Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Septic Man

Septic Man

Mucho asco y poca casquería

septic man

Ver ficha completa

  • Título original: Septic Man
  • Nacionalidad: Canadá | Año: 2013
  • Director: Jesse Thomas Cook
  • Guión: Tony Burgess
  • Intérpretes: Jason D. Brown, Molly Dunsworth, Robert Maillet
  • Argumento: Un empleado es enviado al alcantarillado como última esperanza para que resuelva una crisis que ha puesto al borde del colapso a un pueblo. Quedarse atrapado dentro de un tanque séptico será tan sólo el inicio de su pesadilla.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2/5

septic man

Tal y como ya pasaba en Monster Brawl, la anterior película de Jesse T. Cook, el concepto de Septic Man es bueno. Y la cosa se queda ahí, en una buena idea que no acaba de despegar del todo. El realizador canadiense logra crear para su tercer largometraje una ambientación que no escatima en cuanto a repulsión y situaciones asquerosas pero que, bien por no querer estirar al máximo su idea, o bien por un enorme fallo de guion, las pretensiones hacen aguas (fecales en este caso) por todos lados y, teniendo en cuenta que el firmante del libreto no es otro que Tony Burgess (quien sorprendiera hará un lustro con la genial Pontypool), la decepción no podía ser mayor.

Al leer la sinopsis uno puede encontrar similitudes con ese abanderado de lo tóxico y repugnante como lo es Toxie aka El Vengador Tóxico, pieza clave para entender el universo Troma y que destaca por su el uso exacerbado de la comedia y el gore más bruto en la línea del Peter Jackson pre-Tierra Media. Y ahí radica el principal fallo de una película que se toma demasiado en serio a sí misma: la falta de un toque gamberro que puede augurarse en su prólogo, un inicio que traspasa hasta el infinito los límites de lo grotesco y lo fétido (de lo más asqueroso que se ha visto en años), pero que se desvanece a medida que avanza la trama.

No exagero al decir que cumple su cometido con creces, suponiendo que éste sea el de hacer sentir al espectador un continuado malestar, haciendo incluso que hasta el más acostumbrado a caminar por los lares del cine gore y de la casquería más chabacana, llegue a sentir repulsión en alguna de las escenas. Pese a ello, es inevitable el sentimiento de tedio que se respira desde el momento en que Jack/Septic Man (Jason David Brown) queda encerrado en el tanque. Ni el descubrimiento del origen de la contaminación (acertado), ni la subtrama que gira entorno a ello y los rednecks que viven en el alcantarillado (metida con calzador), hacen llevadera una historia que prometía convertirse en la bizarrada del año.

Seguramente John Waters se hubiera frotado las manos si le hubiesen encargado que volviera a poner en funcionamiento su “Odorama” para acompañarlo en el visionado de la película. Eso hubiera sido posible si el film hubiese decidido aventurarse por los derroteros del grindhouse más exploit; pero recordemos que no es el caso y que estamos ante una obra que prefiere centrarse en el aspecto más intimista de su personaje, hecho que nos convierte en testigos de su caída libre a los brazos de la locura a medida que su cuerpo se irá transformando en un cúmulo de quistes, pústulas, granos, irritación, moratones y demás lesiones dermatológicas habidas y por haber. Y aquí radica el principal factor positivo de Septic Man, pues el trabajo de maquillaje de Alex Rotundo es excelente y lo principal a salvar del film. A ello cabe sumarle la aparición del siempre entrañable Julian Richings, eterno secundario con larga carrera labrada en el cine de género, que da vida a Phil Prosser, el tipo que encargará a Jack la asquerosa tarea que deberá llevar a cabo y la cual acabará con su cordura (y nuestra paciencia).

Imágenes de la película

septic man

septic man

septic man

Tráiler

Lo mejor: la ambientación y situaciones consiguen dar bastante asco, amén del maquillaje del protagonista.

Lo peor: se toma en serio a sí misma y la subtrama no llega a enganchar, hechos que hacen que el conjunto acabe aburriendo.

Sé el primero en comentar esta entrada.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.