Estás aquí: Página de inicio » Críticas » The Victim

The Victim

¿El sexo débil? ¡Y un cuerno!

The Victim Póster

Ver ficha completa

  • Título original: The Victim
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 2011
  • Director: Michael Biehn
  • Guión: Michael Biehn, Reed Lackey
  • Intérpretes: Michael Biehn, Jennifer Blanc, Ryan Honey
  • Argumento: Dos chicas se meten en líos con un par de polis. Tras el asesinato de una de ellas, su amiga huye para encontrar la protección de un rudo misántropo.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2.5/5

The Victim int

Dos strippers tontean en el campo con dos policías cachondos. Naturalmente, la cosa de desmanda y una de ellas acaba con el cuello partido. Su compañera huye del lugar para dar con una cabaña ocupada por un tipo osco, pero extrañamente atractivo, que, tras dudar de ella, liderará una cruzada contra esos dos policías corruptos, los cuales ahora intentan acabar con su nueva amiga.

The Victim es un pequeño thriller extrañamente sobre hinchado por el protagonismo absoluto de Michael Biehn y su mujer (Jennifer Blanc). Biehn dirige, co-escribe y protagoniza (obviamente dejándose el papel más “molón” para él) una cinta que bebe de la explotación setentera (así a pelo diría que homenajea como puede a esos thrillers hiperviolentos con mucho sexo y carnaza fácil con venganzas femeninas de por medio) tanto formal como estéticamente, no solo intencionalmente, si no también por lo barato del acabado, que evidencia un presupuesto mucho menor del que pudiésemos esperar. Quizás parte de las expectativas rotas provenían de los mismo orígenes de su director: Bieh es bien conocido en el mundillo del fantástico por sus papeles en Terminator 1 y 2, Alien El Regreso, Abyss y, más recientemente, Planet Terror o The Divide. Que un autor con tanta dedicación por el género se colocase detrás de las cámaras, a cargo de un thriller al estilo grindhouse, solo podía ser una buena noticia pese a que su anterior largometraje como director, The Blood Bond, fuese mayormente un fracaso. Desde luego que Biehn no es tonto y sabe añadir al crisol todos los elementos morbosos que los aficionados seguimos como polillas: sexo, policías malos, drogas, violencia y un antihéroe más duro que los callos de Charles Bronson. Desgraciadamente, la mezcla no ha salido bien medida y The Victim pasará sin pena ni gloria por nuestras pantallas.

Cinta que sirve como vehículo de lucimiento físico por parte de la Blanc, y para que Biehn se eche unas risas rodeado de buenos amigos. Porque más allá, se trataría de una película que tal como la vemos la olvidamos. Poco existe de memorable en The Victim, a lo sumo el polvo que los personajes de Biehn y Blanc nos regalan justo a mitad de metraje como mandan los cánones. Ellos mismos comentaban divertidos en el pase de la película del pasado festival de Sitges que mantuvieron sexo realmente frente a la cámara. Bueno, la escena de marras es evidentemente caliente, pero se nota tamaña complicidad entre marido y mujer que resulta algo sonrojante verlos follar. Entendedme, me gusta el sexo, pero no me gusta violentar la intimidad de las parejas por mucho que ellos se pongan a disposición.

¿Qué se puede comentar más allá de la cacareada escena? Pues poquita cosa. Y no porque la película sea un esperpento. A ver, la película es digna dado el presupuesto que maneja y la historia tan boba que expone, sin embargo poco aporta a los cientos de thrillers que se realizan año a año. Técnicamente se sigue correctamente, no es que la fotografía deslumbre, ni siquiera los escenarios o el montaje, pero resulta agradable y sencilla de ver por su enfoque directo y práctico. Y aunque a la banda sonora se le podrían poner bastantes pegas, cuando menos sosa, el diseño de sonido está muy logrado, pese a su escasa importancia para la narración. Como decía, es muy fácil de seguir puesto que la acción siempre transcurre en una única línea temporal, salvo los irrelevantes flashbacks que sacuden a Annie. No existen muchos personajes y todos son “unineuronales”: los policías corruptos son muy malos y crueles, el héroe es muy duro y no se traga una, mientras que la chica ligera de cascos solo usa sus evidentes encantos para que todo gire alrededor de ella. Con esta situación resulta complicado perderse aunque vayamos a prepararnos la cena mientras la vemos.

¿Y la historia? El argumento por entero está sintetizado en la sinopsis. Una pena no buscar algún giro, algún dialogo memorable. No, lo más interesante es ver como Biehn se obsesiona por el refrán “tiran más dos tetas que dos carretas”. ¿Quieres pasar un buen rato? Ponte minifalda. ¿Quieres convencer a un hombre de algo? Arrímate a la cebolleta. ¿Quieres ganar tiempo? Nada puede superar los resultados de una buena mamada. Vale que estas premisas no son más que un triste reflejo de la realidad, pero… ¿para esto un thriller? Desde mi punto de vista, ni excusas acerca del resurgimiento del “grindhouse” ni nada: The Victim es mucha chicha y poca “limoná” (hoy me salgo con los refranes). Ni siquiera la tensión levanta la cinta, se supone que con tan pocos personajes los momentos de suspense se podrían construir fácilmente, pues no. A excepción de momentos puntuales, como el interrogatorio por parte del personaje de Biehn a uno de los policías, la emoción brilla por su ausencia. Tal vez si no fuesen todas las resoluciones tan predecibles…

Además tampoco sus actores ayudan a que la función mejore. Sobre todo Jennifer Blanc que gesticula demasiado teatralmente. Inverosímil y pesada son dos adjetivos que pegan a su actuación. Claro que siendo la mujer del que maneja el cotarro, y la productora, cualquiera dice nada. Al menos me alegro de que los actores hayan pasado un buen rato, porque se nota su apego al proyecto en un sentido lúdico y festivo. Incluso el solvente Ryan Honey se nota que está a otra cosa – probablemente a hacer bromas fuera de cámara –.

Se agradece que la película no dure mucho más de setenta minutos, gracias a ello se ve del tirón sin sentir en demasía sus defectos y puede uno solazarse con la obsesión de la cámara por las formas de la Blanc o con la “bonita” relación de amistad que mantienen las dos strippers. Cada cual elige.

Lamento no poder deciros mucho sobre la edición física porque un servidor solo tuvo acceso a la versión promocional. Y es que el DVD/Blu-ray no se edita hasta el próximo 18 de Septiembre. Esperemos que pese a no ser nada del otro mundo, Biehn consiga recuperar minimamente su inversión para seguir realizando productos igualmente personales, pero en el sentido de originales y no como mero placer onanístico para mostrarnos lo duro que es, lo mucho que sabe de cine de género y las curvas tan turgentes que atesora su esposa.

Imágenes de la película

The Victim 1

The Victim 2

The Victim 3

Tráiler

Lo mejor: "El polvazo".

Lo peor: Lo inverosímil que luce Annie y sus malditos flashbacks.

Vuestros comentarios

1. sep 29, 11:23 | Bafometh729

Jai pipol:

Buen artículo Luca porque dejas claro que la peli no vale un duro y realmente tienes toda la razón. Como bien dices: “se trataría de una película que tal como la vemos la olvidamos”, por belcebú, ¿de qué estabamos hablando?

Un saludo. Si iu.
Bafometh729

2. mar 6, 01:09 | MY

La he visto esta tarde y aunque teneis razón en que es olvidable, yo incluso llegué a disfrutarla. Peli de plancha. Eso sí, dejé de doblar camisetas en el esperado momento del polvazo. Tiene razón su mujer, el Michael, además de atractivo, para sus años tiene un cuerpazo.
Saludos gente¡¡¡

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.