Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Occupant

Occupant

Piso Busca Compañero

Occupant Póster

Ver ficha completa

  • Título original: Occupant
  • Nacionalidad: USA | Año: 2011
  • Director: Henry Miller
  • Guión: Jonathan Brett
  • Intérpretes: Van Hansis, Cody Horn, Thorsten Caye
  • Argumento: Danny tiene que pasar doce días encerrado en el piso de su abuela. Parece fácil, hasta que se convence de que hay alguien más con él...

40 |100

Estrellas: 2

Occupant Grande

La abuela de Danny Hill (Van Hansin) muere, aparentemente de un ataque al corazón. Danny es su único pariente, y como ella vivía en un piso de renta antigua, ve la oportunidad de quedarse en la casa pagando el mismo precio. Para ello, sólo tiene que cumplir un requisito: demostrar que vivía allí con ella. Por tanto, se muda al inmueble dispuesto a pasar doce días seguidos en él, el tiempo que, legalmente, le serviría para demostrar que ésa es su residencia habitual.

Desde la primera escena de “Occupant”, la muerte de la abuela, nos dejan claro que lo más probable es que haya algo extraño en ese apartamento. Joe (Thorsten Kaye), el portero del edificio tampoco ayuda a tranquilizar al personal: es excesivamente servicial. Tanto, que se diría que está más al servicio de la casa que de Danny en sí. Y los pocos otros habitantes del edificio que conocemos, no son mucho más convencionales. Así, Danny se encierra en el piso, sólo con su gato, a la espera de que transcurran esos doce días y poder recuperar su libertad. Sin embargo, poco a poco, el apartamento parece empezar a jugar malas pasadas al chico: ruidos, un enorme agujero en la pared de un armario… hasta que se presenta allí Sharleen (Cody Horn), una bloggera a la que ha conocido por la calle, y se produce un incidente que pone de manifiesto que quizás haya alguien más en la casa.

Los ecos de “Repulsion”, de Roman Polanski, son más que evidentes. Y, como las comparaciones son odiosas, lo mejor es no haber visto la película de Polanski… y, si la has visto, mantenerte lo más alejado que puedas de “Occupant”. La decepción puede ser de campeonato. “Occupant” es una suerte de indisimulado remake de aquella, con casi todos los defectos de los remakes y poca o ninguna de sus virtudes, como puede ser aprovechar el contar de nuevo una historia para aportar un punto de vista diferente al de la original o incluir elementos que no estaban en ella. Es entretenida, sí, y eso es algo valorable desde el momento en que se trata de un material limitado a un personaje encerrado en una casa vacía. De ahí viene el cuatro de la puntuación.

La columna vertebral de la historia es el proceso de desestabilización de Danny. Aquí, entro en terreno absolutamente personal. Me atraen y me dan pereza, a partes iguales, las historias basadas en cómo un personaje pierde la cabeza. Si la película me convence, es una experiencia apasionante, porque temes por la integridad del protagonista pero, a la vez, estás deseando que siga enloqueciendo para ver qué nueva barbaridad es capaz de hacer. Si la película no me convence, tengo por delante una hora y media de un personaje mirando al vacío con cara de loco, o de escenas tramposas encadenadas (del palo: vaya, parece que se oye un ruido… ah, no: era un efecto de audio para que nos demos cuenta de que el personaje está ido porque se queda embobado mirando mirando a una esquina vacía) para llegar al final con el prota desquiciado. “Occupant”, para mí, ha sido de éstas. La soledad es muy mala, sí, pero que el piso se quede sin luz y no puedas ver la tele no justifica que alguien pierda la cabeza. Falta un porqué, aunque sea impreciso y abstracto. Se agradece que la película intenta cabalgar entre el edificio está maldito, como “El Resplandor”, y el personaje se está volviendo loco, como “Repulsión”, pero no decantarse por ninguna de las dos opciones no me parece una opción.

Los otros inquilinos del edificio deberían ayudar a que el lugar parezca más bizarro, si cabe. Sin embargo, esto acaba jugando en contra de la película: al final, no hay apenas diferencia entre Danny y sus vecinos.

La trama de la película es un problema, y gordo. Básicamente porque no sucede prácticamente nada. “Occupant” es la historia de un tío que se mete en una casa durante doce días. Y ya está. Sí, después de decir esto, que sea entretenida es todo un mérito. Pero también es muy frustrante verla porque no hay una mala incógnita, ALGO que nos dé un poco de estímulo para seguir viéndola esperando una resolución. Se supone que hay una sorpresa al final, y de hecho gran parte del metraje está hipotecado en ella, confiando que su impacto lo justifique. Me temo que, desde que aparece el personaje de Sharleen, todo el mundo se huele lo que está pasando.

“Occupant” tiene sus méritos, sí. Pero desde mi punto de vista, uno puede ahorrársela sin ningún tipo de duda.

Lo mejor: No aburre...

Lo peor: ...pero no pasa nada.

Sé el primero en comentar esta entrada.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.