de ellos acaban salvándose y tal vez esa sea la mejor excusa para que la policia no entre a investigar el asunto más a fondo.

En definitiva, Nerve es una agradable sorpresa de verano. Una película más interesante de lo que pueda parecer a simple vista —el tráiler no le hace justicia—. Es frenética, dura apenas una hora y media justita y se hace agradable y llevadera. No es perfecta, pero sí más que recomendable, casi de obligada visión por el tema tan actual que trata. Si se hubiera pulido un poquito más el guion y se hubiesen tratado de distinta manera algunas de sus escenas más aparatosas, quizás estaríamos hablando de uno de los thrillers del año. Pero, aun así, insisto, no os perdáis Nerve, porque tiene mucho jugo y no aburre en ningún momento.

No quiero finalizar esta crítica sin antes mencionar uno de los apartados que más destacan en Nerve: su banda sonora, compuesta por temas actuales de música electro-pop que le sientan muy bien a la película, incluyendo los que se pueden oir en unos más que originales títulos de crédito y postcrédito. Temas como Kamikaze de Mø, Soap de Melanie Martínez o Hurricane de Halsey, por nombrar únicamente tres de una larga lista en un soundtrack excelente para quien guste de este tipo de música.

Imágenes de la película

 photo nerve-4_zpsc54qxfbe.jpg

 photo nerve-5_zpssyckco7w.jpg

 photo nerve-3_zpsvoossrq9.jpg

Lo mejor: Emma Roberts, dirección potente sin tiempos muertos. La música, lo cuidado que esta todo su apartado artístico.

Lo peor: Algunas partes del guion necesitaban pulirse un poco, la actuación de Dave Franco esta algo por debajo de la sobresaliente actuación de Roberts.

Vuestros comentarios

1. sep 9, 20:23 | Andrómeda

No me la pierdo, adoro a Emma Roberts, consecuencia directa de su descerebrado personaje en Scream Queens.
Y lo de Franco no me llama la atención, ya lo he visto en varias pelis y siempre me dío la sensación de ser bastante mediocre, clásico caso de “ser hermano/hijo de… “

2. sep 13, 19:53 | Luna

Pues yo disfrute mucho esta película. Concuerdo con tu reseña, en ningún momento aburrió. Hace mucho no veía un thriller que me deje esperando lo que va a pasar al borde del asiento. No tuve la suerte de verla en el cine, supongo que le da otro punto positivo pero aun así recomendable.
Únicamente, no concuerdo con los dos puntos en el concepto de Gore. Sin spoilear creo que es absolutamente nulo el nivel de gore. Sí, te hace latir el corazón muy fuerte en algunas partes pero no cuenta.
Saludos!!

3. sep 13, 20:50 | gabriel

por un momento me recordó a “13 beloved”, buena película.
el protagonista me ha parecido genial y la historia aunque simple (aunque no me gusto su final) te mantiene atento.

4. sep 25, 15:45 | Luis

Me cuesta creer que una de las razones de que “Nerve” sea buena, sea por Roberts y Franco, me cuesta muchísimo, pero bueno, habrá que verla.

Un saludo.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.