Estás aquí: Página de inicio » Críticas » The Aggression Scale

The Aggression Scale

99 sobre 100 en la escala de agresión

The Aggression Scale

Ver ficha completa

  • Título original: The Aggression Scale
  • Nacionalidad: USA | Año: 2012
  • Director: Steven C. Miller
  • Guión: Ben Powell
  • Intérpretes: Fabianne Therese, Dana Ashbrook, Derek Mears
  • Argumento: Cuatro asesinos a sueldo tienen una misión: aniquilar a todo aquel que haya robado a un mafioso recién salido de prisión.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

The Aggression Scale

¡Bang, bang, bang… y bang! Primer gran acierto de The Aggression Scale: arrancar como debería arrancar todo buen thriller que se precie…, con una patada en plena boca del estómago.

Cuatro matones a sueldo cumplen el encargo de un mafioso recién salido de prisión. Y dicho encargo no es otro que el de eliminar, de manera ruidosa y sangrienta, a todo aquél desgraciado que, durante su estancia en la trena, haya osado meter mano en su dinero.

Durante los primeros quince minutos de The Aggression Scale somos testigos de los brutales métodos de estos cuatro jinetes del apocalipsis que, en el transcurso de su misión, no dudan en aniquilar tanto a sus objetivos principales (los capullos a los que un buen día se les ocurrió que robar a un peligroso mafioso era una gran idea), como a sus amigos, familiares, o a cualquier desdichado que se cruce por su camino. No dejan títere con cabeza…

Tras el chute de adrenalina inicial, Steven C. Miller (Automaton Transfusion) acierta de nuevo al tranquilizar, por unos instantes, al caballo desbocado, e introducir la subtrama de una familia que se muda a un típico barrio residencial bajo la oposición de una hija mayor que ve con muy malos ojos el traslado, y la aparente desidia de un hijo adolescente que parece (sólo lo parece) aquejado de autismo.

Lo que ocurrirá a partir de ese momento no deja de ser evidente… La familia en cuestión pasa a ser el nuevo objetivo de esos cuatro tarados sedientos de sangre. Pero en esta ocasión el destino les juega una mala pasada a los asesinos…

Lejos del diagnóstico inicial – y totalmente infundado – de autismo, el expediente médico (psiquiátrico) del hijo adolescente esconde un par de sorpresas. Y a partir de dicho descubrimiento es cuando las cosas se ponen feas… para todos. No solamente para la familia, sino también para los cuatro matones, quiénes acabarán pagando las consecuencias de llamar, en esta ocasión, a la puerta equivocada.

Con todos los elementos ya reunidos (banda de asesinos, familia en apuros y adolescente problemático), Steven C. Miller tenía por delante la dura tarea de confeccionar un thriller capaz de adquirir voz propia y de destacar entre una marea de propuestas que, año tras año, presentan rasgos cuanto menos similares a las de esta Escala de Agresión (The Aggression Scale). Y una vez vista la película el veredicto, para un servidor, es rotundo: Steven C. Miller cumple con creces su cometido.

The Aggression Scale es un thriller duro, seco, expeditivo y beneficiado de una extraordinaria realización por parte de Steven C. Miller, quien sabe mantener un tenso equilibrio entre las pinceladas de suspense que aporta el argumento (fundamentalmente en la caracterización del personaje del niño adolescente) y los dosificados estallidos de violencia.

Y precisamente en estos estallidos de violencia (brutales en su inicio y dosificados, de menos a más, durante el desarrollo posterior de la película) es donde radica otro de los grandes aciertos de The Aggression Scale. Steven C. Miller, quién en este sentido ya apuntó muy buenas maneras en Automaton Transfusion, su debut tras las cámaras; ejecuta en The Aggression Scale unas magníficas secuencias de violencia que, sin grandes aspavientos, sin excesivos efectismos, se integran a la perfección en la trama y logran, sin dificultad alguna, su principal cometido: salpicar el desarrollo de la historia (que por sí misma tampoco da para mucho) de unos necesarios, intensos y muy agradecidos momentos de impacto. Y toda esta violencia e intensidad que sabe transmitir la película durante buena parte de su metraje, queda arropada por el último de los grandes aciertos de The Aggression Scale: el personaje del niño adolescente. Tengo la sensación de que un personaje con tan tremendo bagaje dramático a sus espaldas corría un altísimo riesgo de precipitarse al vacío y acabar como una simplista mezcla entre John Rambo y McGyver… pero afortunadamente no ha sido así. Steven C. Miller resuelve la papeleta de un personaje tan complejo de la mejor manera: aportándole una “duda moral” que planea sobre su cabeza durante toda la película. ¿Las acciones que lleva a cabo el muchacho adolescente responden únicamente a su instinto de supervivencia… o hay algo más? Al espectador le toca resolver el puzle y sacar sus propias conclusiones.

Por mi parte recomendar encarecidamente la última propuesta de un muy prometedor Steven C. Miller y, ya que estoy puesto, tomarme la libertad de proponeros una doble sesión de thriller con dos de las muestras del género que más me han impresionado en los últimos tiempos: A lonely place to die y The Aggression Scale.

Imágenes de la película

The Aggression Scale

The Aggression Scale

The Aggression Scale

Tráiler

Vuestros comentarios

1. ago 18, 11:04 | David Abraham Basualdo Silva

Esta es la versión violenta de “Home Alone” ni fu ni fa esta película… si hasta ya se me olvido su desenlace.. Lo único destacable y algo no mas es la actuación de chico risitos que lo hace ben pero no para tirar cohetes.

2. ago 18, 11:26 | Carde

Sinceramente, hacía tiempo que no veía algo más sonrojante…el film es tan ridículo que resulta una especie de comedia involuntaria.
(Atencion a los malos malísimos acojonados por el crío, ver para creer…sic)
Steven C. Miller no dirige mal, el problema es que su guión es un despropósito absoluto, además de una falta de credibilidad alarmante en todas las escenas.
Automaton transfusion, sin ser nada del otro mundo, parece una obra maestra al lado de esta.
Saludos.

3. ago 18, 17:36 | Lordzaroff

Como han dicho los otros ni fu ni fa, entretenida a ratos y poco más; lo que si fue una sorpresa para mi fue encontrar a ni más ni menos que a Gummo haciendo de matón,por eso ya me ha valido la pena su visionado.

4. ago 20, 01:50 | Luis hector (luitor)

Hola amigos Creo que el principal problema son los actores. Muy malos excepto el chico la hermanastra y el capo de los asesinos.
Hay situaciones poco creíbles que repensadas hubieran estado mejor. Si el objetivo era entretener conmigo lo logro aunque no podría explicarlo bien. Gracias J L la pagina se ve mejor de lo que imagine. Un abrazo

5. sep 11, 02:39 | Jean

Muy normalita. La verdad es que es mejor que ese bodrio llamado “automation transfusion”, pero adolece de la misma falta de originalidad e inventiva. Le salva la fotografía, los actores anteriormente comentados y la buena planificación.

6. mar 7, 19:33 | MY

Pues yo estoy completamente de acuerdo con la reseña. La vi en soledad, sin esperar la compañía de mi gore-adicta mamá, porque no esperaba que me gustara tanto.(Ahora tendré que recomendarsela y/o verla otra vez con ella). Y resulta que me ha encantado.
Argumento simple, y no muy elaborado, sin un guión brillante pero suficiente, de los que me gustan: armados contra indefensos, acosadores contra acosados, sea por el motivo que sea: pasta, (Secuestrados), matar por diversión (Funny Games), o quiero quitarte a tu bebé porque me sale de los cojones (En el Interior). Sí, es cierto menciono peliculones, pero una tiene sus referencias en este tipo de argumentos. Y en estas películas, las mencionadas, el final sigue la línea argumental lógica. Vamos que los acosados, las víctimas, la palman y punto. Sin embargo una es una romántica claro, y se sigue creyendo que la chica violada de I Spit les arrebató las almas a la pandilla del sheriff, uno a uno entre gritos de dolor y sufrimiento, y que el padre de La Ultima casa a la Izquierda le asó la cabeza al más malo en el microondas…..Y que en este caso,The Agression Scale, este pequeño psicópata, se los bajó a casi todos por estúpidos, bobos, cabronazos que no saben con qué guaje se juegan los cuartos. En fin. La venganza sigue siendo lo mío. Y este niño, el pequeño The Collector, trampa arriba, trampa abajo, me ha tenido la peli enamorada. Pero si se puso un “tapacubos antibalas” que grande¡¡¡¡ Y sin decir una palabra…. Seguro que tenía la voz de un ángel¡¡¡
Saludos gente¡¡¡

7. may 6, 14:52 | jesus pamplona

Buena reseña!!!! Y película muy entretenida la verdad!!! Muy similar a la futura “No one lives” pero con menos gore.
Lo mejor los chavales!!!!

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.