Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Thirst

Thirst

Vampiro comepollas

thirst

Ver ficha completa

  • Título original: Thirst
  • Nacionalidad: Islandia | Año: 2019
  • Director: Steinþór Hróar Steinþórsson, Gaukur Úlfarsson
  • Guión: Björn Leó Brynjarsson
  • Intérpretes: Hjörtur Sævar Steinason, Hulda Lind Kristinsdóttir, Jens Jensson, Ester Sveinbjarnardóttir, Birgitta Sigursteinsdóttir, Birna Halldórsdóttir
  • Argumento: Un vampiro hace amistad con una yonki en horas bajas

DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2.5/5

thirst

Cargada de un humor peculiar, que no dudo tendrá su público, la islandesa “Thirst” es una comedia negra de vampiros que trae litros y litros de sangre y que ha sido adquirida para su distribución internacional por Uncork’d Entertainment. Precisamente ellos nos han ofrecido un visionado para evaluar su calidad, que se queda al filo del suspenso pese a varios aciertos; pues reírnos, lo que es reír, lo hicimos poco y asustarnos mucho menos.

Una drogadicta, sospechosa de haber podido matar a su hermano, hace amistad con un vampiro gay que se alimenta arrancando el pene a sus amantes. Esta extraña alianza se las tendrá que ver con un policía veterano, con la mujer de éste que es una popular telepredicadora y con una misteriosa secta… demasiados frentes para que no se produzcan bajas.

Plagada de penes de látex y de desgarros de garganta, la cinta abraza la violencia gratuita y el gore como aditivo a un humor nórdico que pretende tener cierto aire tarantinesco. Lo pueril de la mayoría de los gags contrasta con esa violencia extrema y con tratar drogas y sexo de forma superficial. Lo cierto es que este contraste funciona más o menos en la primera mitad de “Thirst”, en la que se presentan los personajes y se trata de vislumbrar para donde irá la historia. Pero, a medida que hay que llevar las tramas a puerto, tanto la confluencia de las mismas como los gags se simplifican en favor de un capítulo final tan ruidoso y cargado de vísceras como precipitado y torpe.

La amistad surgida desde la marginalidad que plantea este título, con ella yonki y rechazada por todos y él, una criatura de la noche, que a su condición de vampiro suma ser homosexual, podría haber funcionado, pero sus chistes se pasean por el filo de lo homófobo, y la química entre todos los personajes es demasiado gélida para estas latitudes.

Lejos de ser una maravilla, sus directores, Steinþór Hróar Steinþórsson y Gaukur Úlfarsson, logran un producto vistoso en cuanto a trabajo de cámara y sobre todo en cuanto a color. Las luces saturadas que emplean funcionan perfectamente con los oscuros paisajes helados donde transcurren la mayoría de las escenas. Tampoco está mal del todo en cuanto a efectos de maquillaje: aquí las lentillas cantan demasiado a falsas, pero el aspecto de los vampiros (alguno de ellos al filo de lo que entendemos como zombis) da el pego. Hay algo de sangre digital pero lo que más veremos será látex, prótesis y sangre a ritmo de sístole y diástole, en el modo artesanal que nos hace gracia.

Tal vez la traducción de los diálogos al inglés nos jugó una mala pasada y vista nuevamente, con una traducción afinada al castellano, suba enteros el resultado. Aunque creo que el problema radicaba en las diferentes formas que tenemos de apreciar el humor en la gélida Islandia y en la cálida España… En cualquier caso, si se os pone a tiro traducida a vuestro idioma pasad por aquí a contarnos como os fue. Como no hay muchas cintas de vampiros con una buena calidad en el panorama actual que su nota no os tire para atrás, pues la cinta está lo suficientemente bien presentada para que no suponga una pérdida de tiempo.

thirst

thirst

thirst

Lo mejor: Buena factura visual y sangre a chorros

Lo peor: Un humor punky pero desafinado. Su conclusión


Sé el primero en comentar esta entrada.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.