Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Suspiria

Suspiria

Los poderes de las chicas

Suspiria

Ver ficha completa

  • Título original: Suspiria
  • Nacionalidad: Italia | Año: 2018
  • Director: Luca Guadagnino
  • Guión: Dave Kajganich
  • Intérpretes: Dakota Johnson, Tilda Swinton, Doris Hick
  • Argumento: Un cónclave de brujas se esconde detrás de una prestigiosa escuela de baile.

DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

“Suspiria” fue uno de los títulos más relevantes de la cinematografía del director Dario Argento. Una obra sensorial, donde el argumento pasaba a un segundo plano y primaba la construcción de atmósferas y abigarradas escenas, que derivaban en también abigarradas muertes donde la sangre fluía, generosa, ante el estupor de unos asombrados espectadores, que no llegaban a entender qué estaba sucediendo hasta los últimos minutos de la cinta. “Suspiria” recogía en ella todas las esencias, excesos y aciertos de Argento y sus celebrados “giallos”, pasando a ser uno de los títulos indispensables del fantaterror europeo de los 70.

40 años después, el aplaudido director italiano Luca Guadagnino ha decidido adaptar la obra del maestro del terror, repitiendo el hilo argumental creado en la original, pero con intenciones y mensajes renovados. Una pieza que, en su afán de trascender y enriquecer el terror, se pasa a ratos de vueltas llegando a ser pedante y un tanto grandilocuente. Aun así, se trata de un film, con vocación de clásico, que cierra con broche de oro este año en cuanto a cine de terror.

Un cónclave de brujas se esconde detrás de una prestigiosa escuela de baile. Sus clases de danza sirven para atraer a jóvenes pupilas y para extraer, de ellas, el poder que alimenta sus rituales. La llegada de una nueva estudiante (Dakota Johnson) despierta la atención de la directora del centro (Tilda Swinton) que ve en la muchacha un potencial desbordante.

Si en la cinta del 77 no llegábamos a saber con claridad que todo era obra de brujas hasta su tercio final, la versión actual habla de ellas directamente desde el primer minuto. Guadagnino entra, sin pudor, en su vida cotidiana y su estructura jerárquica, como quien muestra un desayuno en familia. Nos ofrece a cada rato pinceladas sueltas de sus aventuras dando la libertad, a cada cual, de construir con ellas el fresco que desee. En cualquier caso y para que tengamos en cuenta la influencia letal de estas féminas, contemplaremos de todo lo que son capaces en una primera escena de muerte absolutamente descarnada y a la vez sumamente poética.

Cabalgando en paralelo a nuestras brujas, a lo largo de los capítulos y epílogo que componen la narración, tenemos las pesquisas de las alumnas, intrigadas por los acontecimientos, y las de un anciano detective con el corazón roto por sucesos del pasado. Tres caminos narrativos que se superponen, a ratos, y en otras ocasiones corren independientes, con los que el director italiano explora en distintos registros el leitmotiv de toda la película: el poder de la femineidad cuando es libre y luchadora. Y es que el título es un crisol de personajes femeninos fuertes e incansables que se autodescubren a través de una oscura historia de magia. Así que, salvando las distancias y los resultados, este “Suspiria” podría ser una versión dramática y solemne del desparrame de Álex de la Iglesia “Las brujas de Zugarramurdi”.

La acción de este remake se ha trasladado al Berlín de los 70, que se convierte casi en un personaje más. Un lugar oscuro, gris, en el que todo parece pesar, dotando a las danzas de estas estudiantes de un énfasis liberador, catártico, que escapa al alcance de cualquiera de los hombres de la película que son peleles en manos del poder femenino. Mención especial a los soberbios rodajes de las escenas de baile.
Fiel al espíritu de giallo, las secuencias de muerte serán sofisticadas e hipnóticas y nuestras damiselas utilizarán unos extraños garfios sin contemplaciones creando momentos visualmente impactantes. Pero más que al giallo de los 70, el nuevo “Suspiria” recuerda al terror de brujería de la “La semilla del diablo”, “La profecía” o, principalmente, de “El torreón” (The keep) películas todas ellas elegantes donde el horror penetra de forma sutil sobre un ambiente preciosista y sobrio, dotando al mal de una naturaleza distiguida que esconde un interior obsceno.

Como sabemos, si conocemos la trayectoria de este director, Luca Guadagnino es un romántico, y en esta ocasión una historia de amor irá tomando forma y protagonismo una vez estemos servidos de escenas macabras. Un broche argumental con el que el director pretende terminar de empacar su joya pero que, al menos para mí, redunda en el carácter imperfecto del resultado y también en sus pretensiones transcendentales con poco acierto y excesiva duración.

Al margen de las apreciaciones que se reciban al finalizar la película, este “Suspiria” es una película de visionado recomendable que no dejará insatisfechos a sus espectadores. La factura es tan virtuosa y la dirección del casting tan afinada (incluso logra que Dakota Johnson brille) que, aunque por momentos pueda no gustar, no supondrá un tiempo perdido. Ademas la presencia de Tilda Swinton la hace visita indispensable para cualquiera de sus fans.




Lo mejor: Recuerda a cuando el cine de terror era deslumbrante.

Lo peor: A ratos demasiado redicha y grandilocuente.


Vuestros comentarios

1. dic 7, 01:10 | Mountain

Yo soy muy fan de la de Argento y a esta le tenía bastante miedo, pero después de lo que voy leyendo por ahí y de tu brillante reseña, un aplauso Tito Jesús, no la puedo dejar escapar.

2. dic 9, 10:26 | Draghann

Alguno de por aquí se llevará las manos a la cabeza cuando diga esto pero es que la “Suspiria” original me pareció tal truño que ésta me la ahorro. Será que nunca he entendido el Giallo…

Un saludo!

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.