Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Sanatorium

Sanatorium

¡Qué alguien me encierre!

Sanatorium Review

Ver ficha completa

  • Título original: Sanatorium
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 2013
  • Director: Brant Sersen
  • Guión: Brant Sersen
  • Intérpretes: Don Fanelli, Charlie Fersko, DJ Hazard
  • Argumento: Durante el número 100 del programa llamado "GhostTruckers" parece que estos "cazafantasmas" han encontrado la horma de su zapato.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2/5

 photo sanatorium_interior_zps815c1dc3.jpg

Se celebra el programa número 100 de “GhostsTrackers”, un programa de sucesos paranormales que daría vergüenza al mismísimo Iker Jiménez. Esta vez toca visitar el viejo sanatorio de Hillcrest, un lugar con mala fama desde que allí se atendieron, con métodos desastrosos, a niños con tuberculosis. Los miembros del programa probaran en sus propias carnes el trágico pasado encerrado entre esas húmedas paredes.

Intentaremos resumirlo con una sola frase por si queréis ahorraros el tiempo de leer la reseña completa: “Sanatorium” es una versión descafeinada de “Grave Enconuters”, incluso con menos profundidad en la definición de personajes y background. En tres palabras, otra del montón.

¿Conocéis la frase hecha “diferente día, misma mierda”? Pues en el caso de “Sanatorium” estamos ante la demostración doble de tan bonita frase. Por un lado volvemos a los embarrados campos del “found footage” barato que sólo busca aprovechar el éxito del formato en las plataformas de alquiler digital. Por otro lado estamos ante una nueva entrega del “After Dark”. Sin entrar mucho en detalles por no repetirme, “After Dark” es una especie de productora que cada año edita una serie de película junto al canal Sci-fi o Lionsgate de forma limitada, ocho para ser más concretos. 2014 verá la edición de “Red Clover”, “Ritual”, “Dark Circles”, “Asylum”, “Bedlam” y “Mischief Night”; la mayor parte reseñadas aquí en Almas. Así a poco que hayáis leído nuestras opiniones, sabréis que el nivel de esta especie de festival “virtual” ha ido decayendo año tras año. “Sanatorium” vendría a ser la incursión del “After Dark” en el “found footage” y como tal no decepciona: una película mediocre como el grueso de la productora. Quizás el pecado no sea intentar hacer uso de un formato cuyo abuso empieza ser insultante, pero sí hacerlo sin muchos medios ni interés por contar una historia propia. Engarzando los mismos elementos de siempre, la cinta de Brant Sersen no sabe alejarse lo más mínimo de los parámetros marcados por otras cintas, en concreto intenta imitar a “Grave Encounters” de forma descarada, desde el desarrollo de la historia hasta la ubicación de la mismo.

Contamos entonces con los siguientes ingredientes: un grupo de jóvenes, bastante planos, que componen el equipo de un programa de investigación paranormal; un antiguo sanatorio supuestamente encantado, pero no mucho al parecer, donde en el pasado sucedieron actos luctuosos debido al cuadro tuberculoso de los pacientes, en su mayoría niños. La verdad es que la edificación impone, convirtiéndose en el plato fuerte de la función, aunque no ofrece nada que no hayamos visto antes. Incluso, por seguir con los paralelismos relativos a “Grave Encounters”, encontramos que los personajes no se toman suficientemente en serio su trabajo, preparando incluso algunos trucos y reconociendo que en 100 capítulos del programa esta es la primera vez que se enfrentan a algo remotamente paranormal. Sin embargo, la cinta que hoy nos ocupa sigue una línea bastante desprovista de humor, lo cual sería de agradecer si durante la primera hora de metraje ocurriese algo de interés. Ni siquiera la historia o la presentación de los personajes, planos como hemos comentado, puede justificar sesenta minutos de puro aburrimiento, si me apuráis diría que hasta el último cuarto de hora no pasa nada digno de mención. Sí, el hospital luce muy chulo bajo las cámaras de visión nocturna, y una par de escenas transmiten inquietud. Desgraciadamente todo es tan predecible como banal.

En el lado positivo de la balanza encontramos que esta seriedad de la que hablamos justificaría lo comedido de la acción. Incluso aporta un bienvenido realismo, pues si un edificio estuviese encantado no creo que la situación tirase por el ambiente rocambolesco de “Grave Encounters”. Pero seamos honestos, ¿es esto divertido? Agradezco la contención, no puede ser que entes incorpóreos adquieran forma física en unos segundos para liarla parda, desde luego en pro de la credibilidad ese no sería el camino. Como decía, no resulta especialmente emocionante recorrer los pasillos y habitaciones con los investigadores cuando no llega a ocurrir nada estremecedor, problema al que se une la falta de carisma de estos muchachos, principal hándicap para meternos en harina. Preferiría más fuegos artificiales, si me queréis entender, si nos vamos por el terreno fantástico/sobrenatural no pueden ser tan sosas las escenas.

Afortunadamente, los últimos quince minutos viran hacía un horror muy bien entendido, por desgracia tópico y predecible como es tradición en la actualidad. Ya sabéis, voces de niños, objetos que se mueven, dispositivos electrónicos que dejan de funcionar correctamente y una presencia maligna que se dedicará a revivir el horror que se produjo hace 50 años en el sanatorio. Una cantinela bastante sencilla de un tuberculoso que mató a varios niños y luego se suicidó, hemos presenciado cositas un poco más truculentas, ¿verdad?

A nivel técnico no merece destacar nada, quizás comentar que está un escalón por debajo de la media en cuanto a mareo provocado por la cámara – otro detalle que agradezco sobremanera –. No disponemos de banda sonora alguna, una buena edición de audio con sonidos misteriosos y demás, pero que tampoco sorprende a estas alturas. La fotografía y edición son rigurosas pero no desprenden nada especial; de nuevo sabemos que su director y responsables son autores sin apenas bagaje en su haber. Al menos, esta funcionalidad estética, técnica y artística hacen a “Sanatorium” visible y no un despropósito absoluto como podría haber sido fácilmente. Repito que rescata levemente la cinta su tramo final con algo de terror.

En definitiva, y siendo honestos, me cago en el “After Dark”, me cago en el “found footage” y me cago en mi manía de reseñar tremendos bodrios. ¿Por qué no haría caso a Vael o a Donnie Darko? Con vuestro permiso, amigüitos, creo que voy a volver a reseñar películas viejas y caspas con más diversión que todo esto

P.D.: No preguntéis por “Mischief Night”, por favor.

Imágenes de la película

 photo sanatorium_1_zps7cad30e6.jpg
“Creo que en este sanatorio la palmo fijo”

 photo sanatorium_2_zpscec044b1.jpg
Fotograma igual de trascendente que la película que lo contiene

Tráiler

Lo mejor: El sanatorio y que gracias a él se consigan un par de escenas inquietantes.

Lo peor: El nivel de originalidad realmente roza mínimos

Sé el primero en comentar esta entrada.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.