Estás aquí: Página de inicio » Críticas » The Cat

The Cat

El primo ninja de Doraemon

The Cat Reseña

Ver ficha completa

  • Título original: Lao Mao
  • Nacionalidad: Hong Kong | Año: 1992
  • Director: Ngai Choi Lam
  • Guión: Gordon Chan, Hing-Ka Chan
  • Intérpretes: Gloria Yip, Waise Lee, Christine Ng
  • Argumento: Una princesa espacial y su protector se alían con un gato cósmico para liberar a la Tierra de la amenaza de un asesino metamorfo.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

 photo TheCat_Interior_zpsd5szqfij.jpg

Hoy bajamos a los callejones del cine basura para rebuscar entre los detritus hongkoneses del séptimo arte. Una cajas mojadas anuncian: Del director de “La Historia de Ricky”. Una pila de escombros luce otro grafiti: ”The Cat”, un cuento cómico sobre felinos extraterrestres y mutaciones al estilo de “La Cosa”.

La noche nos regala una lechosa pero intensa iluminación por cortesía de la luna llena y los neones parpadeantes, la cual nos permite recibir con agrado el saludo de un gato azabache con cara de pocos amigos. Su territorio es el de la inmundicia y los vagabundos mutados por una fuerza alienígena, no parece que los aficionados al cine de terror psicotrónico seamos plato de buen gusto para el minino. Sin embargo, desde una prudente distancia, espiamos sus quehaceres con el asombro del que se ha tomado una bebida que sin saberlo contenía ácido lisérgico.

Una Hong Kong donde la magia de más allá de las estrellas choca violentamente con la acción marcada por las armas de fuego, es testigo del descenso a su horizonte de cristal y cemento de varios seres cósmicos. Para empezar, en el lado más amable de la película, una bella jovencita y su protector, se trata de una princesa galáctica caída a la Tierra no se sabe nunca por qué razón. Un escritor y aventurero llamado Wisely, el cual hemos conocido en otras películas aunque con distinto rostro, como por ejemplo “The Seventh Curse”, narra como un amigo suyo tuvo el primer encontronazo con esta bella princesa, redondeando el encuentro un mullido gato negro que parecía proteger a la chica. Más tarde, en el museo de historia, nuestros tres extraterrestres bienintencionados intentan recuperar una estatua octogonal que tanto podría ser un arma como un medio de transporte para estos viajeros espaciales. Por desgracia, un vagabundo se acerca a la escena del robo, revelando a través de la explosión de su cuerpo que en su interior se encuentra el asesino que ha viajado desde las estrellas. Primo hermano de Azathoth, su forma tentacular acaba con varios guardas de seguridad mientras que la princesa y sus amigos escapan con el octógono. Una vez involucrada la policía, Wisely inicia la búsqueda del gato y sus compinches mientras que la criatura mutante va poseyendo a más seres humanos para completar sus malvados planes, los cuales nunca serán comprensibles para la estúpida humanidad.

Estamos ante la adaptación de una novela con el gusto de un niño de siete años. Una locura llena de secuencias absurdas y una ambientación aun más extraña gracias a los excesos de una sobredosis de efectos especiales cutres, tanto que aunque “The Cat” fuese estrenada en 1992 parece producida casi diez años antes. La incoherencia narrativa es un hecho cuando descubrimos que Ngai Choi Lam se encuentra detrás de las cámaras. Después de haber rodado la legendaria “Historia de Ricky” aun le quedaron ganas de seguir ahondando en el fantástico hongkonés, por supuesto con su particular estilo mezcla de cualquier género que se le cruzase. Normal que dicho empacho le llevase a no volver a dirigir otra película.

En el caso que nos ocupa la mezcla tiene tal cantidad ingredientes que ni exquisitamente mezclados se hubiese evitado un alboroto caleidoscópico, qué decir cuando se nos sirven revueltos como un accidente de carretera: aventuras, comedia, ciencia ficción, horror, acción y artes marciales. No es un batiburrillo insólito dada la nacionalidad del producto, pero reconozcamos que esta variada paleta difícilmente va a regalarnos una obra de calidad según los estándares cinéfilos más puros. Así es, especialmente por la carencia de capacidades técnicas y vergüenza del elenco, que se lanza a la grabación sin red, con resultados opuestos a palabras como “talento” o “estilo”. No obstante, esta “locura” formal sirve para dibujar una película la mar de divertida, no tanto como los excesos de nuestro querido Ricky–Oh, especialmente por varias secuencias que pueden sin sonrojo alguno codearse con otras locas joyitas del cine fantástico más descacharrante como “Brain Damage”, “Troll 2”, “Dungeon Master” o “Bloody New Year”. Todas llenas de una buena dosis de humor involuntario que resulta crucial como antídoto para la triste realidad, aunque en el caso que hoy nos ocupa la producción sea bastante más consciente del tono “cómico” que presenta en pantalla.

“The Cat” consigue un merecido puesto en nuestro particular muestrario de “caspa movies” gracias en concreto a la lucha que se sucede entre un gato y un perro. Difícil describir con palabras esta escena: como si se tratase de una secuencia de acción de un Chow Yun Fat peludo, un cementerio de automóviles acoge las diferentes piruetas y triquiñuelas con las que estos dos animales practican una especie de kung fu la mar de divertido. ¿Os imagináis a un gato estrangulando con un cable a un perro? Pues del terreno de la mente al del celuloide, cinco minutos que despertarían de risa a la misma Bella Durmiente sin necesidad de un príncipe por allí presente.
Otro de los momentos álgidos, prohibido perdérselo, sería el enfrentamiento final entre una criatura tentacular y pringosa que toma el tamaño de un rascacielos, y el felino capaz de volar e implosionar en una nube de purpurina. La plastilina, el látex y los juegos de cámara al mejor estilo Harryhausen harán las delicias de los más peques de la casa, siempre que sepan acudir al lado gore de su infancia, pues “The Cat” no se corta en ningún momento a la hora de verbalizar amputaciones o masacres. La música, como no podía ser menos, se une a esta fiesta con sus aires sintetizados y realmente ochenteros, nada de nostalgia, la mierda pura que un supermercado chino de barrio puede ofrecer detrás del ramen deshidratado.

Claro que el pago por tanta paranoia se hace evidente a los diez minutos de metraje, no hace falta llegar al punto donde la película termina siendo influenciada por “Terminator”, y es que “The Cat” resulta tan caótica que varios tramos se hacen insoportables debido a una edición nefasta, gracias a la cual enterarse de algo supone una tarea hercúlea. Tampoco ayudan a normalizar la situación unos actores intentando mostrarse estoicos antes los decorados y trucajes visuales de baratillo, un escenario delicado como para encima tener que actuar bien. Por no hablar de que sus diálogos transitan por la clásica puerilidad china, nada grave si entendemos que esto será motivo de mofa y befa para el respetable.
De todos modos, cabe mostrarse condescendiente con estos defectos formales teniendo en cuenta que plasmar una historia tan psicodélica en pantalla con finura era misión imposible por aquella época y región. Agradezcamos entonces que los efectos especiales artesanos ayuden a fijar ciertos fotogramas en nuestra memoria, llenos de látex y pústulas varias como para no olvidarlos rápidamente.

Una recomendación sentida de este vuestro buscador de basura fílmica. Hacían muchos meses que no me enfrentaba a una película genuinamente casposa, una que al final te dejase tan buen gusto en el cuerpo. Total, ¡es sólo hora y media de vuestro tiempo!

Imágenes de la película

 photo TheCat_1_zps9lwfl2j3.jpg

 photo TheCat_2_zpsgnl2ktuj.jpg

 photo TheCat_3_zpsb16eofpb.jpg

Lo mejor: Su nivel de psicotronía.

Lo peor: Está montada con el culo y muchas veces te enteras de lo que pasa por los pelos.

Vuestros comentarios

1. abr 9, 05:27 | Seba Cabrol

Lo que me he reído con la pelea en el cementerio de autos… si el resto de la peli es un 50% de lo que se muestra ahí, no me la pierdo.

2. abr 9, 12:51 | matias

me convenciste con:
-el pulpo baboso gigante
-la pelea del gato con el perro.
¿quien no querria ver algo asi????
ah si, los que no les gusta el cine clase b. (se lo pierden…)

si quieren ver un “videoclip” clase b, vayan a “yutuv” y pongan “the jon spencer blues explosion – dang” y despues me cuentan. (si no conocen a la banda escuchenla porque esta buenisima!!!)

3. abr 11, 20:17 | v

¡Gracias por la reseña! Sabía que el director de Ricky–Oh había realizado otra película, pero jamás imaginé que era una obra maestra.

Y gracias por esta maravillosa revista.

4. may 4, 11:21 | paulcrosnier

Argumento: Una princesa espacial y su protector se alían con un gato cósmico para liberar a la Tierra de la amenaza de un asesino metamorfo, jajjajajajaja,el pulpo baboso, la pelea en el cementerio de autos este es un filme para disfrutarlo.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.