Estás aquí: Página de inicio » Críticas » The Eyes Of My Mother

The Eyes Of My Mother

Santa Francisca de Asís

The Eyes of My Mother

Ver ficha completa

  • Título original: The Eyes Of My Mother
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 2016
  • Director: Nicolas Pesce
  • Guión: Nicolas Pesce
  • Intérpretes: Kika Magalhaes, Will Brill, Olivia Bond
  • Argumento: Una joven es consumida por sus más profundos deseos en una espiral de locura y asesinatos.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

 photo TEOMM_Interior_zpssbwr6ztg.jpg

Una joven y solitaria mujer es consumida por sus deseos más profundos y oscuros, principalmente la necesidad de amor, después de que la tragedia golpee su tranquila vida rural.

“The Eyes of My Mother” se erige como una película de shock psicológico que hunde sus raíces en el terror gótico más retorcido, léase “El Monje”, rebozado todo en un crujiente empanado intelectual, a veces demasiado grueso como para no denominarlo “pedante”, mera apreciación personal. Así resulta obvia su afiliación con una de las piedras de toque de este tipo de cine de elevadas miras y bajos instintos, “Repulsion” de Polanski, a la que no sólo la une su acabado en elegante blanco y negro. Aunque la verdad es que los mecanismos del terror sólo sirven para esconder un drama descarnado sobre la soledad y la alienación, duro peaje, uniendo la influencia de una fría familia y los efectos de la tragedia sobre la psique de una niña.

Resulta tentador comparar las atrocidades que comete nuestra protagonista, Francisca, con la obra de otros psicópatas americanos de trágica fama, como Ed Gein. Sin embargo Nicolas Pesce, novel director y guionista que debuta de forma espectacular sólo con una mínima experiencia como editor, busca la conexión emocional del espectador con esta atribulada mujer, dibujando a una persona frágil mentalmente cuyos actos intenta justificar a través de la necesidad de amor. Por desgracia, o por suerte, el que suscribe no ha podido conectar con el mundo anti existencial de nuestra protagonista.
Creo que se trata de un posicionamiento, más vago de lo que aquí parece, que incide en el lado dramático de la ecuación, lo que probablemente cabreará aun más a los que busquen algo de terror clásico. No obstante, y aquí señalo a los más gruñones – entre los que me encuentro – con el tema del exceso de elementos no terroríficos dentro del cine de género, “The Eyes of My Mother” no renuncia en ningún momento a mostrarse dura y violenta, sobre todo en el terreno mental, señas de identidad de lo que debería ser el thriller, si no el terror, más auténtico.

Si citaba la influencia de Polanski, no sería justo olvidarme de otro nombre igual de importante para entender las intenciones del señor Pesce: Buñuel. Cineasta mítico del que es imposible no acordarse durante el arranque de “The Eyes of My Mother”, especialmente en lo que alude a la relación de Francisca con su madre, una cirujana ocular muy interesada en transmitirle a su hija los secretos del bisturí. Parece evidente la conexión con “Un perro andaluz”, tergiversando el lado surrealista de la obra de 1929 con el hiperrealismo de algunos artistas europeos de la talla de Jan Svankmajer. La vía elegida sería la nítida cinematografía en blanco y negro yuxtapuesta a una ejecución minimalista enmarcada en ubicaciones claustrofóbicas, indistintamente de su tamaño real. Sin embargo, los resultados se asemejan más a los de Amirpour, con su éxito internacional “A Girl Walks Home Alone”, que a piezas magistrales de la talla de “Neco z Alenky”, nada que ver visualmente con la presente pero si en busca de la misma incomodidad dentro del espectador, esa pulsación que remueve emocionalmente y es un factor importante en el séptimo arte más genuino.

La historia se abre con la joven Francisca (Olivia Bond) viviendo una vida tranquila y aparentemente despreocupada en una pequeña granja de vacas rodeada de bosques y campos. Su madre (Diana Agostini) es una cirujana portuguesa que gusta de cortar globos oculares de animales durante su tiempo libre, no teniendo reparos en mostrar a su hija los entresijos de esta afición, una metáfora que extenderá sus tentáculos sobre toda la historia. La desamparada Francisca, cuyo nombre alude al santo y a su martirio en soledad, está en el patio de la aislada casa cando un día llega un desconocido (Will Brill), que se acerca a ellas y detona el descenso a los infiernos en la pequeña. ¿Cómo? Acabando con su madre. Pero casi más cruel todavía es la venganza que ejerce el padre de la muchacha (Paul Nazak), capturando y secuestrando al asesino con el que Francisca mantendrá una extraña relación donde la tortura ejerce de catalizador para el deseo de compañía y efervescencia sexual. Algo enfermizo sobre el papel pero que, curiosamente, Pesce siempre evita mostrar de forma explícita. Probablemente una decisión acertada si la tenemos en cuenta en términos psicológicos. Resulta más estremecedor insinuar que mostrar, por mucho que el velo esté lo suficientemente bien colocado para llevarnos incomodidad a la boca del estómago.

Unas intensas composiciones paisajistas ilustran el distanciamiento y el desequilibrio de una fracturada Francisca, lo hacen saltando entre el voyerismo y el intimismo, de nuevo esas escenas violentas siempre parte de un cuadro mucho más amplio. El desarrollo simple pero eficaz de una trama pequeñita, compuesta de tres capítulos que nos ayudan a entender la desintegración de Francisca de forma plástica pero no narrativa, agrega un interesante ambiente del malestar muy distinto al de un drama al uso, agradecido añadido a un ritmo algo lánguido y excesivamente soñador en ocasiones. Kika Magalhaes, interpretando a una Francisca ya adulta, es una actriz tremendamente buena, consigue dibujar un personaje vulnerable pero enigmático, caminado al filo de la navaja entre el patetismo y la psicopatía más extrema. Aunque por mi parte hubiese preferido otra aproximación más dinámica a la historia, incluso más macabra, pues la sensibilidad subyacente con la que Pesce dota a su trabaja termina por aligerar la experiencia, “demasiado bonita” para un servidor.

Esto último se refleja en una gran cantidad de espacios en blanco sin exposición alguna o explicaciones sobre lo que se intenta transmitir, parte inherente a ese cine intelectual al que se afilia, primo hermano del arte pictórico. Una lánguida cadencia termina por alargar en demasía los, por otro lado convenientes, setenta minutos que dura “The Eyes of My Mother”. Tiempo más que suficiente para concluir con una nota tan sombría como satisfactoria la horrible obsesión de Francisca. Lo que nos deja con un aplauso a los riesgos adoptados por su director y guionista, eminentemente estéticos, muy serio en lo que a los aspectos formales de su ópera prima se trata. Superados los elogios queda una duda sustancial sobre lo que nos deparará en un futuro. Se necesitan directores comprometidos con el género, aunque sea desde perspectivas “distintas”, aunque mucho me temo que encontrar a “The Eyes of My Mother” en el “estante” de horror ha sido más bien una imposición debido al caché que actualmente otorga el género. En otros tiempos estaríamos hablando de un drama puro y duro, y, por supuesto, no tendría cabida en esta vuestra página.

No puedo decir que “The Eyes of My Mother” haya sido una experiencia definitoria en lo personal, dada mi conocida falta de sensibilidad por el cine intelectual, me ha gustado a medias, y a nivel profesional antes que emocional. Pero negar que está bellamente rodada y bien interpretada sería una afrenta a sus responsables. Quizás se eche algo más de relleno argumental, demasiadas imágenes flotando evanescentes frente a un final algo descafeinado, para justificar su formato como largometraje. Bueno, setenta minutos no hacen mal a nadie si los vivimos de la mano de una mujer tan enigmática y peligrosa como Francisca, esperemos que encuentre “o amor” entre las llamas del infierno.

Imágenes de la película

 photo TEOMM_1_zps85szukpe.jpg

 photo TEOMM_2_zps1vgi81co.jpg

 photo TEOMM_3_zpsrgwoa2gq.jpg

Lo mejor: Gracias a su duración, protagonista y filmación en blanco y negro resulta muy sencillo adentrarse en las oscuras implicaciones de una historia con mucha miseria psicológica.

Lo peor: Demasiado gusto por el drama, pero al menos es un drama horrible bien entendido. Puntualmente lenta.

Vuestros comentarios

1. dic 6, 19:00 | Nahuel

“Demasiado gusto por el drama, pero al menos es un drama horrible bien entendido. Puntualmente lenta.” eso es tu opinion no es un defecto de la pelicula, el ritmo lento no es un defecto en ninguna pelicula a menos que este mal hecho

2. dic 6, 20:04 | Bob Rock

Nahuel.- Estimado reseñador de reseñas. Sí, es mi opinión. Todas las reseñas que he realizado reflejan únicamente mi opinión. ¿Te parece raro? ¿Te parece ofensivo? A mí me parece obvio. Así que gracias por señalar lo obvio en tu trabajada frase.

Si “puntualmente lenta” está en lo peor, querrá decir que para mí (discúlpame la ofensa de existir y tener ideas propias) esa lentitud me transmitió aburrimiento. No podría decir que el ritmo lento aquí esté mal hecho, es muy premeditado y tiene una gran técnica detrás, que es subyugar esa velocidad a planos contemplativos donde la belleza y el estatismo provoque una estado emocional concreto en el espectador. Pero a veces, hasta lo más bonito puede ser aburrido. ¿Necesitas más explicaciones o ya has visto la película?

3. dic 6, 21:08 | Godsdog

jajajaajaja Bob.- Está muy bien la reseña, me ha gustado, y lo explicas a la perfección. Entiendo que no te haya gustado demasiado, o que no la hayas disfrutado. Creo, (por lo que voy deduciendo en tus gustos) que no es tu rollo, está claro, pero valoro muy positivamente tu objetividad. Sí que es verdad que está mas cerca del “drama”, que del “terror” como lo entendemos, como divertimento. Quizás me hago mayor, pero a mi me pareció un 10. Es un cuento oscuro, rebuscado, con una historia muy cruda y una estética y atmósfera poderosa. A mi me encantó. De hecho, ya dije que me pareció lo mejor de este año en Sitges. No se encuentran piezas así facilmente.

Quizás valga la pena advertir a los amantes del cine de género tipo gore, slasher, survival, zombies, o de espíritus o casas encantadas, que seguramente no acertarán con esta peli. Pero los que busquen cosas nuevas, atrevidas y de factura impecable, aquí va una buena “fábula oscura”.

Muchísimos críticos (cada vez más) están reconociendole los méritos a esta pequeña joya. Si no joya, una pequeña perlita. Y tu Bob, has reconocido la destreza del director. Esto está muy bien, porque ha hecho un magnífico trabajo y hay que reconocérselo. Importante en una ópera prima.

En cuanto al ritmo no puedo estar de acuerdo contigo, creo que los 70 min están clavados para contar lo que tenia que contar. Si no, quizás hubiera durado 90. No se cortó un pelo en presentar una pieza de 70 minutos. No es muy habitual.

Si hay secuencias que te han parecido lentas, és porque está hecho así a propósito, estoy convencido (otro que utiliza este recurso es Tarantino, ya sabes), pero para nada me pareció lenta!.

En cuanto a lo de “artistoide” y “pedante” jajajajjajjaajaj reconozco que me ha saltado una risotada. Me hace gracia, pero tb creo que te pasas un pelín, lo argumento: Creo que un tipo que arriesga en su opera prima, no se le puede llamar pedante, ni a su obra artistoide. Además, creo que es una pasada que alguien en su primera peli sea capaz de crear una obra así de milimétrica. No hay muchos directores/artistas capaces de algo así.

THE NEON DEMON si que me pareció artistoide, y en la actualidad no creo que haya nadie más pedante que Nicolas Winding Refn. (Su nombre ya es pedante de por si). JAJAJAJAJAJAJ

Ya termino…
Al igual que me pasó con CALVAIRE, SURVEILLANCE, LET THE RIGHT ONE IN, IT FOLLOWS, ETC… salí entusiamado del cine. Sólo me queda recomendarla. Es una película muy “bonita”.

4. dic 6, 21:28 | Bob Rock

Godsdog.- Creo que ya sabes que yo soy un tipo bastante directo (y cazurro). De vez en cuando me gusta “experimentar” o soy capaz de dejarme llevar por ciertas locuras controladas (si se puede llamar así al primer Cronenberg, por ejemplo) o reconozco veneración por cineastas extremos que, no sé por qué, me atrapan, como Lynch o el citado Jan Svankmajer. Pero en el “día a día”, obras como “The Eyes of My Mother” se me atragantan a cachos. La película está perfectamente desarrollada en 70 minutos (y olé los huevos de Pesce por ceñirse a un formato tan ajustado y pasar de la hinchazón del cine actual), pero aún así hay momentos demasiado contemplativos. Estampas de colección alargadas un pelín más de la cuenta, y ese es el deseo de epatar que tenía su autor, por eso me atrevo (lo cual es una desfachatez por mi parte) a tildarlo de “pedante”, pero poquito… esta película es mucho más honesta que otras de serie B.

En cuanto a lo de “artistoide” lo he quitado, ni me acordaba. No me ha parecido justo con la sensación que me ha dejado la película. Todo hay que decirlo, me ha gustado más de lo que pensaba. No me parece lo mejor del año pero si me sorprende que no se haya alzado con el mejor debut en Sitges… muy buena tiene que ser Raw, porque como ópera prima esta es para quitarse el sombrero. Y otra cosa que no he destacado: dirección de actores brutal, eso no es sólo talento interpretativo natural.

¿Méritos adicionales? Nombrar a Buñuel no ha sido nada gratuito, y creo que es la primera vez en Almas después de más de cuatrocientas reseñas… lo cual habla muy bien de la profundidad del trabajo de Pesce.

Hago extensiva tu invitación, porque aquellos con un gusto arriesgado y “distinto” (sin miedo a dejar las influencias de “La Matanza de Texas” a un lado, ya me entiendes) se lo van pasar pipa. Aunque sigo pensando que de “terror – terror” tiene la faceta psicológica, nada más, no tengo tan claro que su director quiera seguir por estos derroteros.

Indistintamente, gracias por tu respeto. El mismo que yo siento por los gustos de los demás. Seguro que otro reseñador le hubiese sacado más provecho, pero he intentado ser simplemente honesto y respetuoso.

Un abracete!!

5. dic 6, 22:12 | Vael

A mi me ha gustado mucho, perfectamente puede entrar en mi top 5 del año y como debut ha sido uno de los mejores que he visto en años. Enfermiza y bellisima a partes iguales.

6. dic 7, 23:56 | Godsdog

“Cuasi experimenal” jajajajajaajajaJAJAJAJAJAJA buenísimo. Mucho mejor que “artistoide”… Donde va a parar ;)

Si, RAW está muy bien. Funciona mejor como idea que como ejemplo de buena realización. No está tan bien ejecutada a mi parecer, aunque tiene mucho mérito al ser la primera peli de la directora, que por cierto, está como para pedirle de salir (como decíis algunos por aquí y me hace mucha gracia). La peli está superbien, pero le falta un nosequé que no logro identificar. Quizás alguien sabe a lo que me refiero. Esperando ansioso la reseña y chup-chup de opiniones.

Buñuel!… Carai. Tengo pendiente mucho cine antiguo clásico. La hammer, Terence Fisher, Murnau, Melies, Chomón, Buñuel… Yo que sé… Yo lo meto todo en el mismo saco. Algún dia se me girará la pelota y me dará por ver todas estas maravillas del celuloide. Pero por ahora no tengo opinión.

Vael.- que bien que la hayas disfrutado y que lo cuentes. Soy de tu opinión.

7. dic 20, 05:55 | Omar

Como es posible que una pelicula de poquísimo más de una hora se haga tan eterna??… Tiene buenos compases, el blanco y negro es un formato que me encanta y el score le entallaba perfecto.. que fallo??… una historia breve estirada a límites invaluables, quizás..

Un drama con unas cucharaditas de terror, pero drama insípido al fin.
2.5/5

8. dic 20, 17:27 | Bob Rock

Godsdog.- Que conste que a mí el cine viejuno me da pereza, aunque cuando uno ve una gran película de la vieja escuela se queda bien a gusto. Buñuel es especial por paisano e igual de tosco que un servidor!

Omar.- A mí me gustó que estuviese bien rodada y bien estructurada, que apetece ver buen cine (me gustó la decisión de dejar los crímenes siempre en segundo plano). Le falla que hay momentos “eternoooooos”, pero en general es una película muy interesante para los buscadores de lo “distinto”. Eso sí, yo prefiero un cine de terror tradicional, y si de paso puede ser cine de terror mejor (entiéndase la redundancia). Eso sí, según ha ido el año hay que reconocer los valores de esta peli (y sigo pensando como Godsdog: como debut es muy bueno)

Un saludete!!

9. ene 5, 00:03 | Mountain

Hace unos días yo comentaba por aquí que mi película preferida del 2016 era la estupendísima “The Autopsy of Jane Doe”, pero claro, todavía no había visto “The Eyes of my Mother”. Me ha parecido espectacular, me ha dejado sin respiración, tiene un blanco y negro glorioso, todos los fotogramas son postales maravillosas para una historia oscura, enfermiza y muy turbadora. Su duración, poco más de una hora, ayuda para que no se haga demasiado densa, pues tiene sus momentos farragosos. Excelentes actuaciones y algunas imágenes, muchas de ellas terribles, que se te clavan en la retina para siempre. Una joya y una película de obligada visión. 95/100

10. ene 27, 21:36 | Godsdog

Ya os lo decía yo…
;)

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.