Estás aquí: Página de inicio » Críticas » The Bride

The Bride

Boda por el rito eslavo

The Bride Review

Ver ficha completa

  • Título original: Nevesta
  • Nacionalidad: Rusia | Año: 2017
  • Director: Svyatoslav Podgayevskiy
  • Guión: Svyatoslav Podgayevskiy
  • Intérpretes: Vyacheslav Chepurchenko, Aleksandra Rebenok, Igor Khripunov
  • Argumento: Una bella joven va a conocer a la familia de su prometido, acabando involucrada en un antiguo ritual eslavo relacionado con fotografía y novias.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 1.5/5

 photo Novia_interior_zpsxklbjakc.jpg

Nastya es una joven que viaja con su prometido a la casa familiar de éste. A su llegada, estará rodeada de gente extraña, comenzando a presenciar visiones extrañas y terribles mientras la familia la prepara para una misteriosa ceremonia de boda tradicional eslava. Más que a los preparativos de la boda, ¿podrá sobrevivir a los próximos días?

Los buscadores del horror, así nos denominaría el bueno de Lovecraft, tenemos que expandir horizontes si queremos saciar nuestras ansias de historias macabras, no basta con centrarse en el cine occidental al uso para cubrir unas necesidades que crecen año tras año y, sin embargo, la inmensa producción norteamericana no alcanza a satisfacer. Por eso cuando llegan noticias de una nueva producción australiana, turca, latinoamericana o europea –por aquello de no prodigarse mucho– intento volcarme en ella con la esperanza de encontrar una forma distinta de exhibir el terror en pantalla. En este caso, parece que Rusia es un destino lo suficientemente exótico como para hallar conceptos distintos y, quién sabe, una genialidad sorpresiva. Desgraciadamente, como lleva tiempo ocurriendo con el cine que viene de oriente, la influencia norteamericana termina siendo definitoria para el estilo del producto, contaminando los tiempos y maneras propios de la cultura de cada país, así como para la calidad del mismo: naciones con una tradición cinematográfica de género menos desarrollada no saben redondear sus producciones por mucha afición que demuestren.

La perorata anterior antecede a “The Bride” (“Nevesta” es su idioma original), thriller sobrenatural ruso que intenta ahondar en una leyenda eslava, no me preguntéis la veracidad de la misma, para salirse de los cánones del subgénero, tan en boga actualmente gracias a las sobredimensionadas sagas “Insidious” y “Expediente Warren”. Al contrario, a pesar de mostrar una personalidad propia muy apreciable en diferentes puntos aislados del metraje, una vez disfrutado de su prólogo todo se resume a una confusa hora y pico donde la narración discurre por el estilo norteamericano, aunque la trama se reserve pequeños destellos autóctonos. Además lo hace de manera farragosa mediante secuencias hiladas a base de clichés, los típicos sustos sin atmósfera del cine de fantasmones de pleno siglo XXI. Es decir, “The Bride” ofrece poco nuevo y, por desgracia, lo hace de manera tosca y predecible.

Durante su introducción asistiremos a lo más jugoso de la cinta: la ambientación temporal del siglo XIX nos sumerge en un cuento de raíces góticas, me ha recordado muchísimo a los pasajes clave de “Drácula” y “El Monstruo de Frankenstein”, donde la fotografía colisiona con el mundo de lo paranormal para atrapar almas en un ritual, dicen que de origen eslavo, capaz de traer a los muertos de regreso del más allá. Un batiburrillo que no funciona ni siendo condescendientes. Según nos indican, en 1839 unas investigaciones de origen ruso revelaron las fascinantes propiedades de la plata en cuanto a plasmar el alma del modelo en el negativo. Si no me equivoco fue un siglo antes, en 1726, cuando un alemán ya experimentaba con nitrato de plata para capturar imágenes; así que quizás no andemos en el marco de mayor rigor histórico. Indistintamente, estamos dentro de parámetros fantásticos, el citado prólogo nos revela los esfuerzos de un fotógrafo por devolver a su prometida a la vida a través del sacrificio de una joven, que se convertirá en el contenedor del alma de la finada. Una pena que la película no haya querido seguir por estos derroteros, pues la ambientación no sólo está lograda si no que el miedo es palpable en el aire, con una escena de apertura, la sesión fotográfica al cadáver, que augura una obra de infarto.

No es así, prepárense para un par de vídeo clips románticos que viran bruscamente el cuento gótico hacia el telefilme de tercera. Una vez conocedores de los antecedentes volamos a la época actual para conocer a una joven pareja de novios que viajan a la mansión familiar de él, con objeto de dar a conocer su compromiso. Obviamente dicho caserón será el del fotógrafo de la introducción, pero toda la ambientación de la que “The Bride” hacía gala mientras el remoto patriarca hacía de las suyas con muertas y jóvenes vírgenes, con la extraña aceptación del pueblo, queda en un segundo plano ante los fenómenos paranormales que sufre nuestra joven protagonista, muy en línea con cualquier producción de medio pelo imitando a la “Blumhouse”. Nastya, interpretada por una atractiva actriz llamada Valeriya Dmitrieva, desconfía de sus percepciones y de los extraños habitantes de la casa, anclados en lo que parece la vida de hace un siglo. Entre apariciones, alucinaciones y siniestras alusiones por parte de sus anfitriones, todo lo cual rima con “cojones”, Nastya termina perdiendo el rumbo debido a los ecos de un pasado lúgubre y maldito, nuevamente presente a través de la celebración de otro ritual como el acaecido hace más de cien años.

Las motivaciones de los personajes nunca son claras ni evidentes, y aunque esto no suponga un problema de por sí, se une a la falta de estilo narrativo, su director demasiado ocupado en sostener una estética que funciona parcialmente, para ofrecer setenta minutos de auténtica confusión. ¿Qué durante su último tramo se anima un poco la fiesta? Sí, pero gracias a subirse al carro de todos los tópicos habidos y por haber dentro del cine de terror sobrenatural, incluyendo esa molesta ración de redención que tanto gusta a los norteamericanos y aquí queda como una complacencia babosa a los gustos familiares del público de la tercera edad: niños salvados en última instancia; novios heroicos; aviesos campesinos salidos de “Resident Evil 4”, sin chapurrear español, claro; fantasmas familiares atormentados…

La verdad que en cuanto a la parte técnica sería justo alabar moderadamente su acabado teniendo en cuenta el millón y pico de euros que ha costado “The Bride”. Su director y guionista, Svyatoslav Podgayevskiy, hace malabares con muy poco dinero para finiquitar una producción que mediante su tráiler dé el pego, pudiendo perfectamente exportarse a cualquier parte del mundo. Se le nota al muchacho la experiencia previa, pues hablamos del director de “Vladenie 18” y “Queen of Spades”, muestras de terror más adolescentes y quizás funcionales, también más eficaces. Este currículo lo convierten en una promesa, para mí frustrada, del cine de género dentro de la vieja Rusia.
Tampoco quisiera ponerles muchas pegas a los actores. Al formar un grupo desconocido fuera de sus fronteras podemos entender que su selección esté supeditada al ajustado presupuesto del que hablábamos. Ni lo sé ni me importa. Dados sus endebles papeles y manidas líneas no creo que pudiesen hacerlo mejor, el hecho es que tampoco consiguen llevar a buen puerto el mediocre guión plagado de relleno de cojín. ¿No la mires ni respires? ¿Por qué? ¿Sufre el fantasma de la novia de aerofagia?

En definitiva, pueden evitarla sin sentir un ápice de culpabilidad. A este paso habrá que buscar películas de terror diferentes en Laponia.

Imágenes de la película

 photo Novia_1_zps36t5dou6.jpg

 photo Novia_2_zpsumzn7m1z.jpg

 photo Novia_3_zpsxlhnn68a.jpg

Lo mejor: Su prólogo.

Lo peor: Su nefasta narración.

Vuestros comentarios

1. jun 24, 16:58 | Omar

Estuve a punto de sacarme los ojos con tan precaria propuesta.

La película se sostiene por decisiones estúpidas de los personajes, en todo momento, y no solo son decisiones arbitrarias sino que muchas veces carecen totalmente de sentido.

Tiene tremendos fallos de edición (como la escena del accidente), las actuaciones de programa de televisión barato, ningun personaje se sostiene por si mismo (quizás solamente la hermana del novio fue el que me pareció por el mínimo interesante y con un par de matices)

Esta llena de clichés gringos, pero mal hechos, tan malos que dan pena ajena…

Es muy lamentable pues el trailer lucía prometedor, y mira que llegó a la pantalla grande de mi país México, con una no tan despreciable distribución, pero que diablos???

1/5

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.