Estás aquí: Página de inicio » Críticas » The Final Terror

The Final Terror

Nostálgicos, bienvenidos

the final terror

Ver ficha completa

  • Título original: The Final Terror
  • Nacionalidad: USA | Año: 1983
  • Director: Andrew Davis
  • Guión: Jon George, Neill D. Hicks
  • Intérpretes: John Friedrich, Adrian Zmed, Rachel Ward
  • Argumento: Un grupo de guardias forestales de las montañas tendrán que enfrentarse a un despiadado asesino.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2/5

the final terror

Siento predilección por Andrew Davis. Sé que no es un Martin Scorsese o un Quentin Tarantino, pero a mí es uno de esos directores que me llaman la atención. Me atrae que de la misma cabeza hayan podido surgir películas de Steven Seagal (Above the Law, 1988; Under Siege, 1992), Chuck Norris (Code of Silence, 1985), y también cine más “comercial” y más generalista, como “The Fugitive” (1993) o el remake hitchcockniano “A Perfect Murder” (1998). En medio de esta maraña de corrección y pasión – en serio, nadie se cocina tantas pelis de acción si no es por devoción – , hay dos películas que parecen fuera de lugar en su filmografía. Una es “Holes”, de 2003, un ejemplo para quien escribe de lo que tendrían que ser las películas juveniles: apasionantes aventuras con un mensaje de fondo muy serio… para los adultos. La otra es la que nos trae aquí hoy, “The Final Terror” (1983), su segunda obra.

Un grupo de vigilantes forestales organiza una suerte de excursión con un grupo de chicas para despejar una ruta en la alta montaña. Ignoran que se meten, de lleno, en el área de actuación de un psicópata, que irá acabando uno a uno con ellos…

Poco más que añadir al argumento. Corría el año 1983, y esto era todo lo que hacía falta nada para montar un slasher. “The Final Terror” mezcla también elementos de survival (sobre todo, de “Deliverance”, de John Boorman, 1972 y “Southern Confort”, de Walter Hill, 1981) al desarrollarse, íntegramente, en las montañas de Redwood y situar a sus personajes en situaciones límite. Dejémoslo claro desde ya: The Final Terror no es una gran película. Generalmente, va a discurrir por los caminos que te imaginas, apenas hay personajes mínimamente interesantes (aunque es cierto que probablemente sean menos odiososo que en otras), y ni siquiera es especialmente hábil a la hora de ir suministrando la información para que luego entendamos la historia del asesino. De hecho, a la larga, es más conocida por ser uno de los primeros papeles de Daryl Hannah que por sus dosis de terror.

Entonces, ¿por qué demonios estamos hablando de ella, más de treinta años después de su estreno?

Para quién escribe, era una de esas cintas que veía de niño en el videoclub, con una carátula cojonuda, de esas que siempre prometían más de lo que daban. Y, vista ahora, es verdad que se queda corta en el terror, pero toda ella constituye una suerte de homenaje a la generación de películas a la que pertenece. O sea, el descaro de encontrar cualquier excusa para montar una carnicería, degollar a un par de adolescentes en mitad del acto, a otro drogado, y a otros tantos tras tomar una decisión estúpida de la que se arrepienten nada más adoptarla. Lo curioso es que todos estos errores y tópicos que tanto criticamos en los slashers contemporáneos parecen encajar mucho mejor en los de la época. Es nostalgia, lo sé. O tal vez la ingenuidad de la corriente del momento, lo que los teóricos llaman el “discurso”, lo legitimaba un poco mejor que ahora. En cualquier caso, desde luego, no es un criterio crítico objetivo, ni mucho menos.

“The Final Terror” tiene, además, una peculiaridad. Normalmente, estas películas solían empezar bien, con un crímen-prólogo bastante impactante, e intentaban cerrar la función con un clímax aterrador, de manera que muchas de ellas se reservaban casi toda la carne para el último cuarto de hora, siendo el grueso de la función bastante anodino. El prólogo de “The Final Terror” no es lo que se dice modélico, y su final tiene pinta de haber sido víctima del montaje o de la falta de presupuesto. Sin embargo, puede estar orgullosa de poseer un tramo medio bastante decente. Tal vez los crímenes sean poco explícitos y extrañamente rodados y montados, pero consigue buenos momentos de tensión, sobre todo en las escenas que suceden en torno a la cabaña del bosque. En ellas es donde puede uno olvidarse de que está viendo una película por la que el tiempo no ha pasado especialmente bien, y sentirse casi en el año 1983 y vibrar como lo hicieron los espectadores del momento.

En fin… en cualquier caso, si la nostalgia se impone a tu sentido crítico, como a quien escribe, puedes disfrutar mucho de todos los “entrañables” errores de “The Final Terror”.

Imágenes de la película

the final terror

the final terror

the final terror

Tráiler

Lo mejor: La cabaña del bosque.

Lo peor: Es un slasher más de los ochenta.

Sé el primero en comentar esta entrada.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.