Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Remember me

Remember me

Entre el cuento de fantasmas y el J-horror

remember me

Ver ficha completa

  • Título original: Remember me
  • Nacionalidad: Reino Unido | Año: 2014
  • Director: Ashley Pearce
  • Guión: Gwyneth Hughes
  • Intérpretes: Michael Palin, Jodie Comer, Julia Sawalha, Mark Addy
  • Argumento: Un anciano parece llevar sobre su cabeza una peligrosa maldición

DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2.5/5

remember me

No volveré a ensalzar las virtudes de los productos BBC, pues lo hice hace unos días, pero en esta ocasión el aspecto formal es, nuevamente, lo más atractivo de esta ghost story. Su imperfecta historia se salva gracias a la potencia de varias de sus escenas y a la presencia de un actor mítico británico: El ex Monty Python Michael Palin.

Tom Parfitt ( Michael Palin) es un anciano que, al no valerse por si mismo, es trasladado a un geriátrico. A los pocos minutos de llegar al centro, la asistente social que le lleva muere violentamente en un extraño suceso del que sólo Tom ha sido testigo. Comienza a rondar, a partir de ese momento, una amenazante presencia femenina que acosa a todos los que se acercan al extraño anciano. Especialmente presiona a una joven trabajadora de la clínica (Jodie Comer ) y al oficial de policía (Mark Addy ) que se encarga del caso y que trata de encontrar una respuesta lógica a todo el asunto.

Tres episodios de menos de una hora de duración, son tiempo suficiente para construir una buena base dramática que dote de tridimensionalidad a los dos investigadores de la historia: La joven ayudante de enfermería, que primero por simpatía hacia el anciano y luego por temor por su propia vida y la de su familia, trata de desenredar la madeja de la maldición que ronda al anciano. Y, en segundo lugar, el agente de policía en horas bajas, al que se le encarga la investigación de la extraña muerte que inicia toda la trama. Ambos personajes viven faltos de cariño. Uno de ellos manifestando la ausencia de su padre y la presencia de una madre distante; el otro desolado por la separación de su esposa y la distancia insalvable con su hija. Dos subtramas que, sumadas a la del enigmático anciano, hacen que toda la serie se erija en torno al amor, las consecuencias de su ausencia o a una mala interpretación del mismo.

Lástima que esas casi tres horas resuelvan sus momentos inquietantes, su carga de terror y de sobresaltos con una explicación rápida, con varios huecos, dejando muy endebles las motivaciones del espíritu maligno y más aún la forma de romper su maldición. Todas las claves como las fotos de la casa, la enigmática canción que esconde un secreto, la anciana catatónica que parece saber cosas del pasado del viejo, las conchas marinas que acompañan al espectro y el resto de los elementos, se antojan como meros aderezos decorativos en la trama final, cosas puestas por efectismo que terminan por ser elementos prácticamente vacíos de fundamento o torpemente colocados para articular giros argumentales forzados.

El cuento clásico que contiene “Remember me” hubiera sido el típico relato de fantasmas, tan propio de la literatura británica romántica, si no se hubiera modernizado en su aspecto formal inspirándose en el terror cinematográfico asiático de las últimas décadas. La forma casi onírica en la que se manifiesta el espíritu, el modo en que la maldición impregna a las personas que entran en la casa, acercan el título a franquicias como Ju-on, The ring o la cinta Dark water.

Francamente bien interpretada, me gustaría destacar el excelente trabajo de la joven actriz Jodie Comer (Killing Eve) con un registro más frágil y cercano, pero igual de afinado que el de la asesina que le ha hecho tan popular. Addy (Full Monthy) y Palin están también geniales, pero entre el pérfido espectro y la cálida protagonista pierden la partida por destacar.

Si su capítulo final se hubiera cerrado de forma más rotunda estaríamos frente a una serie notable. Desgraciadamente es en ese capítulo donde los guionistas demuestran que no tenían el caballo agarrado por las riendas y desbocan, al borde del suspenso, la experiencia, poniendo más énfasis en su epílogo dramático que en su cierre como relato de horror.

remember me

remember me

remember me

Lo mejor: varias de sus secuencias son muy potentes

Lo peor: Su cierre


Sé el primero en comentar esta entrada.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.