Estás aquí: Página de inicio » Críticas » No Profanar el Sueño de los Muertos

No Profanar el Sueño de los Muertos

Cuando los zombies tenían un motivo para festejar su existencia

NPESUDLM Póster

Ver ficha completa

  • Título original: Non si deve profanare il sonno dei morti
  • Nacionalidad: España, Italia | Año: 1974
  • Director: Jorge Grau
  • Guión: Juan Cobos, Sandro Continenza, Marcello Coscia
  • Intérpretes: Arthur Kennedy, Cristina Galbó, Jeannine Mestre, Ray Lovelock
  • Argumento: Los muertos de una morgue inglesa próxima a una abadía de Manchester vuelven a la vida a causa de un experimento del gobierno que utiliza ultrasonidos para combatir la contaminación.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 4/5

NO profanar el sueño de los muertos

La película, rodada en el año 1974, es una coproducción entre España e Italia. La mayoría del equipo técnico era español, además de su director y algunos de sus principales intérpretes. La película surgió como una alternativa válida a las películas clásicas de George A. Romero. Era una época no dorada, pero si bastante satisfactoria de cine de horror patrio, con realizadores tan populares como Chicho Ibáñez Serrador, el entrañable Jacinto Molina, y directores que realizaban interesantes incursiones en el género como León Klimovsky, José Ramón Larraz, Juan Piquer Simón, o Eugenio Martín.

Realmente Jorge Grau no era un director de género fantástico. Su filmografía esta más llena de títulos de corte dramático o con mensaje moral. Tuvo dos incursiones en el fantástico. La primera fue Ceremonia Sangrienta, una película de poco recuerdo y no mucha valía, que narraba las vicisitudes de la celebérrima condesa Elisabeth Bathory y sus ansias de juventud. La segunda fue la que comento aquí: No profanar el sueño de los muertos era una incursión en el ya entonces explotado género de los muertos vivientes, y era una réplica local al género que perfeccionó Romero del clásico de Jacques Tourneur, y dotó de una nueva dimensión. Los italianos, por aquel entonces siempre atentos para copiar todo lo copiable, empezaron a sacar títulos y títulos de muertos vivientes, dotándolos de aun mayor carga sangrienta y más gore que los clásicos de Romero.

La novedad más palpable que plasmó Grau en su película fue la de establecer un motivo válido para la resurrección de los cadáveres. Así como George A. Romero y su trilogía de los muertos vivientes no daba pistas ni tenía un discurso elaborado sobre el porqué de este fenómeno, dejando más al azar y al subconsciente del espectador este tema; Grau quiso fortalecer su entramado con una apuesta por lo ecológico como variable del suceso paranormal. En la película la intrusión en el ecosistema y la contaminación en el medio ambiente eran causas de anomalía que hacían despertar a los cadáveres de una villa inglesa. Maquinaria agrícola con un novedoso sistema de fumigación aparentemente no nocivo para animales o personas, pero eficaz con insectos que destrozan la cosecha y el grano.

La película, más ambiciosa y con mayor presupuesto que Ceremonia sangrienta, fue rodada, en cuanto a exteriores se refiere, en las afueras de Manchester, en una campiña inglesa con parajes artísticos que dotaban a la película de ese amor por conservar el medio ambiente y la belleza natural, y que podía verse en peligro por la tecnología industrial. La parte de las criptas, hospital y algunos interiores se rodaron entre los estudios Cineccittà, y los estudios ubicados en Madrid. El montaje también se llevo a cabo en Roma.

La banda sonora compuesta por Giulianno Sorgini, partitura de género con animado tema principal pop que concede algunas variaciones, y una sucesión de música ambiental, atonal y con voces, destinada a recrear un entorno claustrofóbico y demencial; resulta un complemento perfecto y eficaz para ilustrar, melódicamente hablando, los distintos episodios de la trama.

La trama o argumento no necesitaba de mucho más elaborado: Un joven anticuario (Raymond Lovelock) se va de vacaciones. Camino a la granja de su hermana (Jeannine Mestre) conoce a una joven mujer (Cristina Galbó). En el campo ella es atacada por un extraño vagabundo que supuestamente había muerto hacía una semana. El motivo de su supuesta resurrección es una nueva máquina experimental del ministerio de agricultura que, a través del ultrasonido, acaba con insectos y plagas.

A partir de ese entramado, la película gira hacia la parte fantástica y el elemento horror surge ya en el momento en que la protagonista ve el cuerpo viviente en la orilla del rio y es atacada por éste. La película se hace más dinámica, empiezan a suceder acontecimientos que van atando cabos y los protagonistas, escépticos al principio, acaban averiguando la asombrosa verdad y lo que en realidad está sucediendo.

Hablando de la pareja protagonista nos encontramos con Raymond Lovelock, un actor nacido en Roma, con una trayectoria fílmica muy corta, y a nuestra Cristina Galbo, una preciosa madrileña con muchas películas a las espaldas, algunas importantes, como La Residencia de Ibáñez Serrador. Algunos secundarios de renombre, y en general un reparto muy solvente.
Para la parte sanguinolienta del film, zombies, gore y demás, se contrató al mago de las prótesis Gianneto De Rossi, que hizo una labor muy efectiva y visualmente efectista. Cuerpos andantes de muertos con el torso cosido después de la autopsia, la cabeza vendada y los ojos vacíos. También se usaron lentillas rojas para dar en el zombi principal el aspecto de contaminado por el producto químico.

Entrando ya de lleno en lo que fue y sigue siendo esta incursión patria en el cine de muertos vivientes se pueden decir algunas cosas muy evidentes.

La película hoy en día es considerada por muchos fans al fantástico, inclusive fuera de nuestras fronteras, como una película de culto. Una película tal vez imperfecta en su guión, pero muy pulida en su apartado técnico. Mi consideración de ella es la siguiente: No profanar el sueño de los muertos es una de esas películas que merece ser vista por cualquier seguidor del género clásico de los zombies. Tiene mínimas carencias argumentales y detalles de la historia que se pueden poner en juicio en cuanto a desarrollo de la misma. Lo que creo yo es que, salvando estas pequeñas deficiencias, la película tiene un devenir de la historia muy sugerente. La historia va cogiendo dinamismo a partir de su primer cuarto de hora, después de un inicio curioso pero no especialmente halagüeño. La explicación del suceso paranormal por medio de la alteración del medio ambiente por la tecnología agraria me convenció y me pareció bastante válida. Las zonas de filmación en esos parajes naturales son fantásticas, aunque la película cuando gana más presencia es en los interiores, como el caso de la cripta y también en el hospital. La escena de la cripta precisamente es una de las escenas con una atmósfera más asfixiante y claustrofóbica de la historia del cine de horror. No miento si digo que es una de las muy pocas escenas que he visto siendo pequeño y no podía soportar el miedo tapándome los ojos. Una de las pocas películas con las que sentí pavor y me horrorizó ver, fue ésta.

La escena del hospital también está tremendamente lograda en cuanto a ambientación tenebrista. Hablando de momentos gore, no son muchos ni frecuentes, pero los que hay tienen mucha fuerza visual y son tremendamente impactantes. De hecho, a mi parecer, la película vista hoy en día conserva bastante dignamente su poder visceral, su atmósfera opresiva y su encanto como film de horror. La escena de las muertes de la recepcionista del hospital o del agente de policía son truculentas, explícitas y sobrecogedoras. Dan miedo, y dan más angustia que muchas películas de hoy en día, filmadas con más medios tecnológicos y mejores métodos para efectos especiales, pero más ambiguas y nada impresionables de ver.

Los zombies me resultaron muy satisfactorios gracias principalmente a su realismo, cosidos o con grapas después de hacerles la autopsia. Me valen los brazos extendidos como forma de atrapar antes a la victima, y tal vez los ojos rojos en el zombi principal no termine tanto de convencerme, pero no es algo que me chirríe sobremanera, ni mucho menos. La fuerza sobrehumana para levantar lápidas o las partes donde son capaces de sostener armas y usarlas son posiblemente las menos acertadas de la película. No acabo de explicarme el razonamiento para poder tener tanta fuerza, aunque entiendo que si son capaces de destripar únicamente con sus manos un vientre, también pueden tener fuerza e inteligencia para coger un hacha de mano o un bisturí. No es algo que estropee la película a mi modo de ver, pero podrían haberlo explicado de algún modo. El final también me dejó algo frio y me pareció innecesaria la última escena de venganza contra el jefe de policía. Me gusta que los zombis ataquen a la primera persona que vean, pero me patina bastante que vayan a buscar a alguien expresamente para vengarse colándose en su domicilio sin aparente lógica. Tampoco es algo alarmante, porque en conjunto me pareció en su día una película excelente que a día de hoy se conserva mucho mejor de lo que hubiera podido imaginar.

Como película del género zombi, me parece una de las mejores junto a las de Romero o a algunos clásicos italianos y americanos. No es redonda ni es perfecta, pero en su conjunto sus valores aplastan sus carencias y vista hoy en día es una película que le pega un repaso a muchas, muchísimas películas actuales de zombies que son una burla y un paso atrás en un subgénero que siempre ha sido muy espectacular y muy querido por los aficionados al horror.

No profanar el sueño de los muertos queda como una de esas películas que suelen recomendar los estilistas y los aficionados al género zombi a aquellas personas que se inician en las películas de terror. Con total justicia queda para el recuerdo de esas películas de zombies que siempre nos asaltan la memoria cuando pensamos en las mejores de su género. Un plato de primera y además un plato español para disfrute de cualquier generación habida y por haber, de este tantas veces ninguneado subgénero, como es el de los muertos vivientes.

Imágenes de la película

NPESUDLM 1

NPESUDLM 2

NPESUDLM 3

Tráiler

Vuestros comentarios

1. ago 21, 13:35 | Lordzaroff

La vi hace un par de años y la recuerdo con mucho cariño, tiene buenos momentos, buenos zombies y como dices el añadido de ser una coproducción española así que totalmente recomendable para los amantes del terror que quieran indagar un poco en el cine español.

2. ago 21, 15:00 | MrCelofán

¡¡ clasicazo !!!

No digo más.

3. ago 21, 16:00 | MASP

Es una de las mejores películas del género, habida cuenta la época en la que fue realizada, pero ya se sabe que nadie es profeta en su tierra.

Hasta tal punto es de culto que ha dado título a un magnífico libro editado por Ángel Sala titulado “Profanando El Sueño De Los Muertos: La Historia Jamás Contada Del Cine Fantástico Español”, que huelga decir es de lo más recomendable.

Un clásico a revisionar!
Estupenda reseña Mr. Zombie!

4. ago 21, 16:24 | Varón Dandy

Yo me inicié en el genero precisamente con la emisión de está película en tv a principios de los 80, acompañado por mis hermanos mayores. Mi hermana me tapó los ojos en la “escena del hacha” ( lo cual fue peor) y mi hermano me acosó durante un par de semanas con la escena de la recepcionista, durante las horas de la comida.
Precisamente los detalles que mencionas como flojos en un visionado actual, como la fuerza sobrehumana con las lápidas, el uso de armas, la venganza… tienen un sabor incuestionable a comic “fumetti” italiano de la época.
Enhorabuena por revivir y profanar el sueño de este clásico con un reportaje tan exhaustivo e interesante.

Saludos!

5. ago 21, 20:35 | MaestroYoda

A riesgo de ser crucificado no conocia este título y no he tenido el gusto de verla.. no se si se atribuya a que estoy del otro lado del charco ( Mex ) pero definitivamente la excelente critica me deja muy pero muy interesado en poderla apreciar. Alguien sabra donde puedo conseguirla ? descargarla ? que desde la debacle megaupload y paginas afines.. sufro mucho para hacerme de buenas peliculas de terror..

Saludos desde Mexico!!!

6. ago 22, 04:22 | Guillermo

Esta película siempre me encanto, facilmente la visione en 4 oportunidades, siendo la última de ellas en pantalla grande y blue ray – Sin palabras.
Felicitaciones por el nuevo formato de la página

7. ago 31, 14:06 | Mountain

Que gran película, todo un clásico. La volví a ver hace como un año y no ha perdido fuerza para nada, a mi me encanta y creo que es asignatura obligada para todo fan del terror. IMPRESCINDIBLE.

8. abr 26, 19:49 | MY

¡¡ No la vi en mi juventud y hoy la he visto¡¡ A medida que transcurría la cosa mejoraba¡¡¡ Está bastante bien en su trama y estética¡¡ (El Mini, la fotografía y esos zombies de brazos extendidos) Buena peli de antaño… aunque para BUENORRO el protagonista de “pelazo y ropa afeminada” ¡¡¡ESTILAZO¡¡¡
(Lo que no pillé bien fue la carrerilla de la tía en bolas en los créditos iniciales…. pero en fin, es Italiana)

9. abr 27, 18:42 | MY

Ayer la vi porque no la vi antaño¡¡¡ Mejorando a medida que transcurría… Ambientación, estética y trama, con ese Mini a tope, esa cripta, y esos zombies auténticos de brazos estirados pero que destripan de puta madre¡¡¡ Buena peli, aunque pa buenorro el prota, de “pelazo y ropas afeminadas”, todo un ESTILAZO¡¡¡
Lo que no pillé fue la tía que sale en bolas corriendo por la calle… en fin, es italiana.
Saludos gente¡¡¡

10. nov 1, 04:00 | sergio

Yo la estoy viendo ahora en la sexta 3 parece bastante buena para aquella época y aunque se aprecia que entonces el cine de zombis no era lo que es hoy en día desde luego producciones actuales no se le pueden comparar contando con grandes efectos especiales y digitalizados bravo por el cine patrio ( que no por almodobar)

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.