Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Pod

Pod

No te fíes ni de tu hermano

Pod Review

Ver ficha completa

  • Título original: Pod
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 2015
  • Director: Mickey Keating
  • Guión: Mickey Keating
  • Intérpretes: Brian Morvant, Lauren Ashley Carter, Dean Cates
  • Argumento: Dos hermanos llegan a una cabaña perdida en el bosque para intentar traer de vuelta a su hermano, recluido y tomado por loco desde que desertó del ejército.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2.5/5

 photo pod_interior_zpsym28f6ot.jpg

Los hermanos de Marty van a buscarlo a la antigua cabaña familiar preocupados por su salud mental, desde que abandonó el ejercito nunca ha sido el mismo sin su medicación. Su sorpresa llega cuando lo encuentran totalmente desquiciado, más de lo habitual, y de forma violenta jure y perjure que tiene atrapado en el sótano a una peligrosa criatura llamada “pod”. ¿Será verdad o una paranoia?

Pod es un pequeño pero simpático thriller con un giro terrorífico que nos llega de la mano de Mickey Keating, productor, director y guionista de “Ritual”, una cinta justita que reseñamos hace cierto tiempo como parte del After Dark Originals de 2014. Tras el citado debut, el cual dejo bastante frío al público en general, Keating se rehace y demuestra tanto que puede sacarle provecho a un pequeño presupuesto como que lo suyo es el cine de género con un toque diferente, otra cosa sería que llegue a las cotas de calidad mínimas para que alguien se atreva a dejarle entre manos un proyecto más ambicioso. Sin embargo, se nota que el reducido contexto de “Pod”, una cabaña en el bosque, es controlado totalmente por su creador; el cual, usando tan sólo a cinco personajes, y dos de ellos secundarios, construye una historia sólida con reminiscencias al cine de finales de los setenta. Época que también sirvió de inspiración para su anterior obra. De hecho, la cinta se ubica quizás en esa franja temporal, y aunque un pequeño fallo, a mi parecer, con respecto a un walkie-talkie empaña ligeramente la ambientación, ésta se presenta seria y necesaria para la construcción de la trama, donde la incomunicación juega un importante papel. Así mismo, la fotografía, los escenarios, el estilismo y, en general, el “saborcillo” nos trasladan con mucho acierto a una época pasada, pero indeterminada, que ayuda a promover la ensoñación. Y falta nos hará…

Porque, lejos de ser memorable como por momentos me prometía, “Pod” se ve lastrada por esa falta de miras que padece su creador: la historia es tan sencilla, poco más que un capítulo de “Historias de la Cripta”, que apenas da para cubrir los setenta minutos de metraje con un ritmo aceptable. Por ejemplo, la presentación de los hermanos protagonistas se alarga hasta casi los veinte primeros minutos. Es genial poder desplegar unos perfiles psicológicos de matiz superior a la media, pero eso no libra para que los personajes resulten irrelevantes llegado cierto punto de la trama. Al igual que en muchas cintas de género, y “Pod” lo es por mucho que intente jugar al engaño con dos estilos como son el thriller psicológico y el terror, los personajes son meros títeres en manos de una narrativa maniquea y superficial. No obstante, los directores más avezados saben que si no necesitan profundidad en sus personajes tampoco es necesario darles más que unas simples pinceladas: léase “slasher”, y que nadie lo tome como algo peyorativo, en la vida todo puede tener un tiempo y lugar siempre que sea interesante… “Pod” coquetea con lo contrario durante demasiados momentos.

Afortunadamente, Keating intenta justificar a sus creaciones poniéndolas en frente de un dilema, raíz de la cinta, que además de partir de una premisa sugerente está rodada con bastante tensión y pequeños aciertos, como la idea de la infección propagada por el “pod”, que van sumando a su favor para construir un nudo con cierta enjundia. Entonces, la clave es saber si el hermano “díscolo” realmente está diciendo la verdad sobre una misteriosa criatura llamada “pod” o se trata de los delirios de un enfermo mental. El espectador debe posicionarse y para ello cuanta con las interpretaciones de cada uno de los hermanos: el escéptico y racional, Ed, o la sensible y cariñosa Lyla. Hasta aquí todo correcto, si no fuese porque sabemos (malditos tráileres) que tarde o temprano asistiremos al consabido giro terrorífico que justifique, al menos, sus dudosos pósteres.
Cuando escuchar las divagaciones de los protagonistas se vuelve un poco cansino, por fin descubrimos el misterio, y aunque a muchos les parecerá una tontería, entroncamos de nuevo con “Historias de la Cripta”, a mí me dejó un regusto agradable, quizás porque avanza hacia un giro, el de la “conspiranoia”, que no disfrutaba desde hace mucho tiempo. Supongo que dicha dirección, nunca profundizada, es el parecido con “Expediente X” que los productores querían que viésemos: en absoluto, y sin embargo no le quita valor.

En lo negativo encontramos una banda sonora típica e intrascendente que parece haberse creado con el instrumento musical del terror, una especie de campana tubular, que está haciendo furor en las redes gracias a un vídeo viral.
Pero eso no es lo peor, las actuaciones de los actores rozan lo enervante en demasiadas ocasiones, dejándose llevar por unas reacciones que, en absoluto, parecen reales. Curiosamente ofreciendo destellos ocasionales, tal vez debido a la casualidad, Brian Morvant, que ejerce de hermano loquito; Lauren Ashley Carter (“Jug Face”, “The Woman”) que ejerce de hermana mística; y Dean Cates, que ejerce de hermano borde y analítico, dan un recital de la sobreactuación capaz de poner de los nervios al más estoico. En el caso de Brian Morvant sorprende su recital de gestos exagerados, pero el histerismo de Ashley Carter bien merece un par de sopapos con un guante de esparto. Resulta soprendente que Larry Fessenden (“We are still here”, “I sell the dead”, “Late Phases”), actor muy unido a la serie B, ejecute el papel más contenido dentro de esta ópera de histerismos.

Y poco más, una cinta menor, pequeña en su concepción y sus resultados, pero que también se beneficia de su breve duración y una ambientación entrañable. Supera en buena medida a “Ritual”, lo cual es buen síntoma para su director, un hombre con futuro. Intentad ignorar los gritos, berridos y lloriqueos de su parte central, entonces la cinta se anima de cara al final. Eso sí, estad avisados de que la última secuencia roza lo cómico y que al dichoso “pod”, como corresponde a una producción de bajo presupuesto, lo vais a ver lo en acción lo justo.

Imágenes de la película

 photo pod_1_zpsvavmgs9u.jpg

 photo pod_2_zpsaaxhtt8w.jpg

 photo pod_3_zpslmxw1xce.jpg

Lo mejor: Su parte final, que no su última secuencia, con un giro tenso bastante logrado.

Lo peor: Cierta sobreactuación que, unida a un guión muy simple, estira demasiado el chicle.

Vuestros comentarios

1. sep 8, 23:37 | JMarple

Hay por ahí un trailer que yo NO VI, y hasta los últimos minutos pensé que quizás era un thriller psicológico (un poco gritado). Así que me sorprendí al ver al POD. Además pensé que pod se refería a las vainas (pod people) tipo Invasion of the body snatchers, así que no sabía que esperar…Andaba más desorientada que brújula en lavadora…

2. sep 9, 12:56 | Bob Rock

JMarple.- Bueno, lo podrían haber llamado “Pod” como “Oswaldo”… ja ja ja, desgraciadamente yo vi el tráiler y, como casi siempre, mejor no verlos. La pena que yo estoy obligado por aquello de publicar noticias.

Bueno, una peliculilla que se deja ver y a otra cosa mariposa…

3. sep 9, 20:31 | JMarple

Sí, en una película donde hasta los últimos 15 minutos no se sabe si el monstruo es real o delirio, está muy mal que hagan un trailer y lo muestren. Poca cabeza.

4. sep 14, 07:42 | salvajeanimal

La verdad es que sin tanto analizar y teniendo en cuenta lo pobre que va el año, me deje llevar y termine viendo a Mulder y Scullly investigar este caso que para mi llega a buen puerto y promete continuacion, para el tema de los spoilers en los trailers vamos a tener que hacer dos cosas o volver a alquilar las peliculas por las tapas y rezar para que sean buenas o ver el trailer y dejar pasar un tiempo para olvidarlo y solo recordar que debemos verlas sin acordarnos porque?

5. ene 17, 20:46 | Bafometh729

Jai pipol:

Puntuación: 55/100

Efectivamente no es un peliculón pero se deja ver con cierta tensión. Si pueden llegar a molestar los gritos de la fémina pero es de entender por la banda sonora. Me ha sorprendido en algún momento pero intentar repetir la sorpresa, ¡eso ya no! Como comentáis, a otra cosa mariposa.

Un saludo. Si iu.
Bafometh729

6. ene 24, 00:23 | Draghann

Aceptable para un rato del sábado o domingo noche si no tienes mejores planes. Su mayor acierto es que tiene la duración justa para no aburrir y lo cierto es que se pasa bastante rápido a pesar de sus carencias. Y es verdad, no he entendido a qué coño viene la última escena. Esto es un claro ejemplo de no saber cuándo parar…

Por último, recomendaría fervientemente a la tal Lauren Ashley Carter que se dedique a otra cosa porque como actriz tiene el mismo talento que mi abuela haciendo el pino puente…

Un saludo!

7. jun 24, 20:45 | Mountain

La vi anoche y la verdad es que pensando en su ínfimo presupuesto me pareció una propuesta interesante, y eso no es fácil cuando no hay pasta, no es para echar cohetes pero se deja ver.

8. jun 25, 16:26 | Bob Rock

Mountain.- La factoría “Larry Fessenden” siempre da productos que, para lo que cuestan, te dan un rato entretenido (justito, eso sí)

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.