Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Night Warning

Night Warning

Express Yourself, Don't Repress Yourself

night warning

Ver ficha completa

  • Título original: Night Warning
  • Nacionalidad: USA | Año: 1982
  • Director: William Asher
  • Guión: Boon Collins
  • Intérpretes: Jimmy McNichol, Susan Tyrrell, Bo Svenson
  • Argumento: Cheryl hará todo lo posible por mantener a su lado a su sobrino Billy...
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 4/5

night warning

Billy (Jimmy McNichol) se ha criado con su tía Cheryl (Susan Tyrrell) desde que era un niño. Sus padres fallecieron en un accidente de coche, y ella se encargó de cuidarle. Sin embargo, no es la tía perfecta que pretende hacer creer a todos, y su verdadera identidad comenzará a salir a la luz a raíz del creciente interés de su sobrino por la joven Julia, que amenaza con separarle de ella para siempre…

Night Warning pertenece al subgénero de “familiar malo”: en esta ocasión, no es el hijo, el hijo adoptado, el padrastro, la madrastra o la niñera; la mala es la tía. Además, es una de esas películas que, bajo una forma un tanto tosca (por momentos, puede parecer un telefilm) esconde un acertado estudio psicológico de sus personajes protagonistas y sus motivaciones. En última instancia, es otro VHS que grabé siendo niño de un pase de madrugada en televisión, y quería comprobar si el recuerdo la había engrandecido, como a tantas otras, y en realidad se trataba de un producto más bien mediocre. Por suerte, no ha sido así.

Incluida en la infame lista de Video Nasties del Reino Unido, Night Warning avanza rápido y sin rodeos para poner sobre la mesa, en pocos minutos, los elementos que necesita para jugar sus cartas. Y estos elementos son dos represiones: deseo sexual y homosexualidad.

Desde el primer momento, se nos muestra que la relación tía-sobrino no es la habitual: Cheryl entra en la habitación de Billy e inspecciona su cartera mientras éste duerme, y encontrar un preservativo en ella le provoca una mirada confusa: por un lado, reprobación; por otro… ¿un preservativo implica que su sobrino está ya listo para mantener relaciones sexuales? A continuación, ella se dirige a la cama donde él duerme… y le despierta imitando el ronroneo de un gato mientras le acaricia la espalda. Después, durante el desayuno, Billy manifiesta las ganas de volver a ver a Julia (Julia Duffy), compañera de instituto, y eso se convierte en el detonante del primer punto de giro de la película: Cheryl necesita, urgentemente, un polvo. Así de simple. Y el único hombre que tiene a mano es su sobrino, así que intenta seducir a un técnico que va a arreglarle la tele… Para no hacer spoiler, sólo comentar que funciona a la perfección, como punto de giro y como expresión de la retorcida psique de la mujer. Y, a su vez, plantea vía el detective Joe Carlson (Bo Svenson) el segundo tema que planeará durante el resto del metraje: la homosexualidad de Billy, tal vez reprimida, al igual que el deseo sexual de su tía.

Lo cierto es que Billy tiene novia y no parece sentir ningún tipo de atracción hacia su entrenador de baloncesto, abiertamente gay. Sin embargo, es descrito como un personaje débil de voluntad, sensible, desapasionado en la cama con Julia y que salta en cuanto alguien le insinúa que le gustan los hombres o que pasa demasiado tiempo con el entrenador. Night Warning es una película del año 1982. Tres años después, Freddy Krugger se le aparecerá al joven Jesse (Mark Patton) como una posible encarnación de su homosexualidad reprimida en la segunda parte de “Pesadilla en Elm Street”. Pocas muestras más podremos encontrar en la célebre década de los ochenta de cine con voluntad mainstream que planteara esta temática. Y, en ambos casos, de un modo hábil: Freddy funciona como el lado oscuro de alguien que no se atreve a reconocer su tendencia sexual, mientras que la tía Cheryl y el detective Carlson pueden ser la presión social agresiva que lleva a un chico gay a tener una relación heterosexual con tal de mantener las apariencias. En ambos casos, quien escribe habla de interpretaciones y no de hechos irrefutables.

En cualquier caso, en ambos temas hay un elemento fundamental e importante: la tía Cheryl, interpretada magníficamente por Susan Tyrrell (Cry Baby, John Waters), suerte de hermana desquiciada de la Annie Wilkes de Stephen King en Misery, así que cada cual saque sus propias conclusiones. En general, el nivel interpretativo de la película es muy decente, pero cuando Tyrrell está en pantalla, se dispara. Cheryl es un personaje odioso y repulsivo, sí, pero Susan Tyrrell consigue que no cesemos de interesarnos por ella, por qué le pasó y por cuál será su siguiente movimiento. En el tramo final, además, opta por hacer lo que todo psicópata que se precie: cortarse el pelo. El porqué los asesinos dan más miedo con el pelo corto que largo es algo que alguien debería investigar.

Si hay un problema serio en Night Warning ese es, desde luego, que en muchos momentos de la trama se roza peligrosamente el folletín. Cualquier giro está planeado desde el principio, y eso se nota, pero no consigue que, llegando al final, se sucedan un par de vueltas rocambolescas. La parte positiva del asunto es que la paciencia se ve recompensada con algunos buenos sustos en el desenlace, que hacen que te olvides de que este tercer acto está a punto de írseles de las manos.

Sea como sea, Night Warning es de esas películas que fue en su momento carne de VHS (creo que no llegó a disfrutar de estreno cinematográfico en nuestro país), pero que si se vuelve a ver, se sigue sosteniendo más allá de la nostalgia. De hecho, son mil los rumores que pululan por internent en cien mil foros en torno a su edición en DVD, que no tiene por ahora. Legalmente, es casi imposible hacerse con una copia. Estas dificultades no hacen más, sin embargo, que engrandecer el el mito a una película a veces injustamente excluida de las recopilaciones de cine de esa década que tanto gusta, hoy en día, recuperar.

Imágenes de la película

night warning

night warning

night warning

Tráiler

Lo mejor: Susan Tyrrell. Es un psycho-thriller ochentero al cien por cien.

Lo peor: Cierta tendencia al folletín. No está en dvd, sólo en vhs.

Vuestros comentarios

1. ene 21, 23:06 | Bobbi

Hubo muy buenas películas aquella década, pero esta es sin duda mi preferida del 83, por abarcar diversos temas como la represión sexual, la homofobia y el incesto de forma tan cruda como lo hacen aquí. Además Susan Tyrrell lo hace de encándalo, el resto del reparto cumple con creces, y tiene buen ritmo.

Una lástima que sea tan desconocida.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.