Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Phoenix Forgotten

Phoenix Forgotten

Clónicos

Phoenix Forgotten Reseña

Ver ficha completa

  • Título original: Phoenix Forgotten
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 2017
  • Director: Justin Barber
  • Guión: T.S. Nowlin, Justin Barber
  • Intérpretes: Florence Hartigan, Luke Spencer Roberts, Chelsea Lopez
  • Argumento: Tes jóvenes desaparecieron en un desierto allá por 1997. Veinte años después, la hermana de uno de ellos busca respuestas.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2/5

 photo PF_Interior_zpsjbym1p5f.jpg

¿Recordáis cuando en el cine había magia a raudales? Los personajes parecían salir de la pantalla y, más o menos definidos por clichés, nos arrancaban emociones de manera natural. Las tramas, igualmente sencillas en muchos casos, proponían un escenario perfecto para desarrollar aventuras, sin miedo por parte de la acción a ceñirse a conceptos tan humanos como introducción/nudo/desenlace, haciendo partícipe al espectador de una transformación de cualquier tipo, pues toda historia no es más que un viaje de cambio. Los diálogos explotaban esa conexión entre creador y consumidor, reforzando el trazo de los caracteres o aportando información útil para recrear un mundo ficticio en la realidad. Meramente estoy hablando de la construcción de una buena narración, la vieja tradición de contar cuentos. Es difícil, pues a medida que los siglos pasan la inocencia se pervierte a través de la repetición y la falta de ideas, ¿pero dónde se esconden esos juglares capaces de avivar la imaginación?

No los encontrareis en “Phoenix Forgotten”, un “found footage” dentro de un falso documental que prometía calidad tanto por estar producida por Ridley Scott, la verdad que muy venido durante los últimos años, como por secuenciar parte de los famosos eventos que tuvieron lugar durante Marzo de 1997 en Phoenix, Arizona. En concreto el avistamiento en masa de unas luces nocturnas que muchos consideraron signo inequívoco de una visita por parte de extraterrestres. Es decir, el largometraje que hoy nos ocupa busca desesperadamente revestirse de veracidad para explotar el clásico avistamiento ovni, llevándolo por derroteros paralelos al terror gracias a la exploración que tres jóvenes hicieron durante ese mismo año al desierto, en busca de más pruebas que confirmasen su teoría sobre el origen alienígena de las luces. Ya podéis imaginar que la excursión les saldrá muy cara, acabando desaparecidos para suerte del aficionado al cine de género que hoy podrá saber sobre sus últimas horas, en un despliegue que os sonará de mil y una películas anteriores.

20 años después de que tres adolescentes desaparecieran tras la detección de misteriosas luces sobrevolando Phoenix, Arizona; se han descubierto imágenes nunca vistas de esa noche, las cuales narran las últimas horas de la fatídica expedición.

La premisa es muy atractiva, seas más o menos dado a los misterios, no te cuento si eres un apasionado de la ufología, y el hecho de acumular un presupuesto muy por encima de la media en cuanto al formato “found footage”, casi tres millones de dólares, hacía que la esperanza de estar ante un producto de altos vuelos estuviese viva en todo momentos. Sin embargo el resultad final se acoge a los parámetros del “found footage” más clásico, perdiendo cualquier atisbo de frescura u originalidad y cayendo, por supuesto, en todos los fallos y cortapisas que el mismo formato se ha autoimpuesto después de explotar literalmente con “El Proyecto de la Bruja de Blair”, diez veces superior a “PhoeniX Forgotten”.

¿Queréis cámaras epilépticas? ¿Un desarrollo lento en absoluto justificado por el inexistente desarrollo de los protagonistas? ¿Un final abrupto rubricado con carteles ominosos? ¿Militares que no dirán ni una palabra?

Todo esto no quiere decir que nos hallemos ante un producto de baja estofa; se nota un especial cuidado a la hora de recrear gráficamente la época en la que transcurren parte de los acontecimientos y de dotarla de buen ritmo gracias a una edición sobresaliente. No obstante, tal y como se muestran los “no-hechos”, la verosimilitud argumental es algo que brilla por ausencia, una obviedad visto como han arropado el desarrollo de la trama sus creadores: Lejos de acogerse a una aproximación más directa, tiran por la doble pirueta y nos presentan el documental amateur de la hermana de uno de los desaparecidos, rodado en la actualidad con motivo de la búsqueda de respuestas por parte de la chica, donde se aprovecha en profundidad el metraje original que ya grabase su hermano con intención de confeccionar otro documental amateur. Resumiendo, una excusa bastante barata para alcanzar la hora y media de duración, pues el meollo, lo más interesante de lejos, se halla en los últimos diez minutos, dejando la hora y veinte previa en un baile de borrachos siguiendo una espiral.

Justin Barber debuta como director y co guionista, y lo hace con confianza. Otra cosa es que la historia escrita a pachas con T.S. Nowlin, guionista de “El Corredor del Laberinto” y futuros blockbusters basados en efectos especiales, no tenga mayor complejidad o profundidad que una servilleta manchada con la mugre de un camionero sentado en una cafetería cualquiera de Arizona. Le podemos perdonar los trucos para hacer que la película funcione, como el descubrimiento de la cámara donde los tres jóvenes filmaron sus últimas horas, por supuesto nunca al alcance de las investigaciones oficiales, pero no podemos perdonar que desde el primer minuto sepamos cómo se va a desplegar la conclusión. La cual está muy bien filmada, todo hay que decirlo, observamos un correcto uso del presupuesto, con efectos especiales de los que disfrutaremos incluso con esa cámara decididamente inquieta: ¡maldito realismo!

Los actores, un puñado de nuevas caras bien seleccionadas para no ubicarlas en tal o cual proyecto anterior, lo resuelven con mucha dignidad. Desde los momentos más melancólicos, responsabilidad de Florence Hartigan, hasta la histeria y las carreras atropelladas, donde brilla casi graciosa la pobre Chelsea López, la parte interpretativa no supone ningún problema dentro de “Phoenix Forgotten”, consiguiendo mantener una credibilidad que de otro modo, dada la forma maniquea en que se presentan los acontecimientos, rozaría el ridículo. Eso sí, no se necesitan grandes dotes para parecer un chaval alelado, así son los protagonistas, con lo que el mérito no lo es tanto.

Resumiendo, otro nuevo falso documental que no sabe salir de las propias debilidades del formato, tampoco sabe aprovechar lo que serían sus fortalezas. ¿Por qué alargar el metraje más de la cuenta y presentar un falso documental barato, impropio hasta de cualquier cadena de televisión amarillista, si no ayuda a desarrollar el verdadero meollo del asunto, la desaparición de 1997? Normal que el film a veces se ponga cuesta arriba y provoque tremendos bostezos. Tampoco, para los amantes de la investigación UFO, veréis un análisis profundo o detallado de esta faceta de la película, en segundo plano por, obviamente, necesitar un mayor esfuerzo en el guión. Es más fácil poner a correr a jóvenes actores bajo focos gigantes mientras gritan de miedo.

Imágenes de la película

 photo PF_1_zpszvcbnqrd.jpg

 photo PF_2_zps1jnfwb1a.jpg

 photo PF_3_zpsc61m9xb6.jpg

Lo mejor: Muy buena edición.

Lo peor: No pasa mucho.

Vuestros comentarios

1. jul 22, 20:41 | AZOTE

50 minutos de ladrillo de falso documental y 30 de metraje encontrado de los que los 10 más emocionantes son como los vistos en otras tipo Alien Abduction, Skinwalker Ranch, segmentos de VHS, e incluso otra serie b que va de exactamente lo mismo pero es mucho más dinámica; Phoenix incident.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.