Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Sesion 9

Sesion 9

En el herido y en el débil

Sesion 9

Ver ficha completa

  • Título original: Session 9
  • Nacionalidad: USA | Año: 2001
  • Director: Brad Anderson
  • Guión: Brad Anderson, Stephen Gevedon
  • Intérpretes: David Caruso, Peter Mullan, Stephen Gevedon
  • Argumento: Con vistas a su futura restauración, un grupo de cinco hombres es contratado para retirar los restos de amianto de un viejo hospital psiquiátrico, cerrado quince años atrás.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 4/5

Sesion 9

Cuando se concibe una historia, conviene no perder de vista el hecho de que la ambigüedad es un arma de doble filo.

Reduzcamos por un momento el terror a una división caricaturesca: por un lado, tenemos ese cine que describe amenazas y plantea misterios, trufado de bestias infernales, asesinos que avanzan cuchillo en mano, zombis y chupasangres incontinentes, violadores armados con taladros, fantasmas que lloran por las esquinas porque nadie les hace caso… Esta concepción del género suele poner sobre la mesa un desafío – la citada amenaza – muy concreto, ya sea en forma de monstruo, asesino, maldición, catástrofe, o aquello que más nos seduzca. Por los mimbres con que están hechas, estas historias suelen admitir solamente dos soluciones: o disolvemos el peligro o él nos disuelve a nosotros: final feliz, final triste. Sea como fuere, el espectador sale de la sala con una idea muy clara de lo que le han contado: ha conseguido identificar el origen de aquello que le genera miedo; le ha sido expuesto su modus operandi, y ha descubierto el antídoto de ese mal, en caso de haberlo, ya que de no ser así, es el propio mal el que se sale con la suya.

Este es el tipo de terror que suele complacer al público generalista y a los aficionados al terror clásico – nostálgico, me atrevería a decir -.

Luego está ese otro cine que no hace muchas concesiones al espectador en términos de inteligibilidad y, posterior, resolución de la historia – por “historia” entendamos “monstruo”, “asesino”, etcétera; en suma: el origen y la naturaleza del mal – . Es como estar sentado en una sala de cine rodeado de gente y recibir una lluvia de hostias sin saber el cómo ni el porqué. Sabemos que nos van a seguir sacudiendo, pero desconocemos cuándo, quién y cómo. Y lo peor: la cosa no tiene visos de parar.

Este tipo de terror complace, o sería mejor decir seduce, a los aficionados más hardcore, aquellos que pasan de la Universal a Tetsuo sin complejos ni miramientos, que lo mismo se tragan una de la Hammer o de Val Lewton que se marcan un maratón de bizarradas japonesas, un dwarfsplotaion, giallo o algún despropósito de Fulci.

En ocasiones, este tipo de cine también consigue captar algún despistado: amantes del cine “serio”, gafipastas, CINEFILOS…

Es aquí donde entra Sesión 9 y el tema de la ambigüedad. En la última década, se observa una tímida tendencia en el terror indie americano que no se acomoda a los moldes clásicos del género. Consiste en rematar la historia con un final ambiguo – no confundir con abierto, que ya lo hicieron en su día Psicosis, La semilla del diablo o La noche de los muertos vivientes, y seguramente mucho antes otros, aunque ahora no acierte a dar con ningún título – .

Normalmente se trata de películas que presentan una historia que suele seguir todas las pautas previsibles pero que se niega a cerrarse de forma satisfactoria, permaneciendo in albis. Se me vienen a la cabeza títulos como Yellow brick road, Take shelter, Martha Marcy May Marlene, Lovely Molly… O incluso otras cintas que pertenecen al género fantástico y que también marcaron el debut –brillante- de sus respectivos directores: Donnie Darko, Pi, Primer…

El dilema consiste en dilucidar hasta qué punto la ambigüedad es calculada o es simplemente fruto del desmadre. Es muy difícil saberlo. A veces se cultiva a toda costa, sin escuadra ni cartabón ni tampoco escrúpulos: mejor cuántas más incógnitas; es el –desastroso- caso de Prometheus. Sin embargo en Sesión 9 todo se presenta mucho más pulido, contenido, medido. Y por si esto fuera poco, resulta difícil saber qué ocurre realmente desde el principio. No se trata de un recurso final efectista, sino del resultado de la aplicación coherente de una idea que alimenta la trama desde el comienzo. Esa voluntad queda patente en el montaje, tal vez el punto fuerte de la obra, especialmente en esa escena recurrente en las que se nos presenta al protagonista sentado en su furgoneta, contemplado su casa a través del cristal del vehículo. La imagen hace las veces de eje narrativo, y será en torno a ella que la historia se articulará.

Sesión 9 deja muchas incógnitas pequeñas y una bastante grande: saber si aquello que presenciamos es un caso de posesión o el descenso a la locura de un hombre. Podemos achacar las primeras a debilidades del guión, pero me parece que la autenticidad de la segunda no admite ningún género de dudas, era un efecto buscado por los autores, y en ese aspecto, la cinta de Brad Anderson merece salir por la puerta grande coronada de honores. Se nos induce al error desde el primer momento, al sugerir que estamos ante una historia de casas encantadas. La acción se desarrolla en un viejo hospital psiquiátrico abandonado. El director saca gran partido del entorno. Maneja los espacios y la arquitectura como si de un personaje más se tratara. Esas salas vacías de altos techos, esas vistas aéreas del edificio, completamente aislado, rodeado de vegetación, y el hecho de que casi toda la acción transcurra de día, remiten inequívocamente a El resplandor (otro final ambiguo), uno de los referentes por antonomasia de casas malditas. La realidad, sin embargo, es bien distinta: no habrá fantasmas, ni sábanas blancas, ni cadenas que se arrastran.

No estamos ante una película que genere miedo sino más bien inquietud, aunque tiene algunos momentos verdaderamente espeluznantes – inolvidable la línea final – . Anderson construye el terror desde la incertidumbre, la incógnita. En más de una ocasión se tiene la impresión de que algo gordo va a suceder, y de que un gran secreto nos va a ser revelado, pero nada de eso ocurre. La maestría de la cinta reside en su capacidad para generar la tensión previa al susto sin que este llegue a producirse. De ello se deduce el descontento de algunos espectadores, pues al final, pasar, lo que se dice pasar, pasa poco en comparación con lo que se esperaba.

Dicho lo dicho, por muy premeditada que sea esa ambigüedad de la que venimos hablando desde la primera línea, al final solo queda la respuesta inconsciente del espectador; puede disgustar: “¡Menuda mierda, no me he enterado de nada!”, o gustar: “¡Esta película es genial, no me he enterado de nada!”; pero lo cierto es que todo el esfuerzo derrochado en equilibrar lo evidente y lo incierto suele pasar desapercibido. Si acaso, la cinta peca de ser un poco dispersa a veces, y se me antoja esta una consecuencia del ritmo pausado que Anderson imprime a la película, que avanza sin prisas. En cualquier caso, me parece un defecto menor a tenor de la recompensa que supone llegar hasta el final –no es una cinta de largo metraje-.

Rompamos desde aquí una lanza a favor de esta valiosa película que propone una forma diferente y un tanto marginal, sutil y preñada de subtexto, de hacer terror; terror del bueno.

PD: como curiosidad, barrunto una conexión poco probable. En un momento, al hablar de uno de los pabellones del hospital, alguien se refiere a él como un nido de víboras (“snake pit”), que resulta ser el título de un drama de los cuarenta que se desarrolla en también una institución psiquiátrica: The snake pit (Anatole Litvak, 1948).

Imágenes de la película

Sesion 9

Sesion 9

Sesion 9

Tráiler

Lo mejor: No me he enterado de nada.

Lo peor: No me he enterado de nada.

Vuestros comentarios

1. nov 5, 00:12 | Abocado

Esta la vi hace un par de años y quede como tu,no me entere de NADA aunque me gusto.La atmosfera esta muy conseguida y es tetrica por momentos y la escena final creo que era(en la que se descubre el secreto o lo que sea)que transcurre en el hospital totalmente a oscuras me puso los pelos de punta.
Tengo que verla otra vez para opinar como corresponde porque me acuerdo poco y nada asi que la vere en estos dias para tratar de enterarme de algo,jajaja.

2. nov 5, 00:25 | Joan Lafulla

Yo estoy en la misma situación que Abocado. Recuerdo que hubo cosas de la película que me gustaron. Ciertas imágenes que me quedaron grabadas… pero no tengo muy claro de qué leches iba Sesion 9. Necesito revisarla.

Un saludo y enhorabuena por la reseña.

3. nov 5, 00:52 | John Trent

Efectivamente. Una buena película de terror contenido, sin efectismos y que, por eso mismo, decepcionó a los poco informados en su día. Recuerdo que la fui a ver al cine (hoy en día ni llegaría a los cines españoles…) con unos amigos, y salieron todos echando pestes. Claro que ninguno es aficionado a esto del terror y pensaban que verían “otra más de sustos”.
No obstante, hay que admitir que durante el desarrollo pierde un poco de ritmo y se tambalea peligrosamente hacia el tedio. Nada que no solucione un buen comienzo, un clímax final notable y alguna que otra escena realmente aterradora.

4. nov 5, 01:10 | RedRum

A mi me encanto, muy perturbadora. SPOILER Yo lo interpreté como una posesión por parte del fantasma, Fin de SPOILER; pero tampoco lo tengo muy claro, que yo recuerde era una película que jugaba precisamente con esa ambigüedad, pero como ya he dicho yo me decantó por eso.
Saludos.

5. nov 5, 09:18 | cold finger

En el enfermo y en el devil, pues yo no vi la ambigüedad, pero esto si es terror, me dejo un poco las sensacion de muholland drive, que no sabes lo que pasa pero sabes que algo esta jodidamente mal, aunque muholland drive es una obra maestra y esta solo es un leve toque a la shit…..

6. nov 5, 09:20 | Gandalf12

Puf, la vi hace como diez años pero guardo mu buen recuerdo… macojonó tela, creando un clima muuu malrrollero q va d menos a menos durante toa la peli…
Y la revelación final m pareció cojunuda y bastante original…
Se merece una revisión aunk tengo miedo d q baje su valoración…
Saludetes…

7. nov 5, 09:50 | korvec

Recuerdo que acudí al cine y ciertamente la atmósfera está muy bien conseguida pero me aburrí como una ostra.

Es la típica película que tiene una atmósfera brutal y donde parece que de un momento a otro va a pasar algo interesante… pero la película se eterniza, termina y salvo algun momento perturbador, finalmente termina como ha empezado.

Lo mismo porque me la habían puesto como muy, muy buena. Pero para mí resultó bastante decepcionante.

8. nov 5, 11:19 | Draghann

Tendría que volver a verla porque lo cierto es que apenas recuerdo nada salvo una cosa; que no me pareció una buena película.

Un saludo.

9. nov 5, 12:29 | UPIRI

A mi me pareció un peliculón en toda regla. La vi en el cine y me encantó. La localización aterradora, los actores de 10, el desarrollo demoledor (acojonao estaba con las cintas de Simon) y el final aplastante. Sali del cine pensando que habia visto una gran película de un gran director. Creo que en la reseña haces demasiado hincapié en que no te enteraste de nada. Creo que exajeras. La pelicula está excelentemente narrada, y abre tres vias, cada uno se queda con la peli que quiere: Una de posesiones de un ente maligno, otra de un tipo sencillo que se vuelve loco y mata a su familia y compañeros (ésta prefiero ni entenderla) y la última y preferida: presencia de un énte malvado en el asilo que posee al más debil de espíritu y que hace lo que hace. No es tan complicada. Si lo entiendo hasta yo! ;)

Otra cosa, el manicomio (que realmente existe) me recuerda mucho al de Grave Encounters, incluso en GE se menciona los sucesos narrados en Sessión9.

Para mi muy buena.

10. nov 5, 16:07 | Lordzaroff

Aterradora película que se me quedo marcada desde el día en la que la vi, de hecho es de aquellas películas que me pongo cuando me apetece pasar un mal rato.

A parte de la atmósfera, actuaciones… el mayor logro de la película es la creación de un mal palpable, no creo que exista ningún tipo de posesión, al menos no en el fondo, es todo una forma de articular el particular discurso del director sobre la maldad, las cintas (acojonantes) no son más que un pie de pagina, un acompañamiento de la situación real que estamos viendo y para que seamos capaces de entender la progresión de la maldad o el horror, donde no hay nada más aterrador que un simple ser humano perturbado por sus recuerdos.
El manicomio sirve como catalizador de la locura del protagonista,rompe su precario equilibro y hace aflorar la terrible realidad con nefastas consecuencias.

Para mi,una de las 10 mejores películas de terror de todos los tiempos.

11. nov 5, 17:24 | Elchinodepelocrespo

Bueno, la primera vez que la vi no me enteré de nada. La segunda para escribir esta reseña, con varios años de por medio, me enteré de bastante más. Pero la confusión no se limita a decidir entre “posesión” y “locura”. El montaje invita a la confusión. Hay elementos que nunca quedan del todo claros, como por ejemplo la conversación entre uno de los albañiles y los dos chavales que el prota ve a través de la ventana.

Hay muchas imágenes sueltas que se dejan caer como para sugerir conexiones, pero luego estas nunca quedan claras: las monedas, la lápida con el 444, las fotos… La película apunta mucho pero define muy poco. Podemos discutir si ofrece respuesta a la gran pregunta final, pero creo que deja muchos cabos sueltos, muchos detalles, que no terminan de definirse. Ese es el punto fuerte y también el punto debil de Sesion 9. Un poco menos de ambiguedad de habría venido bien. No veo yo aquí un intento de emular a Lynch, sino mas bien la falta de freno a la hora de liar las cosas.

12. nov 6, 01:22 | Reverendo

Dicen que el miedo podría considerarse como una reacción irracional que se produce cuando la mente no es capaz de asimilar una gran incertidumbre. Creo que esta película cumple ese papel de una manera excelente: es desconcertante, inquietante, te pone de los nervios. Crees que entiendes cosas, pero no te queda claro. Y para colmo, cuando ya no sabes en que “realidad” estás, la frase del personaje de Caruso diciendo “no estás prestando atención” (o algo parecido).

Atención SPOILER
En cierto modo, sí ocurre algo, como es la “aparición” de Simon. Y sus palabras(sobretodo cuando dice que vive entre los débiles y los enfermos), me resultaron fascinantemente perturbadoras. Como si fuera un tipo de ente que pudiera surgir en cualquier lugar. Grandes y aterradores misterios tiene la mente humana.
FIN DEL SPOILER.

13. nov 7, 07:00 | Smokerwolf

Como ya ha dicho alguien mas arriba, la pelicula tiene una atmosfera cojonuda, pero acaba haciendose un coñazo. Para mi todo ese clima malrollero q crea lo acaba desaprovechando. Aun asi es original y interesante. Eso si, si no recuerdo mal tenia un doblaje horrible.

14. dic 14, 00:30 | Vael

(Contiene SPOILERS)
Volví a ver esta película hace poco y aunque en su momento me gustó mucho, esta vez la he disfrutado aún más y le he sacado más ¨chicha¨.

A mi modo de ver, no se trata de una película de posesiones, si no más bien una película sobre la locura.

Por una parte, el propio psiquiático impregna de tensión a los que allí se encuentran y es posible que por ello, parezca que en alguna ocasión parezca que están siendo poseidos, pero según lo veo, solo se trata de lo que el ambiente hace sobre sus mentes.

Luego, como dice Reverendo, aparece Simon, este a mi modo de ver es la propia enfermedad, ya sabéis lo que dice.. ¨Vivo entre los débiles y los enfermos¨

Las grabaciones son una conexión entre lo que le ocurrió a aquella chica y lo que está por ocurrir en la actualidad en la película. Para mi, es una casualidad, el hecho de que a otra persona ingresada en aquel psiquiátrico le ocurriera lo mismo que al protagonista, pero a su vez, es una casualidad que nos da a entender la clave de toda la película en sí.

15. may 31, 06:45 | Cuervo

En Filmaffinity hay una crítica de Potey10 – la primera por ser la mejor valorada – que explica muchas cosas de la película.

Supongo que lo que dicho forero expone en su crítica es lo más acertado… No voy a volver a verla para comprobarlo.

Me ha parecido muy aburrida. Yo me inclinaba más por la SPOILER posesión FIN SPOILER, pero lo que está claro es que o la ves muchas veces y prestando mucha atención a los detalles o solo puedes elucubrar.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.