Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Intruders

Intruders

Freddy Krueger conoció a Shyamalan en las rebajas

Intruders

Ver ficha completa

  • Título original: Intruders
  • Nacionalidad: España | Año: 2011
  • Director: Juan Carlos Fresnadillo
  • Guión: Nicolás Casariego, Jaime Marqués
  • Intérpretes: Clive Owen, Ella Purnell, Pilar López de Ayala
  • Argumento: Paralelamente, en Londres y Madrid, unos padres viven como sus respectivos hijos, Mia y Juan, sufren continuas pesadillas con un ser siniestro apodado Carahueca.

48 |100

Estrellas: 2

Intruders

El tinerfeño Juan Carlos Fresnadillo se dio a conocer con el sorprenderte corto Esposados (1996), que incluso estuvo nominado a los premios Oscar. Luego llegó Intacto (2001), interesante opera prima con gran producción y reparto internacional, que pese a las expectativas creadas no funcionó en taquilla. Como en este país, España, se les da pocas oportunidades a aquellos directores que intentan hacer algo distinto (ya se sabe, algo que no sean comedias para el populacho y dramas de la Guerra Civil), y menos si han fracasado, Fresnadillo salió por patas y encontró el apoyo de Danny Boyle para dirigir la notable 28 semanas después (2007). Después de aquella, las ofertas en Hollywood le llovieron. Sin embargo, prefirió continuar con una película pequeña, de nuevo con producción española (los hay que no aprenden…). El resultado, Intruders, es, digámoslo ya, un tropiezo en su todavía corta carrera.

De nuevo, oscuridad y miedos infantiles

Hace poco hablaba de No tengas miedo a la oscuridad, flojo remake perpetrado por Tom Nixey con la ayuda de Guillermo del Toro. Viene muy bien recordarla, puesto que Intruders, en todos los sentidos, tiene bastante en común. Aparte de lo evidente, la decepción que ambas suponen por lo que pudieron llegar a ser, sus tramas se centran, en forma y fondo, dentro de los miedos infantiles. Ambas juegan con la oscuridad como principal entorno para crear el suspense, y ambas suponen un cuento de intriga más que una película de terror propiamente dicha. También poseen ambas una factura impecable y profesionales muy capaces tanto delante como detrás de las cámaras. Otro asunto es que esos profesionales estén por la labor…

El guión, firmado por el también director Jaime Marqués y el escritor Nicolás Casariego, nos cuenta dos historias paralelas; dos familias que viven en lugares distintos (Londres y Madrid), pero guardan un problema en común: Carahueca. Se trata de un intruso, un ser sin rostro, aparentemente imaginario, que ocupa las pesadillas de los hijos de las respectivas familias, Mia y Juan. El problema pasa a mayores cuando el padre de Mia y la madre de Juan empiezan a ser participes y dejan de tomar al intruso como un personaje de ficción.

Un punto de partida interesante que va perdiendo fuerza a medida que avanza y nos damos cuenta que Marqués y Casariego han perdido el rumbo. Pese a ello, Fresnadillo no se da por vencido y demuestra secuencia a secuencia que sabe responder como buen artesano a guiones poco interesantes. De ahí que lo más destacable sea la puesta en escena y la dirección de unos intérpretes que van desde lo correcto (Clive Owen, Carice Van Houten, Pilar López de Ayala), a lo notable (Ella Purnell, Héctor Alterio), aunque alguno tampoco puede hacer mucho con su personaje (Daniel Brül). Y no hay que olvidar la excelente banda sonora compuesta por Roque Baños.

La herencia Shyamalan

Pese a que hoy en día ande un poco olvidado tras el desastre artístico de Airbender, el último guerrero (2010) o su poca inspirada producción para La trampa del mal (2010), el director y guionista M. Night Shyamalan creó escuela con sus primeras (y grandes) películas. Así, El sexto sentido (1999), El protegido (2000) o Señales (2002), gustasen más o menos, constituyeron el ejemplo perfecto de cómo aunar cine comercial con un sentir casi melancólico, intimista, que dejase la huella del cine de autor. Desde entonces muchos han intentado copiar sus estructuras (el ya típico giro final, que obviamente no lo invento él, pero sí lo puso, de nuevo, dentro del fervor popular para el género fantástico y el terror), su estilo pausado sin apartarse del dinamismo, o su forma de adentrarse en el nido familiar y ponerlo todo patas arriba con enemigos externos en forma sobrenatural o de ciencia ficción (espíritus, supervillanos de cómic, extraterrestres…), en busca de la reconciliación (la familia es lo primero, y se sobrepone a cualquier problema).

Todos estos elementos tienen cabida en Intruders.

Fresnadillo, como buen aprendiz (tiene claras aptitudes, pero debe demostrar mucho todavía), maneja la cámara con solvencia tanto en los momentos agradecidos del guión (Carahueca saliendo del armario del cuarto de Mia) como en los desafortunados (un poco interesante y demasiado explicativo giro final).

Terror inofensivo

Dicen que en el Festival de Toronto o en el de San Sebastián, los espectadores y parte de la prensa respondieron con aplausos. En Sitges hubo más debate. Sea como fuere, si buscáis terror, y con ello quiero decir miedo, mejor que veáis el telediario. Lo que nos ofrecen, como ya apunté, es un cuento sobre los miedos infantiles, pero un cuento demasiado soft y edulcorado. Y para colmo, repetitivo; las apariciones de Carahueca, en principio afortunadas, siguen el mismo esquema una y otra vez hasta resultar anestésicas. Peor todavía si sus responsables se empeñan en devorar la poca intriga que quedaba metiendo efectos especiales demasiado evidentes y explícitos para representarlo.

Hay una escena en la que Juan tiene una pesadilla con el intruso. Su madre llega a la habitación y le anima a tranquilizarse y volver a dormir. Él, asustado, no puede. El consejo de su madre es el siguiente “Si vuelve a aparecer, cierra los ojos cinco segundos y vuelve a abrirlos. Verás que ha desaparecido”. Eso mismo me pasó con la película cuando terminó.

Lo mejor: La puesta en escena de Fresnadillo y una magnifica banda sonora de Roque Baños.

Lo peor: Un guión que, pese a partir de una idea interesante, termina por resultar ñoño y hueco.

Vuestros comentarios

1. jun 6, 15:01 | Mr Zombie

A mi personalmente no me parecio una mala pelicula. No es la panacea de las pelis de terror, no es una excepcional pelicula, pero me parecio entretenida.

El principal problema de la peli a mi parecer es de guion, demasiado encorchetado y especialmente que la peli es tremendamente light y necesitaba algo mas de poderio y mala uva para enfatizarse a ella misma.

La buena direccion de Fresnadillo resuelve bastante bien estos inconvenientes, pero tengo la sensacion de que fue un producto de encargo donde habia barreras que Juan Carlos no podia traspasar por imposicion de la productora.

Saludos.

2. jun 7, 11:13 | UPIRI

Muy de acuerdo con la reseña. Le tenía ganas a la peli por el tema de aborda (miedos infantiles) pero la verdad es que resulta tan fria que te quedas tiritando pero no de miedo precisamente. La idea es buena y la forma de contarla también pero no acabo de entender si se trata de simplemente miedos infantiles o si carahueca existía o no. Los actores están simplemente correctos, aunque algunos roles son de cartón (el sacerdote español).

Correcta puntuación la de la reseña. Peli con buena factura técnica pero sin alma (oscura por supuesto).

3. jun 7, 12:57 | Carde

Sinceramente Fresnadillo me parece un director bastante normalito, por no decir del montón. Sobrevalorado a todas luces, incluso su 28 semanas después me pareció tediosamente epiléptica.
No pérderé un segundo con esta Intruders, aún no le he visto una crítica positiva.
Saludos y a seguir así de bien.

4. jun 8, 15:05 | Bob Rock

Hola Almas Oscuras.

Un servidor ya no puede con Fresnadillo. Intruders era la tercera y otra vez igual. Decepción tras decepción: Intacto me decepcionó, gran idea mal contada. 28 semanas después me pareción un correcalles peñazo como hay cientos. ¿Qué está realizada con fuerza? Buenooo, por ahí alguien ha dicho lo de la epilepsia. Y de Intruders soo vale su arranque. No sé, veo que Fresnadillo es un buen realizador de encargos para clavarlos en el cine y sacar una perrillas en taquilla. Pero muy bien lo tiene que hacer si quiere contar el nucleo duro de aficionados.

Un saludo

5. jun 9, 02:25 | Ulises2000

Fresnedillo , es un muy buen director, el problema es que necesita motivacion, un guion propio e ilusion por el trabajo, a mi me da la sensacion , que no quiere descolgarse del movimiento Hollywodiense , y acepta trabajos , que le ayuden a moverse por esas tierras, desde luego , Intruders, es un toston!!, una pelicula , ante todo , aburrida!, si , tecnicamente impecable! pero, como habeis comentado , sin alma!y es una pena , poque no creo que estos trabajos ayuden para nada , a la carrera, de este prometedor ,del director español.

6. jun 13, 22:56 | Lilith

pues sere la unica a la que le ha gustado. jijijiji, reconozco que por Cliv Owen, pero la peli esta chula. No he visto ninguna de las que mencionais como referencia. igual por eso me ha gustado, me dio mucho miedo el de la cara. aquí sois muy radicales a veces, pensad que una peli la puede ver gente mas joven como yo y disfrutarla pq no tenemos pq compararla tanto. yo si la recomiendo

7. jun 15, 14:01 | Jorge Luis

Pienso que la Reseña fue demasiado benévola en su crítica a este esperpento de película. Buenos actores, la trama se plantea bien y atrapa al principio pero uno siente como minuto a minuto va desgarrandose y no puede creer que el director o el guionista – o ambos – logren echar a botes una buena idea. Un esfuerzo sobre humano me costó pasar de la mitad y duele ver a un buen actor como Cliwe Owen tratando de parecer creible. Alguien recuerda la escena de la quema del muñeco con la hija? Con esa risa estúpida sin sentido en la que uno se pregunta si se estan riendo de los que pagamos por verla! Carahueca es el malo (jaja) de la trama pero debería llamarse “ cabeza hueca “ mas bien a su director.

8. jun 21, 23:17 | John Trent

Y ojo, porque han estrenado en España, de tapadillo, una película de terror psicológico llamada La senda, cuyo guión ha sido escrito por Fresnadillo junto al director, Miguel Ángel Toledo. El caso es que, aparte de una distribución prácticamente nula, no es que llame mucho la atención. Siendo claros: tiene pinta de mojón.

Su próxima película como director podría ser un remake de Los inmortales…

9. may 5, 20:31 | Alejandra De la Torre

No puedo opinar mucho, ya que en el momento que “carahueca” es demasiado visible me dormí.

Pero hay que tener en cuenta mi nivel de exigencia en una pelicula de terror psicologico, que es el terror bueno. He llegado a dormirme con “el exorcista”.

Si hay que repetir “insidious”, “insidious”, “insidious”.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.