Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Phobos

Phobos

Las grietas del Búnker

Phobos

Ver ficha completa

  • Título original: Fobos. Klub strakha
  • Nacionalidad: Rusia-Estonia | Año: 2010
  • Director: Oleg Assadulin
  • Guión: Aleksandr Shevtsov
  • Intérpretes: Piotr Fyodorov, Timofey Karataev, Tatiana Kosmacheva
  • Argumento: Siete jóvenes se quedan encerrados en un búnker que les enfrentará con sus terrores más profundos.

20 |100

Estrellas: 2

Phobos

“Phobos” es el nombre de un club que Eugine, un pijo insolente e hipocondríaco, está intentando sacar adelante. A punto de terminar la completa rehabilitación del local, pues era un antiguo búnker de la Segunda Guerra Mundial, Eugine acude al mismo acompañado de su novia Julia, y allí se encuentra con Roma, el administrador del local; Sasha, el capataz de la obra; Mike, el futuro dj; la novia de Roma y su amiga McKie. El dj Mike, probablemente el más descerebrado de todo el grupo, se oculta en la sala de control para meterse una raya de cocaína y pulsa un botón. Las puertas del búnker se cierran, quedándose ellos en el interior.

Vaya por delante que es obvio que la propuesta no es nada original, pero hay muchas pelis que comienzan con un planteamiento similar y acaban llegando a un buen puerto. Aunque también es cierto que, prácticamente desde el comienzo, uno percibe que aquello que está viendo no está bien…

Lo primero que llama la atención, para mal, de la película es todo lo que hablan los personajes. Demasiado. Y muy rápido, como si hubiera consigna de que esas parrafadas mejor soltarlas a toda ostia para que no frenen el ritmo. Así, lo normal es que, cada uno de ellos, cuando habla, diga mucha más información de la estrictamente necesaria, cómo verbalizar su relación con algún otro personaje, o sus expectativas en la vida, o su trabajo. Este exceso de información de los diálogos le juega más de una mala pasada a la película: en cuanto se quedan encerrados, uno de ellos dice: “alguien nos echará de menos y se acercará al bar a ver qué pasa”, y uno a uno explican por qué nadie, por su parte, va a ir a buscarles… aparte de lo rebuscado que es que siete personas coincidan encerradas en un lugar y ninguno se lleve bien con sus padres, o hermanos, o sea nuevo en la ciudad y no conozca a nadie. Además, si alguno de ellos tiene algún tipo de miedo o fobia –sí, de ahí viene lo de “phobos”-, también saldrá a la luz con cualquier excusa. Así las cosas, los personajes no son, precisamente, el punto fuerte de la película. Son bastante tópicos, y lo peor es que se corresponden con estereotipos sociales de vestimenta: Julia, la protagonista buena, viste pijo discreto; Sasha, el prota bueno, informal discreto. El resto, son extremos: la novia de Roma viste como una pija consentida y chillona, y es consentida y chillona; Mckie, su amiga, como es rara y siente fascinación por lo oculto, es gótica; Mike, el dj, toma drogas, así que su look es bakala; Eugine, socio capitalista del local, es pijo radical… No suelo darme cuenta de estas cosas pero, si aquí no me ha pasado desapercibido, creedme que es por algo.

El ritmo de la película no es rápido, es estresado: acelerado, arrítmico, ansioso, y muy muy superficial. Por conseguir que siempre estén pasando cosas, la película es incapaz de crear una mínima escena. O sea, las cosas pasan, pero están filmadas por encima, sin que en ningún momento nos sintamos dentro de ese subterráneo supuestamente asfixiante y opresivo. Esto, por tanto, conlleva otro gran problema… No hay tensión. Ninguna. Y mira que hay momentos en los que estaba bastante servida, como cuando descubren la fosa común del búnker, o uno de los pasillos, cuya ambientación es bastante decente (sí, y deben de saberlo, porque lo enseñan cada vez que pueden). Esta falta de tensión no hace más que acentuar lo disparatado que es todo en la película.

Tras una serie de trasiegos por las tripas del búnker y episodios más o menos terribles, descubren qué es lo que sucede allí dentro. Y lo descubren porque, menos mal, McKie, la gótica del grupo, ve lo que los demás no pueden ver… lo que te lleva a pensar que los demás son ciegos o tontos o ambas cosas a la vez. McKie es un personaje a la altura del de Forest Whitaker en “Species”, que supuestamente tiene poderes y entra en una habitación en la que el alien ha cometido un asesinato y todo está lleno de sangre y dice: “esta habitación me da malas vibraciones”. Toma ya… Pues con McKie pasa lo mismo: después de que las puertas se cierren sellando el local, que muera un obrero electrocutado, que el administrador casi muera incendiado accidentalmente, y que se escuche un susurro sepulcral que hace temblar el lugar, ella dice: “Hay algo malo aquí”. Y lo peor es que Eugine le responde: “¿De qué coño hablas?”. Más adelante, McKie avisará de que ese búnker está maldito, pero a nadie parecerá extrañarle que, por ejemplo, por las paredes se vaya extendiendo una suerte de mancha negra bastante similar a la de “House on Haunted Hill”.

Llegado el tramo final, cuando todos se convencen de que sí que hay algo diabólico en el búnker, los siete chicos se sientan en corro y se ponen a contarse sus cosas. En serio, esto no es una coña de redacción. Y, mientras estás viendo eso, caes en la cuenta de que aquello pretendía ser un survival, pero la película está llegando terminándose y no ha muerto ni un solo personaje. De hecho, tampoco han estado en situaciones de especial riesgo. Y más pasmado te quedas cuando, en apenas diez minutos, los que tienen que morir caen como moscas.

En fin… lamento el tono, pero me gusta que, aunque la película sea mala, la reseña sirva para encontrarle las virtudes que pueda tener. Me gustaría pensar, por ejemplo, que la música estereotipada y excesiva que tiene es intencionadamente paródica, pero no pondría la mano en el fuego. Que la saturada fotografía es también es intencionada y no para camuflar todo el retoque digital barato que – se nota – lleva esta cinta. Que los actores no son malos, sino los que son malos son sus papeles.

Y no puedo pasar por alto el final. Propongo que, por ley, haya que indicar en los créditos iniciales si la película que se va a ver tiene ese final… para ahorrarnos el visionado.

Lo mejor: que no llega a los ochenta minutos.

Lo peor: todo lo demás.

Vuestros comentarios

1. jul 31, 08:40 | Missterror

Madre mía Manu,vaya “joyita”! Gracias por avisar.

saludos

2. jul 31, 09:43 | Bob Rock

Te lo dije ;P

3. jul 31, 17:17 | Manu

…sí, Bob, y el que avisa no es traidor. Miss Terror, haz caso de los sabiso consejos de Bob. Saludos!

4. jul 31, 21:31 | Fran

Yo no le hice caso……craso error, un coñazo de película, y el final…..desastroso, aisdbcfiasd bueno, 87 minutos de mi vida a la m….me da a mi que a partir de ahora haré más caso a Manu…

5. ago 1, 10:19 | elniniodecristal

En parte me siento algo culpable por haber subido la noticia, pero según vi los 10 primeros minutos me di cuenta de que iba a ser un proceso insufrible. Así que Manu, un premio por aguantar hasta el final y ser capaz de escribir sobre ella. De todas formas, cuando haces una película en la que el 90% de los actores no son profesionales, por desgracia, suele acabar en truño, especialmente en este género.

6. ago 2, 09:52 | Giles

Una reseña que debe tenerse muy en cuenta.

Menudo tostón de película. Más de medio metraje y solamente la palma un extra.

No puedo opinar sobre el resto pues desistí de continuar torturándome con esta basura de película o como se llame.

7. ago 2, 17:30 | lady necrophage

lo veía venir, menos mal que no se me ocurrió descargar este truñazo….XD ,estuve a un pelo!!!!

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.