Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Sacrifice

Sacrifice

Secta no hay más que una

Sacrifice Reseña

Ver ficha completa

  • Título original: Sacrifice
  • Nacionalidad: Irlanda, Alemania, USA | Año: 2016
  • Director: Peter A. Dowling
  • Guión: Peter A. Dowling
  • Intérpretes: Radha Mitchell, Rupert Graves, Ian McElhinney
  • Argumento: Una doctora inicia una nueva vida en Irlanda, en la isla natal de su marido. Allí, el descubrimiento de un cadáver descubrirá una terrible tradición que tal vez llegue hasta nuestros días.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2.5/5

 photo Sacrifice_Interior_zpswz5zm9dv.jpg

Tora Hamilton, cirujana de profesión, se muda con su marido a las Islas Shetland, a 100 millas de la costa de Escocia. Allí la pareja descubre los restos de una joven con extraños símbolos inscritos en su carne y el corazón arrancado. Lo que al principio parecen ser los restos de la víctima de un antiguo ritual, resultan pertenecer a un cadáver fresco, víctima de un folclore que sigue tan vigente hoy en día como hace siglos.

Thriller típico y tópico que abandona afortunadamente los dejes sobrenaturales con los que la productora “Blumhouse” ha copado el panorama. En este caso tenemos el consabido misterio, la desaparición de varias mujeres poco antes o después de dar a luz; la preciosa localización, una isla escocesa cuya mayor atracción es la lujosa clínica de adopción que ostenta, y los, igualmente conocidos, personajes secundarios altamente sospechosos. En cierta simpática forma, una inversión del tradicional “The Wicker Man”, donde una mujer se las ve y se las desea para descubrir el terrible secreto de una aparentemente tranquila comunidad. Alejada de los sobresaltos, “Sacrifice” se sitúa cómodamente en la franja horaria que comprende entre la sobremesa y la siesta, con una fuerte necesidad de café para alcanzar tintes de cierto interés, pues el estilo convencional con que se desarrolla la historia y los inexistentes giros, trama muy predecible, son ideales para realizar la digestión agradablemente tumbados en el sofá bajo una mantita.

Eso sí, en ningún momento la cinta intenta superar la simplicidad de su propuesta, sabe que juega en las ligas menores y se contenta con ceñirse a un guion desarrollado con la máxima sobriedad, una que le sienta estupendamente a su ritmo progresivo, nunca cayendo en estridencias o efectismos que, aquí sí, no hubiesen pegado ni con cola. Entonces, alejados de una experiencia vibrante, ¿merece la pena invertir en ella la media hora que dura? Si eres en un gañán como el que suscribe, decididamente no, su propia intrascendencia hará pesar los párpados a los más curtidos en nuestro bien amado cine. No obstante, en compañías poco exigentes, por ejemplo con parejas no muy habituadas al horror, se convierte en un pasatiempo tan válido como cualquier otro, aunque a años luz del típico “mete-saca”, mucho más recomendable. Es decir, “Sacrifice” se aleja de derroteros arriesgados u ofensivos, añadiendo a la cocción muy poquita acción, personajes familiares y unos malvados reconocibles, alineados con sectarismos que, como leyenda, han sido plasmados de forma muy respetuosa en pantalla.

En el cómputo positivo encontramos a una protagonista principal, Radha Mitchell, que lo hace realmente bien. Adaptada a la falta de estridencia que comentábamos, la Mitchell se revela como el vehículo perfecto para una historia con pequeñas dosis de investigación y suspense. Creíble, ella es la principal razón para terminar de ver “Sacrifice”, pero no sólo por esta estupenda mujer merece la pena aprobar la cinta. Sus compañeros de reparto sostienen la intriga con bastante estoicismo, dado que sus distintas posiciones como culpables/víctimas están cantados desde el primer minuto. No es para menos, estamos ante un plantel compuesto por experimentados actores de las Islas Británicas: Rupert Graves, como el ambiguo marido de nuestra protagonista; Ian McElhinney ejerciendo de jefe de policía tosco y dudoso; David Robb en el rol de odioso suegro que aborda con gran gusto; Liam Carney como principal sospechoso y cabeza de turco… muchos hombres para la deliciosa Radha, pero es que realmente nos encontramos ante un “ella contra todos”. Convirtiéndose su lucha contra el orden masculino, establecido en la isla como ley, en lo más interesante de la película, donde la sutil exposición del machismo actual, siempre a varios niveles bajo una fría superficie de normalidad, sería el único discurso profundo que encontraremos en una historia que, por otra parte, es sólo un mero entretenimiento a juego con las viejas novelitas de Agatha Christie.

Hablando de una conexión literaria, “Sacrifice” es la adaptación directa de una exitosa novela de Sharon Bolton, la cual, como refleja su versión cinematográfica, siempre ha preferido la delicadeza del thriller antes que los amaneramientos cruentos del horror. Así que olvidaos de cualquier amaga gore en pro de un mayor grado de sensibilidad, reflejada en la decepción de una protagonista que no puede concebir. Y en ese misterio que involucra al sacrificio del título de esa manera tan doliente para una madre, al menos desde un punto de vista clásico, es donde la galardonada autora arroja todos sus esfuerzos. Desde luego, la historia se despliega a través de un genuino prisma femenino, algo que aporta autenticidad adicional, una pena que no supongo ningún peligro como estudio artístico, mucho menos como película de horror.

“Sacrifice” puede presumir también de un apartado técnico brillante. La fotografía, por ejemplo, nos regala unas preciosas vistas de la campiña escocesa, a la par que sustenta ese mínimo de tensión, durante pasajes más claustrofóbicos, que necesita cualquier thriller que se precie. Sin embargo, estas cualidades técnicas, que decididamente alejan a esta producción de las series B modernas a pesar de su limitado presupuesto, siguen adoleciendo de personalidad, haciendo juego para mal con esa historia demasiado inocua en sus matices. Hubiese preferido perder eficacia formal en pro de más riesgo, oscuras escenas sacadas de contexto y algo extrañas que aportasen sustancias, no ese tono aséptico que termina machacándote el espíritu igual que una canción de misa.

Resumiendo, ¿habéis tenido alguna vez una novia guapa pero sosa? Una de esas chicas que a la hora de entrar a matar, con el material quemando entre sus labios, no sabe terminar gloriosamente una mamada como mandan las Escrituras: con los movimientos espáticos del fondo de la garganta. El típico aprobado por los pelos, vamos. Bien, yo tampoco he tenido una chica así, pero quiero suponer que llevar a esa lánguida muchachita al mirador de los enamorados sería una experiencia similar a visionar “Sacrifice”: un rato entrañable pero que no satisfará tus instintos más bajos…

Imágenes de la película

 photo Sacrifice_1_zps2pmeyiug.jpg

 photo Sacrifice_2_zpsv5n42jku.jpg

 photo Sacrifice_3_zpshl8iuf4y.jpg

Lo mejor: Solidas actuaciones y bonitos paisajes irlandeses y escoceses.

Lo peor: Su convencionalismo y predictibilidad.

Vuestros comentarios

1. may 3, 19:56 | UPIRI

Joe macho, menuda comparación, jajajaja.

Yo prefiero quedarme a medias que volver a ver esta pelicula. Vaya desperdicio de mi tiempo con las cosas buenas que no habré visto.

Y al final no me enteré porqué cojones hacen lo que hacen en el pueblo, no le encontré ningún sentido.

Pensé que me iba a encontrar con algo satánico pero no.

Un 4/10 por sosa.

2. may 3, 20:05 | Bob Rock

UPIRI.- OJO SPOILER Básicamente lo hacen por tradición, en la creencia de que así tendrán hijos perfectos marca Mattel. De hecho me resultó sospechoso lo que dice el marido de la diabetes… pero vamos, sí, por costumbre.

Vengaaaa, que seguro que has tenido alguna novia que dé juego.

Que conste que no es un comentario sexista. Si fuese mujer diría lo mismo pero a la inversa, o quizás no, no lo sé. Este mundo es un perpetuo What if…

3. may 4, 18:24 | upiri

Spoilers

Pero, sacrifican a las madres antes de dar a luz y luego se quedan con sus propios hijos pero diciendo que son adoptados. Wtf!!???????

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.